Sahagún vs. Proceso y Wornat

Hace cuatro años y medio, la señora Martha Sahagún demandó judicialmente a la periodista Olga Wornat y a la revista Proceso por publicar algunos detalles de la disolución de su matrimonio religioso. La escritora argentina había incluido, en el libro La Jefa, varios de los argumentos que Sahagún presentó ante la iglesia católica para disolver sus vínculos conyugales con el señor Manuel Bribiesca.

Ante la publicación de fragmentos de ese libro en la edición del 27 de febrero de 2005, la para entonces ya esposa del presidente Vicente Fox entabló en abril de ese año un juicio por daño moral en el que exigió una reparación económica.

Se abrieron, entonces, varios dilemas políticos y jurídicos. Todo ciudadano tiene derecho a que su vida privada sea respetada por los medios de comunicación, pero ¿qué ocurre cuando se trata de ciudadanos en posiciones políticas tan relevantes como las de quienes viven en la casa presidencial? Todo ciudadano tiene derecho a utilizar la vía legal para defender sus derechos, ¿pero hasta qué punto una demanda interpuesta por la esposa del presidente de la República no constituye una acción de intimidación en contra de una publicación crítica? A partir de esa acción judicial, la publicidad del gobierno federal en Proceso disminuyó de manera harto significativa.

En su defensa, la revista sostuvo que al publicar extractos del libro de Wornat había ejercido su derecho a la libertad de prensa en un tema que, por añadidura, consideraba de interés público: “Por tratarse del presidente y su esposa, la anulación de sus respectivos matrimonios dejó de ser cosa privada para convertirse en asunto público. En consecuencia, con base en la garantía del derecho a la información consagrada en el artículo 6º de la Constitución, el pueblo tiene el derecho a estar informado”.

El litigio se desarrolló, desde entonces, de una instancia judicial a otra. En julio de 2006, un juzgado civil del Distrito Federal falló contra Proceso y Wornat al considerar que la publicación de aquella información había transgredido los artículos 6º. y 7º. constitucionales y les impuso una multa de casi dos millones de pesos.

En enero del actual año, la Primera Sala de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal absolvió a Proceso pero condenó a Wornat pagar una multa de medio millón de pesos. Tanto Sahagún, disgustada porque no había sanción contra la revista, como Wornat, interpusieron sendos amparos.

El asunto ha alcanzado tal relevancia que, en abril y junio pasados, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió atraerlos. Más allá de la notoriedad pública de la demandante, del carácter que se les pueda atribuir a las revelaciones y al periodismo de Wornat y más allá también de la presencia periodística de Proceso –que es sin duda la revista política más leída en México– el caso tiene implicaciones relevantes para el ejercicio del periodismo y de la libertad de expresión.

En su resolución para ejercer esa facultad de atracción, la Primera Sala de la Corte consideró: “La libertad de expresarse con toda libertad y la libertad de buscar y recibir información son importantes no solamente por el modo en que contribuyen al florecimiento de las personas humanas en lo individual sino porque son un presupuesto para el adecuado funcionamiento de la democracia representativa que exige establecer y mantener normas e instituciones que reflejen un compromiso amplio y estable respecto de la bondad de garantizar una amplia circulación de noticias e ideas y que reconoce que es muy importante que los ciudadanos puedan conocer, evaluar, criticar y controlar el desempeño de los que realizan labores que implican ejercicio de poder, público o privado”.

En un comunicado sobre ese asunto, la Asociación Mexicana de Derecho a la Información rescata esas apreciaciones del documento de atracción de la Corte y considera que el derecho de los ciudadanos a la apreciación crítica de los hechos públicos, entre los cuales se encuentra la evaluación de los personajes públicos, podría quedar vulnerado con una decisión desfavorable a la revista Proceso. Es pertinente tomar en cuenta, se añade, que esa revista publicó fragmentos de un libro que ya había sido editado.

La AMEDI sostiene, a propósito de la inminente resolución de la Primera Sala de la Corte: “Los derechos de la sociedad ante los medios, además de claros y con cauces expeditos para su ejercicio, tienen que ser compatibles con las libertades de expresión y análisis crítico. De manera respetuosa, requerimos de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia que, en la atención a los amparos derivados del litigio Sahagún – Wornat – Proceso, emita una resolución que reconozca el derecho de la sociedad a la evaluación crítica de los personajes públicos”.

Publicado en eje central

Anuncios

Un comentario en “Sahagún vs. Proceso y Wornat

  1. estimado doctor lo felicito por su información sólo no entiendo totalmente cuando dice: “Es pertinente tomar en cuenta, se añade, que esa revista publicó fragmentos de un libro que ya había sido editado.” ¿que ya haya sido editado disminuye alguna responsabilidad de la revista o de la autora? muchas gracias, siempre lo leo con interés…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s