Sociedad y poder

La Jornada vs. Letras Libres: El derecho a la crítica

with 4 comments

Columna Mostrador, en emeequis

La sentencia de la Suprema Corte que absolvió a la revista Letras Libres y al escritor Fernando García Ramírez defiende el derecho a la crítica y subraya que los medios de comunicación están inevitablemente expuestos al escrutinio de la sociedad.

Hace casi ocho años, el diario La Jornada presentó una demanda judicial para inconformarse con un artículo publicado en marzo de 2004. García Ramírez, a la sazón subdirector de Letras Libres, publicó en esa revista un breve cuan enjundioso texto para controvertir las simpatías de La Jornada con el grupo terrorista español ETA. García Ramírez cuestionaba el acuerdo de colaboración periodística que el diario mexicano había suscrito con el periódico vaco Gara, relacionado con ETA. Debido a las opiniones de La Jornada acerca de esa organización separatista, consideró que estaba “al servicio de un grupo de asesinos hipernacionalistas”. 

La opinión de García Ramírez era muy drástica y suscitó la indignación de La Jornada. La demanda circuló de una instancia judicial a otra, casi en todas las ocasiones con resoluciones favorables a los demandados, hasta que fue atraída por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia. Allí, el ministro Arturo Zaldívar presentó una resolución que exonera a la revista y a su colaborador y que el pasado miércoles 23 de noviembre fue aprobada por cuatro de los cinco integrantes de esa sala.

El razonamiento jurídico que condujo al ministro Zaldívar a considerar que La Jornada no sufrió merma en su honor ni fama pública se convierte en precedente para otros litigios relacionados con la libertad de expresión. El ministro encontró que el diferendo de fondo era “entre el derecho a la libre expresión de la revista Letras Libres y el derecho al honor del diario La Jornada”. Más adelante indica que en este caso hay “una relación simétrica entre dos medios de comunicación”.

El debate entre dos medios periodísticos, considera la sentencia, se desarrolla en un “mercado de ideas” en donde cada cual ofrece sus posturas: “El debate en temas de interés público debe ser desinhibido, robusto y abierto, pudiendo incluir ataques vehementes, cáusticos y desagradablemente mordaces sobre personajes públicos o, en general, ideas que puedan ser recibidas desfavorablemente por sus destinatarios y la opinión pública en general, de modo que no sólo se encuentran protegidas las ideas que son recibidas favorablemente o las que son vistas como inofensivas o indiferentes. Estas son las demandas de una sociedad plural, tolerante y abierta, sin la cual no existe una verdadera democracia”.

Al reconocer a la deliberación como necesaria en la democracia, la Corte va más allá del diferendo entre dos publicaciones. El debate público tiene que ser amparado por la justicia. Los medios de comunicación, al contar entre sus funciones el análisis y la crítica de los asuntos públicos, requieren de la mayor libertad. Pero de la misma manera que escudriñan todo tipo de asuntos y de personajes públicos, los medios también están sujetos al escrutinio y la crítica por parte del resto de la sociedad: “de lo contrario se estaría dotando a una persona, en este caso un medio de comunicación impreso, de un gran y equilibrado poder para criticar impunemente, opinando e informando sin ser sujeto del mismo escrutinio público que pregona, ejerce y cuya protección invoca”.

Más aún, abunda la sentencia, “uno de los mecanismos idóneos tendientes a promover el comportamiento ético de los medios de comunicación, es la crítica a los propios medios”.  Para defenderse de cuestionamientos que se les formulen, los medios cuentan con sus propios espacios., subraya la Corte.

El proyecto del ministro Zaldívar se pudo conocer días antes. En vez de discutirlo y enfrentar con argumentos críticas como las de García Ramírez, La Jornada se dedicó a descalificar, incluso con denostaciones personales, a Letras Libres y al director de esa revista, Enrique Krauze.

De manera quizá involuntaria, pero sintomática, los editores de La Jornada manifestaron una intolerancia que confirmaba antiguas imputaciones como las que señaló García Ramírez. La rabieta de ese diario permitió recordar cuán necesaria es la reflexión acerca de los medios de comunicación.

A los medios por lo general no les gusta que sus comportamientos sean examinados y cuestionados. Pero no es admisible que fiscalicen a todo tipo de actores de la vida pública y que no sean, ellos mismos, destinatarios del examen crítico. La resolución de la Corte acredita y ampara la libertad de expresión y especialmente una de sus vertientes contemporáneas: la libertad para cuestionar a los medios de comunicación.

About these ads

Written by Raúl Trejo Delarbre

noviembre 28, 2011 a 9:23 am

4 comentarios

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. [...] Ver original aquí GA_googleAddAttr("AdOpt", "1"); GA_googleAddAttr("Origin", "other"); GA_googleAddAttr("theme_bg", "ffffff"); GA_googleAddAttr("theme_text", "333333"); GA_googleAddAttr("theme_link", "0066cc"); GA_googleAddAttr("theme_border", "f2f7fc"); GA_googleAddAttr("theme_url", "ff4b33"); GA_googleAddAttr("LangId", "19"); GA_googleAddAttr("Tag", "libertad-de-expresion"); GA_googleAddAttr("Tag", "opinion"); GA_googleAddAttr("Tag", "periodismo"); GA_googleAddAttr("Tag", "la-jornada"); GA_googleAddAttr("Tag", "letras-libres"); GA_googleAddAttr("Tag", "raul-trejo-delarbre"); GA_googleAddAttr("Tag", "raul"); GA_googleFillSlot("wpcom_sharethrough"); Like this:LikeBe the first to like this post. [...]

  2. Vemos cosas diferentes. ¿Acaso La Jornada llamó fascistas a Letras libres? La Suprema corte creo sus elementos de decisión, como el mercado de ideas, pero ahora todo honor será despreciado frente a la libertad de expresión y obviamente la propia Suprema corte perdio algo del honor que le queda.

    Salvador Cruz

    noviembre 28, 2011 at 11:41 pm

  3. Bien diferentes Salvador, creo que es una sentencia dolorosa pero necesaria. Ojala contribuya a elevar el debate tanto por la calidad de las intervenciones.
    Igualmente creo que es muy dificil suponer que el comportamiento de La Jornada “involuntariamente” mostraron su intolerancia. Sistemaáticamente la han mostrado y su desden al debate muestra que se enorgullecen de ella.

    crucito

    diciembre 10, 2011 at 12:24 pm

  4. Aunque en un principio me molestó la resolución de la Corte, pues simpatizo ampliamente con “La Jornada” por su línea editorial, y “Letras Libres” me parece el rastrero escaparate de los intelectuales oficiales y al servicio de la oligarquía, creo que tiene usted toda la razón, Dr. Trejo.

    Los medios tienen que ser objeto de la crítica, y tienen que “aguantar vara”, eso es indudable e indiscutible. Si desbaratan a otros medios y a los actores de nuestra vida social y política, tienen que aceptar la crítica cuando quepa. Eso es justo, y como ciudadanos debemos exigir que tanto medios como políticos acepten la crítica (aunque la realidad nos demuestre otra situación).

    Sólo que no dejan de inquietarme algunas cuestiones al respecto: ¿los medios oficialistas o apegados al mainstream “aguantarán vara” cuando llegue su turno?, ¿quienes detentan el poder se abstendrán de ir a la defensa de sus corifeos?, ¿se abstendrán medios y políticos de demandar a quienes debatan con ellos “desinhibida, robusta y abiertamente” incluyendo en sus argumentos “ataques vehementes, cáusticos y desagradablemente mordaces”?, ¿aceptarán el “ataque vehemente” aunque exprese ideas que les resulten “desfavorables”?, ¿aceptarán ellos en su momento, cuando así lo requiera la ocasión, ser sometidos al “escrutinio público?, ¿tendrán ellos, cuando así se requiera, la altura intelectual y moral que están exigiendo?

    Es de esperarse que estas respuestas reciban en su momento una respuesta positiva. Sin embargo, y en lo que a mí respecta, tengo mis reservas y francamente lo dudo.

    Ahora, por otra parte, creo que el argumento de la Corte desvirtúa lo que hace a un debate ser tal y no degenerar en una vulgar francachela: en un auténtico debate (de cualquier tipo), no se trata de atacarse, ni de manchar al otro, sino de tratar de esclarecer una verdad. En un debate digno de llamarse tal no hay un “ganador”. Si acaso hay quien “gane”, son quienes debaten, y sólo cuando salieron mutuamente enriquecidos por el punto de vista del otro, si se abrieron a la posibilidad de que el otro pudiese estar en lo correcto, si estuvieron en la apertura a lo que el otro pudo decirles; en suma, como dice Gadamer, si estuvieron abiertos a la posibilidad de ver frustradas las propias expectativas y de hacer valer el horizonte del otro. Y eso implica un sincero respeto y una altura moral que pocos medios, políticos (y personas) tienen en nuestro país.

    Si no se reúne nada de eso, no hay debate alguno. Quizá -y cuando bien nos va- un mero pleito de cantina.

    Así que, para mí, eso que se da en llamar “debate” entre medios y políticos, regularmente apenas alcanza el nivel de lo que mi madre llama “pelea de verduleras”, nada más.

    También deploro que la Corte reduzca la complejidad del debate intelectual y político al limitante e inadecuado concepto de “mercado de ideas”. Es sintomático de nuestro tiempo y su cerrazón utilitaria, que instituciones, medios, políticos y ciudadanos nos estemos acostumbrados a verlo todo como mercado, mercancía, competencia, competitividad, etc. Si se trata de un mercado, entonces todo tiene precio, inclusive la administración de la justicia y eso, lo siento, quita toda legitimidad quienes se encargan de su impartición.

    Bueno, tengo muchas cosas más que decir, pero poco tiempo y espacio. Además no lo quiero aburrir, Dr.

    Lo felicito por su blog. Tiene en mí un nuevo seguidor.

    José María Cabrera

    teseos30

    enero 6, 2012 at 2:27 pm


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25.576 seguidores

%d personas les gusta esto: