Molinar y Televisa

eje central. Exactamente tres semanas antes de ser designado secretario de Comunicaciones y Transportes, Juan Molinar Horcasitas participó con ironía en el coro de recriminaciones que se levantó contra el empresario más acaudalado del país. “Con lo que podría ayudarnos mucho don Carlos es en hacer más competitivo el sector de telecomunicaciones en México”, dijo el entonces todavía director del IMSS en respuesta a los comentarios de Carlos Slim Helú acerca de la crisis económica.

Slim no había ofrecido una sola opinión original. El diagnóstico que hizo sobre las actuales dificultades financieras únicamente compartía las aprensiones que han sostenido incontables empresarios y analistas en todo el mundo. Sin embargo el peso de aquellas opiniones conmovió de tal manera la tornadiza sensibilidad del gobierno federal que, de inmediato, varios de sus personeros se alzaron contra el propietario de Telmex. “Don Carlos Slim puede hacer una aportación muy importante a través de la modernización y la puesta en competitividad de las empresas de su sector”, dijo Molinar el martes 10 de febrero.

Tres semanas más tarde, el politólogo Juan Molinar Horcasitas fue designado secretario de Comunicaciones y Transportes. Será el principal interlocutor de Slim en el gobierno federal y, en tal calidad, no tardará en conocer los reclamos de Telmex debido al proteccionismo de la administración actual que le impide extender sus negocios al campo de la televisión de paga.

Al darle posesión ayer en Los Pinos, el presidente Felipe Calderón instruyó a Molinar para que impulse la competitividad en las telecomunicaciones. Se trata, ahora presentada como precepto para el nuevo secretario, de la misma prioridad que Molinar le sugirió hace pocos días, en el terreno de la polémica política, a Carlos Slim.

Las vueltas que da ese carrusel que es la vida pública ahora colocan a Molinar en posibilidad de poner en práctica tal propósito. En el campo de las telecomunicaciones y específicamente en el aprovechamiento cabal de las redes telefónicas hay mucho por hacer para propiciar la competencia. Durante largo tiempo el veto a la participación de otras empresas en el servicio de telefonía fija le permitió a Telmex conservar el monopolio de un servicio que en México ha sido mucho más costoso que en otros países. Pero ahora, paradójicamente, la competencia para el empleo integral de las telecomunicaciones se encuentra bloqueada porque el gobierno no ha querido autorizarle a Telmex la conducción de señales de televisión a través del cableado telefónico.

Esa reticencia se ha debido, fundamentalmente, a la oposición de las empresas de televisión por cable a que Telmex se convierta en competidor suyo (aunque ellas, paradójicamente, sí compiten con Telmex al ofrecer servicio de telefonía residencial). La tozudez de las firmas cableras para que la empresa de Slim no entre al mercado televisivo ha sido más acentuada desde que la mayoría de ellas son propiedad de Televisa.

La negativa del gobierno para ampliar el título de concesión de la telefónica más grande del país y permitirle que venda e incluso produzca señales de televisión se debe a la disputa entre Televisa y Telmex. Ese constituirá el asunto más importante que deberá atender de inmediato el nuevo titular de Comunicaciones y Transportes.

Molinar sustituye a Luis Téllez, insistentemente golpeado con la filtración de grabaciones ilegales. En ese litigio, que involucró a la ahora ex subsecretaria Purificación Carpinteyro, hay quienes han querido advertir la injerencia de Slim y su empresa.

No hay evidencias de que esas grabaciones hayan sido registradas ni difundidas por Telmex ni su propietario. En todo caso, no transcurrirá mucho tiempo para que se sepa si la sustitución del secretario de Comunicaciones propicia, o no, la apertura de la hasta ahora atrancada política gubernamental en la telefonía y la radiodifusión.

A Téllez le correspondió contemporizar, una y otra vez, con los intereses de los consorcios de los medios electrónicos. Apenas en septiembre pasado expidió un Acuerdo para darles frecuencias de FM a los concesionarios que ya tenían AM. A esa misma actitud de complacencia con las empresas de radiodifusión, y específicamente con las televisoras, se puede atribuir el veto a Telmex para que entre a la televisión.

Juan Molinar Horcasitas no tiene experiencia en asuntos de telecomunicaciones aunque en descargo suyo, o en reconocimiento a su versatilidad, se puede recordar que tampoco la tenía en asuntos médicos –y ni siquiera en la administración pública– y tuvo un buen desempeño como director del Seguro Social.

Lo que Molinar sí ha demostrado es cierta proclividad a Televisa. Hace menos de un año, el 12 de mayo de 2008, cuando esa empresa inició una campaña para que los mexicanos tengan una alimentación saludable, el entonces director del IMSS aplaudió “la potencia comunicativa de Televisa”. Además de reconocer “los legítimos intereses comerciales de Televisa y de sus anunciantes”, en aquella ocasión Molinar dijo que, en campañas como esa, “Televisa aporta su gran creatividad y sus talentos para llevar entretenimiento y mensajes a los hogares de México.

Aquella promoción publicitaria le permitió a Televisa lavar, aunque fuese efímera e ineficazmente, la imagen que se ha forjado como promotora de la desnutrición funcional de los mexicanos al enriquecerse anunciando productos chatarra. En eso no pensó el maestro Molinar, o no le importó, cuando encomió y amparó de manera tan enfática los “legítimos intereses comerciales de Televisa”.

Esa declaración de simpatía a Televisa pesa sobre la nueva responsabilidad de Molinar tanto como su animosidad a Slim tan recientemente manifestada. No transcurrirá mucho tiempo para que se constate si en aquellas frases Molinar expresaba convicciones, o solamente ocurrencias.

ALACENA: Consuelo Sáizar

Aunque gran parte de las imputaciones a Sergio Vela al frente del Conaculta parecen haber sido más resultado de ideologizaciones y caprichos en contra suya, la llegada de Consuelo Sáizar lleva aire fresco, y una reconocida capacidad de gestión, al organismo estatal de cultura. El desempeño de Sáizar, editora profesional, permitió mantener y ampliar las anchas miras del Fondo de Cultura Económica. Ojalá que tenga oportunidad de hacer lo mismo en el conflictivo cuan fundamental Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s