Sacal en YouTube. De la solidaridad, al racismo

El video que muestra al empresario Miguel Moisés Sacal cuando golpea al empleado de un condominio levantó una indignación tan extendida, y tan inmediata, que en pocas horas los abogados de Hugo Enrique Vega Flores obtuvieron una indemnización que hubiera demorado meses, y quizá años, si hubiera recorrido los cauces judiciales. La colocación en línea de ese video, apenas el pasado 9 de enero, logró una respuesta que jamás hubiera existido, en otras circunstancias, para esos hechos ocurridos medio año antes, el 8 de julio de 2011.

Aquellas escenas exhiben una prepotencia tan desmedida que millares de

Tonterías en línea

personas reaccionaron en las redes digitales para exigir castigo al individuo golpeador. Una sociedad capaz de indignarse, demuestra vitalidad aunque sea en el plano de la protesta circunstancial.

Sin embargo las reacciones contra ese abusivo personaje estuvieron, en demasiados casos, acompañadas por expresiones de intolerancia e ignorancia. El video colocado en YouTube (y que fue inteligentemente subtitulado por los defensores del trabajador golpeado) había sido visto, hasta esta tarde de jueves, en más de 617 mil ocasiones –sin contar las que fue visto en otras páginas–. Hasta este medio día, los internautas que miraron el atropello de Miguel Moisés Sacal dejaron 1766 comentarios. En esos comentarios, se repiten algunos insultos que, si bien de manera elemental, expresan la rabia que suscitaron aquellas escenas.

El término “ojete”, se apunta en 20 ocasiones en esos comentarios. El vocablo “desgraciado”, es empleado 23 veces. El calificativo “animal”, en 29. La palabra “cabrón”, se repite 100 veces. La expresión “hijo de…” (acompañada de varios complementos) es mencionada 183 ocasiones.

No hay sorpresa en el empleo de tales insultos. Pero sí en la mención, 441 veces, de la palabra “judío”.  Muchos encrespados por el video respondieron con fanatismo y barbarie. En las mismas redes hubo quienes alertaron contra la mimetización de esos indignados a posiciones de intolerancia y violencia. Pero la mayoría se refirió a “el judío”, o incluso a “los judíos”, de manera despectiva. De las 441 menciones, 73 fueron en contra de tales descalificaciones pero 368 estaban teñidas de resentimiento y prejuicios racistas. En ese foro de YouTube, además encontramos 49 menciones a “Hitler”, de las cuales 47 eran ofensivas en contra de los judíos.

En Twitter se difundieron las mismas expresiones. En alrededor de 260 mil mensajes se mencionó a Sacal. En Facebook, la página “Nino Sacalli”, que anuncia ropa fabricada por ese empresario, había recibido hasta hoy por la mañana 672 comentarios, en 76 de los cuales se incluye la palabra “judío”. 67 de esas menciones son injuriosas. Allí mismo hay 19 menciones a “Hitler”, todas vejatorias.

La incultura cívica que manifiestan esas expresiones fue acompañada por varios medios de comunicación en donde se informó del atropello perpetrado por Sacal diciendo que se trata de un “empresario de origen judío”. Esos medios no hubieran subrayado tal condición si se hubiera tratado de un empresario católico, caucásico o oaxaqueño. La propensión a las etiquetas racistas forma parte de un entorno de ignorancia y fundamentalismo.

La irritación contra el golpeador Sacal mostró el flanco virtuoso de una sociedad que se indigna ante la prepotencia. Las expresiones racistas, nos obligan a no olvidar el rostro persecutorio y mentecato de esta misma sociedad.

Anuncios

19 comentarios en “Sacal en YouTube. De la solidaridad, al racismo

  1. Estoy de acuerdo en la mayor parte de las cosas que arriba se exponen, yo sé que los insultos de origen religioso y/o racial no son buenos para nadie, pero a mi me ha tocado presenciar en muchas ocasiones la prepotencia de muchos judíos hacia sus empleados y personas en general, llamándolos “Pinches indios”, “gatos”, “gentuza”, “pendejos muertos de hambre”, etc.; Entonces ¿por que ahí no se dice algo al respecto?, ¿Se deben permitir esas vejaciones de parte de dicha comunidad?, ¿Ya sufrieron demasiado y se les debe tener consideración?… Yo creo que es una actitud comprensible, que no correcta la que se tuvo en Youtube, facebook o twitter.

  2. Lo que quizás no se entiende es que esta no es una actitud exclusiva de ninguna comunidad, religiosa o de cualquier otra clase, sino más bien una actitud que encuentra su tendencia en la gente con DINERO y PODER… y para bien o para mal que esta comunidad religiosa parezca tener en proporción más gente con dinero y poder que otras no debería concientizarnos sobre su origen étnico o sus creencias, sino recordarnos que el verdadero veneno del alma de muchos es ese… el dinero y el poder…

    Así que en lugar de proferir improperios hacia gente de tal o cual raza o de tal o cual religión, creo que más deberíamos prestarnos a recordar que al final, si hay un “enemigo” o grupo en quien conviene verter con justicia esta clase de frustraciones, sin duda es el grupo de millonarios o poderosos que se ha corrompido por su éxito, pensando que ello le da derecho y licencia de hacer, decir lo que quiera y de usar y abusar de la gente como mejor le parezca…

    Y aún así, no todos los ricos y poderosos serían villanos, más si una parte considerable de ellos, el punto es ese, aprender a reconocerlos a pesar de las formas diferentes en las que se presentan, ya sean los escandalosos, como este triste y patético sujeto que un día se encontrará con alguien que no se deje golpear en un sitio donde no haya nadie que lo defienda y aquellos más sutiles, millonarios que vejan los derechos del trabajador y los exprimen a cambio de miseria, y los políticos que en complicidad se encuentran con ellos a favor de la ganancia y en contra del bienestar de un pueblo al que apelan, pero que secretamente desprecian por “naco”, “gato”, “indio”, “gentuza” y hasta “prole”

    Así que seamos consistentes y reconozcamos al mal en la clase de personas que son como Miguel Sacal no por su religión, sino por el estatus acomodado que comparte con la mayoría de quienes, explícitamente o dentro del closet, son exactamente igual de ruines… y no todos de su religión…

    Sirva esto de reflexión, espero…

  3. Ahora resulta que es mas importante las ofensas a un judio rico que la golpiza y las ofensas a un mexicano de clase baja. No nos hagamos tontos, todo lo sabemos, los judios son Judios no mexicanos, son los unicos hijos de dios, su dios mata a favor de de los judios, con esto que podemos esperar los reales mexicanos morenos, chaparritos y pobres, por eso nos ven como una raza inferior.

  4. Don Raúl:
    Por desgracia los odios raciales no son nuevos, ni de una sola de las partes en conflicto, yo gozo de buenos amigos judíos y de otras religiones, me extendería mucho en mis comentarios al respecto, me permito invitarlo a leer la historia breve de un servidor publicada en línea y que encontrará usted su me hace el favor de meter en su buscador:
    Metamorfosis-cuentos, metamorfosis.itgo.com/elcielo.html, y/o “El Cielo” de Carlos Alberto Mendoza Ugalde.
    En esta historia relato aspectos de cómo se dan las relaciones del poder entre esta comunidad, los obreros y su organización laboral o sindicato, me agradaría mucho que leyera este trabajo de su servidor y amigo.

    Un abrazo
    Carlos Mendoza

  5. Tristemente eso sucede en todos los casos. Basta recordar el ataque terrorista del 11 de Septiembre, ahí también los musulmanes sufrieron de racismo, no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. Desde luego que es un gran error criticar a una persona por su ideología, religión, raza, preferencia sexual, etc.,

    Este persona es una porquería, que definitivamente debe estar bajo tierra. de verdad a este tipo de Escora, si debería exterminarla, pero no por su religión o raza, sino por sus actitudes!!!

  6. Raúl, me pregunto¿qué posibilidad existe de que los improperios contra los judíos sean parte de una campaña para desacreditar los comentarios de indignación y colocar al golpeador como víctima? Lamento la intolerancia ante la diversidad cultural (y por tanto étnica) que también se expresa en algunos comentarios de esta columna. Las razas no existen.

  7. No podemos ni debemos quejarnos de algo y terminar siendo reflejo de lo mismo.

    Para exigir respeto, hay que ofrecerlo, sin importar las circunstancias y realizar comentarios descalificando a alguien por su creencia religiosa es aún más peligroso y terrible que humillar o descalificar a alguien por su condición social, su nivel educativo o su físico (gato, prole, naco).

    El tipo es una vergüenza sí, que triste que como sociedad, nos pongamos al mismo nivel. Cuidado!

  8. La sociedad mexicana siempre ha sido altamente racista y clasista. Este caso es un máximo ejemplo pues aplica hacia ambos lados del asunto. Aparentemente para nosotros los mexicanos es muy fácil generalizar y espero este caso nos haga ver lo terrible y peligroso de ello.

  9. Muy importante y oportuna su reflexión. Gracias por su agudeza y esfuerzo.
    Las redes suelen dar cobijo a algo que llamaría la democratización irresponsable: cada quien exhibe lo que tiene y si hay alguna formulación afortunada se repite hasta la nausea. Usted habla de la protesta circunstancial, ojalá fuera eso, sería muy bienvenida. Si pudiera uno confiar en que la protesta surgirá si las circunstancias lo ameritan no iríamos tan mal; me temo que se trata más bien de una expresión visceral amparada en el correctismo político. Creo que ni una ni otra ayudan.
    Tal vez usted mismo haya propiciado el tipo de comentarios que recibió: la mayoría enfatizan el racismo. Que bueno, no es disculpable nadie y es ofensivo para todos. Pero recordemos al empresario de origen argentino, a la secuetradora francesa, a los apellidos impronunciables del panismo, a los nombres de santoral del perredismo y notaremos que el componente intolerante se disfraza de mil maneras.
    Pero hay que dejar claro tres cosas, la conducta violenta, insultante y clasista del agresor es totalmente condenable, la respuesta de las redes allanó el paso a la reparación del daño y, esperemos, a la justicia, y con todo y sus excesos preocupantes las manifestaciones de condena muestran una necesidad de participar y opinar que el miedo al insulto y la diatriba no debieran cancelar como hizo el diario La Razón, a pedido del inteligente, culto y preocupado señor Fernando Escalante Gonzalbo. Toca a quienes mejor pueden impulsar y orientar la participación, usted hace esto, ojalá volviera a tener una columna en medio de mayor circulación.

  10. Gracias Raul por todos tus muy buenos puntos en referencia a esta vergonzosa situacion!
    Alfredo, que pena que hayas presenciado actitudes tan desagradables, pero no crees que en todos los arroces se cuecen habas? Que tal el desplege de las ” Ladies de Polanco”…insultos, golpes a un policia… y ahi si , nadie dijo nada de su religion! No la misma hija de Peña Nieto hizo comentarios similares? Nadie dijo nada de su origen religioso… pagamos justos por pecadores?
    Jesus tiene toda la razon en decir que es una actitud de gente con poder y dinero, aunque yo añadiria falta de educacion…
    Y en general es aun igual de penoso ver que la comunidad mexicana, aun confunde nacionalidad con religion.

  11. Estimado Raúl… ademas de felicitarte por tu escrito, te agradezco el que subrayes las tendencias racistas hacia la persona de este empresario prepotente.
    La gente no sabe diferenciar… y prefiere aprovechar el momento para exaltar sus frustraciones.
    NADA TIENE QUE VER LA RELIGIÓN DE ESTE PERSONAJE Y SU ESTÚPIDO PROCEDER.
    Querido Raúl, estamos hablando de persecuciones históricas y comentarios añejos que son aprovechados para descalificar a una secta, a una religión o a diferentes creencias.
    Sin duda… repito… sin duda, es tan reprobable la actitud de este imbecil como los comentarios racistas que han hecho contra de el. A la par
    De acuerdo contigo
    Guillermo Treistman

  12. Tristemente me percato que, incluso entre los lectores de este espacio, el odio y los prejuicios contra los judíos siguen aflorando. Comentarios del tipo “yo he conocido a muchos judíos que tienen esa actitud con sus empleados…” o “los judíos no son mexicanos…” dejan ver con claridad que el cúmulo inagotable de clichés discriminatorios que pusieron al pueblo judío al borde del exterminio siguen vigentes, incluso en una sociedad que fuera (y dentro) de sus fronteras padece la misma discriminación criminal. ¿Por qué cuando pensamos en judíos nos imaginamos a un hombre de sombrero de copa, avaro y malencarado, de acento extraño, que maltrata a quienes no son judíos o no tienen dinero? ¿Por qué no pensamos en Marx, Freud, Chomsky, Woody Allen o en alguno de los muchísimos premios Nobel judíos? En México, como en muchos otros países, existe un odio tremendo e irracional hacia los judíos. Un odio quizá tan grande como la ignorancia de quienes lo ostentan.
    Las acciones de Sacal son ofensivas, inmorales y hasta antiestéticas, pero los comentarios racistas en su contra son mucho más graves: son el reflejo de una sociedad ignorante, prejuiciosa, resentida y potencialmente violenta, y deberían indignarnos más que los golpes y la ira de Sacal, pues sus efectos son potencialmente devastadores.
    Yo fui criado en un hogar mixto (padre judío y madre católica, ninguno especialmente devoto o practicante), y por algún tiempo seguí la religión judía. Aún hoy en día acudo a ciertas celebraciones, siempre desde mi ateísmo casi radical, fascinado por los aspectos filosóficos y culturales del judaismo. He conocido y tratado de cerca a muchos judíos, aunque no fui criado dentro de la comunidad. Y aunque existen ciertos rasgos bastante característicos entre ellos, no me ha sido posible establecer jamás un diferenciador cualitativo que los distinga de entre quienes no son judíos. Ni más ni menos prepotentes, ni más ni menos amables, ni más ni menos justos, ni más ni menos sabios, ni más ni menos alcohólicos… Supongo que el usuario que dice haber conocido a muchos judíos como Sacal tendrá un conocimiento más extendido, cercano y privilegiado que el mío al pueblo judío, para estar en condiciones de afirmar lo que afirma. Aun si fuera así, su comentario es ofensivo, peligroso e indignante, como la prepotencia de una mente trastornada.

  13. Bueno, he ahí la responsabilidad de pertenecer a una … comunidad.
    Somos sectarios, somos violentos, somos racistas, somos solidarios y buscamos la paz.
    En fin, ni buenos ni malos, pero hay algo que usted pasa por alto una cosa es ir a gritar a las luchas groserías, escribir palabras de odio en el muro de youtube o comentar con “nacionalismo extremo” y otra muy diferente llevar a la acción aquellas barbaridades.
    No hay comparación. Escribir no es lo mismo que golpear.

  14. Escribir no es lo mismo que golpear, desde luego, pero así como Sacal golpeó impulsado por ideas torcidas, las palabras racistas expresan ideas torcidas que, eventualmente, pueden conducir a la barbarie.

  15. Mal por la prepotencia, por la brutalidad, por la cobardía, por la discriminación, por el racismo (de cualquier origen y sin importar a quién vaya dirigido), por la ignorancia, por la doble moral, la parcialidad, por los traumas y resentimientos.

    Bien por la solidaridad y la indignación ante la injusticia. Bien por la presión sobre las “instituciones” que “imparten” “justicia” para que hagan su trabajo. Bien por la valentía de Hugo Enrique Vega Flores y sus abogados.

    Mal por esa basura (porque no merece otro epíteto) de Miguel Moisés Sacal. El respeto se gana y también se puede perder, y él ha perdido el que se le pudiese tener por el hecho de ser humano. La dignidad humana implica obligaciones para conservarse y la primera de ellas es la de comportarse como humano. No caigamos en la misma necedad. No perdamos nuestra dignidad humana. Condenemos a este miserable como sociedad, pues no es digno de pertenecer a ninguna.

    Saludos desde Querétaro.

    José María Cabrera

  16. Imaginemos que la agresión, hubiera ocurrido en E.U., ó imaginemos que hubiera pasado en Israel, que un ciudadano de Israel, hubiera sido golpeado por un empresario Mexicano y que este le hubiera dicho “Pinche Judío”, creo que el resultado hubiera sido diferente. En México somos muy dados a opinar, aun cuando no estemos totalmente informados y eso nubla nuestro juicio. El problema es de fondo, en México estamos polarizados, muchos Méxicos dentro de México, no existe Unidad, esto es el factor principal del porque a estas alturas no somos una Potencia Mundial, Cuando hayamos logrado la Unidad, les aseguro que este tipo de personas como el empresario Sacal al cometer este tipo de delito, ya estaría pagando las consecuencias de sus actos. También es muy importante mencionar que no pueden aminorar el hecho de la golpiza, argumentando que al dirigirse al agresor como “JUDIO” es mayor el daño al agresor que al agredido. No pueden navegar por el mundo con esta bandera. Al pensar que a una persona se pueda disculpar de su delito solo por pertenecer a algún culto religioso. Ejemplo: Una persona comente un delito, pero por error, ignorancia, racismo, a la persona se le dice cristiano, entonces los que defienden al agresor dicen, porque me llamaste cristiano, tu eres más delincuente que yo. Cuando se conducen bajo este criterio quieren aminorar el hecho, pero me queda reconocer su deseo de aminorar la golpiza, así de unidos como muchas comunidades extranjeras en México, así deberíamos ser los propios Mexicanos. En la Golpiza solo existe un agresor y un agredido nada más.

  17. Pero es que la cosa es al revés, Alejandro, aquí no se le disculpa nada al pusilánime Miguel Ángel Sacal, ser judío no le da ningún privilegio, pero tampoco es justo que serlo le gane más antipatía…

    A la persona se le juzga por sus actos, no por sus creencias o su religión y en este caso ya se pasó una línea en la que los actos de este patético hombre dejaron de ser para muchos más importantes que su religión y si miras con atención, nadie lo defiende a él, sino a la comunidad étnica y religiosa que está recibiendo injustamente el golpe por el comportamiento de un solo sujeto…

    Nadie dice que los antisemitistas que le tiran todo su veneno a este tipo y su comunidad sean peores, pero simplemente hay maneras de reaccionar con objetividad a un hecho y la que estamos viendo aquí de mucha gente no es tal…

    El punto es que debería darnos exactamente el mismo coraje esta agresión si Sacal hubiera sido cristiano, católico, musulmán, hinduísta y todo el etcétera que se te antoje, pero el problema es que no es eso lo que está pasando… si un católico hubiera cometido esta grosería contra la naturaleza humana (que ejemplos sobran), nadie estaría tirando piedras contra su comunidad, no sería justo… la pregunta es… ¿por qué en este caso se cree que si lo es?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s