Primer mito sobre el debate petrolero

Revista emeequis,  19 de mayo

Mostrador

Ahora resulta, según algunos, que gracias a la ocupación del Congreso por parte del PRD y sus aliados tenemos debate acerca de la reforma energética. Abierta aún la herida que ellos mismos se infligieron en el ánimo de la sociedad, los dirigentes del Frente Amplio Progresista y varios de sus propagandistas quieren propalar la versión de que sin toma del Congreso no habríamos tenido deliberación pública sobre el petróleo.

Pero no es cierto. El asalto a los salones de sesiones en San Lázaro y Xicoténcatl, que entorpeció aunque no paralizó el trabajo de las cámaras de Diputados y Senadores, sirvió para postergar la discusión y las decisiones acerca de la reforma petrolera. Pero de ninguna manera propició el debate que finalmente comenzó el martes 13 de mayo y seguirá, en dos y hasta tres sesiones semanales, hasta fines de julio.

Dieciséis días –del 10 al 25 de abril– duró esa ocupación de los recintos parlamentarios en rechazo a las iniciativas de reforma petrolera del presidente Felipe Calderón. Diputados y senadores de los partidos del FAP no dijeron una sola palabra, de manera específica, acerca de esas propuestas. No era discusión, sino obstrucción lo que deseaban propiciar.

Ahora, en la primera de las sesiones que organiza el Senado, el ex diputado José Agustín Ortiz Pinchetti dijo, a nombre del FAP y de acuerdo con La Jornada del 14 de mayo, que ese debate no habría sido posible sin las acciones de resistencia cívica “que secundaron los legisladores del FAP mediante la toma de las tribunas legislativas”.

Ese diario aseguró, en su editorial del mismo día, que tales acciones “sentaron las bases para una discusión sana, plural y necesaria”.

Pero no fue así. El debate ya había sido acordado en el Senado el día previo a la ocupación de las tribunas. La noche del miércoles 9 de abril la Junta de Coordinación Política resolvió convocar a una discusión con 12 temas: “1. Principios que deben regir la reforma energética que México requiere. 2. Régimen fiscal de Pemex, presupuesto y finanzas públicas. 3. Exploración, explotación y restitución de reservas. 4. Yacimientos transfronterizos: negociación, exploración y explotación.
5. Autosuficiencia de petrolíferos (refinación de petróleo). 6. Tecnología e investigación científica en el campo petrolero. 7. Transporte, almacenamiento y distribución de hidrocarburos y combustibles. 8. Organización y administración de Pemex. 9. Política e instrumentos para impulsar la industria nacional relacionada con el sector petrolero (proveeduría y construcción). 10. Política e instrumentos para impulsar la industria petroquímica. 11. Órganos reguladores de la actividad petrolera y energía y 12. Transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción en Pemex”. (La Crónica, jueves 10 de abril).

Unas horas más tarde ocurrió la ocupación de las sedes legislativas. Al cabo de 16 días, el 25 de abril, la misma Junta de Coordinación Política del Senado anunció los Foros de Debate sobre la Reforma Energética con este temario:

“1. Los principios que deben regir la Reforma Energética en México. 2. Análisis constitucional de las Iniciativas de Reforma Energética. 3. Transición y seguridad energéticas. 4. Importancia del sector energético en el desarrollo nacional y regional. 5. Destino de la renta petrolera de México. 6. Exploración, explotación y restitución de reservas petroleras. 7. Yacimientos transfronterizos: negociación, exploración y explotación. 8. Autosuficiencia de petrolíferos: refinación de petróleo. 9. Política e instrumentos para impulsar la industria petroquímica. 10. Transporte, almacenamiento y distribución de hidrocarburos y derivados. 11. Órganos reguladores de la actividad petrolera y energética. 12. Relaciones con compañías extranjeras y jurisdicción de tribunales extranacionales. 13. Régimen fiscal de Petróleos Mexicanos. 14. Situación financiera y presupuestal de Petróleos Mexicanos: vías para mejorarla. 15. Tecnología e investigación científica en el campo petrolero. 16. Organización y administración de Petróleos Mexicanos. 17. Adquisiciones, contratos y obras públicas de Petróleos Mexicanos. 18. Política e instrumentos para impulsar la industria nacional relacionada con el sector petrolero. 19. Transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción en Petróleos Mexicanos”.

El temario ahora vigente es prácticamente idéntico al que fue acordado antes de la ocupación de las tribunas. Hay 7 rubros nuevos (en los puntos 2, 3, 4, 5, 12, 14 y 17) que podrían caber en algunos de los 12 iniciales.

La ocupación del Congreso no auspició el debate petrolero. En vez de ello, lo demoró y exacerbó. Y en eso estamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s