Sociedad y poder

Calderón en campaña

with one comment

Estos días sí fueron de campaña, a pesar de las discutibles decisiones del IFE para aplazar el proselitismo político. Pero la propaganda no estuvo a cargo de los aspirantes a gobernarnos, sino de quien tiene tan anticipada necesidad para comenzar a despedirse que lo hace ocho meses antes de dejar el poder.

La ceremonia del adiós que el presidente Felipe Calderón organizó para sí mismo tuvo la arrogancia de un culto a la personalidad que muchos creían que había terminado con el viejo régimen priista, junto con el candor del gobierno del PAN cuyos propagandistas consideran que pueden moldear el ánimo de la sociedad a fuerza de spots.

Calderón en Tercer Grado. Foto tomada de http://www.adnpolitico.com

Durante varios días de inauguraciones, encuentros, entrevistas y en la ostentosa celebración en el Auditorio Nacional, el presidente Calderón se ufanó de sus logros. Sin duda, en los 64 meses que lleva el actual gobierno ha tenido méritos. Pero la alabanza en boca propia nunca difumina del todo los yerros y el presidente Calderón, además de inverosímilmente triunfalista, es notablemente reacio a la autocrítica.

Habíamos creído que la fascinación por los reflectores era defecto solamente del presidente Fox. Pero su empeño para acaparar los medios da cuenta de una reveladora necesidad de legitimación por parte del actual presidente de la República.

Las quejas del licenciado Calderón ante las restricciones a la propaganda gubernamental ahora que comienzan las campañas electorales son expresión de desmemoria porque él mismo, cuando estaba en la oposición, cuestionaba el dispendio del PRI para anunciarse con dinero público.

La administración actual no ha terminado pero ya puede decirse, con toda certeza, que ningún presidente en la historia mexicana ha gastado tantos recursos para anunciar en los medios la obra de su gobierno. Al presidente Calderón, sus asesores de imagen no le explicaron que la propaganda intensa no solo es insuficiente para persuadir a los ciudadanos sino que, incluso, puede tener efectos desfavorables cuando la gente queda saturada de anuncios repetitivos y que no siempre son respaldados por la realidad.

Aún tal esfuerzo, que incluyó la entrevista con ocho comunicadores de Televisa en el programa Tercer Grado, habrá sido efímero porque a partir de ahora las campañas electorales dominarán la agenda pública. Deliberadamente o no, la escasa exigencia de casi todos esos periodistas le permitió al presidente Calderón lucirse, vanagloriarse y ensimismarse en la apreciación que él tiene sobre su gobierno.

Anoche vimos a un presidente adverso a la discusión, a un hombre de ideas pero constreñido solamente a sus propias ideas. Con ese retrato de un presidente que enfrenta las tribulaciones con el auto elogio, la televisión hace un inesperado servicio a la cultura política mexicana.

   Comentario en Hoy por hoy, de W Radio, conducido por Salvador Camarena.

About these ads

Written by Raúl Trejo Delarbre

marzo 29, 2012 at 10:09 pm

Publicado en Calderón

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ahh que tiempos aquellos…

    Al parecer, la rueda de la historia no tan solo no da vuelta al revés, sino que ni siquiera avanza hacia adelante.
    Tomar un tema de actualidad, trascendente y de importancia vital para la cultura cívica de la sociedad, y no decir nada, o dar todo por dicho, como lo hace Trejo Delarbre es de plano “gastar la pólvora en santitos”.

    La campaña de Calderón no ha terminado, apenas ha iniciado, y lo hace precisamente utilizando (porque no fue otra cosa) a sus peones voceros de uno de los monopolios favoritos del régimen: Tele Visa.

    Del mismo modo que ni López Dóriga, ni Ciro, ni la Micha, ni Marín, ni el inofensivo Loret de Mola, ni la Apenitas digna de Denise Maerker le pudieron replicar una sola de las grandes mentiras que su “patrón” Calderas se atrevió a decírselos en su propia cara en “Tercer Grado” (de ebriedad mediática).nuestro RTD tampoco se decide a ejercer la crítica de fondo, sobre los temas de fondo, y mas precisamente del falso dicurso que FCH ha venid propinando a los mexicanos en un claro abuso del erario y del poder para intentar hacer creíbles todos sus inventados logros de gobierno.

    Los que pueden, no quieren.
    Y los que queremos, no podemos o no nos dejan.
    Y las Campañas (esas que nunca se han suspendido) retomarán con mayor brío sus intentos por engañar y convencer a los escasos electores que aun se tragan el cuento de la democracia.

    roca2k11

    marzo 30, 2012 at 9:31 am


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 27.000 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: