Los diputados de Lopez Obrador

La discutible decisión  –propiciada por el Tribunal Federal Electoral– para duplicar la multa que ya le había impuesto al PAN por su anodina “sopa de letras” contra el PRI, le restó atención a otras decisiones del Consejo General del IFE el viernes pasado. Por eso se ha pasado por alto el registro de las candidaturas a diputados federales de varios antiguos y nuevos adherentes de Andrés Manuel López Obrador.

Como ya se sabe, en ejercicio de esa esquizofrenia política a la que antes se denominaba y sancionaba como doble militancia y que hoy en día casi todos consideran solamente como signo de los tiempos, ese ex candidato presidencial ha decidido no respaldar a su partido, el PRD. En vez de ello, apoya al Partido del Trabajo y a Convergencia, cuyas posibilidades para conservar el registro electoral resultarían casi inexistentes de no ser porque se apuntalan en la imagen del propio López Obrador.

Las antipatías que ese frustrado candidato presidencial suscita hoy en la sociedad mexicana son mayoritarias. Pero al PT y Convergencia les basta el voto de pequeños porcentajes de ciudadanos para conservar el registro y para llevar a la próxima Legislatura a un puñado de diputados por cada partido.

Por eso son relevantes los aspirantes registrados por el principio de representación proporcional cuyos registros aprobó el IFE el 8 de mayo. La lista del Partido del Trabajo en la primera circunscripción la encabeza Enrique Ibarra Pedroza, un inteligente y antiguo priista que durante largo tiempo esperó en vano la candidatura por ese partido en Jalisco y que renunció al PRI en 2005 para ser, entonces, aspirante a la gubernatura por el PRD. Con sólida trayectoria legislativa y experiencia en asuntos electorales, Ibarra será uno de los diputados más conspicuos.

En las circunscripciones segunda y tercera los candidatos que encabezan las listas son Pedro Vázquez González y Francisco Amadeo Espinosa, actualmente senadores por el PT. En la cuarta, está Porfirio Muñoz Ledo cuyos biógrafos están en riesgo de perder la cuenta de los partidos y alianzas por los que ha transitado: del PRI al PARM, al PRD, a la coalición foxista, al lopezobradorismo… lo que a él le interesa es que será diputado. La maestra Ifigenia Martínez, también ex priista y ex perredista, ocupa el segundo sitio en esa lista. Igualmente se encuentran Agustín Escobar (miembro del PT), Laura Itzel Castillo (ex secretaria de Desarrollo Urbano en el DF) y Jaime Cárdenas Gracia, ex consejero del IFE e investigador en asuntos jurídicos.  Para la quinta circunscripción el PT propone a uno de sus dirigentes, Óscar González Yáñez.

Convergencia también postula a varios colaboradores de López Obrador: Bertha Luján, perspicaz abogada laboral que fue asesora en el gobierno de la ciudad de México, tiene el primer sitio en la primera circunscripción. Las siguientes tres, están encabezados por sendos dirigentes de Convergencia: Armando López Velarde, de Aguascalientes; Pedro Jiménez León y Jaime Álvarez Cisneros dirigente en Morelos. Pero en la cuarta circunscripción también es candidato José Agustín Ortiz Pinchetti, que fuera secretario de Gobierno en la administración de López Obrador en la ciudad de México.

En la quinta circunscripción destaca la candidatura de Alejandro Gertz Manero, que fue secretario de Seguridad Pública de la ciudad de México tanto en el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas como con Rosario Robles para luego ocupar la misma responsabilidad a comienzos del gobierno de Vicente Fox. Actualmente rector de la Universidad de las Américas en la ciudad de México, la opinión de Gertz Manero es frecuentemente consultada en asuntos relacionados con la persecución a la delincuencia. Más que a López Obrador, Gertz Manero se ha acercado al dirigente nacional de Convergencia, Dante Delgado, que lo invitó a formar parte del consejo consultivo de ese partido. Martha Pérez Bejarano, que fue secretaria de Desarrollo Social en el gobierno de la ciudad de México, se encuentra en el cuarto sitio de esa lista.

Así que López Obrador no será diputado, pero contará en San Lázaro con voceros comprometidos con él. Varios de esos legisladores no serán representantes de un partido sino de la amorfa y veleidosa pero vigente fuerza política acaudillada por el que a estas alturas prácticamente nadie denomina como “presidente legítimo”. Ha perdido fuerza, pero sigue allí. Como el dinosaurio de Monterroso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s