Cristo, Derechos Reservados

La Crónica de Hoy, 9 y 10 de mayo de 2001

La denuncia de la arquidiócesis de México para que la Suprema Corte de Justicia le conceda la exclusividad en el uso de la imagen de Jesucristo, se origina en la inacabable y cada vez más intensa disputa por la clientela religiosa en México.

   Las autoridades de la iglesia católica quieren evitar que la imagen de Cristo sea empleada por otras corporaciones religiosas. Por ello presentaron ante la Corte el incidente de revisión 645/2000. Alegan que las agrupaciones religiosas legalmente registradas “entregaron parte de su depósito de fe, el cual es parte de su patrimonio espiritual. Y tratándose de la Iglesia Católica Apostólica Romana, la esencia de ese depósito de fe es que Jesús Cristo es la tercera persona de Dios, Hijo de María, la Virgen, de acuerdo a sus Evangelios”.

   Esa sorprendente y endeble argumentación ha sido conocida gracias a los reporteros Jesús Aranda y José Antonio Román ayer y antier en La Jornada. La Ley de Asociaciones Religiosas les reconoce personalidad jurídica a esas corporaciones pero no implica que pongan en custodia del Estado ningún “patrimonio espiritual”. Tampoco les garantiza que los símbolos de sus creencias serán salvaguardados ni que habrá exclusividad para su uso. El nombre de cada iglesia está amparado por la ley, pero nada más.

   Los funcionarios de la iglesia católica están preocupados porque, en varias ocasiones, grupos de corte evangelista han realizado concentraciones multitudinarias a las que convocan empleando imágenes de Jesucristo. La más concurrida de ellas se realizó el jueves 14 de octubre de 1999 en el Estado Azteca.

   En esa ocasión se coaligaron cerca de 2 mil 500 iglesias bautistas, pentecostales, presbiterianas, metodistas, anglicanas y asambleístas, entre otras, en un “Homenaje a Jesús” al que acudieron casi cien mil personas. Parte de ese evento fue transmitido por televisión satelital a Chile y además de oraciones se interpretaron canciones de inspiración religiosa. El cantautor evangélico Marcos Witt, muy conocido en ese ámbito, acompañado de artistas como Marcos Barrientos y Miguel Cassina animó la sesión. La empresa “Canzión Producciones” grabó con esas interpretaciones un disco que ha sido ampliamente distribuido en países de habla hispana.

   El éxito de esa reunión alarmó, desde luego, a la iglesia católica. Siempre, pero de manera más intensa desde hace pocos años, las iglesias evangélicas han querido pelear por la fe de los mexicanos que se han alejado de la iglesia católica. En las ediciones de esta columna los días de semana santa nos ocupamos de la disminución, leve pero perceptible, en la adhesión de los mexicanos a esa iglesia. Hace cuatro décadas el 96% de nuestros compatriotas se manifestaban católicos; en 1997 esa convicción había disminuido al 89%.

   No se trata solo de un desapego a la doctrina apostólica y romana sino de un alejamiento de los mexicanos respecto de la religión, o al menos de las iglesias tradicionales. Conforme aumentan la escolaridad, la urbanización y el ingreso de los mexicanos, su religiosidad tiende a descender.

   El avance de los grupos evangélicos especialmente en estados del sureste del país (en Campeche y Tabasco el 18% de la población asegura tener una religión distinta a la católica) explican el disgusto del arzobispado ante actos de masas como el que tuvo lugar hace año y medio en el Estadio Azteca.

   En aquella ocasión, el 11 de octubre de 1999, la Arquidiócesis Primada de México expidió un comunicado advirtiendo que el evento “Homenaje a Jesús” era convocado  “por varias agrupaciones e iglesias evangélicas pentecostales que se denominan ‘cristianas’, por lo que no es organizado por ninguna instancia o agrupación de la Iglesia Católica”.

   La oficina del Arzobispo advertía: “esperamos que el evento no tenga alguna agenda polémica anticatólica”. Sin embargo no sugería que esa ceremonia fuese a usurpar a los dirigentes católicos el empleo de imágenes distintivas de su fe.

   La decisión de presentar una demanda judicial vino después, aparentemente debido a la gran concurrencia del evento en el Estadio Azteca. En su reclamo ante las autoridades judiciales los responsables de la iglesia católica en México exigen que “cuando se emplee la imagen de Cristo” es preciso que se consulte al arzobispado.

   Sin embargo la imagen de Cristo no es propiedad de ninguna iglesia además de que existen numerosas versiones de ella, como veremos mañana. Pretender que esa representación iconográfica sea empleada únicamente por los fieles de una iglesia, por mayoritaria y extendida que esté en México, es una actitud intolerante.

   Otros grupos, tan respetables en su fe como cualquier otro, se identifican con esa imagen. Pero el arzobispado quiere que a la efigie de Cristo se le considere como si tuviera derechos reservados sobre ella.

PROPIETARIOS DE CRISTO 

 

El cardenal Norberto Rivera aseguró antier que la arquidiócesis a su cargo no pretende “patentizar” la efigie de Jesucristo como se ha venido comentando en los días recientes. “La persona y la imagen de Cristo pertenecen a toda la humanidad”, afirmó.

   El mismo martes en un boletín el Arzobispado insistió en que la iglesia católica no quiere “el derecho exclusivo de la utilización de la imagen de Jesucristo”. Pero no aclaró el propósito de la demanda que presentó en agosto pasado en el Juzgado Sexto de Distrito en Materia Administrativa y que, al ser rechazada, llevó hasta la Suprema Corte de Justicia. En esa demanda los representantes de la iglesia católica en México exigen ser consultados cada vez que la imagen de Cristo sea utilizada en público.

   La pretensión de requerir exclusividad sobre esa imagen es tan absurda como representativa de la intolerancia de la jerarquía católica, o de su ala más conservadora, ante otras expresiones religiosas. Nunca en el mundo, hasta donde se sabe, ninguna iglesia ha reclamado franquicia alguna para emplear esa imagen.

   Posiblemente los funcionarios del arzobispado mexicano se inspiraron en la batalla legal que en agosto del año pasado libró la Arquidiócesis de Río de Janeiro para que la imagen del Cristo Redentor, que se encuentra sobre el cerro del Corcovado a las orillas de esa ciudad no fuese empleada en comerciales de productos como bebidas alcohólicas. Aunque es uno de los signos distintivos de aquella bulliciosa urbe la enorme efigie, cuyos 70 años se festejarán el próximo 12 de octubre, fue construida con recursos de la iglesia católica. Sus autores, Heitor da Silva Costa y el arquitecto Paul Landowsky, cedieron a la Arquidiócesis de Río los derechos por ese monumento.

   Pero de la imagen de Cristo no hay derechos de autor. Ni modo de pedírselos a la Virgen María, o al Espíritu Santo. Además ¿cuál es la imagen de Jesucristo? La iglesia católica mexicana se ha querellado porque en la propaganda de un evento de iglesias pentecostales realizado en octubre de 1999 se utilizaron retratos alusivos a Cristo que, según el Arzobispado, podían dar la impresión de que ese encuentro era organizado por católicos.

   Esa demanda no prosperará, entre otros motivos porque tendría que haber un peritaje (que nadie podría realizar) para establecer cuál es la imagen de Cristo que la iglesia católica tendría derecho a detentar. Los Cristos en la pintura de El Greco, Salvador Dalí o Francisco Goitia, son diferentes entre sí y distintos de los que mostraron en la pantalla Martin Scorcese o Norman Jewison. El año pasado la National Gallery de Londres reunió una colección de 70 obras que ofrecen muy variadas representaciones de Jesucristo.

   Hace pocos meses un profesor de la Universidad de Manchester presentó su propia versión del rostro de Jesucristo, a partir de un cráneo del siglo I encontrado en un cementerio en Jerusalén. El rostro, que dio a conocer la BBC de Londres, muestra a un individuo moreno, de barba negra, pómulos prominentes, narizón y de frente corta, muy disímil de la  iconografía más conocida. ¿Así era Jesucristo? Nadie lo sabe y para quienes le profesan fe a ese personaje y todo lo que significa, seguramente la apariencia física es lo de menos.

   Sorprendentemente el Arzobispado mexicano, al defender derechos patrimoniales sobre una imagen específica –cualquiera que sea– del hijo de Dios, manifiesta una actitud reduccionista y empobrecedora, distinta de la tradición católica que ha admitido numerosas interpretaciones sobre el aspecto de ese personaje.

   La inquietud de la Arquidiócesis aumentó cuando, exactamente un año después del evento en el Estadio Azteca, los mismos grupos pentecostales y de otras denominaciones organizaron un encuentro en el Zócalo de la ciudad de México. El sábado 14 de octubre de 2000 la Cruzada Estudiantil y Profesional para Cristo, asociada a grupos de nombre similar en Estados Unidos, congregó allí a unos 30 mil hombres durante seis horas. El evento era solo para fieles de sexo masculino.

   “Clamemos a Jesús” por los gobiernos recién electos, fue el rezo que promovieron los organizadores de ese encuentro en donde además se habló de respeto a las minorías. Sin embargo también se expresó una inquietante dosis de fanatismo que describió Iván Torres H., uno de los pregoneros del evento en el Zócalo: “La gran Tenochtitlán fue testigo del clamor de perdón que  miles de varones cristianos  levantaron a Dios por el pecado pasado y actual de idolatría, hechicería, adulterio, prostitución, corrupción, racismo, homosexualismo y divorcio, del pueblo azteca y la nación mexicana”.

   Intolerante la iglesia católica que no admite la diversidad de opciones religiosas, también se comportan con intolerancia quienes a pesar de ser víctimas de discriminación por su credo, no reconocen la variedad y complejidad de preferencias y decisiones personales de los ciudadanos. Eso es lo que ha quedado patente, que no patentado, en este episodio.

Correo electrónico: rtrejod@infosel.net.mx

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s