Sociedad y poder

País estancado, política distante

with 2 comments

Para que este fuera un año auténticamente nuevo, se requeriría que hubiera transformaciones sustanciales en el comportamiento de los principales actores de la vida pública. El gobierno federal, comenzando por el presidente de la República, tendría que mirar más allá de los réditos políticos, por lo demás escasos y hasta desventajosos, que suele procurar en cada una de sus decisiones relevantes. Los gobernadores deberían dejar de comportarse como jefes de pandilla. Los líderes políticos nacionales y los legisladores tendrían que ser precisamente eso: dirigentes con visión amplia los primeros y autores y no saboteadores de leyes los segundos. Los medios de comunicación también podrían volver a lo básico para ser propagadores de mensajes antes que defensores de intereses corporativos. Las iglesias, manteniéndose en lo suyo, evitarían tensiones innecesarias. Los sindicatos, las universidades… en fin.

Evidentemente la lista de buenos deseos puede ser tan extensa como ingenua. Quizá se vale insistir en ella aunque sea porque estamos comenzando el año.

La vida nacional se encuentra acotada por circunstancias ineludibles. La crisis económica, el estancamiento político y el desafío de la delincuencia organizada constituyen los tres grandes ejes de nuestras dificultades contemporáneas.

Podemos detestar alguna de esas coordenadas e incluso cerrar los ojos delante de ellas pero allí seguirán, ominosas e inevitables.

Las incapacidades estructurales de una economía cada vez más concentrada en la informalidad y la especulación, nos han dejado mal protegidos ante las convulsiones financieras de los años recientes.

Los abusos que homogeneizan a todos los partidos políticos, a menudo exagerados pero no inventados por los medios de comunicación más beligerantes, han devenido en un disgusto sordo, en ocasiones cargado de demagogia y que parece cada vez más extendido entre los ciudadanos. La política siempre ha sido una mala palabra en el léxico mexicano pero ahora se vuelve indeseable ante los ojos de muchos que, alejados así de la vida pública, dejan en los profesionales de la política la decisión respecto de numerosos asuntos cardinales.

La violencia que ha desbordado a las pandillas del narcotráfico y de otros ramos de la criminalidad organizada afecta directamente a mexicanos de todas las condiciones y, ahora, de todas las latitudes. Los éxitos de las corporaciones policiacas en la persecución a esos grupos quedan empañados por errores y atropellos. La presencia del crimen en la vida cotidiana de la sociedad mexicana se ha vuelto tan ominosa que hemos perdido capacidad de asombro e indignación, y por lo tanto capacidad de respuesta organizada, frente a esos hechos.

La reacción de gobernantes y dirigentes ante ese panorama es de estupefacción disfrazada de palabrería e improvisación. Ante cada dificultad todos tienen mucho qué decir, pero sin gana ni aptitud para dialogar como si la solución a esos problemas dependiera de un solo funcionario o de una sola fuerza política.

Las contrariedades que cercan hoy la vida mexicana no van a desaparecer. Lo que podría cambiar, si contasen con voluntad o realismo suficientes, es la actitud de esos protagonistas del escenario público. Si fuesen capaces de comportarse como hombres y mujeres con visión de Estado, sin las anteojeras que les imponen intereses y mezquindades circunstanciales, nuestros políticos podrían dialogar y establecer compromisos.

Ideas, no faltan. Lo que se requiere son condiciones para ponerlas en práctica. A la crisis económica se la podría enfrentar con una auténtica reforma fiscal y con un programa de rehabilitación de la economía con metas ambiciosas pero precisas como las que sugirieron hace varios meses los economistas convocados por la UNAM.

Al atasco político, se le tendría que atajar no solo con reformas para la participación ciudadana y el equilibrio entre los poderes sino además ampliando cauces de expresión y participación en medios de comunicación, sindicatos y organismos no gubernamentales como parte de la construcción intencionada de una auténtica cultura democrática.

Al desafío de la delincuencia organizada no se le resolverá de la noche a la mañana, pero es preciso que cada avance en ese terreno la sociedad lo reconozca como tal y eso no es posible sin la solidificación de la cultura de la legalidad.

Las fuerzas políticas, si quisieran, podrían tener a esos tres grandes temas como los ejes de un pacto nacional de emergencia y con miras muy amplias.

Todos esos son deseos que se quedarán solamente en eso, a menos que en los partidos y entre los gobernantes pudiera calar el reconocimiento de que nos encontramos en una situación que requiere medidas drásticas y compromisos sin reservas. Se vale anhelar un país que no esté paralizado entre las contrariedades y los diferendos aunque sea porque la ilusión es uno de los pocos derechos que nada o casi nada puede abolir. Pero además se vale, caray, por ser Día de Reyes.

About these ads

Written by Raúl Trejo Delarbre

enero 6, 2010 a 4:03 am

2 comentarios

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Gracias por el regalo de Día de Reyes, artículo madrugador, soy tu seguidora desde la Universidad, estudie Ciencias de la Comunicación, en la UAM-Xochimilco. Tengo 54 años

    He leído algunos de tus libros, me parecen interesantísimos, pienso desarrollar alguna materia relacionada con los temas que tratas, es un intento por retomarlos

    CArmen Carrasco

    Carmen Carrasco

    enero 6, 2010 at 12:03 pm

  2. Excmo. maestro Don Raùl, apesar de los pesares le deseo un muy feliz 2010.

    mauro huerta

    enero 8, 2010 at 2:36 am


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25.576 seguidores

%d personas les gusta esto: