Voces del círculo rojo

La Crónica, 3 de agosto de 2003

El presidente dice que no les hace caso. Pero los diarios están repletos de discrepancias, reconvenciones e incluso advertencias acerca del rumbo que llevan el gobierno y el país. El estilo personal de gobernar del presidente Vicente Fox –o, visto de otra manera, la ausencia de estilo– causa una preocupación inédita o que por lo menos no se había visto en México desde hace décadas.

La abundancia de juicios críticos en la prensa no se debe a la existencia de nuevos márgenes de libertad porque, en lo fundamental, los medios mexicanos ya disfrutaban de ella desde gobiernos anteriores. Pero el contraste con otros momentos en la historia reciente del país es sorprendente y, sobre todo, muy preocupante. Nunca antes, al menos en los términos en que se expresa ahora, la imagen del presidente de la República había suscitado juicios tan adversos. Pocas veces como ahora los problemas del país son identificados con la impericia o los errores del titular del Ejecutivo.

Ese desgaste augura momentos difíciles y quizá representa un nuevo sitio para la imagen presidencial en la sociedad mexicana.

El presidente dice que no atiende a las apreciaciones del Círculo Rojo como con tan simbólicamente él, o sus publicistas, han denominado a los circuitos en donde se expresa e influye la opinión enterada en los medios de comunicación. Valga, entonces, esta ayuda de memoria.

Los siguientes, son puntos de vista aparecidos en las últimas dos semanas y media en distintos diarios de la ciudad de México. Sus autores suelen tener opiniones diversas, en ocasiones discrepantes entre sí, acerca de los más variados asuntos de la agenda pública mexicana. Pero en algo coinciden ahora: creen que el gobierno y el presidente, van mal.

 

 

Presidente debilitado

“La imagen que queda es de un presidente debilitado, alejado de su partido y con desconfianza hacia su propio equipo”.

Jorge Fernández Menéndez. Milenio, martes 15 de julio.

 

Cambiar de tono

“¿Está acaso Vicente Fox perdido? Todo depende de cómo reaccione, de cómo asuma la lección. Lo primero es aceptarla, no negarla. Al hacer suya la elección también se hizo responsable. Imaginemos que Fox cambia su lectura del poder, de la autoridad, de estrategia y probablemente de estrategas. Acercarse con humildad a su partido y encarar que los pudo llevar a Los Pinos y también los puede sacar de allí, sería un primer paso. Gobernar distanciado del partido en el gobierno es un sinsentido. Si quieren salir adelante se necesitan mutuamente. Vicente Fox tendría también que dejar atrás el tono rijoso, con frecuencia burlón, que ha usado con sus adversarios en particular con el priismo. No importa si no lo hace por convencimiento, que lo haga por simple conveniencia. Esos dos hechos por sí mismos bastarían para cambiar el ambiente del segundo trienio. ¿Y qué tanto pesa el ambiente? Mucho y por más que pregonen la voluntad de acuerdos, la verdad sea dicha hasta ahora el desprecio hacia sus adversarios ha predominado. La costosa parálisis es la consecuencia”.

Federico Reyes Heroles. Reforma, martes 15 de julio.

Cruzarse de brazos

“El presidente Fox ha convocado asesores y consejeros y llegado a la mejor conclusión, digna del I Ching: nada, dizque meditar y reflexionar, pero en realidad solicitar el azaroso auxilio de la fuerza de las cosas. Que ocurra lo que tenga que ocurrir. Cuando el mundo se pone color de hormiga ya es ganancia, se supone, no cooperar activa y multiplicadoramente con el desastre, ofreciéndole la propia inventiva: nomás cruzarse de brazos, y al menos no seguir metiendo las manotas en la revoltura fatídica…

“Con un presidente indeciso, impotente e inmóvil, la fuerza de las cosas se impone por sí misma. Los intereses y poderes reales más fuertes siguen obrando como siempre. Nadie puede señalar un solo cambio real, ni siquiera microscópico, en la vida nacional. Todo lo de antes del 2000 sigue tan campante, calvos orejones incluidos. Todos los caciques de entonces siguen caciqueando, en el PRI, el PAN y en el PRD, en la Iglesia y el narcotráfico, en el contrabando y la economía informal, entre los magnates y entre los nuevos codiciosos. Y Fox, ya sin botas ni votos, sigue repitiendo su discurso de candidato, cuando contaba con unas y otros…

“Gobierna el azar, la fuerza de las cosas. Lo gobiernan los demás, y él se encarga del espectáculo, ahora nuevamente sólo sobre la escena, pues al parecer Martita ha descubierto el mundo de las ideas, y se ha recluido a su escritorio de neoliterata intrépida”.

José Joaquín Blanco. Crónica, jueves 17 de julio.

 

Deambular sin rumbo

“En este panorama de reiteradas conductas irracionales, la gran pregunta es: ¿qué quiere el Presidente? Tal vez lo que quiere ya lo logró: sacar al PRI de Los Pinos y lo demás ya no le importa. Eso parece. Lamentablemente el tiempo para hacer ajustes de hecho ya está agotado. Si no ocurre algún cambio espectacular en su gobierno, que incluya un ajuste ‘mayor’ (no medidas cosméticas) de su gabinete y un cambio radical de su estrategia antes de que tome posesión la nueva Cámara de Diputados, el Presidente va a ser el resto de su sexenio un zombie de la política: deambulará sin rumbo y sin autoridad, mientras los nuevos dueños del poder preparan el asalto a Los Pinos para el 2006.

“Si Fox no enmienda la caída libre en la que está su gobierno (y no se ve que quiera hacerlo) su sexenio pasará a la historia como un interregno en dos siglos de dominación de la Revolución Mexicana. Un accidente de la historia, pues. Patético destino para quien quiso ser ‘el mejor Presidente en la historia de México’”.

Jorge Chabat. El Universal, viernes 18 de julio.

 

Evadir la responsabilidad

“¡Qué decir de la reacción inicial de Vicente Fox frente a los resultados del 6 de julio! Evadir la responsabilidad que tuvo y tiene en la derrota es poco inteligente y poco honorable. Poco honorable, porque todo mundo percibió que el Presidente hizo campaña, en forma explícita e implícita, a favor de su partido. Las evidencias sobran. Van desde su intervención en la elección en el estado de México hasta la serie de spots de la Presidencia de la República, pasando por los llamados abiertos a que los ciudadanos le quitaran ‘el freno al cambio’. Poco inteligente, porque la alta abstención y la sanción contra el PAN sí constituyen una evaluación del desempeño del gobierno de la alternancia. Los ciudadanos están inconformes con los resultados de estos casi tres años y consideran que los principales responsables tienen nombre y apellidos: el Presidente, el gabinete y Acción Nacional. De ahí que las frases: ‘yo no estuve en la elección, ‘no se evaluó a mi gobierno’ y ‘no habrá cambios en el gabinete’ sean verdaderamente alarmantes y pongan los pelos de punta. Porque si no se reconoce que hubo una sanción, que se sufrió una derrota y que se cometieron una serie de errores, no habrá manera de enmendarlos ni de corregir el rumbo”.

Jaime Sánchez Susarrey. Reforma, sábado 19 de julio.

 

Enorme frustración

“El principal frustrado porque las cosas no se cumplan y no salgan como se esperó que salieran es precisamente Vicente Fox, para quien el ejercicio presidencial se ha convertido en una lucha contra molinos de viento, que fatiga mucho y exige más y no produce resultados.

“La economía no funciona, los cambios no se producen, el país empeora en la mayoría de los órdenes, las medidas no resultan, las estrategias tropiezan apenas anunciadas, la sociedad no quiere al gabinete, la propia vida personal se complica con una familia peleada entre sí y haciendo ridículos por el afán de entrar al jet set.

“Y como remate, la votación del 6 de julio evidenció que la sociedad pasó de la frustración al enojo.

“Esa fue la gota que derramó el vaso presidencial, que se había desahogado con el mecanismo sicológico de convencerse de cifras, datos y resultados que no son ciertos, pero que el Presidente repite una y otra vez, a ver si a fuerza de decirlos se transforman en realidades.
“La única válvula de escape a la enorme frustración presidencial es el reemplazo y como no hay mecanismos para que se produzca ahora, hay que desear, con la misma fuerza que se deseó sacar al PRI de Los Pinos, que arranque ya la carrera presidencial, porque así parecerá que el ejercicio presidencial se acorta”.

Luis Enrique Mercado. El Economista, lunes 21 de julio.

 

Presidente abatido

“Un presidente abatido en el sexto año de su administración, representa un riesgo dentro de los límites de lo manejable. Sus errores no durarán y pronto vendrá el cambio de gobierno. Pero un presidente abatido en el tercer año, sería un problema mayor para el país.

“Un ser humano abatido, frente a la carga de la enorme responsabilidad que representa gobernar, inevitablemente reaccionará mal. Buscará escapar a la presión que representa tener que enfrentar todos los días a una sociedad y a una opinión pública demandantes; o en la desesperación, reaccionará en exceso en contra de quienes él y quienes lo rodean juzguen que son los adversarios que pretenden molestarlo.

“Al Presidente de la República muchos lo empiezan a percibir abatido. No se le ve cómodo. No se le percibe concentrado. Por sus reacciones da la impresión de que no ha valorado el significado de la elección.

Manuel Camacho Solís. El Universal, lunes 21 de julio.

 

Sueño a la mitad del camino

“Lejos de llamar al trabajo para concluir los pendientes, el Presidente convoca a la grilla desatada. Y además hace públicos sus planes. La pareja presidencial ya sueña con regresar al rancho. Fox se imagina finalmente tranquilo, rodeado de su familia, paseando por el campo. Si el doctor se lo permite, podría volver a montar a caballo. ¡Qué ilusión volver a galopar montado en su caballo! La simetría del sexenio improductivo resulta perfecta: tres años festejando una elección sin entenderla, tres años esperando la sucesión sin prepararla”.

Jesús Silva Herzog Márquez. Reforma, lunes 21 de julio.

Inconexión con el entorno

“Fox parece desconectado de la realidad que a diario lo atropella y no acaba de darse cuenta. Sin embargo, también todos los días se coloca en la trinchera y lanza sus cañonazos de dulce para mostrar las bondades de su administración. Hay una inconexión evidente del Presidente con el entorno… El presidente Fox no puede seguir rehuyendo la realidad que lo rodea, aunque no alcance a ver más allá de los tranquilizantes jardines de Los Pinos… El poder lo ha enfermado porque no supo procesarlo y no sabe administrarlo”.

Raymundo Rivapalacio. El Independiente, viernes 25 de julio.

Cadena de fracasos

“¿Qué es lo que tiene tan fatigado al señor Fox? Un camino exitoso generalmente proporciona estímulos que se convierten en energía y aliento; al revés, una cadena de fracasos auspician el desánimo, el abatimiento y la fatiga. Una fuente de inspiración la podría encontrar Fox en el momento más digno que ha tenido su administración cuando innecesariamente, hay que decirlo, no desmayó en la posición de negarse a aprobar la invasión estadounidense a Irak, la que cada vez se ve más claramente, fue una enfermiza aventura colonialista. Lo más relevante, de hecho, lo decisivo, sería apoyarse en el voto popular que no le pidió acuerdos que, está visto, Fox no es capaz de conseguir, sino gobernar, acudir a las instancias inmediatas que llevan a acciones concretas, claras y urgentes que vestidas con humildad y generosidad, contrariamente a lo que dicen sus publirrelacionistas, no tienen nada que ver con encuestas de popularidad ni con anuncios en radio y televisión”.

Raúl Cremoux. El Universal, viernes 25 de julio.

 

Contrastante dejadez

“Una vez en la cúspide del poder, Fox no ha sabido qué hacer con él. Como Presidente del país, Fox ha carecido de la vehemencia, de la imaginación y del talento que tuvo como candidato.

“Desde el arranque mismo del sexenio, cuando todos esperábamos los grandes proyectos nacionales que pondrían en marcha la transformación del país, Fox comenzó a menguar. Es más un publirrelacionista de México S.A. de C.V. que un soberano. Ningún presidente ha delegado en el gabinete el poder tan ampliamente como el panista. Los secretarios son pequeños virreyes que no son llamados a cuenta por Los Pinos, ni son reprendidos por sus errores (mucho menos despedidos). Los presidentes priístas ejercían un control absoluto sobre el gabinete; en contraste, la dejadez de Fox es casi irresponsable.

“Sería asunto de diván profesional indagar las verdaderas razones que explican el enorme éxito que ha tenido Fox para encumbrarse en la cima del poder y el extraño desinterés que le provoca ejercerlo una vez que se encuentra en la cúspide”.

Jorge Zepeda Patterson. El Universal, domingo 27 de julio

 

Biografía del no poder

“La de Fox –cada vez está más claro– no ha sido hasta ahora una biografía del poder sino del no poder. Su actitud está hecha de muchos factores: confusión entre la lógica empresarial y la política, inexperiencia, ignorancia de la historia, ingenuidad, desaprensión, cierta irresponsabilidad y, sobre todo, incomprensión, una vasta incomprensión. Fox no sabe que no sabe y, lo que es peor, no quiere enterarse. Por eso no tiene preguntas sino respuestas prefabricadas que son como slogans publicitarios. Algún biógrafo futuro explicará tal vez –con seriedad y fundamentos, no mediante chismes e indiscreciones– el misterioso periplo: ¿cómo conciliar al formidable líder de oposición, el minucioso planificador de la campaña presidencial, el apasionado luchador de la democracia, el ingenioso y eficaz comunicador en los debates televisivos, con la figura errática y reticente que habita los Pinos? Pero al margen de cualquier teoría biográfica, el país necesita que el presidente se abstenga de ejercer su simbólica dimisión, y a cambio ejerza el legítimo poder que le fue conferido”.

Enrique Krauze. Reforma, 27 de julio.

 

Correo electrónico: rtrejod@infosel.net.mx

Página web: http://raultrejo.tripod.com/

–0–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s