Sociedad y poder

Archive for the ‘Estados Unidos’ Category

Redes, espionaje y ciudadanos

with one comment

Imagen

Manifestaciones en defensa de Snowden

Publicado en Zócalo, julio de 2013

Gracias a la revolución digital sabemos mucho más de cada vez más cosas. Nuestra computadora conectada a la Red puede conducirnos a sitios y datos de la más variada índole. Pero nosotros mismos también somos más visibles.

Cada entrada que escribimos en las redes sociales tiene el propósito de ser conocida por otros. A veces lo olvidamos pero Twitter y Facebook son espacios públicos que, por definición, están abiertos al escrutinio de otras personas. Aunque decidamos bloquear o condicionar el acceso a nuestros contenidos, la información digital puede ser vista, reproducida y adulterada incluso sin nuestro conocimiento. Los textos e imágenes que colocamos en tales espacios pueden ser inspeccionados, antes que nada, por los administradores de esas redes. Leer el resto de esta entrada »

Written by Raúl Trejo Delarbre

julio 27, 2013 at 4:21 pm

Tráfico de armas, patética inacción

with one comment

Publicado en eje central

Disgustado por los reportes que el embajador Carlos Pascual enviaba a Washington, el presidente Calderón le hizo saber al presidente Obama su inconformidad con la presencia en México de ese funcionario. Publicitados por WikiLeaks, en esos informes el embajador estadounidense no hacía revelación, ni cometía infidencia algunas. Simplemente se limitó a decir lo que mucha gente comenta en México acerca de las disputas entre los partidos, las tensiones dentro del gobierno y los errores en el combate al crimen organizado.

El agente Dodson, entrevistado por CBS News

Esa pequeña tempestad en un vaso de agua, resultado de la intolerancia o la magnificación de pequeños problemas que hace el presidente Felipe Calderón, contrasta con la falta de energía, la tardanza y la sorpresa del gobierno mexicano para reclamar ante el tráfico ilegal de armas que fue favorecido por una corporación policiaca de Estados Unidos. A más de una semana de la divulgación de esa práctica, el gobierno mexicano apenas ha acertado a difundir una tímida solicitud de aclaraciones.

El jueves 3 de marzo, un reportaje de la periodista Sharyl Attkisson reveló el retorcido procedimiento de la Agencia para Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, ATF, para averiguar qué grupos criminales mexicanos adquirían rifles en Estados Unidos. Una semana antes, el 23 de febrero, la misma periodista había informado que el agente Brian Terry, de la Patrulla Fronteriza, fue asesinado en diciembre pasado con un rifle de asalto comprado en Arizona. La ATF había monitoreado la venta de grandes dotaciones de armas, confiando en rastrear su traslado hasta México. Pero una de ellas fue utilizada para matar a un agente estadounidense. Leer el resto de esta entrada »

Written by Raúl Trejo Delarbre

marzo 11, 2011 at 6:30 am

Breviario de Julian Assange

with one comment

Publicado en emeequis

No pasará mucho tiempo antes de que alguien lleve al cine la biografía de Julian Assange. El creador de WikiLeaks asistió a seis universidades en donde tomó clases de física, matemáticas, filosofía y neurociencia;  a los 16 años hackeaba sitios de universidades australianas y de empresas canadienses. Nació en Australia el 3 de julio de 1971. Sus padres eran teatreros itinerantes y se divorciaron. El nuevo marido de su madre era miembro de un grupo New Age. Assange vivió más tarde en sitios tan disímiles como Tanzania e Islandia y en 2006 creó su hoy celebérrimo sitio de Internet destinado a recibir filtraciones políticas. Leer el resto de esta entrada »

Written by Raúl Trejo Delarbre

diciembre 11, 2010 at 3:57 pm

Publicado en El mundo, Estados Unidos, Medios

La construcción del suspenso

leave a comment »

La angustia en torno a la suerte posiblemente trágica del pequeño Falcon Heene mantuvo en vilo el jueves pasado a los medios de comunicación en Estados Unidos –y, con ellos, en buena parte del mundo–. La sospecha de que el niño de 6 años estuviera volando a la deriva en un globo aerostático fabricado por su padre en un pueblo de Colorado, hizo temer que pudiera sufrir un accidente.

Compasión y solidaridad, pero sobre todo sensacionalismo y espectacularidad, concentraron la atención de televidentes e internautas y especialmente de las empresas mediáticas. Ahora, la cada vez más acreditada posibilidad de que todo haya sido un engaño prefabricado por el padre del niño, desata la ira de los medios pero podría suscitar, también, una reflexión aunque sea breve acerca de la ligereza con que se construyen los acontecimientos en la hiper conectada sociedad actual.

La alerta en torno a Falcon Heene, pero sobre todo la rápida reacción de medios y autoridades en Colorado, se convirtió en noticia global en unos cuantos minutos. La conferencia de prensa que ofrecía el presidente Barack Obama en Nueva Orleans, recordando el desastre ocasionado por el huracán Katrina, fue desplazada en los canales de noticias televisivas por las imágenes de la angustiada familia en Fort Collins, Colorado, y luego por las desesperantes escenas del globo de helio que comenzaba a caer mientras millones de televidentes suponían que allí iba el pequeño Falcon, quizá en sus últimos instantes de vida.

No pasó mucho tiempo para que se supiera que el niño estaba escondido en el ático de su casa, al parecer temeroso del regaño de su padre por haberse acercado al globo. De la sorpresa y el alivio, el comportamiento de muchos medios y de no pocos televidentes e internautas, transitó a la contrariedad e incluso al reproche. En pocos minutos, que parecieron eternos para quienes seguían a través de la televisión mundial las peripecias de helicópteros y avionetas rastreadoras, se había construido un intenso y exigente acontecimiento. La inermidad del niño de 6 años, cuya fotografía era mostrada en las pantallas junto a la aflicción de sus padres, era mayúscula cuando se le imaginaba en aquel globo con forma de platillo volador que surcaba los cielos de Colorado a más de 30 kilómetros por hora y a unos 3 mil metros de altitud.

La zozobra de la audiencia planetaria se puso en tensión cuando el globo llegó a tierra, sin rastros del niño. El suspenso, fabricado minuto tras minuto, parecía desembocar en tragedia. Pero el final feliz que significó esa tarde del jueves 15 de octubre la aparición del contrito Falcon Heene, se trocó en reproches y amargura. Los medios internacionales le habían dedicado dos largas horas a seguir a un globo con forma de platillo volador y que iba absolutamente vacío. Había sido, literalmente, una noticia hueca, insustancial, inflada. No fue más que una  aparatosa volada, como se les dice a las mentiras en el argot de la prensa mexicana.

Más tarde, las sospechas sobre la posibilidad de que el padre del niño falsamente aeronauta hubiera fraguado todo el episodio, terminaron de exacerbar el disgusto mediático. Aunque inicialmente se le presentó como un científico aficionado que se interesaba en estudiar asuntos climáticos, pronto se supo que Richard Heene tiene actitudes bastante extravagantes y una conocida proclividad por los reflectores mediáticos. El solo hecho de que el globo de propósitos presuntamente investigativos tuviera forma de platillo volador, tendría que haber desatado algunas sospechas. Pero además, los Heene eran conocidos porque participaron en un reality show de madres que intercambian familias durante un par de semanas.

Aquellas desconfianzas encontraron mayor asidero esa misma noche cuando, en una entrevista para el programa de Larry King en CNN, el pequeño Falcon explicó, mirando a su padre: “tú dijiste que hiciéramos esto por el show de televisión”.

El viernes, evidentemente agobiado, el niño de 6 años vomitó durante dos entrevistas en cadena nacional para la televisión estadounidense. Tanta y tan excesiva atención a ese asunto iba más allá de los parámetros profesionales o noticiosos de las corporaciones mediáticas. Pero el espectáculo televisivo seguía encontrando una viciosa fascinación en aquel frágil y azorado niño.

El affaire del niño del globo podemos leerlo como una metáfora, en varios sentidos, de la liviandad mediática de nuestros días. Después de dos horas de persecución en vivo y en directo, no quedaba más que un globo desinflado. Al lado de asuntos de relevancia y densidad indudablemente mayores, la agenda de los medios había estado dominada por un episodio literalmente volátil.

Pocos acontecimientos recientes subrayan, como ese, la en ocasiones insustancial globalización creada por la instantaneidad de las comunicaciones contemporáneas.

Ahora se dice que la policía está pensando fincarle cargos al padre del niño por engañar a las autoridades. Por lo pronto ya se venden camisetas y tazas que proclaman “Salven al niño del globo”.

Y en Internet, desde este fin de semana hay un juego que muestra al niño del globo colgado de un platillo volador y lidiando con gaviotas que lo atacan. El sitio, llamado Balloonboygame.com, tiene como subtítulo “¿cuándo dinero de los contribuyentes crees que puedes desperdiciar?”.

Hay quien considera que este asunto se parece a un capítulo de los Simpson. Pero no se trató de un travieso Bart sino, si se confirman las versiones más recientes, de un padre manipulador y sinvergüenza al estilo de Homero Simpson. Antes nos llamaban la atención las situaciones que oscilaban de la tragedia, a la comedia. Ahora estamos ante una realidad que imita a la caricatura.

Publicado en eje central

Written by Raúl Trejo Delarbre

octubre 19, 2009 at 4:27 am

Publicado en Estados Unidos, Medios

Gritarle al presidente

leave a comment »

Washington. Quizá haya sido en parte el calor ­­–persistente, aturdidor— que se desparrama sin tregua en estos días últimos del verano, pero cuando el representante republicano Joe Wilson le gritó al presidente Obama en plena sesión del Congreso, estaba expresando algo más que un desacuerdo momentáneo.

“¡Está mintiendo!”, dijo ese político de Carolina del Norte cuando el presidente de Estados Unidos explicaba su importante programa de salud pública. La propuesta de Barack Obama ha sido intensamente cuestionada y distorsionada por el ala conservadora de la política estadounidense que no es pequeña y que ha dejado de sentirse derrotada después del resultado electoral de hace casi un año.

Hace unos días, decenas de miles de airados ciudadanos llenaron las calles aledañas a la Casa Blanca para manifestarse contra Obama. La crisis económica, paliada por una urgente inyección de recursos públicos a las empresas con mayores dificultades, ocasionó un desempleo que ya tiene costos sociales y políticos. Esa irritación ha sido exacerbada por los predicadores de derechas que pululan en la radio y que todos los días, desde noviembre pasado cuando Obama ganó la elección, diseminan persistentes dosis de odio.

De allí a los shows en los canales de noticias y poco después a las calles, el discurso del odio ha transitado velozmente. En la manifestación en la Avenida Pennsylvania aparecieron carteles que mostraban a Obama vestido como dictador africano. Algunos más, desfiguraban el rostro del presidente para que se pareciera al Guasón de las películas de Batman; bajo esa caricatura aparecía una sola palabra: “Socialismo”.

La especie de que el presidente Obama está conduciendo a su país a un sistema distinto de la economía de mercado no se sostiene. Al contrario, quizá a la postre será reconocido como el gobernante que encabezó el salvamento de ese sistema económico en una de sus crisis más agudas. Pero en la murmuración cotidiana de una sociedad aturdida, hay tonterías que calan y que acentúan divisiones históricas.

En aquella concentración, a juzgar por los videos que se han presentado a diario en televisión, había muchos estadounidenses blancos pero no latinos o negros. Otras pancartas aclamaban al representante que vociferó delante de Obama: “Necesitamos más Joes Wilson”.

Por eso en estos días proliferó una hipótesis repetida en los medios de talante liberal y en declaraciones de varios políticos: si no fuera negro, al presidente Obama el representante Wilson no le hubiera gritado como lo hizo en el Capitolio. Así lo han sugerido, entre otros, el ex presidente James Carter y una nota de portada de The Washington Post. Uno y otro, no han hecho más que poner en blanco y negro (dicho sea sin racismo alguno) esa inquietud que pulula desde hace casi un año. La madurez de la sociedad estadounidense permitió que un político negro fuera candidato y ganara la elección presidencial. Pero la inmadurez de un segmento de esa sociedad no quiere asimilar dicha decisión y estaba esperando cualquier pretexto para sabotearla.

Se trata, sí, de una sociedad plural. Pero la impaciencia por juzgar a Obama como si estuviera a punto de cumplir su mandato presidencial y no apenas 8 meses desde que tomó posesión, enfatiza la necesidad para que haya decisiones eficaces y rápidas ante la tormenta económica. Y esa ansiedad es reflejo, también, del retintín mediático que acelera la percepción y el enjuiciamiento de las sociedades contemporáneas respecto de los asuntos públicos.

La misma sociedad que en noviembre pasado eligió a Obama como presidente, hoy le confiere sus 15 días de fama al irrespetuoso representante Joe Wilson que aunque se lo pidieron los dirigentes del Partido Republicano, se negó a ofrecer disculpas. El martes 15 por la noche, mientras los mexicanos se disponían a festejar la Independencia, la Cámara de Representantes aprobó una amonestación contra Wilson.

El exabrupto de ese legislador fue aprovechado para aguijonear el disgusto contra Obama pero además, en los dos partidos políticos fundamentales, fue cuestionado como expresión de incivilidad política. De allí las condenas, un tanto tardías, pero enfáticas contra Wilson.

Quizá en México no hubiera ocurrido lo mismo. En nuestro país, si alguien llega a gritarle al presidente también se vuelve personalidad mediática pero, además, es posible que lo hagan delegado en Iztapalapa.

Publicado en emeequis

Written by Raúl Trejo Delarbre

septiembre 20, 2009 at 11:46 am

Obama: símbolo, bonhomía, confianza

leave a comment »

Lo primero que destaca en los grandes acontecimientos es el simbolismo. Gestos y desplantes, sonrisas y evasivas, dicen más o al menos con más claridad que los discursos. De la visita de Barack Obama a México se recordarán más la bonhomía que los compromisos, el previsible y ahora constatablemente ostentoso aparato de seguridad, el empeño de Felipe Calderón para ser anfitrión a la altura de su afamado célebre invitado, los asuntos no resueltos más que los acuerdos.

Se recordará a “La bestia”, el intimidante automóvil blindado cuyos desplantes tecnológicos ocuparon abundantes minutos y páginas en la cobertura previa de una visita tan anunciada como breve. En los anales de esta visita, que es relevante por su protagonista muy por encima que por los acuerdos que implica, se recordará la llegada del Air Force One y el paso grácil de su pasajero cuando descendió por las escalinatas.

Amable y afable, Barack Obama llegó investido de la confianza inusitada que su sola figura despierta en todo el mundo. Ganó la elección estadounidense con una entusiasmante si bien harto riesgosa apuesta por la esperanza. Comenzó su gestión en medio de una descomunal crisis económica que trastocó sus prioridades. Ahora tiene que hacer lo posible para reordenar las finanzas antes de enfrentar otros problemas globales. Pero ha debido reconocer las nuevas y crecientes dificultades que implica la vecindad con México y de las cuales –y ese ha sido un reconocimiento adicional– Estados Unidos es corresponsable.

Por eso su presencia en nuestro país ha sido antes que nada emblemática: de una nueva actitud en el tratamiento que Washington asigna a los asuntos con México, de la aceptación de realidades como el narcotráfico y la migración que no pueden enfrentarse si no es de manera conjunta, quizá de una nueva era como el presidente Calderón se empeñó en denominar a las circunstancias actuales.

La cortesía entre ambos presidentes pareció sobrepasar la limitada calidez de las formas diplomáticas. Los elogios mutuos también. Tanto así que entre las primeras reacciones están despachos de prensa como el que envió a su periódico el corresponsal de El País: “Obama hace suya la guerra contra el narcotráfico”. El presidente de Estados Unidos no escatimó frases solidarias con el empeño de México y especialmente del presidente Felipe Calderón para combatir a las pandillas de la droga. Pero a la exigencia mexicana más importante hoy en día en ese terreno que es el control estricto en la venta de armas para que los cárteles delincuenciales no se aprovisionen en las armerías que encuentran apenas cruzan la frontera, Obama no respondió con un compromiso perentorio.

Ese y otros temas tendrán que esperar a que los equilibrios políticos allá, y quizá la capacidad de persuasión acá, maduren para que el combate a los delincuentes de la droga sea auténticamente bilateral. Lo mismo tendrá que suceder en la consolidación del libre comercio, en donde hubo un gesto significativo de Obama cuando condenó las restricciones que han encontrado los tráilers mexicanos para circular en las carreteras estadounidenses.

Quizá lo más importante junto con las formas y desde luego más allá de ellas, es la manifestación aún tímida, quién sabe qué tan seria, de un cambio substancial en las relaciones entre los dos países. Hasta ahora, ha sido costumbre que el gobierno y la sociedad mexicanos tengan una actitud de exigencia y desconfianza respecto de la Casa Blanca. El trato de acá para allá ha sido de recelo, no solamente por los muchos reclamos que tenemos hacia el gobierno estadounidense sino también como expresión de un talante de bronca y queja permanentes.

Ahora en cambio, la avalancha simbólica y desde luego política y mediática que ha significado la llegada de Barack Obama al gobierno estadounidense ha modificado tales actitudes. Por primera vez en muchísimo tiempo, en México la conducta políticamente correcta en ese asunto no es estar en contra, sino a favor del presidente de Estados Unidos.

Es pronto para saber cuánto durará esa simpatía, que antes que nada quiere ser empatía con Obama. Por lo pronto ha sido suficiente para que se le disculpen pequeños yerros. Ayer por la tarde, cuando los dos presidentes ofrecieron una conferencia de prensa en Los Pinos, Obama dijo que su visita a México era previa a “la Cumbre de las Américas en Bahamas” que comienza este viernes. Pero la Cumbre será en Trinidad y Tobago.

Publicado en ejecentral

Written by Raúl Trejo Delarbre

abril 17, 2009 at 4:09 am

Publicado en Calderón, Estados Unidos

Obama, ojalá…

leave a comment »

emeequis, 25 de enero

Mostrador

Cambio es la palabra que sintetizó el espíritu predominante en la toma de posesión de Barack Obama. Sin embargo ese vocablo apareció solamente dos veces en su primer discurso como presidente de Estados Unidos. En contraste con la retórica magnética que desparramó durante su campaña, en el mensaje que leyó el martes 20 en las escalinatas del Capitolio y delante de una multitud inédita Obama jugó poco con las palabras.

Al grano: esa debe haber sido la instrucción que Obama le dio a Jon Favreau, el joven de 27 años que le escribe sus discursos. La elegancia de la sobriedad –pocas metáforas, en busca de claridad– en este caso tuvo además el infrecuente mérito político de decirle a las cosas por su nombre.

“Nuestra economía está seriamente debilitada como consecuencia de la avaricia y la irresponsabilidad en parte de algunos, pero también de nuestro fracaso colectivo para tomar elecciones difíciles”, dijo. En una frase el nuevo presidente censuró con elegancia a su antecesor, George Bush, y a quienes junto con él permitieron que los desajustes y la especulación financieros crecieran hasta originar la crisis que está asolando las economías de todo el mundo. Y como no se trataba de estancarse en reproches sino de mirar hacia adelante, Obama insistió en que se deben asumir decisiones. El eje conceptual de su estrategia es la articulación de un Estado capaz de enfrentar la crisis.

Obama no se enredará en discusiones acerca de las dimensiones del Estado. Más bien se preocupará por lo que dicho Estado –y su brazo ejecutivo, el gobierno– sea capaz de hacer. Fue claro cuando dijo: “La pregunta que nos hacemos hoy no es si el gobierno es demasiado grande o pequeño sino si trabaja, si ayuda a las familias a encontrar empleos con un salario decente…”. Si la eficiencia dará la medida del Estado, Obama tendrá que reforzar la política social y recortar redundancias y dispendios.

Así también, respecto de la economía, precisó: “Ni tampoco la pregunta que enfrentamos es si el mercado es una fuerza para bien o para mal. Su poder para generar riqueza y expandir la libertad es insustituible, pero esta crisis nos ha recordado que sin un ojo vigilante el mercado se puede salir de control…”

No arriesgó compromisos con metas ni cifras puntuales. Pero deja ver una idea distinta a la hasta ahora preponderante acerca de las funciones del Estado en la conducción de la economía. La posibilidad de responder sin demasiadas decepciones a la enorme confianza que ha suscitado su llegada a la Casa Blanca, depende en buena medida de la capacidad que tenga para restablecer un Estado benefactor.

No se trata, desde luego, del Estado omnipresente que tan dolorosas consecuencias ha tenido en los regímenes totalitarios, ni del Ogro Filantrópico que tan agudamente describió Octavio Paz para referirse al autoritarismo priista en México. Un Estado moderno tiene que reconocerse como promotor del crecimiento, componedor en los conflictos y redistribuidor de la riqueza.

Habrá que apreciar de qué manera, y en qué medida, el esperanzador Obama logra sortear la incómoda distancia que siempre hay entre los dichos y los hechos. Pero el reconocimiento que hoy se hace en Washington acerca de la emergencia económica y del papel necesario e intenso del Estado, no parece trastornar las apreciaciones complacientes y en buena medida pachorrudas del gobierno mexicano acerca de nuestras propias crisis.

Al presidente Calderón y su administración, les sigue pareciendo que los desequilibrios que ya se experimentan en la economía están sobredimensionados. No han considerado necesario convocar a la sociedad a un auténtico compromiso para guarecernos de la crisis. Y no deja de ser preocupante, porque por muchas expresiones que haya de religiosidad y resignación como las que nuestro presidente se empeña en ofrecerle al poder eclesiástico, las oraciones y la fe no serán suficientes para que la economía produzca ni para ofrecerle certezas a la sociedad.

Obama también hace invocaciones religiosas en sus discursos, pero en un contexto distinto al mexicano. Allá el presidente jura su cargo con la mano sobre la Biblia. Aquí, hemos tenido suficientes razones para construir y preservar un Estado laico. En Estados Unidos, Obama habla de Dios como parte de la retórica para dirigirse a la gente. En México, Calderón lo hace para congraciarse con los jerarcas eclesiásticos.

Es enorme la esperanza que suscita Obama. Digamos en español, con una palabra de raíces árabes: ojalá (oh, Alá) le vaya bien.

Written by Raúl Trejo Delarbre

enero 26, 2009 at 1:32 am

Publicado en Estados Unidos

El calvario de Terry Schiavo

leave a comment »

La Crónica, 23 de marzo de 2005

Mientras el tinglado político y mediático dirime si ella tiene derecho a morir o a vivir, Terri Schiavo se consume –literalmente– en la cama de un hospital de Florida.

   La querella en torno a la vida o la muerte de esa mujer de 41 años que desde hace 15 padece una incurable parálisis cerebral, se ha convertido en el nuevo tema que escinde –y conmueve– a los Estados Unidos. Sin embargo la intensa murmuración mediática y política no ha llegado a ocuparse de la eutanasia como asunto cardinal que deba resolver la sociedad de ese país. La discusión está ceñida al caso de Schiavo y a la disputa que han protagonizado su esposo y sus padres.

   La señora Schiavo sufrió en 1990 un ataque al corazón que le dejó el cerebro sin irrigación durante bastante rato. Ahora se encuentra en una condición que los médicos describen como “persistente coma vegetativo”.

   Su esposo, Michael Schiavo, afirma que ella lo instruyó hace varios años para que no la dejasen con vida artificial. Con ese argumento obtuvo una autorización judicial para suspender la alimentación que Terri Schiavo recibe a través de una sonda. Se trataría de conducirla a una muerte paulatina y, según los médicos, indolora.

   Los padres de la señora Schiavo, Bob y Mary Schindler, han tenido una posición radicalmente distinta. Ellos están por principio en contra de que a su hija se le deje morir pero, además, aseguran que mantiene la conciencia y que es capaz de pensar, sentir e incluso de expresarse.

   Los señores Schindler grabaron varios videos en donde se ve a la desahuciada mujer balbuceando y mirando a la cámara en lo que podría pensarse son respuestas concretas. Pero, según distintos médicos, no se trata mas que de reacciones fortuitas.

   Hasta ahí, el diferendo sobre Terri Schiavo sería muy entendible. El esposo, que además tiene su representación legal, considera que la mujer ha sufrido demasiado y que no tiene caso que siga viviendo si solo podría hacerlo en esas condiciones. Los padres, por afecto y convicción, se oponen a esa medida. El único espacio en donde legítimamente puede resolverse una disputa así de escabrosa, cuando no encuentra remedio en la comprensión y la conmiseración, tiene que ser el de los tribunales.

   Sin embargo el pleito por la vida o la muerte de Terri Schiavo trascendió los pasillos del hospital y las salas de juzgado. En las últimas semanas ha sido aprovechado para hacer proselitismo político y religioso.

   Los grupos conservadores, que no son pocos ni carecen de poder en Estados Unidos, se han movilizado para impedir que se cumpla la que, de acuerdo con su esposo, ha sido la voluntad de Terri Schiavo. Quizá no les importa tanto la vida de esa mujer sino la bandera que significa. De la misma forma que se oponen sin matices al aborto y, contradictoriamente, abogan por el derecho a que cada estadounidense tenga las armas que le de la gana, esos grupos encontraron cómo forzar las decisiones de los jueces en el caso Schiavo.

   Durante las primeras horas del lunes pasado el Congreso –de mayoría republicana– aprobó en Washington una enmienda legal específicamente destinada al caso Schiavo para detener la suspensión del alimento. El presidente George W. Bush había promovido esa ley, que firmó también de madrugada.  Ayer, sin embargo, un juez federal resolvió a favor de la petición de Michael Schiavo.    

   Mientras se litiga la suerte de esa mujer el 63% de los estadounidenses, según una encuesta de The Washington Post, está de acuerdo con que dejen de alimentarla. El 70% ha cuestionado la intervención del Congreso en ese tema.

   El padecimiento de Schiavo le sobrevino cuando estaba sometida a un severo régimen de adelgazamiento. Los médicos de la clínica a la que había acudido se equivocaron al no diagnosticar una deficiencia de potasio que acabó propiciando el ataque al corazón. Más allá del terrible drama en torno a su situación vital, se podría reflexionar sobre aquella negligencia inicial y las causas que la llevaron a someterse a ese tratamiento.

   En el litigio sobre la vida o el derecho a la muerte de Terri Schiavo los linderos entre la vida privada y el escenario público han quedado completamente destrozados. En el sitio web de la “Fundación Terri Schindler-Schiavo”, encabezada por sus padres, se pueden descargar varios videos en donde ella aparece en su cama del hospital.

   También es posible escuchar dos de los cinco temas del disco dedicado a ella que grabó Wayne Galley, un intérprete de origen australiano. El CD se puede comprar a través de ese sitio –cuesta 15 dólares más los gastos de envío–. Mr. Galley está pensando escribir un guión cinematográfico sobre la historia de Terri Schiavo.

Written by Raúl Trejo Delarbre

diciembre 15, 2005 at 12:55 am

Responsabilidad, valor extraviado

with one comment

La Crónica, 8 y 9 de abril de 2004

Por ley y necesidad política los gobernantes son responsables ante la sociedad –es decir, tienen que responder sobre sus actos–. En esa obligación radica una de las claves de las democracias. Cuando una sociedad puede exigir a quienes la gobiernan que expliquen sus acciones y omisiones, las probabilidades de abuso del poder político son menores y los ciudadanos tienen más control sobre el régimen que los gobierna.

   Responsabilizarse de sus decisiones ha sido, históricamente, no solo obligación sino además privilegio de los gobernantes. Al responder por sus actos no sólo reconocen logros y errores para el balance que hagan de inmediato sus gobernados y para la historia.

   Además, al distinguir abiertamente sus méritos y fracasos los hombres –y mujeres– del poder aceptan que son tan falibles como otros seres humanos. Los informes de una administración en el gobierno cobran auténtico sentido cuando, más allá de la danza de cifras y autoelogios que suelen nutrirlos, ofrecen un diagnóstico autocrítico de haberes y deberes.

   Un gobernante íntegro en ambos sentidos del término –honesto, pero además completo– se comporta de manera responsable. Mientras mayores son los contrapesos delante del poder de quienes gobiernan, mejores son las posibilidades para que el ejercicio de la responsabilidad sea uno de los principales factores de confiabilidad en la administración pública.

   En algunas de las democracias más consolidadas, cuando cometen un error muy grave los gobernantes renuncian –no para evadir responsabilidades por sus faltas sino para asumir plenamente las consecuencias de ellas–.

   En regímenes parlamentarios, donde la gobernabilidad es determinada por la composición de las fuerzas políticas en el Congreso es frecuente que el líder del gobierno, cuando pierde mayoría, presente su dimisión. La responsabilidad llega entonces al punto de reconocer que los electores, o las fuerzas políticas al tomar acuerdos, le han regateado el consenso necesario para seguir al frente del gobierno.

   La Historia, con mayúscula, registra numerosos casos de gobernantes que han tenido que asumir su responsabilidad en momentos límite. No es este el sitio para intentar ese inventario. Lo que nos interesa subrayar es la tendencia inversa: la cada vez más frecuente reticencia de los dirigentes políticos para admitir la responsabilidad en decisiones o hechos que afectan notoriamente a sus sociedades.

   Lejos de admitir sus propios yerros, los personajes políticos suelen echarse la culpa unos a otros. Esa práctica contamina aun más el entendimiento –y la solución– de los problemas.

   Al estar más preocupados por desconocer errores que por asumir un comportamiento responsable, gobernantes y dirigentes envilecen la cultura cívica y entorpecen el esclarecimiento de los hechos públicos.

   Veamos hacia los vecinos, para luego contemplar nuestras propias desdichas políticas. En Estados Unidos la clase política ha perdido la costumbre de asumir abiertamente sus responsabilidades. En las últimas semanas, por ejemplo, el gobierno de George W. Bush hizo casi todo lo posible para eludir la investigación que está desarrollando el Congreso acerca de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

   La Casa Blanca se negó, hasta que no pudo mantener esa posición, a que la consejera de seguridad nacional, Condolezza Rice, rindiera testimonio. Esa funcionaria, si quisiera, tendría mucho que relatar acerca de lo que sabía el gobierno sobre la posibilidad de un ataque terrorista de gran magnitud.

   Hoy en día lo más frecuente es que, ante una equivocación, casi cualquier gobierno intenta tender una cortina de humo con un artificioso manejo de medios e insistiendo, a pesar de las evidencias que haya, en que no es responsable de la dificultad o el error que se le señalan. El tema amerita que regresemos a él, especialmente en estos días que resultan propicios para mirar alrededor y reconocer algunos de los grandes déficit –que a veces son auténticas tragicomedias– de nuestra vida pública.

El juego de las culpas

Ayer, cuando Condoleezza Rice rendía en Washington su larga declaración ante la comisión bipartidista que investiga los atentados del 11 de septiembre de 2001, podía recordarse la costumbre de la rendición de cuentas que en Estados Unidos, como en México, se encuentra debilitada.

   La asesora nacional de seguridad no hizo revelaciones estruendosas. Como era de esperarse supo cuidarle las espaldas a su jefe, el presidente George W. Bush, y evitó ofrecer evidencias de que el gobierno estadounidense pudo haber impedido la destrucción de las Torres Gemelas y, así, la enorme cantidad de muertes que hubo en aquel atentado.

   Más que sus declaraciones, quizá lo importante era ver a la arrogante y poderosa asesora presidencial sentada en el banquillo de los interrogados. Las reticencias que inicialmente presentó la Casa Blanca a esa comparecencia fueron vencidas por los cuestionamientos que surgieron en la sociedad estadounidense. Rice, aunque Bush no quería, tuvo que ofrecer su testimonio sobre el conocimiento que el gobierno tenía acerca de posibles atentados como el que finalmente ocurrió al sur de Manhattan.

   Ese rechazo de la administración Bush a facilitar las investigaciones del comité bipartidista ha sido presentado como ejemplo de las crecientes resistencias de los políticos estadounidenses a admitir responsabilidades.

   En un  comentario el 28 de marzo en The New York Times, el analista Michael Orkenses comparó esa actitud con el comportamiento del presidente John F. Kennedy cuando, en abril de 1961, el descubrimiento de misiles soviéticos en Cuba desató una de las peores crisis en la política exterior de Estados Unidos. En aquella ocasión Kennedy se enfrentó a sus compatriotas y reconoció, en estos términos, que había tomado decisiones equivocadas: “Hay un viejo dicho que dice que la victoria tiene cien padres y la derrota es huérfana… Soy el funcionario responsable del gobierno”.

   Los ciudadanos agradecieron la franqueza de su presidente. Por lo general, apunta el analista, la gente reconoce cuando los gobernantes admiten que se han equivocado. David Gergen, un antiguo asistente del también ex presidente Ronald Reagan, comenta en la misma nota que un gobernante que se comporta de manera responsable (es decir, cuando responde por sus actos) suele encontrar resultados favorables.

   Ahora, sin embargo, muchos políticos se resisten a reconocer que se equivocan porque consideran que les darían armas a sus contrincantes. Además la puntillosa atención de los medios, que de acuerdo con su naturaleza escandalosa le confieren mayor atención a los deslices que a los éxitos, puede multiplicar las consecuencias de un reconocimiento honesto.

   “La razón por la que ese comportamiento se ha vuelto tan poco frecuente –añade Gergen– se debe a la manera en que se desarrolla el juego de las culpas. Puede ser tan terrible que cuando se admite que se ha cometido un error, en cualquier momento puede ser explotado por el bando contrario”.

   De la misma manera que la administración Bush se esfuerza para cubrir cualquier flanco débil y se niega a admitir que pudo haber evitado la tragedia del 11-S, en muchas otras circunstancias políticas y nacionales asistimos a una progresiva pérdida del sentido de la responsabilidad.

   En México se ha vuelto habitual que, en vez de reconocer errores, numerosos personajes públicos ocultan evidencias, falsean declaraciones o de plano mienten con abierta desvergüenza. Las respuestas de varios de los funcionarios sobornados por el negociante Ahumada son tan ingeniosas como impúdicas. El país entero los ha visto llenar sus portafolios o las bolsas del supermercado con dólares mal habidos pero insisten en que se les tendió una trampa.

   El gobierno federal no se salva de la triste cultura de la irresponsabilidad. Aquel “¿Yo? ¿Por qué?” con que el presidente Fox quiso desentenderse del atraco que habían cometido sus amigos de TV Azteca contra el Canal 40 quedará como una de las frases emblemáticas del sexenio.

   El hecho de que entre nuestros vecinos cunda la cultura de la irresponsabilidad no debiera conducirnos a restarle importancia a la desenfadada manera como se practica también en México. Los estadounidenses están retrocediendo respecto de la práctica, afianzada en instituciones sólidas, que durante mucho tiempo ha obligado a sus gobernantes a responder por sus decisiones. Nosotros apenas estamos construyendo esa costumbre de la rendición de cuentas pero, frente a ella, se levanta una cada vez más extendida incultura del cinismo.

Correo electrónico: rtrejod@infosel.net.mx

Página web: http://raultrejo.tripod.com/

–0–

Written by Raúl Trejo Delarbre

diciembre 14, 2005 at 11:56 pm

Publicado en Democracia, Estados Unidos

El país que apoyó a Bush

leave a comment »

La Crónica, 7 de noviembre de 2004

Ahora no fue la economía –como en aquella famosa y maltratada frase, “it’s the economy, stupid!”, explicaba un asesor de Bill Clinton el éxito de su primera campaña presidencial–. Tampoco fue la guerra, aunque el miedo tuvo algo que ver. La decisión de la mayoría de los votantes del martes 2 de noviembre en Estados Unidos estuvo definida por una compleja colección de creencias y circunstancias. Mayor seguridad interna, rechazo al terrorismo, estabilidad a pesar de las vicisitudes económicas y sobre todo la búsqueda de certidumbres, fueron algunos de los motivos de quienes reeligieron a George W. Bush.

   El alma conservadora que anima a la mitad de los estadounidenses tuvo un papel muy importante en esa decisión. Pero los valores tradicionales que imperan en la sociedad de ese país no parecen haber sido la causa principal de la derrota del senador John Kerry y el Partido Demócrata.

   Conforme los números de las estadísticas se decantan y el pasmo después del martes abre espacio al análisis, cada vez parece más claro que entre los motivos centrales del triunfo de Mr. Bush estuvieron las adhesiones que ganó en dos segmentos fundamentales de la población en ese país: los hispanos y las madres que trabajan.

 

Religión y votación

   Ayer sábado en The Washington Post el especialista en encuestas Mark J. Penn, que hace varios años trabajó para la campaña de Clinton, se negaba a considerar a la religión como uno de los elementos principales en el resultado de la votación presidencial. Y explicaba: “Así que si la elección no puede ser explicada por un incremento masivo de los votantes evangélicos, ¿qué sucedió realmente? En esta elección, Bush recibió 3.5 por ciento más de los votos que tuvo en 2000. Las encuestas de salida muestran que ese desplazamiento se debió casi por completo al resultado de los cambios en dos distintos grupos: los hispanos (que fueron del 35 por ciento para Bush en 2000 al 44 por ciento este año –suficiente para mover el voto popular entero en un punto porcentual–) y las mujeres blancas (que fueron del 49 por ciento para Bush en 2000 al 55 por ciento este año –suficiente para mover todo el voto popular en 2.5 puntos porcentuales–).  Parece que el grueso del desplazamiento en el voto de las mujeres blancas estuvo entre mujeres casadas, particularmente las que tienen niños, que pudieron haber llegado a estar 2 a 1 a favor de Bush”.

   El factor religioso le permitió a Bush mantener una clientela sólida en la que, incluso, ganó pequeños márgenes de popularidad. Pero cuando se les considera de acuerdo con sus costumbres religiosas resulta que el voto pro Bush creció más entre los estadounidenses menos comprometidos con prácticas de esa índole.

   La encuesta de salida de casilla de la CNN muestra que entre los estadounidenses que van a la iglesia más de una vez a la semana o cada semana, Bush tuvo el 64% y el 58% de preferencias. Esos porcentajes solo aumentaron un punto en comparación con la votación de hace cuatro años. Pero entre los ciudadanos que solo van a la iglesia unas cuantas veces al año o que nunca acuden a servicios religiosos el voto para Bush fue del 45% y el 36%, cuando en las elecciones de 2000 en esos segmentos del electorado había tenido el 42% y el 32% respectivamente.

 

Armas y terrorismo 

   La posesión de armas ha sido motivo de intensa polarización en ese país. El voto a favor de Bush aumentó 2% entre la gente que tiene armas de fuego en su casa –pasó, en comparación con la elección de 2000, del 61 al 63%–. Pero ese crecimiento fue mayor en un 4% entre los estadounidenses que no tienen armas de fuego (aumentó del 39, al 43%). 

   La polarización de la sociedad en torno a varios temas clave afianzó los bloques de ciudadanos que ya se consideraban partidarios de uno u otro candidatos. El tema del matrimonio entre homosexuales le restó más votos de los que le dio a Kerry. Del 37% de los estadounidenses que está en contra de cualquier tipo de reconocimiento legal a las parejas del mismo sexo, el 70% votó por Bush y el 29% por el demócrata. Y entre el 25% de los ciudadanos en ese país que están a favor de la legalización del matrimonio para homosexuales y lesbianas, el 77% votó por Kerry y el 22% por Bush.

   La inquietud por el terrorismo desde luego estuvo presente pero no parece haber influido demasiado en la definición del voto. 22% de los estadounidenses dicen estar “muy preocupados” por el terrorismo. Sin embargo la mayoría de ellos no votó por Bush sino, en un 56%, por Kerry.

   La difusión pocos días antes de las elecciones del video en donde Osama Bin Laden amenaza a los Estados Unidos no parece haber tenido una influencia definitoria. Para el 56% de los estadounidenses esa grabación era “importante”, en tanto el 44% consideró que no tenía importancia. Entre los primeros, el voto se dividió mitad y mitad para cada uno de los principales candidatos. Y entre aquellos que le restaban importancia el 56% votó por Bush. Es decir, el hecho de que el líder de Al Qaeda los amenazara no incrementó el voto a favor del candidato republicano.

 

Aborto y dólares

   En cambio el aborto sí fue un tema con fuerte influencia en la elección presidencial. En casi todos los estados en donde estaba a votación el derecho de las mujeres a abortar, los sufragios para Kerry fueron considerablemente menores.

   Entre el 21% de los estadounidenses que considera que el aborto debería ser legal en todas las circunstancias el 73% votó por Kerry. Entre el 34% que considera que podría ser legal en algunos casos el 61% respaldó al senador demócrata. Pero del 44% de los ciudadanos que consideran que ese recurso debe ser ilegal alrededor del 75% apoyaron a Bush.

   Ese fue uno de los asuntos que movilizó, en contra, a más grupos ciudadanos que aportaron tiempo y sobre todo recursos financieros para influir en las campañas. El Centro para una Política Responsable estimaba el miércoles pasado, apenas transcurridas las votaciones, que el auténtico gran ganador de los comicios había sido el dinero.

   De acuerdo con esa institución, el 96% de las competencias para llegar a la Cámara de Representantes y el 91% de las elecciones para el Senado fueron ganados por los candidatos que gastaron más dinero.

   Lo mismo sucedió en la carrera por la Casa Blanca. Bush gastó 306.3 millones de dólares, según datos todavía provisionales que no incluyen las cantidades que gastaron directamente los partidos políticos y los grupos de respaldo a campañas y candidatos. En contraste, el costo directo de la campaña de Kerry fue de 241.7 millones de dólares.  

   No se puede asegurar que el dinero haya sido el factor determinante de las elecciones del martes pasado en la Unión Americana. Pero algo tuvo que ver en los resultados.

   Con ese dinero y especialmente gracias a la intervención de organizaciones interesadas en atribuir o subrayar defectos de los candidatos, a los estadounidenses se les sometió a una contienda de estridencias y vituperios. La construcción de un estado de estremecimiento fue, por parte de ambos bandos, la constante de las recientes campañas.

   Con razón, el analista E.J. Dionne –autor del libro Por qué los americanos odian la política– escribía el viernes pasado en The Washington Post:

   “Seamos honestos. Estamos pasmados por el éxito de una campaña basada en crueles ataques personales, la explotación de fuertes sentimientos religiosos y un esfuerzo para crear la apariencia de liderazgo exitoso que habría enorgullecido a Hollywood. Estamos alarmados de que muchos de nuestros conciudadanos pudieran ver la otra vía y no encontraran a Bush responsable de suma incompetencia en Irak y por decir falsedades en defensa de la guerra. Estamos sorprendidos de que una mayoría no se haya preocupado por el crecimiento de una enorme deuda que pesará sobre nuestros niños solo para darles grandes reducciones de impuestos a los ricos”.

 

Las soccer moms

   En ese panorama, los medios de comunicación propagaron, reprodujeron y magnificaron las posiciones de la coalición que respaldaba a Bush. Los principales diarios de la Unión Americana habían expresado su simpatía por Kerry. La CBS llegó a difundir reportajes que develaban inconsecuencias del presidente como aquella fallida pieza sobre la manera como hace tres décadas consiguió que no lo enviaran a Vietnam. Pero quizá por esa polarización, en el trecho final de las campañas algunos de los medios más importantes dejaron de difundir material periodístico que comprometiera al presidente.

   Unos días antes de las elecciones –de acuerdo con el grupo de escrutinio mediático fair.org–  The New York Times decidió no publicar las evidencias que tenía sobre el aparato que Bush llevaba oculto en la espalda en uno de sus debates con Kerry y que la oficina de prensa del candidato republicano insistió en que era simplemente una arruga en el traje.

   El candidato republicano se apoyó, fundamentalmente, en una combinación de intereses corporativos con el conservadurismo que se mantiene en amplios segmentos de la sociedad estadounidense. Pero el empujón final, que acabaría por darle el triunfo debido a la marcada polarización de los votos, se los debe a las mujeres de clase media que trabajan y atienden a su familia, así como a los hispanos.

   Las soccer moms, como desde hace algunos años se le denomina a esa porción del electorado integrado por mujeres que además de ir a una oficina recogen a los niños en la escuela y los llevan a los partidos de futbol, habían sido identificadas como un grupo influyente y definitorio. A convencerlas, se dirigieron algunos de los esfuerzos más insistentes tanto de Kerry como de Bush. Todo parece indicar que finalmente, entre esas ciudadanas prevalecieron los valores que representa el presidente republicano por encima de la aventura que para muchos significaba un nuevo liderazgo en ese país.

   Aparentemente, entre esas votantes fue significativo el hecho de que el candidato demócrata apoyase el matrimonio entre personas del mismo sexo. Muchas de ellas están de acuerdo en que los homosexuales tengan relaciones de pareja reconocidas por la ley. Pero no quieren tener que explicarle a sus hijos el significado de ese derecho.

   Otras, aunque no estaban primordialmente inquietas por el terrorismo, consideran que con Bush el país en el que viven y vivirán sus hijos está más seguro que con otro dirigente. El ex presidente Bill Clinton lo explicó gráficamente hace un par de días: la mayoría de los estadounidenses consideró que no era necesario cambiar de jinete a estas alturas del combate al terrorismo.

 

“Culpa de los mexicanos”

   Un importante grupo de electores de origen hispano –la mayoría de ascendencia mexicana– compartió algunas de esas convicciones. Con ironía y haciendo una comparación entre el retroceso que para muchos ha experimentado la vida pública en Estados Unidos con la situación política mexicana, el comentarista Jorge Mújica Murias dijo hace un par de días en el acreditado semanario La Raza –que tiene gran influencia entre los mexicanos que radican en Chicago­– que el resultado electoral no se debía esencialmente al conservadurismo en ese país:

   “a la mejor la culpa no es de ninguno de todos los anteriores, sino del que sigue: de los latinos que forman el famoso gigante dormido, y que no le negaron su voto al priísta George W. Bush. En Florida, donde uno de cada seis habitantes son latinos, Bush se llevó el 52 por ciento de los votos. En Texas, donde uno de cada tres son latinos, Bush arrasó con el 61 por ciento del voto. En Nuevo México, con su 42.1 por ciento de latinos y pese a tener un gobernador mexicoamericano que hasta fue rumoreado como posible candidato a la vicepresidencia, Bill Richardson, el 50 por ciento del voto se fue para Bush. Y Nevada, sede de Las Vegas y su creciente población latina, que hoy llega casi al 20 por ciento, le dio también uno de cada dos votos a Bush. Claro que quedan las dignas excepciones de Illinois, Nueva York, California, con sus respectivos 12, 15 y 30 por ciento de latinos, que se fueron mayoritariamente con Kerry. Cabe aquí recordar que casi el 70 por ciento de todos los latinos en Estados Unidos son mexicanos o de origen mexicano, así que la conclusión lógica es una y única: ¡la culpa es de los mexicanos!”.

   Mújica remata sus consideraciones con cierta esperanza: “Claro que no faltará el ultraoptimista que diga que el gigante despertó y efectivamente eligió al presidente de Estados Unidos. Sin los latinos, Bush nunca hubiera sido presidente”. Ese articulista no lo dice, pero en otras publicaciones hechas por y para hispanos en Estados Unidos están apareciendo comentarios que sugieren que ahora Bush podría corresponder a ese voto designado en su gabinete a varios ciudadanos de origen latino.

 

Malo por conocido

   Aun así, no queda del todo claro por qué los hispanos, y especialmente un numeroso grupo de ciudadanos de origen mexicano, habrían votado por Bush. Parte de ese sufragio se explica en la histórica cercanía que tienen el Partido Demócrata y los grupos sindicales que rechazan la contratación de trabajadores extranjeros. Pero sobre todo, parecen haber influido el atemorizamiento inducido por la propaganda estridente y el deseo de estabilidad de esos ciudadanos.

   Varios elementos para esa explicación los ofreció el comentarista Jaime Olivares en La Opinión de Los Ángeles, el diario más importante en la prensa hispana en Estados Unidos: “la gran mayoría de los latinos se opone a la guerra, apoya la legalización de los indocumentados y anhela tener cobertura de salud para ellos y sus familias, así como más oportunidades de educación y acceso a vivienda propia. Lamentablemente, todas estas aspiraciones se han visto frustradas en los primeros cuatro años de Bush”.

   Añade Olivares: “Pero una gran cantidad de votantes latinos parecieron no prestar mucha atención a lo que Bush hizo o dejó de hacer durante su desempeño en la Casa Blanca. Cayeron en la trampa de la campaña del miedo. Terminaron creyendo que Bush era el único capaz de ganar la guerra contra el terrorismo y evitar que este país fuera atacado otra vez por las huestes de Al Qaeda. Como dice el proverbio español, prefirieron ‘al diablo conocido, que al santo por conocer’. Kerry no logró convencerlos de que era suficientemente fuerte como para enfrentar al terrorismo y tampoco de que tenía una agenda mejor para los hispanos”.

 

Nuevas restricciones

   El pronóstico, en todo caso, no encuentra asideros significativos para ser halagüeño. Si Bush, sabiendo que había sido electo sin la mayoría de los votos en 2000, sostuvo durante tres años una política de prepotencia y amedrentamiento dentro y fuera de su país, no hay que tener mucha imaginación ni ser catastrofista para  prever un endurecimiento de esas actitudes.

   No solo en el terreno militar, sino en campos como la política económica, la salud pública, los derechos humanos y desde luego los asuntos migratorios, el reelecto presidente tiene hoy la posibilidad de un manejo más discrecional –y posiblemente abusivo– que antes.

   James Ridgeway, conocido comentarista político de The Village Voice, se ocupaba ayer de una sola de esas consecuencias. “Cuando Bush dice ‘he ganado capital en esta elección y estoy listo para gastarlo para lo que la gente dice que tengo que gastarlo’, no se está refiriendo a modernizar los impuestos y la seguridad social. Es hora de retribuirles a los conservadores que le dieron votos vitales para ganar la elección y entonces ir a proclamar el éxito de su gestión. Ellos quieren cambios culturales –que el mismo Bush llama ‘cultura de vida’– y que comienzan con el papel de las mujeres en la sociedad. La administración ya ha pretendido limitar el acceso de las mujeres al aborto y la anticoncepción alrededor del mundo y cortar fondos para los servicios de salud reproductiva destinados a las mujeres”.

   “Ahora –considera Ridgeway– es tiempo para más”. Y entre las medidas que le parece que serán impulsadas ahora están “promover leyes y regulaciones federales que usen el término ‘niños no nacidos’ para referirse al feto, abriendo la posibilidad de cargos por asesinato contra los médicos y sus ayudantes involucrados en abortos, así como a las mujeres que los tengan”; prohibir que las adolescentes que quieren abortar viajen de un estado a otro en busca de condiciones legales propicias, “establecer nuevas restricciones para financiar abortos en casos de incesto, violación y cuando la vida de la mujer está en riesgo”.

  

Emigrar a Canadá

   Cierto o no, el empeoramiento de la situación en ese país respecto de los derechos humanos y el autoritarismo que se podría exacerbar en el ejercicio del gobierno está preocupando tanto a algunos estadounidenses que hay quienes consideran la posibilidad de cambiar de país.

   Al día siguiente de las elecciones, el sitio en Internet de los servicios de inmigración de Canadá –que ofrece detalladas indicaciones para la gente que quiere radicar en esa nación– tuvo 179 mil visitantes, seis veces más la cantidad habitual de accesos, casi todos originados en Estados Unidos.

   Quizá no sea mas que una reacción emocional y momentánea, pero entre los grupos de oposición a Bush hay preocupación por los simpatizantes que podrían perder en caso de una emigración masiva. Sarah Anderson, miembro del Institute for Police Studies en Washington acaba de escribir, para el sitio CommonDreams.Org, “10 razones para no irse a Canadá”. Entre ellas se encuentra la necesidad de que las protestas que se han producido  en todo el mundo contra la guerra y las políticas de Bush tengan un asidero sólido en Estados Unidos. “La fortaleza de los movimientos sociales puede ser más importante que quienquiera que esté en la Casa Blanca” dice, con apasionante voluntarismo, la señorita Anderson. Y además, recuerda, ahora con buen humor, sus compatriotas que quieren emigrar deben tomar en cuenta que en enero la temperatura promedio en Ottawa es de menos 12 grados centígrados.

 

Prudencia o disparates

   La otra posibilidad es que Bush, respaldado en el voto del martes, sin necesidad de recabar adhesiones para una reelección que ya no puede buscar y pensando más en el sitio que alcanzará en la historia que en las presiones de los grupos de interés, entendiera el papel que puede tener en la reunificación de la sociedad estadounidense y en la construcción de un futuro con menos incertidumbres para su país y el mundo entero.

   Esa es la perspectiva que, con forzado optimismo, sostiene el cineasta Michael Moore, uno de los más notorios y empecinados adversarios de la reelección de Bush, en un texto que colocó el viernes en su sitio en Internet:

   “Si Bush decide presentarse a trabajar y llevar a este país cuesta abajo por un camino muy oscuro, ocurriría cualquiera de estos dos escenarios: a) ahora que ya no tiene necesidad de alcahuetear otra vez a los cristianos conservadores para ser electo, alguien podría susurrarle que debería gastar estos últimos cuatro años construyendo un ‘legado’ para que la historia tenga un veredicto amable acerca de él y entonces no impulsará una agenda de derecha demasiado agresiva; o b) se volverá tan engreído y altanero –y, entonces, imprudente– que cometerá un disparate de proporciones tan grandes que hasta su propio partido tendrá que removerlo del cargo”.

Correo electrónico: rtrejod@infosel.net.mx

Página web: http://raultrejo.tripod.com/

–0—

Written by Raúl Trejo Delarbre

diciembre 14, 2005 at 7:07 pm

Publicado en Estados Unidos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26.481 seguidores