Televisa y las tonterías de Esteban Arce

Las rabiosas quejas contra Esteban Arce por las tonterías que dijo acerca de los homosexuales se equivocan de destinatario. El problema no son los prejuicios de ese locutor, que con cierta frecuencia se ufana de un conservadurismo agresivo e ignorante. Lo realmente grave, que ha sido resaltado en ese episodio, es el amplio espacio que la principal empresa de la televisión mexicana le otorga a necedades como las que dice ese personaje.

Todas las mañanas, de lunes a viernes, Arce y varios de sus colegas ocupan la frecuencia de Canal 4 para desparramar gansadas y vulgaridades. Con la coartada de que allí se ofrecen noticias, ese conductor se ocupa de asuntos públicos a los que trivializa y que son motivo de bufonadas que se difunden con más ordinariez que ingenio. Su objetivo, es la burla sin información ni explicación.

Cuando Arce y sus compañeros de mesa se ocupan de temas sensibles como el que ahora le ha dado a ese programa una notoriedad que no merece, lo hacen para buscar sonrisas del público a partir de remedar estereotipos. En ese contexto Arce manifiesta, carente de toda pena, insolencias y simplezas como las que recalcó cuando la sexóloga Elsy Reyes llevó a ese programa el tema de la preferencia y la orientación sexual.

Arce aprovechó de inmediato ese asunto para decir que la homosexualidad no es “normal”. Cuando la especialista quería hacer aclaraciones, el conductor la interrumpía a gritos.

La exposición que Reyes llevaba acerca de la diversidad de opciones sexuales que pueden tener los individuos, quedó en frases sueltas y apabullada por las exclamaciones de Arce. No se trató de una conversación sino de un desigual intercambio de exclamaciones, tal y como se puede apreciar en  el video colocado en YouTube y que ayer llegaba a casi 150 mil visitas.

Durante los 7 minutos que duró el segmento televisivo, Esteban Arce insistió en la presunta “anormalidad”, adjudicándole una connotación peyorativa a ese concepto. Luego de referirse de manera despectiva a los homosexuales, asoció esa orientación sexual a que “hay mucha degeneración y hay mucha droga”. Para Arce la sexualidad “normal” es la que a él le parece adecuada y, sin más cartabón que su prejuiciada visión del mundo, descalifica todas las demás.

Con admirable paciencia, pero desbordada por la intolerante vehemencia de su interlocutor, Reyes intentaba paliar algunas de las carencias intelectuales de Arce.

“Algo que no tenga que ver con nuestras ideologías no quiere decir que sea malo…”, quiso explicar la especialista.

Arce no dejaba de interrumpir: “¡No es mi ideología, es la naturaleza! Yo me quito la religión, yo me quito todo. La naturaleza pone un hombre, una mujer. Eso es lo normal, que tengan hijos y se reproduzcan. Lo que viene al lado ya no es normal, aunque lo digas tú o lo diga Shakespeare o lo diga Einstein”.

– “Es algo mucho más profundo que eso. Yo sí lo único que… es estar por la tolerancia”.

– “Bueno gracias, vámonos”. Arce golpea el escritorio. Entran comerciales.

Esa conversación ocurrió el 18 de diciembre y fue cuestionada de inmediato en mensajes de Twitter y en espacios en Facebook donde se exigía la destitución de Arce. Ya iniciado el nuevo año, varias de esas reacciones rebotaron en algunos medios convencionales que ampliaron la difusión de las opiniones de ese conductor.

Más tarde, en un boletín difundido el 6 de enero, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación hizo una declaración en donde, sin mencionar a Arce y sus despropósitos, exhortaba a la responsabilidad y la tolerancia en los medios de comunicación y otros espacios de la vida pública. Prudente ese llamado, fue leído como benigna reconvención al conductor de “Matutino Express”. Pero también podría tener como destinatarios a quienes, inconformes con los comentarios de Arce, lo colmaron de improperios y exigencias de censura. Una gran cantidad de esos antagonistas de Arce se colocaron en el mismo nivel, con el mismo estilo, del prejuiciado conductor de Televisa.

Esteban Arce tiene derecho a decir todos los despropósitos que quiera. Los televidentes tienen derecho a cambiar de canal o apagar el televisor. Pero en un canal que usufructúa una concesión pública, máxime cuando se abordan asuntos que requieren explicaciones cuidadosas, tendrían que existir reglas para evitar las simplificaciones. Y sobre todo, tendrían que respetarse opiniones y enfoques diversos.

Si algo se le debería reprochar a Esteban Arce, es el comportamiento que tuvo con Elsy Reyes, a la que no dejó exponer sus argumentos a pesar de que era invitada en su programa. Pero la ramplonería, la carencia de respeto tanto a participantes como a espectadores y la diseminación de prejuicios a veces con la coartada de que se trata de series humorísticas, forman parte de la programación regular de Televisa.

De ese corte, es el tipo de televisión con el que hace negocio Televisa. A la audiencia de la televisión abierta, se la satura de sandeces y vulgaridades. Al entretenimiento, se le confunde con aturdimiento.

El día de hoy Televisa anunciará una campaña para promover sitios turísticos de México con videos de imágenes fastuosas y opípara producción. Pero en la calidad de sus programas, ese consorcio va de peor en peor. Con puntería, el escritor Fabrizio Mejía Madrid señaló en su espacio en Twitter: “La televisión de los setentas es a la de Azcárraga Jean lo que una película de Pedro Infante a una del Chatanuga”.

Publicado en eje central

Anuncios

5 comentarios en “Televisa y las tonterías de Esteban Arce

  1. No necesitamos televisión.
    No necesitamos la “sensatez e inteligencia” de la gente que tiene a la sociedad enagenada desde hace 50 años.
    No necesitamos los prejuicios de quienes están a favor o en contra de la homosexualidad.
    Tampoco necesitamos reproducirnos para amar, ni amar para reproducirnos.
    No necesitamos ser aceptados por el mundo para ser libres.
    No necesitamos actuar como lo que no somos (como si yo me comportara como inglés siendo mejicano) para ser algo.

    Apaguen la tele.
    Apaguen sus propios prejuicios.

  2. No es la primera vez que los seudoconductores de las televisoras comerciales, se sienten dueños de la escena y por lo tanto del derecho de expresar su vasta incultura, sobre todo en temas tan sensibles y controvertidos, que no deberían tocar sin siguiera haber leído o profundizado un poco. Otros programas aluden el tema y sacan provecho a través de la burla.

    Es imperiosa una mayor intervención de las instancias responsables de los Derechos Humanos ante los medios.

    Soliciten seriedad, investigación y participación de los involucrados.

    Gracias.

  3. Cabe decir que la “especialista” no es tal, visto que uno con mejor preparaciòn y real investigaciòn no hubiera dejado que lo utilizaran de esa manera, la chica participa regularmente en programas y hasta telenovela de televisa, asi que es parte de la empresa, sabìa perfectamente en la que se metìa.
    Comparto completamente la visiòn respecto a televisa, y màs aùn porque trabaje en esa empresa, una empresa en la que los empleados homosexuales (hombres y mujeres) son un importante porcentaje.

  4. No seamos ingenuos, no va a pasar nada, a Arce no lo va despedir nadie ni mucho menos le va a pasar ninguna ley a cobrar la factura por su discriminación, la verdad pasa a diario, y en un canal como el de televisa no me sorprende. Quizá ya fijo su postura como un medio clave para defender a la Iglesia y la elite conservadora de toda la decadencia que dicen ser los Homosexuales o lesbianas. Creo que no fue una situación espontánea más bien fue premeditada sino chequen cuantas visitas tiene en you tube, cuantas causas en facebook para que odies a Arce y cuantos foros y comentarios como este, por un baboso en una televisora nefasta que ni merece dedicarle más líneas, solo insisto. Publicidad y Fundamentalismo religioso!

  5. Es fruto de una ideología barata, detentada por gente inculta la que blande la tan ladrada “normalidad” y “natural”, hase de recordar que las estrellas llegan a la pantalla chica y grande más que por sus valores, por su belleza, y por haber estado contactadas con las personas adecuadas.

    Si hablamos de natural, claro que con algo de justicia, de honestidad y de cerebro, podemos, rápidamente, notar que un automóvil que expele gases tóxicos, que dejan estériles a los heterosexuales cada vez más dicho sea de paso, no es ese automóvil fruto de la naturaleza, una casa, un edificio, una licuadora, una autovía, una locomotora, un avión que contamina como el diablo, no son fruto de la naturaleza, la cacería como deporte, el golf, la tala desmesurada que ha matado para siempre jamás cien mil especies, la modificación de granos genéticamente modificados, la superexplotación de los mares, los billones de hectolitros de benceno en el aire, los billones de toneladas de aceite y los billones de productos plásticos que echamos a la mar, no es fruto de la naturaleza, ni es normal que día a día borramos para siempre jamás especies animales, vegetales y que borramos de la faz de la tierra para siempre jamás, zonas selváticas, no es normalidad emplear a todos los simios del mundo para fabricar medicinas para la carrera infinita en que los virus evolucionan, cuando las religiones retrógradas nos dicen que nuna ha existido la evolución.

    Si tanto queremos respetar la normalidad, no debería haber adopción. Si la gente no es normal por ser estéril, no debería coger el hijo de otro, no debe haber para los heteros inseminación artificial pues no es ésa fruto de la naturaleza, ni debería haber cirugías para salvar a nadie pues no es parte de la naturaleza. Tanto que no es fruto de la naturaleza que es normal para nosotros, entre otros, la criminalidad que casi en todos los casos son heterosexuales los criminales, los uxoricidas son heterosexuales, los narcotraficantes, los sicarios, secuestradores, y eso es para los heteros lo normal, cuando se ponen a ladrar contra los homosexaules no ven el nivel de criminalidad que ostenta el grupo compuesto por los heterosexuales quiénes se dicen normales y sanos pues nos acusan a los homos de ser enfermos: el enfermo es el psicópata heterosexual siempre que es asesino serial, enfermo es el hetero que entra a una escuela y mata a todo dios, ése es enfermo, pero eso no lo ven los “sanos” ni los “normales”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s