La censura a Javier Corral y el debate presidencial (comentario en Antena Radio del IMER)

Comentario en Antena Radio, noticiero matutino del Instituto Mexicano de la Radio conducido por Mario Campos, el martes 8 de mayo.

Liga al audio del comentario en el sitio del IMER 

Los radioescuchas de Antena Radio saben que todos los martes, a esta hora, han tenido oportunidad de escuchar los comentarios del licenciado Javier Corral Jurado. Además de ser uno de los legisladores más propositivos y uno de los escasos políticos mexicanos que no tienen miedo a enfrentar a la televisión privada, Corral es analista de la actualidad política. Ha ejercido ese oficio desde distintos medios de comunicación. Ahora mismo colabora cada semana en varios diarios y su opinión es requerida con frecuencia en muchos otros. Apenas el domingo por la noche fue uno de los analistas invitados al programa que la televisora CNN en español organizó para discutir el debate de los candidatos presidenciales.

Los amigos que escuchan este noticiero también saben que la presencia de Javier Corral en este espacio fue interrumpida hace tres semanas debido a una injusta decisión de la Comisión de Quejas del Instituto Federal Electoral. Ese organismo del IFE consideró que la intervención de Corral cada siete días en este espacio informativo le daba una “ventaja irregular” en la campaña electoral que mantiene para alcanzar la representación del estado de Chihuahua en el Senado de la República.

Esa decisión de la Comisión de Quejas del IFE atenta contra la libertad de expresión de Corral y contra el derecho a la información de los radioescuchas del Instituto Mexicano de la Radio. Por eso, tanto Corral como el IMER interpusieron recursos legales ante el Tribunal Electoral. Considerar que un ciudadano cuando está en campaña electoral debe suspender toda su exposición pública es arbitrario, además de absurdo. Si así fuera, muchos otros candidatos a distintos cargos de elección popular que actualmente participan en diversos medios de comunicación tendrían que dejar de hacerlo.

La impugnación a la presencia del licenciado Corral en el IMER fue presentada por el Partido Verde. No es un secreto la cercanía de esa agrupación política con las televisoras. Ahora mismo buena parte de los candidatos que encabezan las listas del PVEM, tanto al Senado como para la Cámara de Diputados, son funcionarios recientes de Televisa o de Televisión Azteca. Sin embargo la telebancada, como se ha denominado a esa representación facciosa y corporativa, estará integrada por personajes de las televisoras postulados por casi todos los partidos.

No hay plazo claro para que se resuelva la inconformidad de Corral ante el IFE. Ante esa situación, el Instituto Mexicano de la Radio me ha solicitado que ocupe de manera temporal este espacio. Lo haré durante algunas semanas, hasta que se levante el veto del IFE contra el derecho de Corral a la libre expresión o hasta que se realicen las elecciones del primero de julio.

Desde luego, mis opiniones no reemplazan a las del licenciado Corral. Él tiene sus apreciaciones y yo las mías en muchos asuntos de la agenda pública, aunque hemos coincidido en el diagnóstico y las medidas para reformar a los medios de comunicación.

Y es de medios de lo que fundamentalmente hablaremos. El debate entre los candidatos presidenciales corroboró la relevancia de la televisión sobre todo a partir del sabotaje que dispuso Ricardo Salinas Pliego, el concesionario de Televisión Azteca. Luego, la capacidad de las televisoras para intimidar al Estado se manifestó en la timorata decisión, por mayoría de siete votos a nueve, que tomó el Consejo General del IFE al negarse a solicitarle al gobierno federal la transmisión del debate en cadena nacional de radio y televisión.

Debido a ese temor a desafiar a las televisoras, pero sobre todo debido al veto de Salinas Pliego para transmitir el debate en una de las frecuencias nacionales que maneja y a la decisión de Televisa para difundirlo únicamente en la cadena del Canal 5, el debate no pudo ser visto en televisión abierta en todo el país.

A pesar de ello, el interés de los mexicanos por los asuntos públicos relevantes y, quien sabe, posiblemente además el afán para propinarle a Salinas Pliego unos ratings de su propio chocolate, propiciaron que el debate tuviera más audiencia que el partido de futbol programado para sabotear el encuentro de los candidatos presidenciales. El rating nacional de 10.4 puntos, por encima de 9 puntos para el partido de futbol, no toma en cuenta a los espectadores que siguieron el debate en televisión de paga o por Internet.

La audiencia del debate hubiera sido mayor. Pero muchos mexicanos no pudieron verlo porque en las localidades donde viven no se difundió por televisión abierta. Con todo y esas limitaciones y más allá de las simpatías partidarias de cada quien, creo que podemos afirmar que sin lugar a dudas el gran perdedor en el debate, el domingo pasado, fue Ricardo Salinas Pliego.

Anuncios

Un comentario en “La censura a Javier Corral y el debate presidencial (comentario en Antena Radio del IMER)

  1. Don Raúl:
    Me vengo enterando de que existe una telebancada, actual y propuesta como nueva, que horror, que calaña tan baja y que poca vergüenza la de los partidos, de las televisoras no me extraña ya nada, pero que los “honestos” partidos lo permitan, eso deja más que claro que el candidato del Tricolor es y será un producto de mercadotecnia televisiva, ¿y qué más linduras habrá por ahí?, vaya usted a saber.
    Un abrazo.
    Carlos Mendoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s