Falaz “Iniciativa”

Hay un discurso anticipadamente autodefensivo, y además curiosamente convergente, entre los comunicadores que promueven la “Iniciativa México”.

Ciro Gómez Leyva: “La ‘izquierda’ denunciará que como detrás está la mano de Televisa, la Iniciativa México es un fraude mal disfrazado de virtud” (Milenio, 7 de junio). Carlos Loret de Mola: “Iniciativa México ha despertado en sectores críticos de la propuesta inquietud, sospecha y especulación, que irán decantándose al paso del proyecto” (El Universal, 8 de junio). Salvador García Soto: “Es seguro que muchos se mostrarán en contra: ‘es una farsa’ ‘sólo buscan proteger sus intereses’, ‘quieren más poder’, ‘es un circo mediático’. No faltarán críticos y críticas, serán parte de un ejercicio que tendrá que apostar a ser abierto e incluyente… para que no se confunda con un intento de los poderosos medios masivos por imponer una visión de país y de la realidad a los mexicanos” (El Universal, 8 de junio).

"Apoyo". Cartón de Hernández publicado en La Jornada el 8 de junio de 2010

Los tres, son periodistas enterados e inteligentes. No desconocen la pésima imagen pública, forjada a partir de reiterados abusos, que tienen las televisoras privadas. Por eso se anticipan a señalar que, aun cuando fuera solamente por eso, la Iniciativa México nace con una desventaja notoria. Tienen razón.

Cualquier propuesta proveniente de las empresas que encabezan Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego encontrará escepticismo y resistencias en los sectores críticos de la sociedad –que no son pocos– porque esas corporaciones nunca han dado paso sin provecho.

El afán mercantil de los negocios privados no es cuestionable, al contrario. Pero las ambiciones comerciales de Televisa y TV Azteca se han expandido a contracorriente del interés de la sociedad mexicana, desplegando una programación de calidad por lo general pésima y que en el plano informativo suele estar sesgada por el ocultamiento político de la realidad.

Peor aún, Televisión Azteca mantiene un militante antagonismo contra el Estado de Derecho. Tan sólo en lo que va de este año ha acumulado varios centenares de millones de pesos en multas por no cumplir la legislación en materia de propaganda electoral y de los partidos.

Así que, encabezada por esas prominentes cuan antipáticas empresas, no hay motivo para que Iniciativa México sea recibida como si no tuviéramos memoria política o escrúpulos éticos. Y no se trata de reparos de una izquierda moralina como sugiere Gómez Leyva, ni solamente de los críticos de siempre como apunta García Soto. De hecho, quizá parte de la izquierda institucionalizada esté deseosa de aplaudir esa propuesta de las televisoras para obtener de ellas la aquiescencia que le regatean los electores.

Loret de Mola vaticina que la sospecha y la especulación serán desplazadas conforme Iniciativa México tenga resultados. Pero hay realidades ante las que sería por lo menos candoroso conceder el beneficio de la duda.

Iniciativa México no existiría si las televisoras no tuvieran necesidad de recuperar presencia pública. Siguen constituyendo las fuentes más poderosas de propagación de mensajes de toda índole, pero tanto en Avenida Chapultepec como en el Ajusco no son pocos los ejecutivos preocupados por el drástico descenso en la audiencia de ambas televisoras en los años recientes. Más que el afán crítico de la sociedad, la existencia de nuevas opciones de entretenimiento e información (TV de paga e Internet, entre ellas) ocasionan ese declive que ocurre en todo el mundo pero que en México resulta más drástico porque aquí la concentración de las televisoras les confería ratings altísimos.

Quizá ese proyecto que promocionará y premiará acciones ciudadanas notables tampoco existiría sin el contexto de estridencia que desde hace varios años abruma y aturde al escenario público mexicano. Violencia y corrupción, ya de por sí graves, se vuelven más onerosas debido a la impericia gubernamental, el autismo de la clase política y la fascinación de la sociedad para ensimismarse en sucesivos e infructuosos escándalos.

Al país le hace falta una zarandeada capaz de llevarnos a trabajar por los asuntos fundamentales, entre ellos la construcción y el cumplimiento de un régimen legal respetado y acatado por todos. Ese cambio no lo va a conseguir una iniciativa encabezada por empresas como la televisora que infringe la ley sistemática y hasta ahora impunemente, o aquella otra que todos los días lucra con el estrépito y la confusión.

Publicado en emeequis

Anuncios

5 comentarios en “Falaz “Iniciativa”

  1. Una excelente visión de este hecho mediático, visión que comparto con usted, y que gracias a tu texto este hecho que en sí llamava mi atención me ha quedado más exlarecido de lo que yo por mí mismo imaginé, ha ampliado en mucho mi criterio y crítica sobre el particular de lo que es, o será esta Iniciativa México y sus fines.

    Un saludo y felicidades.
    Carlos Mendoza

  2. Concuerdo con Ud. y me queda claro que esta “Iniciativa México”, la lanzan las televisoras para intentar recuperar posicionamiento ante nuestra sociedad. Tambien concuerdo con la información proporcionada por Ud. y por comentaristas como Ciro Gómez Leyva, a quin le he escuchado comentarios sobre el tema, de la persistente actitud de TV Azteca o su proclividad de darle la vuelta a obligaciones que nuestro estado de Derecho les demanda e impone a los medios de información, entre ellos a las televisoras. Creo que aquí es importante resaltar, que sus intentos de violación a las normas NO han quedado impunes y le han ocasionado a TV Azteca ser severamente sancionada, como Ud. correctamente menciona, con varios centenares de millones de pesos en multas por no cumplir legislación diversa, mayoritariamente la electoral.
    Creo que esto es lo esencial en una sociedad moderna, que la prepotencia NO se quede impune y si alguien, yo, Ud. el vecino o el político de enfrente, decidimos contrariar la ley, pues sepamos que seremos sancionados por ello. Me congratulo, porque en forma creciente los espacios para evadir las normas se han ido estrechando, no lo suficiente, pero como sociedad ahí la llevamos.
    Por otro lado quiero resaltar algo muy importante de lo que Ud. consigna en su artículo: que las televisoras han ido perdiendo audiencia, el “rating” famoso, por la existencia de nuevas opciones de entretenimiento e información (TV de paga e Internet, entre ellas). Esto creo que es el camino correcto en una democracia auténtica, más el tener leyes operativas que impidan o propicien competencia, y que además cuando aparezcan, puedan romper los monopolios que se vayan formando. La competencia u opciones nos da a los ciudadanos la posibilidad de escoger, sin necesidad de formar fiscales persecutorios o tribunales de caracter inquisitorial, que se justifican para poder perseguir las ideas que alguien encuentra o califica como incorrectas.

  3. Tengo dudas, creo que las televisoras privadas están seguras de su peso dentro de la población y lo que quieren hacer es marcar pautas al Estado (estático que padecemos) y a la sociedad. ¿Quién busca lideres? yo quiero, porque considero que el País los necesita, representantes honestos, activos y, si se vale, socialmente responsables.

  4. QUE VERGUENZA QUE CIRCO PARA LOS MEXICANOS COMUNES QUE SOLO TIENEN LA ALTERNATIVA DE ENTRETENERSE CON LA T.V OLVIDAR SU FRUSTRACION POR EL ENTORNO EN QUE VIVEN ,CON SI¡US CARENCIAS Y DESEOS DE QUE ALGUN DIA EL MEXICO QUE TANTO ESPERAN LLEGUE.LAS INICIATIVAS DE MILES DE MEXICANOS QUE SI PIENSAN SE FUERON A LA BASURA PORQUE HAY OIDOS SORDOS QUE NO QUIEREN Y LES CONVIENE ESCUCHAR. AHI ESTA EL RESULTADO LO DEMAS LO DEJO A SU CRITERIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s