Sociedad y poder

Ante la urna. Carencias, dilemas, oportunidades

leave a comment »

Comentario en Antena Radio, noticiero del IMER, el martes 26 de junio

Entre los motivos para agradecer el inminente fin de las campañas electorales se encuentra la saturación que padecemos los ciudadanos. Mensajes, lemas, rostros, ofrecimientos, nos han sido reiterados con tanta como innecesaria insistencia.

   Después de estos comicios será necesario revisar las reglas del llamado modelo de comunicación electoral. Hay que preservar la columna vertebral de la reforma constitucional de 2007: la propaganda electoral en medios electrónicos debe ser gratuita y exclusiva para los partidos, a fin de evitar que quienes tienen más dinero traten de forzar con spots la opinión de los ciudadanos. Pero los 48 minutos diarios en cada estación de radio y televisión resultan demasiados. Ese espacio podría ser menor y distribuirse de otra manera, para favorecer la existencia de programa de discusión y análisis en vez del modelo actual, fincado en la saturación de spots como los que hemos conocido en los meses recientes.

Esa propaganda nos ha resultado especialmente reiterativa porque todos los partidos apostaron fundamentalmente a promover a sus candidatos presidenciales. Pero el domingo próximo, además de la boleta para elegir presidente de la República nos entregarán otras para designar diputados, senadores y, en el caso de la ciudad de México, jefe de Gobierno, diputados locales y delegados.

A estas alturas de las campañas todos sabemos quiénes compiten por la presidencia y por algunos gobiernos locales. Sin duda estamos al tanto de la contienda por el gobierno del Distrito Federal, pero creo que no me equivoco si aseguro que nadie es capaz de recordar los nombres de los candidatos para gobernar Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Tabasco y Yucatán. El centralismo político se ha reproducido en la propaganda electoral porque buena parte del espacio a su disposición los partidos lo han utilizado para reforzar la imagen de sus candidatos a la presidencia en menoscabo de los candidatos a otros cargos de elección. Así hemos llegado al final de las campañas, sin saber bien a bien ni siquiera por quiénes podremos votar el domingo.

Yo por ejemplo, vivo en la delegación Benito Juárez. En la prensa me he podido enterar de los nombres de dos o tres de los contendientes por el gobierno delegacional. Ayer llegó a mi casa el anuncio de una candidata al Senado. Pero no he visto una sola barda, ni un anuncio en las calles, ni he recibido en mi domicilio información suficiente que me indique quiénes son los candidatos a la Cámara de Diputados y mucho menos los aspirantes a formar parte de la Asamblea Legislativa del DF.

Esta carencia de información suscita una costosa paradoja. Los partidos han sido desplazados por los candidatos presidenciales. Pero a la hora de votar por otros cargos de elección, los ciudadanos careceremos de información suficiente acerca de esos otros candidatos y terminaremos votando por sus emblemas partidarios .

Habrá electores que crucen el mismo emblema en todas las boletas, pero otros lo harán por partidos diferentes. En las democracias contemporáneas cada vez se advierte con más claridad el empleo del voto diferenciado: quienes respaldan a un partido para la presidencia, votan por partidos distintos para las cámaras legislativas. De esa manera se construyen contrapesos, llevando al Congreso a candidatos de partidos distintos los que se encuentran en el gobierno. Sea quien sea el próximo presidente de la República, las decisiones que tome estarán equilibradas, o no, de acuerdo con la composición de las cámaras de diputados y senadores.

Más allá de capacidades o insuficiencias de los candidatos y sus partidos, el hecho de que tengamos competencia electoral y la garantía de que nuestros votos van a ser bien contados es motivo suficiente para que el domingo vayamos a las urnas. Las elecciones las organiza el IFE pero las ponen en práctica millares de ciudadanos que administrarán y vigilarán la votación en las mesas de casilla que habrá en todo el país. Ese esfuerzo enorme amerita que lo respaldemos con nuestra presencia para votar el 1 de julio. Nos vemos en las urnas.

 

 

 

About these ads

Written by Raúl Trejo Delarbre

junio 27, 2012 at 10:57 am

Publicado en Elecciones 2012

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26.658 seguidores

%d personas les gusta esto: