Qué cambiaría una nueva ley de medios

Texto publicado en emeequis

Si se aprobara la ley medios que proponen varios partidos, organizaciones sociales y ciudadanos…

– La regulación de la radiodifusión y las telecomunicaciones estaría a cargo de un Instituto Federal de Telecomunicaciones integrado por especialistas sin compromisos con las empresas que deberían regular, a diferencia de la actual Cofetel que en su mayor parte está compuesta por comisionados identificados con el interés de las televisoras. El Instituto tendría un consejo consultivo.

– Las concesiones para radiodifusión serían asignadas por licitación pública, tomando en cuenta la experiencia y el proyecto de los aspirantes a utilizar una frecuencia de televisión o radio y no solamente su propuesta financiera.

– Las nuevas reglas permitirían que, de inmediato, fueran puestas a licitación las frecuencias necesarias para dos nuevas cadenas nacionales de televisión. Una de ellas sería de televisión pública.

– El refrendo de las concesiones estaría sometido también a concurso, a fin de que todos los interesados tuvieran oportunidad de competir por la asignación de frecuencias. El cumplimiento que los concesionarios hubieran tenido de las normas que los regulan y su responsabilidad social, serían determinantes frente a las propuestas de otros aspirantes.

– Los medios públicos, además de recibir recursos fiscales, tendrían posibilidad de vender espacios comerciales y, por otra parte, deberían contar con consejos consultivos para afianzar su vinculación con la sociedad.

– Los medios comunitarios serían reconocidos como medios de uso social y podrían tener publicidad para facilitar su sostenimiento.

– Al menos la mitad del tiempo de transmisiones en radio y televisión estaría ocupada por programas producidos en México. De ese segmento, al menos la quinta parte difundiría contenidos realizados por productores independientes. Habría una puerta franca a la diversidad y la calidad en esos medios y espacios garantizados para contenidos y profesionales que hoy están ausentes de la televisión y la radio.

– Se crearía un fondo nacional para respaldar la producción audiovisual independiente.

– El Estado dispondría de 60 minutos diarios, organizados proporcionalmente entre 6 y 24 horas, en cada estación de televisión y radio. Se terminaría el irregular “tiempo fiscal” que existe desde 1969.

– Estaría prohibida la publicidad encubierta, o que no es identificada claramente como tal, en los medios electrónicos.

– Las transmisiones de eventos deportivos ya no serían bloqueadas con anuncios que cubren toda la pantalla cada vez que hay una jugada relevante. Habría límites muy claros para la publicidad durante esos eventos.

– Las películas en televisión dejarían de ser interrumpidas a cada momento para insertar anuncios comerciales. No podría haber más de tres pausas de esa índole cada hora.

– Habría reglas precisas para garantizar el derecho de réplica en radio y televisión.

– Cada medio en radio y televisión contaría con un código de ética y un defensor de sus audiencias.

– Los periodistas tendrían derecho a respaldarse en una cláusula de conciencia para negarse a participar en la elaboración de informaciones contrarias al código de ética del medio de radiodifusión para el cual trabajen.

– Habría reglas para determinar cuándo se considera dominante a una empresa en las telecomunicaciones o la radiodifusión a fin de que, en ese caso, la autoridad tome decisiones para impedir conductas de concentración monopólica.

– La interconexión entre las empresas telefónicas estaría definida de manera clara y no tendría que someterse a pretensiones corporativas o a interpretaciones de la autoridad como sucede hasta ahora.

­– Las empresas telefónicas dejarían de cobrarnos minutos completos cuando utilizamos ese servicio únicamente unos segundos, o en fracciones de minuto. Se terminaría el “redondeo”, que es una de las principales fuentes de exacción que hacen tales empresas sobre el bolsillo de los consumidores.

Esas son algunas de las muchas consecuencias que tendría la  nueva Ley Federal de Telecomunicaciones y Contenidos Audiovisuales que proponen, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados, PAN, PRD, Convergencia y algunos legisladores del PRI. Se trata de un proyecto de ley que promueve la competencia, la transparencia, la calidad de conexiones y contenidos y el interés de los consumidores.

Está por verse si el Revolucionario Institucional se compromete con esa iniciativa, o con la ausencia de cambios que favorece a los consorcios más influyentes en las telecomunicaciones y la televisión.

Anuncios

3 comentarios en “Qué cambiaría una nueva ley de medios

  1. 1. La regulación de la radiodifusión … estaría a cargo de un Instituto Federal de Telecomunicaciones integrado por especialistas sin compromisos con las empresas…DE ACUERDO
    2. Las concesiones para radiodifusión serían asignadas por licitación pública..DE ACUERDO
    …tomando en cuenta ….el proyecto de los aspirantes NO ESTOY DE ACUERDO, ES UN ACTO DE CENSURA QUE SE TENGA QUE CALIFICAR “AL PROYECTO DE MEDIO”.
    3. Las nuevas reglas permitirían que, …fueran puestas a licitación …dos nuevas cadenas nacionales de TV…DE ACUERDO.
    4. El refrendo de las concesiones estaría sometido también a concurso.. DE ACUERDO, PERO HAY QUE TENER CUIDADO Y PREVISIONES AL RESPECTO. ES EL MÉTODO QUE HUGO CHÁVEZ HA ESTADO UTILIZANDO PARA REDUCIR CADA VEZ MÁS LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN DE SUS OPOSITORES.
    5. Los medios públicos, además de recibir recursos fiscales, tendrían posibilidad de vender espacios comerciales…DE ACUERDO.
    6. Al menos la mitad del tiempo de transmisiones en radio y televisión estaría ocupada por programas producidos en México. NO ESTOY DE ACUERDO. ESTAS RECETAS DE CONTENIDO A VECES SON MUY DIFICILES DE IMPLEMENTAR Y SE PRESTAN PARA EL CHANTAJE POLÍTICO-POLICIACO A LOS MEDIOS CUANDO HAYA UN GOBIERNO CON VOLUNTAD DE PERSEGUIR LAS OPINIONES DISIDENTES.
    7. Habría reglas precisas para garantizar el derecho de réplica en radio y televisión. DE ACUERDO.
    8. Cada medio en radio y televisión contaría con un código de ética DE ACUERDO y
    9. un defensor de sus audiencias NUNCA!!! ESTO APARECE COMO EL CENSURADOR INQUISITORIAL O EL COMISARIO POLÍTICO ESTALINIANO TAN DEL GUSTO DE NUESTRAS IZQUIERDAS.
    10. Las películas en televisión dejarían de ser interrumpidas a cada momento OJALA!!!!
    11. Habría reglas para determinar cuándo se considera dominante a una empresa… DE ACUERDO.
    12. La interconexión entre las empresas telefónicas estaría definida de manera clara y no tendría que someterse a pretensiones corporativas o a interpretaciones de la autoridad. DE ACUERDO.
    13. Los periodistas tendrían derecho a respaldarse en una cláusula de conciencia para negarse a participar en la elaboración de informaciones contrarias al código de ética. DE ACUERDO

  2. Gracias, Hugo por sus comentarios. Si no hay evaluación en la renovación de concesiones, entonces las frecuencias serían patrimonio eterno de quienes ganaron una licitación o, peor, quienes tuvieron la fortuna de ser beneficiados por alguno de los gobiernos anteriores. ¿No es eso más autoritario, incluso más cercano con el despotismo chavista?
    Por otra parte, los defensores de las audiencias existen en toda Europa… ¿cree usted que en Gran Bretaña o Alemania hay modelos estalinianos? ¿Cómo, de otra manera, se abren vías para que los ciudadanos se defiendan de los medios? Saludos.

  3. Sobre las evaluaciones de las renovaciones, solo desearía que se especifique muy bien que se evalúa y con que criterios, cuya aplicación pueda ser apelada en instancias neutrales y bien establecidas por la ley. Y sí estoy de acuerdo que una concesión a perpetuidad a quienes son obsequiosos con el gobernante en turno es más autoritario y cercano con el despotismo chavista.

    Sobre el defensor de audencias, no sé ni veo de que nos van a defender. Sí un programa o emisión no me gusta, pues le apago o me cambio a algún otro programa de la competencia, es la ventaja de la diversidad que permite una sociedad democrática. Si expresan algo que me ofenda en mi persona, mi comunidad o institución en que laboro, pues ya con los códigos de ética y los derechos de réplica puedo protegerme.

    A manera de ejemplo, pongo la reciente entrevista de Julio Scherer con un supercapo del narcotráfico, (o el bodrio interminable de las “entrevistas” con el “affaire Paulete”), que más pareció una presentación “en sociedad” or encargo de “business relations” a esa persona. Yo no me ofendo ni le niego su derecho a Don Julio a entrevistarlo, o a los de televisa por ser tan ramplones en sus noticieros, solo me parecen de mal gusto, y si los criticara sería solo en esto, el mal tino que tuvo don Julio, y lo repetitivos y amarillistas de Televisa, y por supuesto que no compré ese número de Proceso ejerciendo mi libertad al respecto, y cuando me fastidio de lo insulzo de esos noticieros de la TV, pues le cambio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s