Profesores reprobados

emeequis, 25 de agosto

El concurso de selección para nuevas plazas en la SEP mostró las ingentes limitaciones de un magisterio mal preparado, reacio a desarrollar sus conocimientos, incompetente para enfrentar las responsabilidades cardinales que tiene con sus alumnos y el país.

Algunos medios dieron cuenta de los datos más generales, y de suyo contundentes, en la evaluación realizada por la SEP.

De 71 mil profesores que se presentaron a concursar por algo más de 8 mil 200 plazas, siete de cada diez no alcanzaron la puntuación requerida para acreditar el examen.

Sin embargo la situación es peor de lo que se ha dicho en distintos medios.

De esos 71 mil, algo más de 17 mil 600 son profesores que ya imparten clases en la educación básica pero que no cuentan con plaza fija. Otros 53 mil 400, son recién egresados de escuelas normales que buscan incorporarse a las tareas para las cuales estudiaron.

De los profesores en activo que presentaron el examen, 6 de cada 10 lo reprobaron de acuerdo con los parámetros de medición que establecieron la SEP y el sindicato. De quienes aspiraban a ingresar al servicio docente, la reprobación fue de 7 de cada 10.

Esos criterios disimulan una situación todavía más terrible. El examen al que se sometieron los 71 mil maestros tenía 80 preguntas. Pero quienes lo aprobaron no fueron necesariamente aquellos que alcanzaron más de la mitad de respuestas acertadas sino quienes recibieron más de 70 puntos, de acuerdo con un sistema de evaluación que adjudicó 100 puntos al examen que tuvo mayor cantidad de respuestas correctas en cada estado del país y en cada categoría del concurso.

Por ejemplo: el profesor en activo de todo el país que más aciertos logró trabaja en Guanajuato, compitió por una plaza de primaria y respondió acertadamente a 75 de las 80 preguntas. Esa cantidad de aciertos estableció el límite máximo de 100 puntos con el cual fue calificado el resto de sus colegas en esa categoría y en ese estado. Los dos profesores que le siguieron tuvieron 72 aciertos, que fueron equivalentes a 96 puntos. Otros dos tuvieron 71 respuestas correctas que significaron 95 puntos, y así hacia abajo.

Pero al establecer que la calificación al docente con más puntuación en cada estado y categoría determinaría el indicador para todos los demás, el examen abatió la calidad de los resultados, y de esa manera en la medición de la capacidad de los profesores, en las entidades donde los profesores padecen más deficiencias. En Chiapas, por ejemplo, la mejor calificación en el concurso para docente de matemáticas la obtuvo un profesor que acertó solamente a 29 de las 80 preguntas. Ese profesor, como fue menos malo que cualquiera de sus colegas en esa categoría, tuvo 100 puntos. El que le siguió, respondió adecuadamente a 28 de las 80 preguntas y, en la escala así establecida, alcanzó 97 puntos. El primero de ellos, es un profesor con casi 10 años de servicio. El otro, lleva 8 años dando clases.

El ejemplo que mencionamos no es el de las peores calificaciones. Hay profesores en activo que tuvieron 20 de 80 aciertos pero que aprobaron gracias a esa escala para calificarlos.

Las plazas disponibles, que son casi 5400 para los 7150 docentes en servicio que alcanzaron más de 70 puntos en todo el país, serán adjudicadas de acuerdo con criterios específicos en cada entidad.

Para los 704 profesores que superaron esa puntuación en Guanajuato, hay únicamente 66 plazas, así que la selección dejará fuera a la gran mayoría.

Pero en Chiapas concursaron únicamente 92 profesores, de los cuales 59 alcanzaron la puntuación necesaria. Y para los docentes de esa entidad hay 1103 plazas disponibles. Así que el profesor de inglés que solamente tuvo la cuarta parte de los aciertos posibles, o los de matemáticas que atinaron a 29 y 28 de 80 preguntas, tienen su plaza asegurada. La situación entre los egresados de escuelas normales y que apenas pretendían una plaza revela aun mayores deficiencias.

La secretaria general del SNTE le echa la culpa de esa desastrosa preparación a las autoridades de la SEP. Pero cuando en una entrevista le preguntaron cómo debía ser la formación de los estudiantes en México, dijo que le “gustaría contar con niños inventativos”. La declarativa, activa y ahora inventativa Elba Esther Gordillo, expresa palmariamente las carencias de un gremio refrenado por el sindicato que ella usufructúa.

Anuncios

Un comentario en “Profesores reprobados

  1. Ya me reí mucho y ahora comenzaré a llorar. No es posible una persona así ocupando una posición tan importante para nuestro querido México y, peor aún, nadie logra quitarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s