Cómo reparte la sociedad sus desconfianzas

Sociedad esquizofrénica podríamos considerar que es la mexicana, a la luz de los estudios de opinión. El 54% de los ciudadanos aprueba la gestión del presidente Felipe Calderón, pero solamente el 19% estima que tiene “mucha” capacidad para gobernar. El 62% tiene una opinión favorable de Calderón como persona, aunque únicamente el 18% cree que es muy honesto y que respeta mucho la legalidad.

Esos son algunos de los contrastes que ofrece la Tercera Encuesta Nacional 2009 que fue difundida ayer por Investigaciones Sociales Aplicadas y el Grupo de Economistas y Asociados.

A la mayoría de los mexicanos les preocupa, en términos nacionales, la economía. Pero en su entorno familiar consideran que lo más frágil es la seguridad. El 55% considera que la situación económica que vive el país es mala. Solamente hay un 8% de despistados –o autistas, o afortunados sin remordimientos sociales– que supone que las condiciones económicas son buenas.

Cuando les preguntan sobre la situación en su colonia o localidad, el 51% de los entrevistados en esa encuesta responde que el principal problema es la seguridad. Para el 30%, el problema de mayor gravedad en el plano local es la economía.

Ese es, en el transcurso del sexenio, el nivel más alto que ha alcanzado la seguridad como problema local de acuerdo con las 12 encuestas que ha realizado GEA-ISA desde diciembre de 2006. En noviembre de 2008 el 51% consideró a ese como el asunto más grave, después la tasa de tales señalamientos bajó a menos de la mitad de los encuestados y ahora vuelve a ser la opinión de la mayoría.

A los ciudadanos les inquieta la inseguridad, pero consideran adecuadas las medidas del gobierno contra el crimen organizado. El 76% de los encuestados aprueba los operativos que realiza el gobierno contra el narcotráfico. Ese nivel de aprobación era del 88% en junio de 2007, disminuyó al 63% en marzo de 2009 y ahora repunta de nuevo a más de las tres cuartas partes de los ciudadanos.

Para el 50% de ciudadanos el problema de mayor importancia en el país, es económico, Hace algo más de dos años, en junio de 2007, solamente el 26% estimaba que la economía era el asunto nacional más grave.

La seguridad es, hoy en día, el problema más importante para el 38% de los mexicanos.

Y solamente el 10% considera que el problema de mayores dimensiones es político.

Es decir, la opinión ciudadana es distinta de la que mantiene el gobierno. Para el presidente Calderón, la prioridad nacional es enfrentar a la delincuencia. Quizá tiene razón. Pero con esa postura coincide menos de 4 de cada 10 mexicanos.

La opinión preponderante en la sociedad también discrepa con las posturas de muchos medios de comunicación, para cuyos operadores pareciera que el problema nacional de mayor importancia son los políticos que tenemos en este país. La mayor parte de los noticieros y espacios de discusión en televisión y radio manifiestan más interés por las desavenencias en los partidos y las habladurías acerca de los personajes políticos que por las vicisitudes de la economía nacional y global.

Sin embargo, como hemos señalado, solamente uno de cada 10 mexicanos considera que el problema nacional más importante es de carácter político.

Quizá la insistencia mediática en los yerros de los políticos esté conformando una opinión ciudadana desfavorable a los operadores del presidente Calderón, aunque sigue siendo propicia hacia el presidente de la República. Solamente el 37% desaprueba la labor de Calderón en tanto que, como anotamos antes, el 54% está de acuerdo con ella.

Pero mientras el 38% aprueba la labor del gabinete presidencial, el 43% dice que la desaprueba.

De los integrantes de ese equipo de trabajo, el mejor calificado es Fernando Gómez Mont, secretario de Gobernación, cuya labor es aprobada por el 38% de los entrevistados aunque el 32% la desaprueba. El rechazo más alto, y aquí aparece de nuevo la percepción sobre la economía, es para el titular de Hacienda, Agustín Carstens, cuya gestión es desaprobada por el 41% en tanto que la aprueba únicamente el 24% de los ciudadanos.

Esos son algunos resultados de la encuesta nacional levantada entre el 6 y el 9 agosto por la empresa que dirige el especialista Ricardo de la Peña.

Suspicaz y atribulada, la sociedad mexicana está aprendiendo a repartir con diferentes criterios sus adhesiones y simpatías. Apoya acciones pero no las prioridades del gobierno. Reconoce errores pero no se mimetiza con las admoniciones de los medios. Quizá no sea esquizofrenia, sino malicioso pragmatismo el talante que está definiendo a los ciudadanos delante de los crecientemente problemáticos asuntos públicos.

Publicado en eje central

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s