Inconsecuencia y quizá más

Publicado en emeequis,19 de abril de 2009

Algunos destacados miembros del PAN, como su ex presidente nacional Manuel Espino, quedaron fuera de las candidaturas de su partido para diputados. Sin embargo a un declarado simpatizante del PRI, comprometido con el más tradicional clientelismo y quizá vinculado con conductas peores, los actuales líderes de Acción Nacional lo consagraron anticipadamente como diputado al colocarlo en su lista de candidatos plurinominales.

Valdemar Gutiérrez Fragoso es el beneficiario de esa pírrica hazaña panista. El presidente nacional del PAN, Germán Martínez, viajó a Los Cabos para convencer al dirigente del sindicato del Seguro Social de aceptar la candidatura bajo las siglas de Acción Nacional.

Gutiérrez Fragoso se había comprometido a ser diputado por el PRI pero aparentemente la posición que le ofrecieron en las plurinominales no le agradó. Todavía a comienzos de este año, buscaba una postulación por el PRD.

La coherencia política no su el flanco fuerte. Gutiérrez no solamente cambia de partido como de canales cuando ve la televisión. También modifica, de acuerdo con sus necesidades políticas, las alianzas del sindicato que dirige.

El Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social forma parte de la Unión Nacional de Trabajadores. Creada a fines de 1997 para discrepar del sindicalismo tradicional, la UNT se ha venido asemejando cada vez más a los viejos líderes de los que pretendía diferenciarse. A sus dirigentes les inquieta más alcanzar curules en San Lázaro que precisar la función de los sindicatos en la peculiar situación de crisis económica y contracción política que vive el país.

Valdemar Gutiérrez resultó más audaz que el resto de esos líderes. Con tal de escalar en su carrera política, aceptó pactar con el partido en el gobierno. Hace menos de año y medio, el 27 de noviembre de 2007, inauguró el Décimo Congreso de la UNT quejándose del acoso del poder político contra los sindicatos:

“Nos percatamos, lo hemos vivido en carne propia, de que esa nueva alianza depredadora, implica un proyecto de desmantelamiento amplio de las redes institucionales que dan contenido social al Estado mexicano… Van por todo, si los dejamos”.

En aquella ocasión Valdemar Gutiérrez insistía en que los dirigentes de la UNT debían llegar al Congreso de la Unión para suplir a los tradicionales líderes sindicales: “La representación obrera en el Poder Legislativo, además de precaria, no tiene un claro origen democrático y no aparece como factor de resistencia y de propuesta alternativa. La UNT tiene ahí un frente por recorrer”.

Ahora es candidato del partido de ese gobierno al que denunciaba por querer desmantelar las instituciones de vocación social. Y no ha sido de manera democrática que llega a esa posición, igual que no lo fue su designación para encabezar al SNTIMSS.

Valdemar Gutiérrez fue electo secretario general del sindicato el 12 de octubre de 2006 en una encrespada asamblea en Morelia. A los delegados inconformes con su designación, les impidieron votar. A los candidatos de la oposición sindical, les negaron el acceso a la asamblea. La decisión de su predecesor, Roberto Vega Galina, pesó más que la voluntad de los delegados sindicales. Gutiérrez fue electo por 4 años pero en octubre de 2008 modificó los estatutos sindicales para permanecer en ese cargo hasta 2012.

El apoyo a un líder de ese corte resulta extravagante en el PAN, que se decía adversario del corporativismo autoritario. Pero Valdemar Gutiérrez podría ser cuestionable por circunstancias más graves. Su hijo Israel Gutiérrez Botello fue detenido en el aeropuerto Madrid en septiembre de 2005, cuando tenía 20 años, al llegar con un cargamento de cocaína.

Los delitos del hijo no tienen que ser culpa del padre. Pero en diversas publicaciones se ha dicho que esa aprehensión confirmó la existencia de una red de narcotraficantes que podría estar operando desde el hospital La Raza, del IMSS, con respaldo del sindicato que dirige Valdemar Gutiérrez Fragoso. (La nota del reportero Ricardo Ravelo, “Narcotráfico en el hospital La Raza”, que difundió el 1 de agosto de 2006 el servicio de noticias de la revista Proceso, resulta especialmente descriptiva). La postulación de Gutiérrez Fragoso, que inicialmente ha parecido emblemática inconsecuencia, podría ser una enorme y costosa barbaridad del PAN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s