Sociedad y poder

Televisa, el aliado incómodo de Peña Nieto

with 11 comments

Comentario en el programa  “Media Telecom” de MVS Radio, el martes 3 de julio.

   Las relaciones entre Enrique Peña Nieto y Televisa han transcurrido en el incierto lindero que suele haber entre lo legal y lo injustificable. Hasta ahora, han sido tratos de negocios entre un político exitoso y una empresa dedicada al espectáculo. Las implicaciones de esa vinculación han sido ominosas y cuestionables. Pero es difícil considerar que han quebrantado la ley.

   Siendo gobernador del estado de México, Peña Nieto invirtió centenares de millones de pesos para comprar espacios en Televisa. No fue el único, como ha sido demostrado cuando se ha conocido el gasto en propaganda de gobiernos como el del Distrito Federal. Pero Enrique Peña Nieto ha sido el único personaje público que ha recibido cobertura intensa lo mismo en noticieros que en programas de espectáculos, lo mismo en gacetillas electrónicas disfrazadas de información política que en telenovelas y programas de concurso del Canal de las Estrellas.

La contratación de espacios en televisión para difundir propaganda oficial es posible gracias a la triste tradición, que se ha mantenido más allá de los partidos que gobiernen cada entidad o el país entero, para destinar recursos públicos a la promoción de los funcionarios. En el caso de Peña Nieto, Televisa encontró un generoso cliente al que decidió retribuir con prodigalidad.

De los negocios comerciales, esa relación transitó a una apuesta política compartida. A Peña Nieto, como a Televisa, le incomoda la pluralidad política. Cuando gobernó el estado de México hizo todo lo posible para difuminar la fuerza de los partidos de oposición y se ha manifestado contra las posiciones plurinominales en el Congreso. Televisa ha promovido opiniones similares.

En otro plano, tanto ese candidato como la televisora apuestan a una concepción abreviada del intercambio político, como si todas las posiciones e ideas pudieran resumirse en frases prefabricadas –como de telenovela, o como de noticiero de televisión mexicana–. Esa suerte de pensamiento único, o más bien de pensamiento frívolo, prescinde del reconocimiento de la diversidad y muestra una apreciación maniquea de la realidad.

La relación de Peña Nieto con Televisa e incluso ese simplificador pensamiento, ahora se encuentran a prueba. No es lo mismo tener como socio a la televisora más influyente pero también más cuestionada del país mientras es candidato, a mantener esa relación como futuro presidente del país.

Considerar que, con Peña Nieto, Televisa llega a la presidencia de la República, puede ser exagerado e implica magnificar la influencia de esa televisora. Pero la cercanía entre ambos propiciará que cada gesto de Peña Nieto relacionado con los medios de comunicación, cada decisión en el plano de las telecomunicaciones, serán observados como confirmación o refutación de esa alianza. Televisa ha sido un respaldo importante para Peña Nieto pero ahora se convierte en su aliado más incómodo.

About these ads

Written by Raúl Trejo Delarbre

julio 4, 2012 at 11:32 am

11 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Y qué hay de los anuncios de MoReNa y del PT que durante tanto tiempo se estuvieron transmitiendo en horario AAA?

    Esos quién los pagó?

    Edurne Ferré

    julio 4, 2012 at 11:41 am

  2. Totalmente de acuerdo con tu análisis, en especial de la alianza perversa entre EPN y Televisa aunque, como dices al principio, lo injustificable puede provocar otra vez conflictos poselectorales mayores. AMLO deberá cumplir lo que dijo, retirarse a su rancho, pues no creo pueda demostrar que ganó o la nulidad de las elecciones. Lo curioso es que solo impugna la presidencial, como en 2006, y ninguna más, sobre todo en las que ganaron las llamada izquierdas, por cierto, cada vez más deslavadas y oliendo a un pri descompuesto al que él pertenece.

    Armando Sánchez

    julio 4, 2012 at 11:54 am

  3. Su análisis me parece preciso, es más que evidente esa alianza entre el gobierno entrante y la televisora más poderosa de este país. Podrá ser un aliado incómodo, pero es, a final de cuentas, un aliado con el suficiente empuje para levantarle y limpiarle la imagen por más alicaída y desaseada que esté. Si en esta campaña el señor Peña Nieto pareció navegar agusto con este blindaje, no encuentro razones para que en su administración vayan a cambiar las cosas. Bien puede perorar en un sentido y actuar en otro, como con los jóvenes con quienes prometió dialogar y rechazó su invitación a debatir. Será aliado incómodo cuando se decida a ejercer un verdadero periodismo, mientras tanto será el mejor pararrayos que pudo encontrar en esta era mediática.

    Carlos León

    julio 4, 2012 at 7:35 pm

  4. “Considerar que, con Peña Nieto, Televisa llega a la presidencia de la República, puede ser exagerado e implica magnificar la influencia de esa televisora.”

    Lo lamento don Raúl, pero considerar que la “alianza” de Peña con Televisa se limita a la relación de un cliente con el medio publicitario es una ingenuidad preocupante, por decir lo menos.

    Si tiene la absurda idea de que Televisa -una empresa cuya influencia en el gobierno federal es tal que hasta una discutida ley ostentaba su nombre- no va a cobrar todos los “favores” hechos a Peña Nieto desde hace más de dos años, entonces o bien su capacidad de análisis ha mermado, o ha decidido divorciarse de la realidad por preferir los irrestrictos brazos de la fantasía y de los buenos deseos, pues nadie quisiera pensar que usted también es un prestador de servicios del señor Peña.

    Nokyare

    julio 5, 2012 at 11:06 am

  5. Por cierto, olvidaba recordarle los límites que debe tener la propaganda electoral de acuerdo con la legislación vigente: http://www2.ife.org.mx/documentos/Reforma_Electoral/camp/propaganda_cofipe.pdf

    Si no queda claro que EPN violó varias veces el artículo 228 del COFIPE al haber sido “el único personaje público que ha recibido cobertura intensa lo mismo en noticieros que en programas de espectáculos, lo mismo en gacetillas electrónicas disfrazadas de información política que en telenovelas y programas de concurso del Canal de las Estrellas”, entonces “la contratación de espacios en televisión para difundir propaganda oficial” no solamente “es posible gracias a la triste tradición, que se ha mantenido más allá de los partidos que gobiernen cada entidad o el país entero, para destinar recursos públicos a la promoción de los funcionarios”, sino a la aún más triste tradición de que los ciudadanos cuya opinión tiene un peso en la apertura de ojos social prefieren cerrar los suyos ante la evidencia de una imposición anunciada… en horario triple A.

    No lo juzgo. Una vez en el poder, Televisa y el PRI de Peña Nieto sabrán ” retribuir con prodigalidad” todas las expresiones de intolerancia a la diversidad política que los han hecho aliados naturales en los peores atentados contra la libertad de expresión del país, desde Tlatelolco hasta Atenco. Hace bien en curarse en salud. Haría mejor en irse mudando de país, usted que puede.

    Nokyare

    julio 5, 2012 at 11:19 am

  6. Por supuesto que muchos vimos que hubo algún trato comercial en su momento entre EPN y Televisa, porque vimos su propaganda con un grado de frecuencia, 1) lo mismo que la de AMLO en sus 6 años de gobierno, 2) o la de Marcelo Ebrad, que la hemos visto diaramente, 3) en su momento la de Rosario Robles o 4) la de FOX o 5) la de Madrazo, etc. , o 6) lo mismo que vimos a AMLO en 2006 todos los días por la mañana en TV Azteca en tiempo que le dieron a precio de regalo, supuestamente, o 7) en los 5 años y medio que fue Jefe del GDF lo vimos TODOS los días hábiles por la mañana en los noticieros de televisa y de TV Azteca. Y me imagino que esto le costaba al GDF una cantidad importante, como le debe haber costado a los gobiernos estatales mencionados.

    Adicionalmente en el caso de AMLO de 2007 a aproximadamente Octubre del 2011 lo vimos o escuchamos DIARIO y a toda hora en la televisión; viendo su cara e imagen en la propaganda del PT y la de “Movimiento Ciudadano”, y lo tuvimos que escuchar en el radio todas las veces que nos transportábamos al trabajo. Esto violó el espíritu (que no la letra en forma literal, ya que no era legalmente funcionario) de la ley electoral que prohíbe la imagen de cualquier funcionario, para no darle ventaja, fuera de los periodos legales de campaña, aunque si se puede ya exhibir la imagen cuando se es candidato o precandidato.
    Así que calculo que en mi caso tuve que contemplar la imagen del Peje u oír sus rollos en radio a razón de 4-6 veces diarias en TV y unas 6 más en radio (digamos que al menos 10 veces en total), es decir a AMLO un ciudadano del interior del País como un servidor, recibió sus mensajes 10x300x4.5 años=13,500 veces!!!!!.
    Pregunto si esto es abuso o desequilibrio electoral, SÍ O NO!!!!.
    A AMLO y sus entusiastas hay que recordarles el dicho castellano de que para ver la paja en el ojo ajeno hay que limpiar las vigas en el propio!!!

    Hugo

    julio 5, 2012 at 1:17 pm

  7. En este país cada vez de más hambre, ¿A cuánto pagarán la estulticia de los tinteros o la “iniciativa” de los manipulados? Por lo que se lee, aún alcanza el billete, aunque a los tinteros no se los den en tarjetas Soriana y a los manipulados se lo den en paquetes televisivos “culturales” para su sometimiento, perdón, entretenimiento… Triste ver lo un día intentó ser Sr Delarbre y patético en lo que se ha convertido… Ruego por que el hambre no me alcance para no tener que morderme la lengua y prostituírme como usted…

    Eliza Beth

    julio 30, 2012 at 7:53 pm

  8. Lamento mucho que a la srita. “Eliza Beth” mi punto de vista le parezca “patético”. Cuando habla de billetes o tinteros sería útil que precisara a quiénes se refiere y que ofreciera pruebas. En el resto de su argumentación, cuando habla de lenguas mordidas y prostituciones, siento no poder contribuir a la discusión que plantea. La lengua suelta de la señorita “Eliza Beth” y su obsesión con la prostitución se encuentran del todo fuera de mi alcance.

    Raúl Trejo Delarbre

    agosto 5, 2012 at 6:47 pm

  9. Don Delarbre, usted lamenta demasiado lo ajeno, y lastimeramente deja lo propio a un lado, lo útil no sería que yo proporcionara pruebas que es el pan de cada día, lo útil sería que no existieran. Por fortuna mi lengua suelta es a título personal y no a cambio de billetes,

    Usted habla mucho de obsesiones, es hora de hacer un auto análisis…

    Eliza Beth

    agosto 5, 2012 at 11:59 pm

  10. ¡Qué paradójico “razonamiento” de doña “Eliza Beth”: en vez de ofrecer pruebas dice que ojalá no existieran. Pero ya que es tan parlanchina podrá responder a esta exigencia: http://sociedad.wordpress.com/2012/07/29/vicisitudes-del-yosoy132/#comment-8913

    Raúl Trejo Delarbre

    agosto 7, 2012 at 9:52 pm

  11. eliza beth se muere por prostituirse y no haya justificación, parece. Como todos los pejezombies, escucha o lee una opinión que no es la suya o la de sus camaradas y quien la profiere, no hay duda que lo hace por dinero porquela superioridad moral de la secta es tal que todos son corruptos menos ellos los testigos del Peje

    mezaos

    septiembre 9, 2012 at 9:14 pm


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26.547 seguidores

%d personas les gusta esto: