Sociedad y poder

MVS, Televisa y la banda de 2.5 GHz

with 17 comments

No es un diferendo entre empresas sino entre interés privado y público

Raúl Trejo Delarbre

El nuevo Ipad que se puede conectar a una velocidad considerablemente mayor, no podrá ser utilizado en México porque en nuestro país todavía no hay servicios de Internet inalámbrica con la tecnología conocida como 4G. El servicio más rápido del que se dispone actualmente en México funciona con redes de la generación 3.5 que hipotéticamente permiten recibir datos con velocidades de hasta 84 Megabits por segundo. La tecnología 4G permite velocidades de hasta 500 Mpbs.

Los servicios 4G se pueden ofrecer en distintas bandas del espectro radioeléctrico. Pero la que resulta más idónea para transmitir datos a velocidades altas es la denominaba banda de 2.5 Gigahertz. En todo el mundo, esa banda, también conocida como de 2.6 GHz, está siendo empleada para conducir Internet a dispositivos móviles. En México, se encuentra inutilizada debido a un antiguo litigio entre la empresa MVS y el gobierno federal.

Casi toda la banda de 2.5 GHz –un total de 190 Megahertz, asignados en distintas concesiones– fue concesionada a Multivisión alrededor de 1984 para transmitir señales de televisión codificada por microondas. Aquel servicio, que comenzó en 1989, era pionero en nuestro país y pronto rivalizó con los sistemas de televisión por cable especialmente porque no requería de instalaciones alámbricas. Sin embargo la llegada de la televisión satelital terminó por hacer obsoleto el empleo de esa banda para conducir señales de televisión. La misma MVS hace pocos años instó a sus clientes para que se mudaran al sistema Dish, del que es propietaria.

Concesiones vencidas

Obsoleta para transmitir señales de televisión, la banda de 2.5 Ghz ha resultado óptima para conducción de datos. En numerosos países ha sido concesionada precisamente para ese fin. En México, el hecho de que casi toda esa banda haya estado concesionada a una sola empresa lejos de facilitar el cambio en su utilización se ha convertido en un obstáculo para su aprovechamiento.

En 2000, MVS le consultó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes si podría emplear esa banda para otros servicios. La Secretaría respondió  que sí pero que el nuevo uso de esa considerable porción de espectro radioeléctrico requería de un pago de de contraprestaciones. Mientras tanto las concesiones de MVS, o al menos varias de ellas, llegaron a su vencimiento. Algunas habían sido renovadas en 1995 por 10 años y a su término la SCT ya no las refrendó.

De esa manera se definió un panorama con tres irregularidades. Las concesiones para emplear la banda de 2.5 GHz estaban caducando. Conforme han finalizado, el gobierno ha resuelto no renovarlas.

La empresa concesionaria, al mismo tiempo, interpuso docenas de recursos judiciales para no perder sus derechos sobre tales frecuencias. El año pasado algunas notas periodísticas indicaban que MVS tenía interpuestos 120 amparos.

En tercer término, y eso ha sido lo más costoso para el país, la banda de 2.5 GHZ ha permanecido prácticamente inutilizada.

En abril 2011 MVS propuso un interesante proyecto denominado “Banda ancha móvil para todos” que suponía la creación de un consorcio con cinco empresas, entre ellas Intel Capital y Clearwire que han participado en el aprovechamiento de la banda de 2.5 en Estados Unidos. Se dijo que tales empresas invertirían 1100 millones de dólares para crear un servicio de banda ancha, a precios menores a los que actualmente se pagan en México y que daría servicio hasta a 55 millones de usuarios.

Tres meses más tarde MVS anunció que esa inversión quedaría suspendida en tanto la SCT no renovara las concesiones para el aprovechamiento de la banda de 2.5 GHz Esa dependencia respondió con sucesivos anuncios en agosto y diciembre de 2011, y de nuevo en marzo de 2012, indicando que se había rehusado a prorrogar distintas concesiones que le daban a MVS el uso de la banda de 2.5. El 2 de marzo de 2012 Comunicaciones y Transportes reiteró esa negativa a prorrogar las concesiones de MVS.

Litigio por 16 mil millones de pesos

El problema central ha sido la diferencia de opiniones sobre el precio que deberían pagar los usufructuarios de la 2.5 GHz MVS sostuvo que el costo de esa banda, que estaría dedicada a servicios de Internet, debía ser sustancialmente menor al que han tenido otros segmentos del espectro radioeléctrico.

En 2010 el gobierno federal empleó dos criterios diferentes para vender dos paquetes de frecuencias para telefonía celular. A las empresas Telefónica y Telcel, les vendió un segmento de 30 MHz nacionales por 5068 millones de pesos (es decir, 169 millones de pesos por cada MHz). A Nextel y Televisa, les vendió otro paquete de las mismas dimensiones por 180.3 millones de pesos (es decir, 6 mdp por cada Megahertz nacional).

Las concesiones que ha tenido MVS ocupan segmentos por 190 MHz Se trata de un espacio seis veces mayor al de cada una de las bandas que fueron motivo de la polémica Licitación 21 en 2010. Si esos 190 MHz fueran vendidos con los criterios empleados para subastar las frecuencias para Telcel y Telefónica, MVS o cualquier interesado en la banda de 2.5 tendría que pagar algo más de 32 mil millones de pesos Si fueran tasados al precio de los 30 MHz vendidos a Nextel y Televisa (empresa, esta última, que poco después renunció a dicha alianza corporativa) los 190 MHz tendrían que costar 1140 millones de pesos.

La información al respecto es confusa y contradictoria. Las definiciones del gobierno acerca del valor de la banda de 2.5 Ghz no se han conocido de manera oficial. Únicamente se han difundido versiones trasminadas a columnas financieras. Según algunas de ellas, la Secretaría de Hacienda estima en 27 mil 873 millones de pesos el precio que tendría que pagarse por el uso durante 20 años de esos 190 MHz Esa cifra resulta de una recaudación de 10 centavos de dólar por cada MHz y por cada habitante del país.

La empresa MVS sostiene que un precio justo es del 40 por ciento de ese monto. Dice que ese tramo del espectro radioeléctrico vale 4 centavos de dólar que ascenderían, según esos parámetros y de acuerdo con nuestras cuentas, a 11 mil 149 millones de pesos.

Entre las pretensiones que según se dice tiene la Secretaría de Hacienda y el precio propuesto por MVS hay una diferencia de más de 16 mil 700 millones de pesos.

No es claro si las cifras publicadas hasta ahora se refieren a un pago único por la asignación de las concesiones (como los montos antes mencionados que fueron pagados por la Licitación 21) o, muy posiblemente, a la suma de los derechos que los beneficiarios de los 190 MHz tendrían que pagar en 20 años.

La empresa Cablevisión, que en 2008 se dirigió a la SCT para exigir que las concesiones de MVS no fueran renovadas estima, siempre de acuerdo con notas periodísticas, que la inutilización de la banda de 2.5 GHz tendría un costo de 6100 millones de pesos. Por otra parte Javier Tejado Dondé, funcionario de Televisa, ha dicho que el costo de la banda de 2.5 Ghz es de entre 5500 y 7500 millones de dólares. Así que nos encontramos ante una danza de cifras tan intensa y enredada como los intereses corporativos que se encuentran en litigio alrededor de la 2.5.

Televisa quiere exterminar competidores

En medio de ese berenjenal ha sido notorio el afán de Televisa para dificultar el proyecto de MVS en la banda de 2.5. La alianza que Televisa se ha propuesto entablar con Televisión Azteca para manejar la telefónica Iusacell se propone, precisamente, ofrecer servicios inalámbricos de banda ancha. Así que Televisa, al obstaculizar a MVS, pretende deshacerse de un inminente competidor en el negocio de la telefonía de nueva generación. Como es sabido, la fusión de Televisa y Televisión Azteca para compartir la propiedad de Iusacell se encuentra suspendida debido a una decisión de la Comisión Federal de Competencia.

La intervención de Televisa, con el estruendo embaucador y las intimidaciones chantajistas que suele utilizar para dirimir sus negocios cuando litiga en público, ha incorporado cuotas de desconcierto adicional en este asunto. MVS es una empresa esforzada, que ha mantenido un perseverante compromiso con la innovación tecnológica y que ha procurado constituirse en contrapeso de Televisa y Azteca. Esa trayectoria despierta simpatías entre los cada vez más numerosos ciudadanos disgustados con los abusos de las televisoras.

Sin embargo las posiciones políticas de una empresa, cualquiera que sea, no debieran resultar significativas para que sea beneficiada con asignaciones de espectro radioeléctrico. Los especialistas y organismos sociales que en 2010 impugnaron la Licitación 21, se opusieron al precio desmesuradamente bajo que la Cofetel asignó al trecho de espectro radioeléctrico subastado en beneficio de Televisa y Nextel y a la discrecionalidad del gobierno al tomar esa decisión.

MVS y Televisa. Diferencias e intereses

¿Es admisible tener una posición diferente ante el empleo de la banda de 2.5 Ghz porque está en juego el negocio de un grupo empresarial menos antipático que las televisoras?

Lo importante es que el espectro radioeléctrico beneficie a la sociedad y no solamente a las empresas que invierten o se benefician con la asignación de frecuencias. Para eso hace falta una política de Estado que el gobierno actual no parece dispuesto a construir en los meses que restan de esta administración.

Aunque esa política no exista, se puede pretender que en la asignación de la banda de 2.5 Ghz no haya favoritismos, ni exclusiones. MVS ya no tiene la titularidad de esas concesiones aunque las querellas judiciales puedan demorar una nueva asignación de tales frecuencias. Litigar en los medios, por otra parte, difícilmente beneficiará sus gestiones. Mostrar el entremetimiento de Televisa contribuye a la pedagogía cívica al documentar abusos e intereses de esa empresa pero no debiera ser un elemento sustantivo en la asignación de concesiones.

El mejor recurso de MVS tendría que encontrarse en su propuesta para que la banda de 2.5 Ghz provea de conexiones eficientes y menos costosas. Pero ese proyecto tendría que concursar junto con otros, si es que existieran, en una licitación de cara a la sociedad.

Resulta inadmisible que el gobierno federal regatee con una empresa privada el monto de los derechos por la explotación de un recurso natural como es el espectro radioeléctrico. Es igualmente cuestionable que esas negociaciones, a cargo de Hacienda y Comunicaciones y Transportes, se hayan desarrollado en secreto. Las posturas del gobierno, los proyectos sujetos a examen, la composición de las empresas interesadas en explotar cualquier segmento del espectro radioeléctrico y las evaluaciones técnicas al respecto, tienen que ser conocidas por los ciudadanos.

También es preciso evaluar si una sola empresa, o un grupo de ellas coaligadas en torno de un mismo proyecto, debiera explotar toda la banda de 2.5 GHz Ya se han conocido sugerencias para que MVS conserve únicamente 90 MHz a fin de que el Estado disponga la utilización de los otros 100 MHz

Podría pensarse, antes que nada, en el empleo de porciones de esas frecuencias a cargo de universidades y grupos sociales como sucede en otros sitios del mundo. En Estados Unidos se ha destinado un segmento de esa banda para usos educacionales.

La banda de 2.5 Ghz puede permitirnos surfear airosamente en los nuevos Ipad pero su importancia va mucho más allá de nuestros gadgets preferidos.   La disputa por la 2.5 Ghz no es entre MVS y Televisa, ni entre una empresa y el gobierno. El verdadero dilema para utilizar ese valioso tramo de espectro radioeléctrico es entre el interés privado y el interés de la sociedad.

About these ads

Written by Raúl Trejo Delarbre

marzo 8, 2012 a 11:03 pm

17 comentarios

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. pero en México seguimos pensando que la democracia está sólo en las urnas, no, está se contruye en la calle y SI en los medios.

  2. pero en México seguimos pensando que la democracia está sólo en las urnas, no, ésta se contruye en la calle y SI en los medios.

  3. Intuyo que los intereses de la sociedad y del gobierno ya son diferentes ¿Cómo puede hacerse presente la primera en este diferendo?

    Salvador Cruz

    marzo 9, 2012 at 12:19 am

  4. Excelente artículo, gracias por compartirlo. Saludos!

    #ZOOM @zoomdigitaltv

    marzo 9, 2012 at 7:09 pm

  5. Señor Trejo, me ilustró bastante con este texto. Y quisiera que por una vez, los beneficiados seamos todos. Saludos.

  6. Excelente texto, exponiendo los dos lados de la moneda y no sólo el que se describe en la mayoría de los medios tradicionales.

    rpancardo

    agosto 8, 2012 at 5:18 pm

  7. [...] Noticias, Proceso,  El Economista y blog de Raúl Trejo Delarbre input, textarea{} #authorarea{border:#9EBAC7 1px solid; margin:10px 0px 30px; padding:6px [...]

  8. Muy buen articulo, me informo y amplio mi perspectiva.Gracias hermano

    Abner Palma

    agosto 10, 2012 at 12:42 am

  9. Estimado Raúl, es un excelente texto, equilibrado que da un contexto claro y objetivo de lo que está en disputa: el interés de la sociedad en el aprovechamiento de esta banda. ¡Saludos!

    macosta5811

    agosto 10, 2012 at 1:56 pm

  10. un excelente informacion ya es tiempo de que se surga mas opciones al usuario. ya que es un robo lo que hace telcel y movistar.

    ciro

    agosto 14, 2012 at 12:30 am

  11. buen resumen, el beneficio estará en la prularidad de contenidos para la sociedad, ya basta de los intereses oscuros

    Antonio

    agosto 15, 2012 at 12:36 pm

  12. Lamentable la mezcla de política y poder económica en donde el interés público es delegado a último término.

    Sam

    agosto 16, 2012 at 10:34 am

  13. QUE BIEN QUE ESTE ARTÍCULO NOS ACLARE UN POCO MÁS A LOS CIUDADANOS Y ESTAREMOS A LA EXPECTATIVA PARA EL BENEFICIO DE NUESTRO PAÍS

  14. Esta buenisima la nota, toma en cuenta mucahs de las aristas que puede tener este tema, Felicidades!!

    richard

    agosto 21, 2012 at 11:54 pm

  15. Excelente articulo. Muchas gracias por haber hecho la investigacion y edicion de esta nota.
    Desafortunadamente la ciudadania Mexicana carece de una educacion y cultura para entender el contexto nacional y global con respecto a lo que le esta pasando a Mexico.

    Nuestra sociedad se vendio hace mucho a los efectos (placeres) de la oferta y demanda, en vez de buscar el “estado de derecho”. Buscar el derecho a la educacion, salud, etc.

    Hoy el ciudadano promedio se conforma con el bajo contenido cultural de la television abierta y futbol :-(

    Miguel

    agosto 29, 2012 at 2:54 am

  16. […] Aristegui Noticias, Proceso,  El Economista y blog de Raúl Trejo Delarbre […]


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25.576 seguidores

%d personas les gusta esto: