Sociedad y poder

Archivo para la categoría "América Latina"

Jorge Calvimontes. Poeta, periodista, boliviano, mexicano

with 2 comments

Jorge Calvimontes y Calvimontes, poeta y periodista nacido en Oruro, Bolivia, llegó exiliado a México en 1971 y desde entonces enriqueció la docencia y la convivencia en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Murió  el viernes 20 de diciembre, a los 81 años.

CalvimontesVarias veces tuve la oportunidad de que Jorge Calvimontes, mi viejo profesor de periodismo, me invitara a presentar algunos de sus libros. Ahora que me entero de su fallecimiento,  encuentro algo de lo que dije (y que nunca publiqué) en abril de 2005, en alguna de aquellas presentaciones.

 Comentario al libro Un relámpago de siglos. Crónica de una efímera eternidad  de Jorge Calvimontes y Calvimonte. Editorial Constate, México, 2005.

   La pasión lírica de Jorge Calvimontes se desencadena en Un relámpago de siglos. La elegía al servicio de la memoria –es decir, de la historia y las lecciones que ofrece tal recuento– es el hilo conductor de las estampas, los relatos y los cantos que aparecen en este libro.

Con infatigable vehemencia, el profesor Calvimontes se prodiga en la narración para describir primero el paisaje de los Andes bolivianos y luego las vicisitudes de algunos de quienes lo han habitado. Las figuras que este autor construye son exuberantes tanto en cantidad como en intensidad. Leer el resto de esta entrada »

Written by Raúl Trejo Delarbre

diciembre 21, 2013 at 2:53 pm

Llamado público a la AMARC América Latina

with 4 comments


Quienes suscribimos este documento, queremos expresar nuestra inquietud por la destitución de Aleida Calleja como Directora del Programa de Legislaciones y Derecho a la Comunicación en la Asociación Mundial de Radiodifusoras Comunitarias (AMARC) América Latina y El Caribe. Consideramos que se trató de una decisión tan arbitraria como autoritaria, impropia de una asociación que se debe a todos los que luchamos por el derecho a la comunicación, y que debería por tanto ser horizontal y democrática.

Aleida Calleja tiene una trayectoria comprometida y reconocida con la radiodifusión comunitaria América Latina. Fue Vicepresidenta Mundial de la AMARC y estuvo a cargo de la oficina de AMARC en México. En marzo de 2010 la asociación la designó Directora del Programa de Legislaciones, cargo que debía ocupar durante tres años; sin embargo, el 15 de julio el Coordinador Regional de AMARC para América Latina y el Caribe, Carlos Rivadeneyra, anunció un “recambio” sorpresivo en la dirección de ese programa. Todo indica que se trata de una represalia política.

Uno de los motivos mencionados para destituirla es la reciente elección de Aleida Calleja como presidenta de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI), cargo sin remuneración económica y a tiempo parcial,  como reconocimiento al liderazgo y empeño demostrado por esa dirigente social en la defensa de las radios comunitarias. AMARC consideró que al asumir la presidencia de la organización mexicana más destacada en la defensa del derecho a la información Aleida Calleja ya no reunía el perfil necesario para encabezar el Programa de Legislaciones.

Nos parece que ni la lucha visionaria de la AMARC por una comunicación para la democracia en América Latina, ni la trayectoria ejemplar de Aleida Calleja, se merecen comportamientos como los que hemos señalado. Al reiterar nuestra profunda solidaridad con las causas de la radiodifusión comunitaria, les hacemos a la AMARC mundial y especialmente a la AMARC latinoamericana y del Caribe, una fraternal pero a la vez exigente y preocupada exhortación para que no olviden que la democracia se construye practicándola y los derechos humanos se reivindican ejerciéndolos.

16 de agosto de 2011

 

Carolina Aguerre (Universidad de San Andrés. Buenos Aires) / Rosa María Alfaro (Asociación de Comunicadores Calandria. Lima, Perú) / Alberto Aziz Nassif (CIESAS, México) / Luis Ramiro Beltrán (Comunicólogo, Bolivia) /Enrique Bustamante (Universidad Complutense, Madrid) / Virgilio Caballero (Comunicador, México) /  Inés Cornejo Portugal (Universidad Autónoma Metropolitana Cuajimalpa)/ Delia Crovi Druetta (Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM) /Javier Esteinou Madrid (Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, México) / José Luis Exeni (Comunicador social, Bolivia) / Fátima Fernández Christlieb (Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM) / Néstor García Canclini (Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa, México) / Miguel Ángel Granados Chapa (periodista, México) / Manuela Gumucio (Observatorio de Medios FUCATEL, Santiago de Chile) / Alfonso Gumucio-Dagron (escritor y cineasta, Bolivia y México) / Carlos Enrique Guzmán Cárdenas (ININCO, Universidad Central de Venezuela) / Cicilia M. Krohling Peruzzo (Universidad Metodista de Sao Paulo, Brasil) /  José Ignacio López Vigil (Radialistas Apasionados y Apasionadas, miembro fundador de AMARC, Quito, Ecuador) /  Guillermo Orozco (Universidad de Guadalajara, México) / Patricia Ortega Ramírez (UAM X, México) / Antonio Pasquali (Universidad Central, Caracas, Venezuela) /  Omar Rincón (Universidad de Los Andes, Colombia) / Guillermo Rothschuh Villanueva (Centro de Investigación de la Comunicación, Managua, Nicaragua) / Elizabeth Safar, ININCO-UCV Venezuela / Enrique Sánchez Ruiz (Universidad de Guadalajara, México) /  Walter Sena (Ex miembro del Programa de Legislaciones de la AMARC, Montevideo) /Beatriz Solís Leree (UAM X, México) / Raúl Trejo Delarbre (UNAM, México) / Aimée Vega Montiel (CEIICH UNAM, México) / Jenaro Villamil (periodista, México) Rosalía Winocur (UAM-X México).

 

Nuevas firmas que se adhieren a este comunicado

Dolly Espínola Frausto (UAM Cuajimalpa, México)

María del Carmen de Lara (UAM Xochimilco, México)

Cristina Romo (ITESO, Guadalajara, México)


Written by Raúl Trejo Delarbre

agosto 15, 2011 at 11:31 pm

Populismos de derecha

leave a comment »

Publicado en Eje Central

Otros tiempos

El populismo apela a las emociones, toma al pueblo como coartada mas no como actor de los cambios sociales, aspira a movilizar adhesiones elementales pero intensas a favor de un líder o una causa que se proponen como representantes, por lo general únicos, de las mayorías. La ausencia de matices refuerza la contundencia de las propuestas populistas: buenos contra malos, justicieros ante bribones, protectores frente a negligentes. El líder populista se muestra afable pero no suele ser condescendiente; el temperamento intransigente se presenta como salvaguarda de la sociedad. Para el líder populista los ciudadanos no son interlocutores, sino individuos desvalidos a los que es preciso proteger. Para eso están ellos.

Leer el resto de esta entrada »

Written by Raúl Trejo Delarbre

febrero 18, 2011 at 6:41 am

Mal de muchos

leave a comment »

Publicado en emeequis

Acostumbrados a destacar lo accidental pero a soslayar lo fundamental, los

Imagen tomada de http://blog.pucp.edu.pe

medios de comunicación ignoraron, casi, lo mucho que se dijo acerca de la democracia y sus ausencias en el Foro de la OEA, el PNUD y el IFE hace casi tres semanas en el Palacio de Minería. La asistencia del ex presidente Carlos Salinas de Gortari concentró la atención de los reporteros que desdeñaron, sin embargo, la miga que hubo en tres días de discusiones con medio centenar de especialistas.

Leer el resto de esta entrada »

Written by Raúl Trejo Delarbre

octubre 31, 2010 at 10:30 am

Rescate en vivo

leave a comment »

 

Florencio Ávalos, en una imagen desde la mina antes del rescate

 

Hombre con la reciedumbre indispensable para ser minero, Florencio Ávalos no lloró cuando salió de la estrecha cápsula que lo volvió a la vida después de 68 días bajo tierra. Quizá todas las lágrimas posibles se le habían evaporado en aquel encierro a 622 metros de profundidad. Pero cuando lo abrazó su hijito Byron, el sí todo lágrimas, fue imposible no conmoverse con el rescate que estaba siendo televisado desde el desierto chileno.

Si los 33 mineros no hubieran quedado con vida aquel jueves 5 de agosto, cuando se les vinieron encima el socavón, el mundo y el destino, hoy nadie salvo sus familiares se acordaría de ellos. Por lo general las malas noticias son buenas noticias y viceversa. Es decir, la voracidad mediática se nutre de calamidades y desventuras, al mismo tiempo que tiende a ignorar a la buena fortuna. Leer el resto de esta entrada »

Written by Raúl Trejo Delarbre

octubre 17, 2010 at 12:40 pm

Publicado en América Latina, Medios

La isla de los desconectados

with one comment

Desde su cama de hospital en Santa Clara, un hombre enjuto, débil, maltratado por un ayuno de 153 días, venció la intolerancia del gobierno cubano. Guillermo Fariñas, el disidente que se puso en huelga de hambre para exigir la libertad de los presos políticos en ese país, accedió ayer a suspender el ayuno que le ha ocasionado un grave deterioro físico y que nadie imaginó hasta dónde llegaría. El miércoles pasado se anunció la liberación inmediata de cinco presos políticos y la excarcelación paulatina de otros 47, de acuerdo con el compromiso obtenido gracias a la mediación del gobierno de España y la iglesia católica en Cuba.

Fariñas, cuando era llevado a recibir atención médica en junio pasado

La huelga de hambre ya no tenía motivos para mantenerse. Fariñas había triunfado. Pero tuvo que viajar una comisión de defensores de los derechos humanos en Cuba para explicárselo y convencerlo de levantar el ayuno. En ese grupo iba Yoani Sánchez, autora de Generación Y, uno de los blogs más famosos del mundo.

La noticia de la decisión de Guillermo Fariñas fue anunciada por Yoani a través de su cuenta en Twitter. Allí se difundieron las fotos del militante que arriesgó su vida siguiendo el ejemplo de Orlando Zapata, el ex albañil convertido en preso político debido a la sevicia del gobierno de Cuba y que murió el 23 de febrero a consecuencia de una huelga de hambre.

Fariñas ganó y su éxito podría iniciar otros cambios en la vida política y social de Cuba, aunque ya es costumbre que las pequeñas expresiones de flexibilidad a las que accede sean preámbulo de nuevas muestras de intolerancia del gobierno en esa isla. Paulatinamente, sin embargo, la exigencia internacional y sobre todo la inquietud dentro de una sociedad que parece cada vez menos dispuesta a seguir resignada a las imposiciones y los sacrificios van moldeando el cambio en Cuba.

En esa transformación, el papel de Internet y de blogueros jóvenes y valientes como Yoani Sánchez está resultando fundamental. Aunque con tantas restricciones que su crecimiento se mantiene estancado, el uso de Internet está constituyendo una ventana por donde los cubanos, especialmente los jóvenes, reciben algunas bocanadas de aire fresco. El testimonio que algunos de ellos ofrecen en los pocos blogs que se escriben con regularidad desde dentro de la isla, permite tomarle el pulso al azoro y el cansancio de la sociedad cubana.

Ese ha sido el mérito del blog que Yoani Sánchez mantiene desde abril de 2007. Generación Y recoge las impresiones de esa joven filóloga, reconvertida en especialista informática que cumplirá 35 años en septiembre próximo y que después de haber vivido un par de años en Suiza decidió regresar a su país para ser parte del cambio social que quieren cada vez más cubanos.

Yoani Sánchez, compromiso con los derechos humanos

Las vicisitudes para conseguir alimentos y otros artículos racionados, las astucias del mercado negro y las muchas formas de resistencia que los cubanos manifiestan en el canto, el baile, el recuerdo o la ilusión, son tema de los relatos de esa autora. La notoriedad que le dieron tales contenidos llevó a Yoani a ocuparse de asuntos más políticos, especialmente la situación de los defensores de derechos humanos. Así es como se involucró en la difusión y denuncia de casos como los de Zapata y Fariñas.

Ese compromiso le ha acarreado amenazas, persecuciones e incluso golpes. La bitácora digital que mantiene a pesar de esas intimidaciones y de las dificultades para conectarse a Internet, ha sido motivo para que Yoani Sánchez gane reconocimientos y premios como el de periodismo Ortega y Gasset que no pudo recoger porque el gobierno cubano le prohibió viajar a Madrid.

Respaldada y acreditada en el resto del mundo, a Yoani Sánchez no la pueden leer en su país porque con frecuencia el acceso a su blog es bloqueado por el gobierno y porque muy pocos compatriotas suyos tienen acceso regular a Internet. Las estimaciones sobre la cantidad de cubanos que se conectan a la Red varían entre 2% y 10%.

En Cuba las conexiones a Internet son escasas y caras. Y aún disponiendo de ellas, será difícil que conduzcan a sitios como el de Yoani. Un reciente informe de Amnistía Internacional sobre restricciones a la libertad de expresión en Cuba denuncia el bloqueo de blogs como el de Yoani Sánchez y explica que “el acceso a Internet sigue estando bajo control del Estado. Está regulado por la Ley de Seguridad de Información, que prohíbe el acceso a servicios de Internet en domicilios particulares. El gobierno cubano alega que el embargo estadounidense, que no permite a Cuba el acceso a las redes subacuáticas de fibra óptica que conectan las islas del Caribe, le obliga a depender de las conexiones vía satélite, que proporcionan a la isla un ancho de banda limitado a un coste mucho más alto. Por ello, Internet en Cuba tiene una vocación social, y se puede acceder a ella en centros educativos, lugares de trabajo y otras instituciones públicas. También se puede acceder en hoteles, pero a un costo muy elevado. En octubre de 2009, el gobierno adoptó una nueva ley por la que permitía a los servicios postales cubanos establecer cibercafés en sus instalaciones y ofrecer acceso a Internet a la población. Sin embargo, las conexiones domésticas aún no están permitidas para la inmensa mayoría de los cubanos, y sólo los que cuentan con el favor del gobierno pueden acceder a Internet desde sus casas. En marzo de 2010, el Departamento del Tesoro estadounidense autorizó la exportación de ciertos servicios de comunicación personal por Internet –como la mensajería instantánea, el chat, el correo electrónico y las redes sociales– a Cuba”.

Desde hace tres años, los gobiernos de Cuba y Venezuela anunciaron la instalación de un cable submarino que conduciría líneas de fibra óptica que agilizarían el acceso de los cubanos a la Red de redes. Ese proyecto ha sido reiteradamente postergado y ahora se dice que estará listo dentro de un año. El gobierno de Cuba no tiene prisa para que sus ciudadanos tengan accesos más amplios a Internet.

Mientras tanto, los usuarios de la Red crecen aunque con lentitud. En su blog, Yoani Sánchez incluye enlaces a una treintena de bitácoras personales escritas en Cuba, la mayor parte de ellas de contenido cultural aunque también hay algunas de explícita disidencia política. Todos ellos batallan a diario para expresarse más allá de la que, sobrellevando limitaciones tecnológicas y amenazas personales, Yoani Sánchez denomina la isla de los desconectados.

Publicado en eje central

Written by Raúl Trejo Delarbre

julio 9, 2010 at 7:25 am

Ante Cuba, silencios y doble moral

with 3 comments

Varios lectores reaccionaron con virulento encono al comentario que apareció en este espacio a comienzos de la semana pasada, cuando me referí a la muerte del disidente cubano Orlando Zapata. Las apostillas desbordantes de ira son frecuentes en el periodismo en línea, en donde las reacciones de los lectores pueden quedar registradas y junto con ellas sus pareceres y animadversiones. Cuando se abordan temas sensibles y respecto de los cuales hay opiniones contrapuestas, las réplicas suelen estar cargadas mucho más de emociones que de razones. En este caso me llamó la atención el enojo de algunos y el asombro de algunos otros lectores que coincidían en rechazar mi interpretación de la muerte de Orlando Zapata.

Guillermo Fariñas, también en huelga de hambre

Recluido desde hace 7 años por delitos menores, Zapata fue radicalizando su oposición al régimen cubano conforme aumentaban las sentencias en su contra. Albañil, negro y perseguido por el gobierno, mantuvo varias huelgas de hambre para ser reconocido como preso político hasta que en la última de ellas, al cabo de 86 días de ayuno, falleció el 23 de febrero. La precaria oposición al gobierno de la familia Castro ha denunciado que a Zapata las autoridades de la cárcel le llegaron a negar agua para beber, lo cual precipitó su desfallecimiento. Esa circunstancia, las torturas y los golpes que padeció por años, la negativa a satisfacer cualquiera de las modestas exigencias de ese prisionero e incluso la persecución a quienes intentaron asistir a sus funerales, permiten afirmar que a Orlando Zapata lo asesinó el gobierno de Cuba.

Los lectores que están en desacuerdo con esa interpretación se dividen entre quienes consideran que soy “un vocero de la gusanera de Miami” y aquellos que, con más indulgencia, suponen que estoy mal informado. A los primeros, bastaría con mandarlos a freír espárragos (o lo que puedan) porque con las necedades y los insultos es imposible polemizar en el terreno de las ideas. A los otros, le agradezco su comprensión pero me parece que en todo caso no soy el único que considera, a partir de hechos ampliamente conocidos, que Zapata fue víctima de un crimen del Estado cubano.

Las reacciones de esos participativos lectores son sintomáticas del ánimo que prevalece en México acerca de la situación cubana. Durante décadas hemos sabido que en esa isla no hay libertades ciudadanas, a la disidencia se le persigue sin atender a formalidades legales, la prensa libre y la competencia política son prácticamente inexistentes. Apenas desde hace pocos años, gracias a Internet, algunos cubanos que no han querido allanarse al pensamiento único que propaga e impone su gobierno han dejado testimonio de esa situación.

En Cuba, al mismo tiempo, la desigualdad social no adquiere la ofensiva polarización que hay en el resto de América Latina. La gente tiene educación, salud y alimentación aunque sea con grandes privaciones. La revolución ha implicado cambios sociales aunque con regresión o estancamiento de la política.

Para no pocos mexicanos, los méritos sociales del régimen cubano son suficientes para dispensar las prohibiciones políticas. Esa condescendencia se fortalece debido a la simpatía que le hemos tenido a Fidel Castro debido a su enfrentamiento con Estados Unidos. Lo que no hemos querido reconocer, por lo general, es que ese atractivo antiimperialismo es acompañado de un comportamiento autoritario y despótico respecto de la sociedad cubana.

La izquierda mexicana ha sido especialmente esquizofrénica respecto del régimen de la familia Castro. La lucha por los derechos políticos, que es una bandera de las izquierdas en nuestro país, enmudece cuando se trata de Cuba. Los dirigentes reputados como de izquierda suelen exigir, y en buena hora que lo hagan, respeto para la democracia en cada uno de los municipios mexicanos y en cada país del mundo en donde las tensiones políticas ponen en riesgo las libertades de expresión, organización y participación. Pero se cuidan mucho de referirse a Cuba cuando levantan esos, por lo demás, plausibles reclamos.

Tales izquierdas llegan a ser no solamente omisas –o remisas–, sino incluso traicionan sus principios cuando se refieren a episodios como la muerte de Orlando Zapata. La reivindicación de los derechos humanos es condición esencial del pensamiento de izquierdas en cualquier latitud. Las izquierdas mexicanas son muy vigilantes de esas prerrogativas de los ciudadanos. Pero el discurso humanitario, que debiera existir en todas las circunstancias para serlo realmente, queda suspendido a propósito de Cuba.

Un patético cuan vergonzoso ejemplo de moral a medias –es decir, de plena inmoralidad– en este campo, lo acaba de ofrecer la senadora Rosario Ibarra de Piedra. Esa defensora de numerosas causas humanitarias, considera que el gobierno cubano “es honrado y no es asesino”. Y, peor aún, sostiene que en la muerte de Zapata “no hay responsabilidad, ellos quisieron ponerse en huelga de hambre, fue un hecho que le nació de su manera y de su conciencia”. Así nomás.

La senadora Ibarra ha defendido presos políticos, ha estado ella misma en varias huelgas de hambre y sabe que ese es un recurso último de los luchadores sociales no porque tengan vocación martirológica sino porque buscan presionar a sus gobiernos. ¿Qué diría la senadora Ibarra si hubiera fallecido alguno de los participantes en las huelgas de hambre que ella ha patrocinado? Seguramente no declararía, con tanta irresponsabilidad, que se habría tratado de muertes voluntarias.

Junto a la locuacidad de esa izquierda botarate, se puede apreciar también el silencio del gobierno mexicano. Ni la Cancillería, ni el presidente Calderón, han deplorado el deceso de Zapata y mucho menos han condenado las circunstancias que provocaron esa muerte. Otro disidente cubano, Guillermo Fariñas, está en huelga de hambre desde hace 16 días y ha tenido que recibir atención hospitalaria debido a la debilidad extrema que lo está aquejando. Fariñas, que mantiene la huelga de hambre en su casa en Santa Clara, exige la libertad de 26 presos políticos en ese país.

Una auténtica izquierda, exigiría que esas demandas fueran tomadas en serio y auspiciaría la apertura política en Cuba. Un gobierno verdaderamente comprometido con los derechos humanos, habría expresado su malestar por la muerte de Zapata y estaría preocupado por el destino de Fariñas. No son esas las izquierdas ni el gobierno que tenemos en México.

Publicado en eje central

Written by Raúl Trejo Delarbre

marzo 12, 2010 at 4:18 am

El asesinato de Orlando Zapata

leave a comment »

Reina Luisa Tamayo, la madre de Orlando Zapata

Orlando Zapata Tamayo era albañil. También hacía trabajos de plomería. Nació en Banes, al sureste de Cuba, el 15 de mayo de 1967. Viajó a La Habana en busca de empleo pero en vez de trabajo encontró la cárcel. El martes pasado, 23 de febrero, murió después de 86 días en huelga de hambre.

Algún biógrafo escrupuloso, algún día, reconstruirá el quiebre en la historia del negro Orlando Zapata que lo convirtió, de albañil, en preso político. Para ello, será necesario que en Cuba existan condiciones de libertad e investigación social y periodística que hoy son imposibles.

Los funerales de Orlando Zapata, como ha reseñado la prensa de todo el mundo, estuvieron vedados para sus simpatizantes y para los periodistas extranjeros. Sin embargo la agonía, la muerte y el acoso policiaco contra sus familiares y amigos, han sido conocidos gracias a los enlaces de Internet que colocan, arriesgándose más que de costumbre, algunos defensores de los derechos humanos en Cuba.

En diciembre de 2002, Orlando Zapata fue detenido por participar en una manifestación en La Habana. Lo acusaron de desacato. Estuvo en prisión tres meses pero en marzo de 2003 fue arrestado nuevamente, cuando participaba en un ayuno público por la libertad de 75 escritores y activistas cubanos que habían sido encarcelados.

Zapata Tamayo comenzó así, trasladado de una prisión a otra, una cadena de crecientes enfrentamientos con el régimen cubano. Un año más tarde lo condenaron a tres años de cárcel. Exigió que no lo trataran como recluso común sino como preso de conciencia. En varias ocasiones se negó a vestir el uniforme del presidio y rechazaba la comida de la cárcel para alimentarse con los víveres que le llevaba su madre. A cada reclamo, era sometido a golpizas y otros maltratos.

El gobierno cubano le abrió más juicios. Después de nueve procesos sumarios, Zapata llegó a acumular condenas por 36 años de cárcel –luego le redujeron la pena a 25 años–. Pero él no dejaba de reclamar. Para denunciar las condiciones en las que se encontraban presos como él, Orlando Zapata sostuvo varias huelgas de hambre que inevitablemente minaban su condición física. La última, la comenzó el 3 de diciembre del año pasado. Zapata dijo que sólo tomaría agua, pero hay quienes aseguran que en varias ocasiones las autoridades carcelarias le impidieron beber ese líquido como castigo por la huelga de hambre.

Protestas en varios países

Protestas en varios países

Encerrado en un calabozo insalubre –según ha relatado Yoani Sánchez, autora del blog más leído acerca de la situación social en Cuba– aislado de sus familiares y de quienes dentro y fuera de Cuba se preocupaban por su salud, Orlando Zapata fue llevado a un hospital, y luego a otro más, pero entre el ayuno, las palizas, las amenazas y el aislamiento, su salud estaba muy deteriorada. Murió la noche del martes 23. Después de recibir el cuerpo, su madre y quienes le acompañaban pudieron ver las heridas que habían dejado los frecuentes golpes que sufría aquel antiguo albañil transfigurado en defensor de los derechos humanos.

A Orlando Zapata lo asesinó el gobierno de Cuba. Raúl y Fidel Castro suman esa a la extensa lista de crímenes que han cometido desde hace medio siglo. La reacción que se ha extendido en medios de comunicación de todo el mundo sugiere que la impunidad del régimen cubano podría estar declinando a pesar de la complacencia que todavía encuentra en los gobiernos de América Latina, incluido el de México.

En un intento para contener las protestas internacionales, el gobierno de Cuba intenta sostener que Orlando Zapata no era preso político sino delincuente común. El sábado 27 el diario Granma publicó un vergonzoso texto del escritor Enrique Urbieta Gómez que prácticamente acusa a Zapata… por haber fallecido. Después de asegurar que hoy en día “es difícil morirse en Cuba”, Urbieta asegura que el deceso de Orlando Zapata fue planeado por “la contrarrevolución” para convertirlo en bandera política: “Zapata Tamayo fue manipulado y de cierta forma conducido a la autodestrucción”. Además de suponer sin sustento alguno que ese ciudadano cubano habría sido manipulado como si no hubiera tenido voluntad ni convicciones propias, el autor del artículo no explica cómo pudo haber ocurrido esa operación si Orlando Zapata se encontraba aislado en la cárcel.

Ayer mismo, en Cuba, la abogada Laritza Diversent, una de las voces críticas que han podido expresarse gracias a Internet, respondió punto por punto las acusaciones del escritor Urbieta Gómez. Además de documentar la hipocresía de Urbieta cuando dice que casi nadie muere en Cuba, la joven autora explica que en ese país, comete el delito de desacato aquel que “amenace, calumnie, difame, insulte, injurie o de cualquier modo ultraje u ofenda, de palabra o por escrito, en su dignidad o decoro a una autoridad, funcionario público, o a sus agentes o auxiliares, en ejercicio de sus funciones o en ocasión o con motivo de ellas”.

La sanción para ese delito es de un año, pero a Zapata le impusieron tres porque según sus acusadores cuando se sumó a un ayuno público en 2003 había ofendido al presidente y al Consejo de Estado cubanos. La abogada Diversent explica que se trataba, claramente, de una acusación política. Si a Zapata lo hubieran encarcelado por delitos graves como dicen el gobierno cubano y sus voceros no lo habrían condenado, inicialmente, tan sólo a tres años de cárcel.

Por otra parte, desde enero de 2004 Orlando Zapata había sido declarado “preso de conciencia” por Amnistía Internacional en vista de las acusaciones, las circunstancias y las irregularidades de su proceso penal.

La madre de Orlando Zapata le da a conocer al periódico La Razón, de España, el texto que encontró escrito a lápiz en una camisa que estaba entre las pertenencias de su hijo:

Orlando Zapata Tamayo. Hora, tres de la tarde. Ciudad de Holguín. 26 del 10 de 2009. Mi sangre, al servicio de la libertad y de la democracia, de 11 millones de cubanos y de su temor a expresarse por miedo a estar más encarcelados de lo que están. ¡Vivan los Derechos Humanos! ¡Vivan! ¡Vivan las Damas de Blanco! ¡Vivan! Camiseta de preso político y de conciencia. Orlando Zapata Tamayo, quien fuera golpeado el día 26 de octubre de 2009 por la Policía terrorista del dictador Fidel Castro y su hermano Raúl. Fidel y Raúl son terroristas. ¡Abajo Fidel y Raúl! ¡Abajo cincuenta años de dictadura! Fidel y Raúl, sois asesinos. ¡Viva la oposición interna! ¡Viva! ¡Libertad para todos los presos políticos! ¡Libertad!

Publicado en eje central


Written by Raúl Trejo Delarbre

marzo 1, 2010 at 4:16 am

Publicado en América Latina

“Aquí es el caos absoluto”

leave a comment »

Hace apenas año y medio Suzy Castor, la socióloga haitiana más prestigiada y respetada, confiaba en que la sociedad de su país lograse solidificarse y tomar las riendas de su destino. Haití, recordaba, experimentaba un difícil proceso de maduración que tenía que llevar a su pueblo a decidir por sí solo para evitar que la comunidad internacional decidiera por él. A la extensa cuan ignominiosa historia de intervenciones y expoliaciones foráneas, ya en el siglo XXI se añadía la presencia, necesaria pero preocupante, de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas.

La doctora Castor dirige en Puerto Príncipe la Fundación Gerárd Pierre Charles, que lleva el nombre de su marido, fallecido en octubre de 2004. A los dos, muchos mexicanos los recordamos con afecto gracias al cuarto de siglo que vivieron en nuestro país, exiliados ante la dictadura de la familia Duvalier. Después de contribuir a la formación de varias generaciones de científicos sociales en la UNAM, Gerárd y su esposa regresaron a Haití a comienzos de los años 80. Él era dirigente del Partido Unificado Comunista. Inicialmente respaldó al gobierno de Jean Bertrand Aristide y luego se convirtió en uno de sus más tenaces opositores. Formó partidos y coaliciones, lo propusieron para el Nobel de la Paz, fue una de las figuras más respetadas tanto en la política haitiana como en la academia latinoamericana. Murió a los 69 años en La Habana, donde recibía tratamiento médico.

De Suzy Castor, que además dirige el Centro de Estudios para el Desarrollo (CRESFED) se ha tenido noticia en los días recientes gracias a la mención de unas declaraciones suyas que hace la reportera Blanche Petrich en La Jornada del lunes pasado y a una entrevista aparecida ayer en Il Manifesto de Italia. En esta última, Castor deplora la tardanza de la ayuda internacional y advierte el desmoronamiento del gobierno, la descoordinación de la gente, los riesgos de que su país quede supeditado a la presencia militar.

Suzy Castor. Foto tomada de http://www.galiciadiario.com

Interrogada a distancia por el periodista Nikos Moise sobre las dificultades en la ayuda humanitaria en los días recientes, la doctora Castor dijo: “La ayuda ha tardado en llegar. Para poder entender lo que sucede es preciso vivirlo. Hay barrios, zonas enteras, destruidos para siempre. Y muertos todas partes: miles y miles en toda la ciudad. Falta el agua, y eso crea exasperación en la población. El caos es total”.

Este es el resto de la conversación.

– ¿Cuáles son los mayores peligros?

– Son dos las cosas más urgentes: los muchos muertos bajo los escombros y la esperanza de salvar los últimos supervivientes. Por lo tanto, hay que lograr levantar los muertos y los escombros por las calles porque ahora, en zonas muy amplias, hay cadáveres abandonados en descomposición: es un peligro para los vivos y causa de epidemias. Luego, hay que pensar en los heridos: de todas las clases, edades y categorías sociales. Los hospitales no logran  ayudarles y los heridos se acumulan afuera de los hospitales. Hoy existe una pequeña ayuda sanitaria por parte de los socorristas, en las naves-hospital y eso quizá alivie un poco el sufrimiento de la gente.

- ¿Y el gobierno haitiano que hace?

- Estamos ante el desmoronamiento del gobierno. Su ausencia es completa. Y también la ausencia de la sociedad civil, hay que decirlo. Ha habido gran desorganización. Si no hubiera sido por la dedicación individual de aquellos que han puesto en peligro su propia vida y que escarban  con las uñas para socorrer a quienes corrían el riesgo de morir, no me imagino lo que habría ocurrido. Pero esta dedicación, este heroísmo, necesitan ser coordinados y orientados. Por nuestra parte (Cresfed) estamos organizando una red de solidaridad en forma para dar un poco de alivio ante lo más urgente y ante todo este dolor.

- La presencia del ejército estadounidense, ¿le plantea hoy a Haití un problema de soberanía nacional?

- Puede haber este peligro; que la solidaridad no se convierta encarcelamiento. Es necesario que haya concertación entre socorristas y necesitados. Hay muchos grupos de la sociedad civil que ahora comienzan a conectarse. Sin embargo deben saber que aquí es el caos absoluto: nada de luz, nada de transportes, nada de comunicaciones. Hasta ahora cada uno hacía lo que podía. A partir de hoy nos empezamos a organizar y a tratar de cambiar de dirección.

- Miles de marinos tomarán el control de Haití. ¿Hay soldados para las calles de Puerto Príncipe?

- Durante los días terribles posteriores al terremoto que lo ha derrumbado todo, no había ninguno en las calles. Los ciudadanos han tenido cavar con las manos para salvar vidas, para socorrer a quien lo necesitaba. Desde ayer se empiezan a ver los policías y los soldados de la ONU. Pero la desesperación, el miedo, la pobreza, han desatado la ira de la población. Hay casos terribles de justicia sumaria, abusos, robos, saqueos, que se han producido y se producirán todavía. La emergencia va a durar largo.

- ¿Como hacen para tener agua, comida y medicamentos?

- Hasta ahora hemos encontrado algo en los mercados. Para la semana próxima prevemos situaciones de penuria en este sentido. Nuestra esperanza es que el gobierno se recupere lo más pronto posible. Hay voluntad en las personas, pero esto no basta para encauzar la participación de la gente. Será en la medida en que el gobierno se organice y se recupere que podremos mejorar. Porque existe un grave peligro: no queremos que las ayudas se conviertan en nuestro comisario externo.

Publicado en eje central

Written by Raúl Trejo Delarbre

enero 20, 2010 at 4:10 am

Publicado en América Latina

Numeralia haitiana

with 2 comments

La tragedia es peor cuando se ensaña con los más pobres. Quizá nunca se conocerá la cantidad de víctimas del terremoto que devastó al de por sí históricamente lastimado Haití. Estos son algunos datos duros sobre el país que hoy en día suscita la consternación y, ojalá, una categórica solidaridad mundial.

Superficie: 27 750 kilómetros cuadrados (casi idéntico al tamaño de Nayarit).

Población: Algo más de 9 millones de personas. Similar a la población del Distrito Federal.

Producto Interno Bruto por persona: 1300 dólares anuales. El PIB por persona en México es de 14300 dólares

Imagen tomada de "El blog de Fernán González"

al año; el de Guatemala, 5300, el de Nicaragua, 2900.

Sitio en el que se encuentra Haití, de acuerdo con su PIB por persona, entre 229 países del mundo: 203.

Porcentaje de la población que vive con menos de 1.25 dólares diarios: 55%

Porcentaje de la población que vive con menos de 2 dólares al día: 72% (en México es de 4.8%).

Haitianos con empleo: 3 millones 600 mil.

Porcentaje de trabajadores que se dedican a la agricultura: 66%

Población en condiciones de pobreza: 80%

Tasa de inflación en 2008: 15.5%

Porcentaje de la población que vive en ciudades: 49%

Porcentaje de población de raza negra: 95%

Esperanza de vida al nacer: 61 años. En México, es de 76 años.

Lugar que ocupa Haití en términos de esperanza de vida al nacer en un elenco de 224 países del mundo: 181.

Número de muertos por cada mil habitantes, al año: 8.65. En México son 4.8, en Brasil 6.3, en Rusia 16.

Porcentaje de niños de entre uno y 2 años que no reciben vacunas: 42% (en México es de 4%).

Tasa de mortalidad infantil: 60 (niños menores de un año que mueren por cada mil nacimientos al año. En República Dominicana es de 26, en Colombia 19, en México 18.5, en Costa Rica 9).

Promedio de hijos que tiene cada mujer haitiana: 3.81. (En México es de 2.34).

Porcentaje de mujeres de entre 15 y 19 años que no utilizan método anticonceptivo alguno, ni ellas ni sus parejas: 76%

Porcentaje de la población que no tiene agua potable: 42%

Porcentaje de haitianos entre 15 y 49 años que padecen SIDA: 2.2%. En Etiopía es 2.1%, en Sierra Leona, 1.7%, en Estados Unidos 0.6%, en México 0.30%

Porcentaje de haitianos mayores de 15 años que no saben leer y escribir: 47%

Porcentaje del PIB que se destina a la educación: 1.4%

Lugar que ocupa Haití entre 182 países del mundo según el porcentaje del PIB que destina a la educación: 175.

Líneas telefónicas: 150 mil.

Teléfonos celulares: 3 millones 200 mil.

Usuarios de Internet: 800 mil.

Porcentaje de la población con acceso a Internet: 9% (En México es aproximadamente el 28%)

Fuentes: CIA World FactbookInforme sobre desarrollo humano 2009 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo; Base de Datos del Banco Mundial; Yearbook of Statistics de la International Telecommunication Union.

Publicado en eje central

Written by Raúl Trejo Delarbre

enero 15, 2010 at 3:53 am

Publicado en América Latina

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 25.576 seguidores