Fracaso del gobierno como comunicador (última colaboración en el noticiero de Salvador Camarena en W Radio)

   Durante más de tres años, a partir de junio de 2009, cada jueves por la noche, tuve la oportunidad de colaborar en Hoy por hoy, el noticiero conducido por el periodista Salvador Camarena en W Radio. En ese lapso, creo que no hubo asunto de la actualidad mediática (cada vez más repleta de acontecimientos pero sobre todo cada vez más urgida de información y contexto) que no mencionara en la columna “Sociedad y medios”. La reflexión crítica acerca del acaparamiento de recursos comunicacionales, que beneficia antes que nada a Televisa, fue tema frecuente en ese espacio. De cuando en cuando comenté, también, temas relacionados con Internet y las redes sociales.

   Jamás, en esos más de tres años, Salvador objetó tema ni enfoque de esa colaboración. Semana tras semana encontré absoluta libertad y además una inteligente interlocución en Camarena y las conductoras y los conductores que lo acompañaron frente al micrófono de la W. El Hoy por hoy nocturno fue un espacio profesional y plural y, al mismo tiempo, amable. Camarena confirmó que el buen periodismo no está reñido con la sonrisa ni con las más variadas expresiones de la vida cotidiana. En los meses recientes me sorprendió la gran cantidad de amigos que lo escuchaban, sobre todo en el automóvil de regreso a sus casas. 

   Esta noche Camarena anunció que termina su presencia en el noticiero de W Radio. La siguiente es mi última colaboración en Hoy por hoy, el pasado jueves 11 de octubre.

Los dioses de la comunicación, si es que existen, no favorecen los esfuerzos del gobierno federal. Hasta cuando tiene éxitos, como ha sucedido con la muerte de uno de los delincuentes más buscados, la información de esos logros es desplazada por una penosa cadena de equívocos y desaciertos.

¿Qué prisa había para dar a conocer, de forma tan desmañada como se hizo la noche del lunes 8 de octubre, la muerte del narcotraficante Heriberto Lazcano? En ese episodio convergieron la costosa ausencia de coordinación entre las agencias oficiales encargadas de combatir a la delincuencia y, por lo tanto, entre sus áreas de prensa, junto con una concepción equivocada del sentido que debe tener la comunicación del gobierno.

En los días recientes han sido muy cuestionados la filtración inicial que les permitió conocer la primicia de ese acontecimiento solamente a unos cuantos medios, la falta de información completa y el ocultamiento durante las primeras horas de la desaparición del cadáver, las confusiones en detalles que en otras circunstancias habrían sido intrascendentes como la estatura del delincuente muerto y la tardanza para ofrecer explicaciones completas y claras.

La improvisación y la descoordinación se encuentran entre las causas de tales desaciertos. Pero sobre todo, en el gobierno prevalece la convicción de que la política de información debe estar fundamentalmente destinada a crear una buena imagen para el presidente y su administración. A la comunicación gubernamental no se la concibe como un servicio, ni como parte de la rendición de cuentas a la sociedad, sino como una plataforma de propaganda.

La auto promoción así desplegada se traduce en una desesperada búsqueda de primicias. El gobierno intenta convencer a los ciudadanos no con el cumplimiento cotidiano de sus responsabilidades, sino a fuerza de golpes noticiosos. Cabe decir que esa  concepción utilitarista y propagandista de la comunicación existe desde los gobiernos del PRI pero se acentuó en la administración del presidente Calderón.

Es entendible que el gobierno quiera prestigiarse con un asunto tan relevante como la muerte de uno de los delincuentes más endeudados con la sociedad y la justicia. Pero la urgencia por impresionar, más que por informar y explicar, condujo a un saldo noticioso y político como el que ha sido tan discutido en estos días.

Anuncios

Un comentario en “Fracaso del gobierno como comunicador (última colaboración en el noticiero de Salvador Camarena en W Radio)

  1. Es una lástima que Salvador Camarena haya sido eliminado de la radio, pues era uno de los pocos comunicaodres que conjuntaba la inteligencia con el humor y no ejercía autocensura. Creo que la estación perderá muchos radioescuchas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s