La disyuntiva del PAN

Asediado por una realidad política que le resulta cada vez más inmanejable, inhábil para definirse como partido en el gobierno sin ser por ello el partido del gobierno, Acción Nacional se enfrenta, en las elecciones próximas, a la prueba crucial de la primera mitad del sexenio actual. La impericia de sus dirigentes actuales para tomar distancia respecto del gobierno, convierte la votación que el PAN reciba en los comicios de julio en una suerte de plebiscito acerca de la gestión del presidente Felipe Calderón.

Ante esas elecciones el PAN tiene la posibilidad de solidificarse como un partido cuya vitalidad le permitiera contar con diversidad y equilibrios internos, o como una organización vertical y subordinada a los antojos del presidente Calderón y de sus operadores dentro del propio partido, encabezados por Germán Martínez.

Esas son las opciones que se dirimen, antes que nada, en la designación de candidatos panistas a diputados federales. Como se comentó aquí hace varios días, únicamente en 105 de los 300 distritos electorales el PAN designará a sus candidatos en elecciones primarias. El resto están siendo designados por los órganos de gobierno de ese partido. Pero incluso en los procesos abiertos a la participación de miembros activos y adherentes del PAN, hay indicios de que la dirección nacional de ese partido está procurando que sean electos candidatos a diputados que no pongan en cuestión, en lo más mínimo, los intereses de la cúpula panista ni del presidente de la República.

Así está sucediendo en Chihuahua, al menos de acuerdo con apreciaciones difundidas en la prensa local. El próximo domingo 22 de marzo en esa entidad habrá elecciones panistas para elegir propuestas de diputados plurinominales. La semana siguiente, el domingo 29, serán electos los candidatos a diputados de mayoría relativa y se definirán las posiciones de los panistas chihuahuenses en la lista regional de diputados plurinominales.

En las semanas recientes, en Chihuahua, la precampaña más vistosa e intensa ha sido la que llevó adelante Javier Corral Jurado, que busca un sitio en la lista plurinominal del PAN. Corral tiene méritos indiscutibles para representar a su estado y a su partido en la próxima Legislatura federal. Su idoneidad para el trabajo parlamentario quedó de manifiesto desde hace una década cuando fue diputado y, más recientemente, como senador. Las simpatías que despierta dentro y fuera de su estado no son pocas. Sin embargo su postulación podría estar suscitando un inopinado rechazo en la cúpula panista.

Comprometido con la reforma de los medios de comunicación, la valentía y la capacidad de propuesta de Javier Corral le han ganado animosidades en las televisoras privadas. Esa posición podría parecerles incómoda al presidente Calderón y a Germán Martínez, el presidente nacional del PAN, sobre todo si privilegian la aquiescencia con Televisa y TV Azteca antes que la reivindicación de principios históricos de ese partido como el combate a los monopolios y la libertad de expresión.

Hace unos días la columna “Balcón”, firmada con el seudónimo “Don Mirone” y que apareció en la edición del domingo 15 de marzo de Norte de Ciudad Juárez, reseñó con detalle algunas de las reticencias de la dirección partidaria y el gobierno federal que podrían entorpecer la decisión de los panistas de Chihuahua.

Si llegan a considerar que el tema de los |medios es prescindible –a pesar de que no hay día en que no aparezca como problema en el escenario público nacional– podría conjeturarse, en expresión de esa columna, que “ni a Calderón ni a Germán les conviene en estas circunstancias que el aguerrido parralense criado en Juárez llegue a la legislatura. De ahí que sean ciertos los rumores de que el Gran Elector –y no estamos hablando de Elías Calles, sino de Felipe Calderón– esté maniobrando para dejar fuera a don Javier”.

Prosigue esa columna: “Otro tema es el ideológico y esto no tiene que ver con las televisoras, sino con la doctrina. La paradoja es que Javier coloque como eje de su discurso el de volver a los principios de Gómez Morín, cuando para un gran espectro del panismo, sobre todo local, les causa roncha, sobre todo a los más derechosos, su acercamiento desmedido a un sector ilustrado de la izquierda en la ciudad de México. De incongruencia no se puede hablar si se toma nota que Corral contendió por la gubernatura en alianza con un PRD casi invisible en Chihuahua”.

“Varios temas pues confluyen para que la candidatura de tan ilustre personaje no convenga a los intereses presidenciales y partidistas: ni el pleito con las televisoras, ni las divergencias ideológicas. Por otra parte Calderón no es Vicente Fox y todos saben que no se mueve ni un papel sin su consentimiento, y don Javier tuvo la osadía de aventarle, prácticamente, la renuncia al CEN…”

En agosto pasado Corral renunció al comité nacional del PAN, después de varios desacuerdos que fueron precipitados por la destitución de Santiago Creel como coordinador de los senadores de ese partido.

Ahora, la operación en contra de Corral consistiría en movilizar a las corrientes panistas de Chihuahua para que en las elecciones de los próximos domingos voten fundamentalmente por personajes de menor presencia pública pero, presumiblemente, mayor docilidad política. Así lo explica el multicitado texto de Norte de Ciudad Juárez:

“Para dejar fuera a Corral la estrategia puede parecer muy burda, quién sabe si efectiva: le quitan los brazos y los pies, y dejan sin andar su campaña. De ahí que el intento a través de la alianza de CEN-CDE con el Dhiac-Yunque sea irse con la fórmula Arturo Urquidi y Velia Aguilar Armendáriz, una pareja más bien mediocre, que pasará desapercibida en la Cámara de Diputados, pero que dejará fuera de la jugada al combativo Corral”.

“La pregunta que queda en el aire –finaliza el comentario– es si Corral Jurado se quedará tranquilo y si por salvar este embrollo Germán Martínez no mete al PAN y a su jefe inmediato en más problemas de los que ya tiene. Lo peor sería que esto proviniera de una entidad que hasta ahora para ellos resulta políticamente aplacada. El dilema no es fácil para los intolerantes dirigentes, porque tienen frente a sí a un beligerante precandidato con aliados importantes por activar… y por otra parte está la presión, esa sí, de las televisoras, y prescindir de ellas en tiempos electorales pudiera parecer suicida. Así está la película”.

ALACENA: PAN, a dos puntos del PRI

Desde luego el PAN tiene motivos de sobra para preocuparse por las elecciones de julio pero también sus competidores principales. La encuesta GEA-ISA, levantada en la primera semana de marzo, encontró que el 41% de los ciudadanos que piensan votar lo haría por el PRI, en tanto que el 39% respaldaría al PAN. Hace cuatro meses el PRI iba adelante en las expectativas de voto, con 43% frente a 35% del PAN. Pero hace diez meses, en mayo de 2008, los panistas llevaban la delantera con 47% frente a 27% de los priistas. Lo único claro es la veleidad que, en estas circunstancias, define a la intención de voto de los mexicanos.

Publicado el eje central

Anuncios

3 comentarios en “La disyuntiva del PAN

  1. Dsitinguido maestro Don Raùl Trejo, nuevante escribo estas lineas, con el gusto de poder compartir algunas reflexiones en este espacio que gracias a su trabajo y esfuerzo nos lo permite.

    Yo creo que Felipe Calderòn no solo perdiò el Partido, sino que esta perdiendo el Poder, pero debo decir que la descomposicion de Acciòn Nacional se ha venido precipitando desde el 2003, porque ya como partido en el gobierno, la codicia y los intereses de los grupos internos han hecho que los Estatutos ahora hayan sido modificados y en ese 2003 se hubuese hecho uso de las famosas normas complementarias, que permitian el fraude a la esencia democràtica del partido y a los mismos Estatutos, lo que ha permitido la imposiciòn de candidatos, via designaciòn o en convenciones a modo, tal es el caso que en 2003 yo pretendì contender en el proceso interno panista para se candidato a Jefe Delegacional en Cuauhtèmoc, pero a travès de un as de la manga, se impuso un candidato ajeno a la Delegaciòn, lo cual fue la gota que derramò el vaso que me hizo renunciar a Acciòn Nacional, quiero aclarale Maestro que mi renuncia no fue producto de un berrinche por no ser candidato como se manejo en el partido, pues yo reclamaba que habiendo varios aspirantes que contaban en ese momento con alguna trayectoria dentro del partido y con la experiencia de una Diputacion a cuestas, como por ejemplo Samuel Yoselevitz, que en ese momento era diputado Federal, al igual que yo, tambien estaba el famoso e ilustre Pancho Cachondo, e Ivan Manjarrez ambos diputados a la ALDF, pues lo màs sano hubiera sido un proceso democràtico, pues nuestra militancia aùnque pequegna en nùmero tenìa una gran tradiciòn de lucha dentro del Pan.

    Pero el problema va màs lejos, el grupo parlamentario del Pan en la LVIII Legislatura, fue de difìcil manejo para el cooordinador, debido a varios factores, el primero de ellos, su caràcter violento aunado a su proclividad a cerrarse en su grupo de incondicionales, en segundo lugar, porque muchos de los que llegamos a la Camara en esa legislatura fuimos producto de la coyuntura que se diò con la candidatura de Vicente Fox, quien verdaderamente en ese momento represento una esperanza real para un cambio en Mèxico, lo cual era inmanejable para el coordinador pues no habìa muchos elementos para subordinarnos a sus caprichos, es decir, no habìa colas que pisar, y sòlo con la amenaza velada de una corta carrera en la polìtica es que podìa controlar a uan orda de panistas convertidos de repente en diputados.

    Por lo que considero que Javier Corral representa un peligro para el PAN, pues es un hombre franco y que se respeta a si mismo, motivo por el cual haràn hasta lo imposible por negarle un espacio a este hombre que cuenta con experiencia legislativa y que enarbola una lucha en la que el PAN no piensa participar pues su ESTATUS QUO de gobierno en el poder se lo impide, y por otro lado es impensable para Felipe Calderòn tener un a legislatura rebelde, y nimodo hay que cortar la manzana podrida.

  2. Estimado Raúl. Leí con atención tu análisis sobre los grupos de poder internos del PAN, la correlación de fuerzas Calderón vs estos grupos, como el que representa Corral. Qusiera saber tu oponión sobre la relación Calderón vs. Elba Esther (léase Nueva Alianza). Será franca y abierta o la vez como uan relación de entre telones?

  3. Aprecio mucho los comentarios de Mauro Huerta y Margarita Ontiveros. Acerca de la relación entre la señora Gordillo y el presidente Calderón, hace varios meses escribí un texto que puede encontrarse en este mismo blog: https://sociedad.wordpress.com/2008/05/22/calidad-educativa-%C2%BFcon-caciques-sindicales
    Creo que Calderón se ha equivocado al creer que tiene una deuda política con “la maestra”. Y se ha equivocado, sobre todo, al mantener una alianza que contradice principios, promesas y propuestas del PAN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s