Calderón propone acuerdos, pero los entorpece

Crispado y aciago, el escenario público mexicano parece repleto de actores de reparto, o  plano improvisados, cuando requeriría de protagonistas de primera línea. No hay un solo dirigente partidario, ni un solo gobernante, que en estos días infaustos haya salido a reivindicar intereses más amplios que el de los colores o las causas específicas que cada quien defiende.

El asesinato del candidato que hubiera podido ganar la gubernatura de Tamaulipas fue motivo de nuevos desencuentros entre las fuerzas políticas fundamentales, lejos de la unidad y los objetivos esenciales que, eso sí, todos incorporaron en sus discursos. El presidente Felipe Calderón hizo un llamado pertinente a traducir en hechos el frente común que siempre se menciona para atajar a la delincuencia, pero se limitó a repetir esa exhortación ante el respetable y en estos casos impávido público de los medios electrónicos.

Si hubiese querido construir una respuesta unitaria, el presidente Calderón la hubiera buscado acercándose a los dirigentes de otros partidos, presentando propuestas y discutiéndolas: haciendo política, en fin, que se suponía era una de sus habilidades y que evidentemente ha querido relegar para concentrarse en las dos grandes batallas con las que quiere sellar su sexenio. La primera de ellas es la guerra contra el narcotráfico, una causa que no puede ser más urgente pero que el presidente Calderón enfrenta desde el aislamiento político que él mismo ha construido. La otra ofensiva es por el mantenimiento del PAN en la presidencia de la República y a ella supedita el resto de sus decisiones, incluyendo las que podrían articular acuerdos y alianzas con otras fuerzas políticas.

El resultado, es una crecientemente desgastante (para el gobierno, pero también para el país) esquizofrenia política. El presidente Calderón exhorta, con argumentos sólidos, a enfrentar todos juntos a ese adversario común que es la delincuencia organizada. Pero al mismo tiempo tiene como objetivo inmediato arrimarle adhesiones al PAN, en una actitud que hace imposible cualquier acuerdo con el partido mayoritario en la Cámara de Diputados y que tiene más gubernaturas y que es el Revolucionario Institucional.

Los priistas, de piel política muy frágil cuando les señalan las atrocidades clientelares y los tráficos de influencia que perpetran constantemente, ya estaban disgustados con el espionaje cometido o tolerado por el gobierno federal. En ese clima de animosidades recíprocas, el llamado a la unidad que dirigió el presidente Calderón con motivo del infame asesinato de Rodolfo Torre Cantú, en Tamaulipas, les pareció demagogia electorera. La respuesta de Beatriz Paredes fue tan drástica que otros dirigentes del PRI han tenido que aclarar que no se rehúsan a dialogar con el gobierno pero que será después de las elecciones del domingo próximo.

El presidente Calderón parece empeñado en sembrar de obstáculos ese diálogo. La dimisión o renuncia –según la fuente en la que se confíe– de la Fiscal para Delitos Electorales, Arely Gómez, despierta preocupaciones fundadas acerca de la escrupulosidad con que serán atendidas las denuncias sobre irregularidades en las elecciones de este fin de semana. La decisión de aceptar o propiciar esa renuncia, precisamente cuatro días antes de las elecciones, fue de la PGR que atiende a indicaciones del titular del Ejecutivo Federal.

El afán del gobierno para reemplazar la conciliación por la imposición, se manifiesta también en la designación del nuevo integrante de la Comisión Federal de Telecomunicaciones. La renuncia de Héctor Osuna al advertir que no lo reelegirían como presidente de la Cofetel fue anunciada en una reunión encabezada por el secretario de Comunicaciones y Transportes, Juan Molinar. Conocido por su afición a defender los intereses de Televisa, Osuna no tomó distancia respecto del gobierno para dar a conocer su dimisión.

Ahora se puede considerar que esa renuncia, en forma y fondo, era anticipo de un movimiento para debilitar la ya escasa autonomía de la Cofetel. La designación del jefe de asesores de Molinar es expresión de menosprecio por ese organismo colegiado. Maestro en política comparada y licenciado en relaciones internacionales, Mony de Swaan ha sido un funcionario público diligente y quizá en ocasiones inteligente, siempre al lado de Juan Molinar en las variadas responsabilidades que ha desempeñado el hoy titular de la SCT. A excepción del breve paso que ha tenido por esa Secretaría, De Swaan ha sido por completo ajeno a las telecomunicaciones y a la radiodifusión, respecto de las cuales ahora tendrá que tomar decisiones fundamentales.

Además de la inexperiencia del nuevo comisionado, resulta preocupante el desinterés del presidente Calderón por las tareas de la Cofetel, a cuyo desempeño pudo haber contribuido con una designación distinta. No exageran quienes, desde otras fuerzas políticas o incluso en los consorcios mediáticos, ven la designación de De Swaan como parte del esfuerzo del gobierno para acaparar posiciones pensando en las elecciones de 2010 y no en el interés de la sociedad.

Televisa y otras empresas querían un comisionado cercano a ellas. El dilema no era un funcionario manipulable por intereses corporativos o por intereses políticos. El presidente de la República pudo haber considerado otras opciones e incluso un mecanismo de designación que atendiera a otras opiniones.

Con decisiones como ésas, será muy difícil que el presidente construya los acuerdos que tanta falta le hacen al país. Calderón sigue rehusándose a pensar como estadista; sus miras son estrechas, el horizonte ya se le acabó. Esa es una pésima noticia para el país.

Publicado en eje central

Anuncios

3 comentarios en “Calderón propone acuerdos, pero los entorpece

  1. Estoy de acuerdo. Sumemos a lo dicho que se invita al dialogo y se dan palos a los que se niegan, sean mineros o eletricistas y a los que llegan después les cobran la entrada o les sacar trapitos y llamadas telefónicas. Para colmo los diputados enredan mas las cosas y la SCJN hace lo que le viene en gana o lo que le piden.

  2. Saludos Raúl:

    De verdad es una pena la actitud tan mezquina que adoptó, desde el principio de su gestión, el señor Calderón. En lo personal, no voté por él, y lo menos que esperaba era un trabajo en el que no se confundiera gobierno y partido (algo que el PAN criticó al PRI). Lástima, su sexenio amén de mediocridad irradia una parcialidad malsana. (Empieza a parecerse a Fox en su último bienio como presidente)

  3. Qué gran confusión del autor al intentar marcar diferencias politicas entre el PRI y el PAN, o entre los gobiernos surgidos de estos. Como que se quiere (y nos quiere) convencer de que unos, son los buenos, y otros, son los malos.

    Vean esto y refútenlo:

    “Sin Voz, Ni Voto”
    Columna Política de Roberto Campos Roca. Julio primero de 2010.

    UNA REFLEXION SOBRE LAS ELECCIONES LOCALES

    Los Estados Unidos Mexicanos, se rigen por un gobierno republicano y federal constituido por tres poderes principales, independientes y supuestamente soberanos entre sí: El Poder Ejecutivo; el Poder Legislativo (con las Cámaras de Diputados y la de Senadores); y el Poder Judicial.

    Los Poderes Ejecutivo y Legislativo se constituyen, formalmente, a través del voto libre, directo, universal y secreto de todos los ciudadanos mexicanos, mientras qué, el Poder Judicial, inexplicable e injustificadamente, es “propuesto, designado y avalado” por los poderes ejecutivo y legislativo respectivamente.

    Más grave aún, el Procurador General de Justicia y los Ministerios Públicos son designados también por el titular del Ejecutivo Federal, y en el extremo del acaparamiento de Poder, este Ejecutivo también ha creado y designado a los jefes de la supuesta Secretaría de Seguridad Pública Federal, de donde se desprende la actual Policía Federal, misma que tantos ratos amargos ha venido haciendo pasar a los mexicanos.

    ¿Dónde quedó entonces, la independencia y soberanía del Poder judicial respecto a los otros Poderes?

    Las entidades Federativas constituyentes de los Estados Unidos Mexicanos son treinta y dos, incluido el Distrito Federal, aunque este último ha venido siendo tratado como “entidad federativa de segunda clase”, pues no le son reconocidos, inexplicablemente por alguna jurisdicción vigente no escrita, sus derechos plenos de “libertad y soberanía” como al resto de los estados. Es decir, es una entidad con Derechos parciales y Obligaciones totales.

    Entre toda esta mezcla convenientemente arreglada entre los Poderes y las Entidades que conforman la República, sigue predominando la supremacía de un solo poder, omnímodo y prepotente: El Poder Ejecutivo Federal o Presidencia de la República.

    A su vez, este Poder Ejecutivo también puede avasallar al Poder Legislativo y sus dos Cámaras, pues el sistema de Partidos y de Representación Partidaria, deja siempre abierta la puerta para que los “líderes Camerales” (La alta burocracia de los Partidos representados en el Congreso), negocien entre sí y con el Ejecutivo, las decisiones fundamentales que afectan a la nación entera, y donde siempre se mantiene la preferencia de los intereses y privilegios de toda esta clase política, la que es también conocida (y no reconocida), como “Partidocracia”. Además de también alinearse cotidianamente a los intereses del Capital nacional y Extranjero.

    En su debida proporción, pero no menos insanamente, este esquema piramidal del poder político, se repite flagrantemente en cada uno de los estados que conforman la república, y por ende, en estos se hacen réplicas fieles de todos los perniciosos efectos del “centralismo” burocrático, donde los Ejecutivos de los gobiernos estatales, hacen lo mismo con los municipios y la representación del congreso y el poder judicial locales.

    Por si no bastara, este fenómeno antidemocrático y malicioso de la distribución del Poder, alcanza lamentablemente también a los propios Ayuntamientos Municipales, quienes, por una mal entendida figura de “Presidente Municipal” (Que solamente es el edil mayor entre sus iguales del ayuntamiento), este se impone atribuciones de “poder ejecutivo”, y aplica inmisericordemente los esquemas de centralización y ejercicio vertical del poder, controlando a los ediles cual si fueran sus empleados (aunque estos se sienten legisladorcitos), y discriminando el desarrollo de los todos los centros de población que integran el Municipio, preferenciando siempre a la cabecera municipal, que por lo mismo, corresponde siempre a la ciudad más grande de cada municipalidad.

    Es bajo este esquema verdaderamente manipulador y antidemocrático de distribución del Poder Político en México, en el que se ha sustentado bajo el método de la Corrupción y la Asociación Delictuosa entre funcionarios públicos y representantes populares; entre sí y con los poli empresarios y de estos con el crimen organizado; donde se ha venido sub desarrollando y avanzando negativamente, la participación política de los ciudadanos; tanto en los procesos de Elecciones Federales, Estatales y Municipales, como en la integración y afiliación entre los Partidos (“legalmente”) reconocidos por el propio poder de sí mismos, esto es, la Partidocracia.

    Se dice que “el mexicano es tonto, y que por lo mismo, se merece el gobierno que padece”, pero ante este panorama de la conformación del Poder y los Partidos, que es a todas luces discriminatorio, oligárquico, y de simulada representatividad, no se puede esperar por parte de la población; ni entusiasmo ni credibilidad ni fervor cívicos. Peor aún, cuando las “Políticas Públicas” de estos regímenes, históricamente solo benefician crecientemente a este reducido grupo de privilegiados y a sus Patrones, y perjudican grave y decrecientemente los intereses de la mayoría de la población.

    Reformas variopintas van y vienen, Partidos se acercan y se alejan del pueblo, gobiernos se alternan o se aferran al Poder, la democracia transita y se estanca, las crisis se alejan y retornan temporalmente. Pero de estas últimas, cuando regresan, cada vez lo hacen con mayor grado de perjuicio y daño para los más y en beneficio permanente para los Menos. Sin embargo, y ya casi de manera permanente, los Índices vitales del país se mantienen a la baja y casi en caída libre, por ejemplo: La falta de Crecimiento Económico Sustentable, la ausencia del pleno empleo y de sueldos y salarios remunerativos, el decreciente poder adquisitivo de la moneda en curso, el limitado acceso a la educación completa, la ausencia o prestación ineficiente de los servicios de Salud, la falta de vivienda digna y disponible para los trabajadores, la carestía de alimentación adecuada y accesible, el perverso y criminal incremento en el costo de los combustibles de gas, energía eléctrica, gasolinas, diesel, la baja calidad de todos los servicios públicos, el incremento y la creación de nuevos impuestos y su cobro inequitativo, donde pagamos la gran mayoría y unos cuantos (los de mayores ingresos) siempre encuentran el modo de evadirlos o recuperarlos.

    Lo más grave y ruin: La creciente inseguridad y violencia públicas para los habitantes de toda la nación, donde los gobiernos de los tres niveles (Federal, Estatal y Municipal), se coordinan para evadir y aventarse la responsabilidad unos a otros, de atender y resolver la paz y la tranquilidad de los habitantes. Y que es originada principalmente por la corrupción entre los delincuentes que violentan las leyes, y los policías que deberían impedirlo. Ya es menester cuidarse no tan solo de la delincuencia civil, sino de las delincuencias policiacas que van desde; los federales, las estatales, las de Transito en ciudades y en carreteras y todas las corporaciones municipales.

    Es de dominio púbico y abierto, que en este sistema dual y cooperativo de confabulación, las reparticiones del botín inician desde abajo, pero son toleradas y llegan hasta arriba a través de los mandos medios, lo que implica una participación generalizada de complicidad entre los aparatos de seguridad y las bandas de criminales, misma que no se detuvo a tiempo en los niveles operativos, y que por lo mismo, se dejo contaminar entre los niveles intermedios, y que automáticamente, penetró a los puestos y jefes de mando superior. Y de aquí, sin importar cuando sucedió, se convirtió en una pandemia sin vacuna efectiva que alcanzo al resto de los organismos de todo y de todos los gobiernos, incluyendo y principalmente a: Los encargados de procurar e impartir Justicia (Magistrados, Jueces y Ministerios Públicos); a los responsables de legislar con apego a los intereses sociales de sus representados (Senadores y Diputados electos o de minoría); a los grandes narco empresarios y político empresarios; a los dirigentes de los grandes sindicatos corporativos; a la alta burocracia de las Iglesias; a las camarillas dirigenciales de los Partidos políticos, y hasta a las supuestas impenetrables fuerzas armadas del ejercito, de la marina y del aire.

    Y de aquí naturalmente, el seguro paso a la participación e involucramiento de la sociedad misma, principalmente y a través de las amplias capas de la población marginada y abandonada por los gobiernos, y donde se nutre, potencial y expansivamente, la fuerza operativa de todo el Crimen Organizado, mismo que se constituye tanto por los que operan y dirigen el narcotráfico; como los que practican la extorsión y el secuestro. Los que negocian con la Trata de blancas y la inmigración indocumentada. Los comerciantes del contrabando de mercancías, de la Piratería y de la pornografía. Los ladrones de automóviles, de casas y de negocios. Los asaltantes de Bancos y comercios, y hasta los raterillos y drogadictos que despojan a transeúntes cotidianamente en las calles. Y así, todo el conjunto apocalíptico conjurado por la delincuencia y complicidad oficiales, con la criminalidad civil.

    Obviamente, que es ahí donde se engendró y procreó la IMPUNIDAD OFICIAL, al grado de que las cárceles, las morgues y los cementerios, están repletas mayormente de delincuentes menores y hasta de inocentes, cuyo pecado mayor es ser pobres, o haberse atrevido a trabajar por su cuenta, sin corresponder a la “cuota” o la “Polla” oficial que rige, invariablemente, en cada municipio, de cada uno de los estados, de todos los que conforman la federación.

    Así las cosas, era de esperase, y como ya sucede actualmente, qué de la presencia y vigencia de la Impunidad Oficial, se pasó en automático a la indigencia del Estado de Derecho, y de aquí, indudablemente, a lo poco que nos falta para la Declaración del Estado Fallido, en donde el Crimen Organizado ya no está fuera de la Ley y del Gobierno, sino incrustado a cabalidad, operativa y organizadamente.

    Entre todo este maremágnum de fatalidades y vilezas de los gobiernos y el crimen organizados conjuntamente (¿operativos conjuntos?), la sociedad civil, que sigue indefensa y desorganizada, no puede mantener ese espíritu cívico y de participación política que en otras condiciones hace crecer a los pueblos, y que la puede llevar a mayor prosperidad para todos a través de las elecciones.

    Primeramente porque las elecciones no son Libres, no son directas, y no son Universales, es decir, no son Democráticas y no son tampoco Representativas.

    Y no son Libres, porque los ciudadanos tenemos restringido el derecho de votar y ser votados, es decir, de elegir y ser elegidos, si no es a través y con la integración de los Partidos.

    Y no son Directas, porque los mecanismos están hechos ventajosamente para Votar por los candidatos impuestos o seleccionados solamente por las dirigencias de los Partidos, y donde ha privado únicamente el interés de los grupos que lograron imponerse e imponer a su favorito, dejándonos a los ciudadanos la única opción de validarlos o no.

    Y no son Universales, porque la democracia occidental, como sistema de gobierno, se origina y caracteriza en el supuesto afirmativo de ser: Un Gobierno del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo, cosas que están completamente ausentes o distorsionadas en los regímenes políticos que vanamente presumen de estas prácticas políticas.

    Consecuentemente, y en referencia obligada del ejercicio del Voto; tampoco resulta distintivo de este Derecho, el que sea también Libre, Secreto y Universal.

    No es Libre ni Secreto, porque siendo un Derecho ciudadano lo han convertido en una absurda e inaplicable Obligación; porque se hace mediante la coacción y la corporativizacion de los trabajadores y empleados: ya de los gobiernos interesados en imponer a sus sucesores; ya mediante el voto forzado por los sindicatos; ya mediante la amenaza de cesantía por los Patrones complotados con funcionarios y gobernantes presentes o futuros; ya mediante la entrega condicionada de prestaciones sociales en las colonias a través de los “líderes” vecinales; ya mediante las amenazas pecatorias de los ministros religiosos cómplices de gobernantes afines; ya mediante la compra directa del sufragio y la retención de la credencial de elector; ya mediante la tenencia o no de esta credencial y de la aparición en la lista de votantes; ya mediante la obligación forzada de votar por su propio Partido y sus propios candidatos; ya mediante la prueba de la foto celular de la boleta ya cruzada, que algunos Partidos exigirán a sus simpatizantes; en fin, toda la súper estructura oficial que confirma la persistencia nefasta y caciquil de un sistema electoral opresivo, represivo y depresivo, que conculca y obstruye el ejercicio libre y secreto del Derecho a Votar y ser Votados.

    Y no es Universal, porque la esencia de estos regímenes supuestamente democráticos, está restringida al mero ejercicio, condicionado y autoritario, del derecho a Votar, y solo por los candidatos ofertados por los partidos, limitando completamente la otra parte dual y adjunta del Derecho de también Ser Votado, y donde los candidatos independiente o provenientes de la sociedad civil, no son reconocidos ni inscritos en las boletas electorales, y dejando solamente la opción ciudadana de Anular o Invalidar el sufragio, o simplemente, y como ya ocurre en la generalidad de los casos; Abstenerse, Y además, porque el Estado se viene y mantiene olvidado premeditadamente de las figuras complementarias del Sufragio Civil, como lo son el Referéndum, la Revocación de Mandato, el Plebiscito y la Rendición de Cuentas, efectivos.

    Finalmente, y como conclusión obligada de estos comentarios, y dada la inminencia de las elecciones locales para gobernador, diputados, ayuntamientos y síndicos, y donde las opciones registradas y potenciales se han restringido a una candidatura común de un Partido supuestamente mayoritario, donde aparecen los mismos de siempre, y que busca mantenerse en el poder con el apoyo conveniente de los dirigentes afines de otros partidos variopintos, contra la de otro Partido también “grande”, que busca recuperar el poder ya tenido, y que fue desaprovechado para dar cumplimiento a un “CAMBIO” tan ofertado, pero tan ausente de la realidad local y nacional, y donde los ciudadanos, inconformes o no con el lamentable estado de ingobernabilidad y ausencia del estado de derecho que priva en la entidad y sus municipios, mas la creciente violencia y vigencia de la inseguridad pública total, no tienen mayores opciones que alguna de las tres probables siguientes:

    1.-Acudir a Votar por sus preferidos, sin importar o no la responsabilidad de estos en la existencia y continuidad del actual estado de indefensión ciudadana y de ingobernabilidad comprobada que predomina en el estado y en la ciudades principales…

    2.-Invalidar su Voto, cruzando toda la boleta electoral, o señalando a un candidato no registrado, para lograr una posible sumatoria de un veinte por ciento del padrón, y así nulificar las elecciones…

    3.-Abstenerse de Votar por cualesquiera de las opciones presentadas…

    En todo caso, los ciudadanos mandan, pero hace falta ser ciudadanos organizados, para poder enfrentar con eficacia y beneficio, a la partidocracia Organizada y al Crimen Organizado y asociado con los usufructuadores ilegítimos del poder político, y usurpadores de la voluntad social en nuestro país, en nuestros estados y en nuestros municipios.

    Roberto Campos Roca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s