Sociedad y poder

Contrarreforma religiosa, mal y de prisa

with 2 comments

Publicado en emeequis

Ninguna reforma constitucional debiera ser aprobada con prisas. Mucho menos cuando se trata de un asunto histórica, política y socialmente sensible como es la expresión pública de las creencias religiosas. Sin embargo, presentándola como avance de las libertades, una forzadísima mayoría en la

La reforma al 24 podría dar paso a nueva presencia de la iglesia en los medios.

Cámara de Diputados respaldó, el 15 de diciembre, una nueva redacción para el artículo 24 de nuestra Constitución.

Si el Senado y los congresos estatales comparten esa reforma, dicho artículo establecería: “Toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política”.

Hasta ahora y después de la también discutible reforma a comienzos de 1992 que promovió el presidente Carlos Salinas, el Artículo 24 ha establecido: “Todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley”.

La diferencia es aparentemente ligera. En ambos textos se reivindica la libertad religiosa. En la reforma recientemente promovida se enfatiza la posibilidad de que las ceremonias religiosas puedan realizarse en sitios públicos. Sus defensores, dicen que así se actualiza a la Constitución de acuerdo con tratados internacionales que México ha suscrito desde hace tiempo. Ese argumento no explica la inusitada prisa que tuvieron para aprobar tal enmienda.

  La reforma al 24 Constitucional fue respaldada por 199 diputados, frente a 58 que votaron en contra y 3 abstenciones. El PRD se dividió: 22 de sus legisladores votaron a favor y 20 en contra. Del PAN, hubo 72 diputados a favor. Por el PRI, 102  a favor y 17 en contra.

La iniciativa había sido presentada en marzo de 2010 por el priista Ricardo López Pescador y proponía además legalizar la educación religiosa. Durante 21 meses pasó casi desapercibida hasta que el 14 de diciembre por la tarde circuló un dictamen de la Comisión de Puntos Constitucionales. Luego se sabría que esa Comisión no fue convocada, ni sesionó, de acuerdo con las reglas de la Cámara.

El dictamen no incluyó la legalización de la enseñanza confesional. Pero considera que la libertad religiosa debiera incluir la educación religiosa “aún dentro de la escuela pública” y la existencia de medios de comunicación de carácter confesional. Actualmente está prohibido que las iglesias tengan estaciones de radio o televisión. “Por el momento”, se dice en dos ocasiones, sólo hay condiciones para una reforma como la allí planteada

Cuando ese dictamen llegó al pleno, al medio día del jueves 15 de diciembre, las quejas por las irregularidades en su elaboración así como por sus implicaciones obligaron a regresarlo a los grupos parlamentarios.  Luego, hacia las 5 de la tarde, el panista Alberto Pérez Cuevas subió a tribuna para relatar algunos cambios. Nunca los leyó. Incluso, cuando el priista Miguel Ángel García Granados solicitó que esas modificaciones fueran entregadas por escrito el presidente de la Cámara, Emilio Chuayffet, dijo que él tampoco las tenía.

   Varios diputados, destacadamente Jaime Cárdenas del PT pero también algunos como el priista Venustiano González, legislador por Oaxaca, insistieron en los vicios de procedimiento y los riesgos de fondo de la propuesta. Durante la discusión, la perredista Enoé Uranga y la mayoría del PRI consiguieron que se mantuviera el último párrafo del actual Artículo 24 que dice: “Los actos religiosos de culto público se celebrarán ordinariamente en los templos. Los que extraordinariamente se celebren fuera de éstos se sujetarán a la ley reglamentaria”.

La reforma al 24 fue empujada con tanto apremio por los líderes de los partidos en la Cámara de Diputados que no es exagerado suponer que era acicateada por la jerarquía de la iglesia católica. Acaso, para darle la bienvenida al Papa. Posiblemente así ocurrirá pero no de la manera como han querido quienes, con interés o ilusión, creen que se beneficiarán políticamente con la visita en marzo de Benedicto XVI. La discusión de esas reformas en el Senado podría suscitar un debate amplio, quizá adverso a los intereses y privilegios del clero, sobre la pertinencia del Estado laico que hemos querido tener en México.

About these ads

Written by Raúl Trejo Delarbre

enero 9, 2012 at 7:48 am

Publicado en Iglesias, PAN, PRI

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. [...] originalmente en Emeequis. Su autor autoriza en su blog Sociedad y Poder su redifusión en Creative [...]

  2. Cada vez hay menos católicos, pero cada vez avanzan mas y el estado laico se hace chiquito. La votación de los partidos muestra que tenemos uno de católico de derecha y dos de hipocritas.

    Salvador Cruz

    enero 9, 2012 at 8:39 pm


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26.481 seguidores

%d personas les gusta esto: