Populismo mediático

Cada vez más lodo

Cartón de El Fisgón, tomado de La Jornada del 27 de septiembre

   Laura Bozzo lucra con el estruendo y el chantaje (emocional siempre, a veces quizá también político) como recursos para ganar rating. El problema no es el desparpajo vocinglero de esa mujer sino el espacio que le da, mimetizándose con ese estilo, la empresa tiene más concesiones de televisión. Y el problema, junto con ello, es el empleo de recursos públicos que hacen Bozzo y Televisa, gracias a la complacencia de autoridades como las del gobierno del Estado de México.

De manera irreflexiva, y con demasiadas sinrazones, han abundado expresiones de xenofobia que descalifican a Bozzo por ser extranjera y que claman para que salga del país, como si viviéramos en un entorno de fronteras herméticas. No hay que incurrir en intolerancias como las que criticamos. La comunicación y la vida pública no tienen fronteras y los nacionalismos entendidos como autoafirmación a partir de la exclusión de los demás son expresión de autoritarismo (o de miedo a los otros). Si Bozzo nació en Perú no la hace más indeseable que si hubiera nacido en Paracho. No nos confundamos.

A Bozzo habría que expulsarla, eso sí, de la televisión. La única manera es boicotearla: explicar y difundir sus engaños, condenar el uso que hace de la tragedia al convertirla en espectáculo. Cuestionar no solamente a esa desagradable mujer sino a la empresa que hace negocio con ella. Y exigir explicaciones a gobiernos como el mexiquense que destinan recursos públicos para beneficiar a una empresa privada.

El miércoles 25 Carmen Aristegui informó en su noticiero que la conductora Laura Bozzo utilizó un helicóptero del gobierno del Estado de México para llegar a Guerrero. La noticia había sido propalada antes por la revista Proceso gracias a las versiones del fotógrafo Eduardo Miranda, quien retrató a Bozzo en el helicóptero, y la reportera Marcela Turati. Aristegui entrevistó a esos dos periodistas. Con dichos testimonios quedó claro que, en plena emergencia por las inundaciones, el gobierno mexiquense puso una aeronave al servicio de la conductora de televisión y de la empresa Televisa. Tambimo, en vez de bajar en la pista del aeropuerto destinada a tal efecto, la conductora én se comprobó que la señora Bozzo fue a Guerrero para montar un show. El fotógrafo Miranda recordó cómo, en vez de bajar en la pista del aeropuerto destinada a tal efecto, la conductora descendió sobre una zona cubierta de lodo mientras era videograbada por las cámaras de Televisa.

La especulación con las desgracias forma parte del estilo populista, demagógico y manipulador de la señora Bozzo. Y forma parte, muy destacada, de los contenidos que Televisa le ofrece a la sociedad mexicana. Por eso, conductora y empresa reaccionaron airadamente cuando la periodista Carmen Aristegui difundió los testimonios de los periodistas de Proceso.

La fabricación de escenas para que pareciera que la conductora de Televisa llegaba a ayudar a damnificados resultó muy ofensiva para las víctimas de la tragedia reciente en Guerrero pero, además, para los televidentes. La manipulación que distingue a la factura del programa de la señora Bozzo ha sido muy conocida en México y, antes, en otros países. Pero en esta ocasión la impostura con que se realiza ese programa contrastó con la situación de emergencia que vive el país con motivo de las inundaciones.

Gracias a este episodio ha quedado exhibido el populismo mediático de Bozzo y Televisa  Ahora exigen derecho de réplica como si en esa empresa se respetaran los derechos de las audiencias. Aristegui señaló con toda claridad la ausencia de autoridad moral de Televisa para reclamar lo que tan perseverantemente ha negado a los afectados por esa empresa. Aún así, arbitrarios y desmemoriados, Bozzo y sus jefes tendrían derecho a replicar en caso de que se hubieran dicho falsedades sobre ellos.

Sin embargo los funcionarios de Televisa y la estridente mujer que ahora los representa no tienen nada que replicar. Lo que Carmen Aristegui hizo fue transmitir versiones incontestables: Bozzo viajó en un helicóptero oficial y no para llevar ayuda sino para hacer un show con el desastre en Guerrero. Eso se ha podido comprobar gracias a la información de la revista Proceso que Aristegui no hizo mas que difundir.

También se ha reiterado que a Televisa (igual que a TV Azteca, no hay que olvidarlo) no le interesa la filantropía sino la superchería convertida en espectáculo. Ya lo sabíamos. Es útil recordarlo. Habrá oportunidades inminentes para que la sociedad mexicana siga conociendo el perfil utilitario y egoísta de las televisoras. Ahora mismo, esas y otras empresas de comunicación se niegan a dar espacio a los argumentos para que se establezca un impuesto especial a los refrescos. No será sorprendente que en pocos días Laura Bozzo aparezca defendiendo las cualidades nutricionales de la Coca Cola.

Anuncios

6 comentarios en “Populismo mediático

  1. Con respecto a la xenofobia, no lo es en absoluto, es un caso genuino de extranjera perniciosa, inmiscuida en asuntos internos,insultadora de autoridades, periodistas, usuarios de redes, invitados,staff y publico en general , metida hasta el cuello en corrupciones, impidiendo que llegue ayuda en casos de gravedad. El articulo 33 deberia aplicarse y ya. Seguro que hay elementos suficientes, Eso si, sin odios,ni falsos nacionalismos, pero si protegernos de quien ha demostrado ser nociva en otros paises. No creo que sea actuar con Xenofobia el desear que se aplique la ley, y que salga lo antes posible del pais. Saludos¡¡Excelente columna¡¡

  2. Raúl Trejo tiene razón, olvidémonos de la Xenofobia, y al 33 es un artículo discriminador, persecutorio, del que mucho se ha querido abusar y habría que derogarlo o modificarlo seriamente, para que no se trate de usar siempre que nos molesten las opiniones o incluso intemperancias de algunas personas no nacidas en este País. Le platico a manera de ejemplo, un caso que protestamos una vez investigadores de la UASLP: un colega nuestro, de nacionalidad alemana, radicado y ya naturalizado, colega profesor nuestro, reclamó el uso de un recurso económico, que gestionó ante una sociedad científica extranjera, para apoyar un congreso en un centro turístico. El dinero fue entregado a la Sociedad Científica Mexicana afín, y ésta por razones por demás inexplicables no permitió su uso en tiempo y forma, y el colega tuvo que pagar con su tarjeta de crédito cantidades por decenas de miles de pesos. Al hacer el reclamo correspondiente, indignado por el abuso inexplicable ¿jineteo? al retener la disposición del dinero, los miembros del consejo de esa sociedad, apelaron al artículo 33 ante gobernación, haciéndose los ofendidos por el tono de reclamo del colega alemán solamente en ese entonces, por el años 2000 al 2002, por demás fuerte pero no grosero, y plenamente justificado. El asunto requirió de que protestáramos en forma decidida una buena cantidad de científicos de la UASLP y de la mesa directiva de la división disciplinaria, por demás afectada por el uso retrasado de ese recurso, ya que el investigador en ciernes efectuaba meramente la tarea de efectuar el congreso por encargo de ella, señalando el tono discriminatorio, abusivo y francamente fascista del uso de ese artículo y la petición a la mesa directiva de la Sociedad de que se desistiera de tan insensata acción. Finalmente prevaleció la cordura, al darse cuenta del carácter inquisitorial de esa persecución abusiva, pero la existencia de este artículo como está redactado da lugar a estos abusos. Hay más ejemplos lamentables que he conocido. A Laura Bozzo de ninguna manera la veo en su programa, coincido de que es de pésimo gusto, y ejerzo siempre mi derecho a cambiarle de canal cuando llega a aparecer y sí, me gustaría que su programa no existiera, por su pésimo gusto, morbo, y maltrato a sus entrevistados. Tampoco escucho a Aristeguí, me parece más predicadora que noticiosa, pero para eso es la libertad de prensa, que las observen y escuchen quienes les gusten sus estilos. Por el lado de Aristeguí, a ella sí le deseo muchos años más de desempeño profesional, ella es parte de las voces de nuestra pradera de pluralidad de opiniones.

  3. La corrieron de Perú por corrupta. Y no la dejan entrar a Estados Unidos. ¿Por qué habríamos de tolerarla como figura pública en nuestro país??? No es xenofobia. Es el contenido de esa persona lo que me insulta.

  4. La xenofobía le a hecho mucho daño a la sociedad,el aplicar el artículo 33 a cualquier extranjero que a nuestra concideración personal se lo merece nos hace igual o peor,concido con hugo navarro,el que quiera ver el programa de la sra.bozo que lo haga,en lo personal me desagrada y le cambio,tampoco concido con la sra.aristegui,sabemos que es demasiada aliada a amlo,la revista proceso carece de calidad,sus artículos son sensasionalistas,sus reporteros carecen de ética periodistica,aqui el punto sería investigar el uso de recursos públicos y sancionar al que autorizo este show,darle vuelta a la hoja y seguir,desgraciadamente al uso de las redes sociales no se le da la importancia por el cual fueron creadas,buen reportaje y saludos.

  5. Es una excelente columna, y el Sr. Hugo Navarro tiene razón en cuanto al uso indiscriminado (o discriminatorio) del 33. Sin embargo, por el contexto científico, la localidad y nacionalidad del aludido, su anécdota casi remite directamente a un físico de la UASLP, que tiene una muy mala fama entre estudiantes y colegas por su trato despectivo, y porque suele usar en su discurso figuras peyorativas como “tuve que traer mis cosas como mexicano, con una caja amarrada con una cuerda” y otras por el estilo, que aunque lastiman la sensibilidad de quienes le rodean (eso dicen ellos, a mí no me consta) son minimizadas por quien tendría que reprenderle con el pretexto absurdo de que “así son allá (en Alemania)”. Ciertamente el uso xenofóbico del 33 está mal, y que haya gente que acuda a ese recurso para tapar su ineptitud y corrupción es aún peor… pero de que hay extranjeros realmente xenofóbicos que sin duda se ganan la animadversión de muchos connacionales con sus propias actitudes, no hay duda.

  6. Sobre el comentario de Mario Alberto, menciono lo siguiente:
    No disputo que este colega nuestro de origen alemán, ahora mexicano a mucho orgullo, según manifiesta, tenga sus malquerientes y sus bienquerientes, como todo ser humano que conozco. Lo que sí sé es que su fama es de gente honorable, productiva, trabajadora y comprometida con nuestra institución. También no hay que olvidar al margen de las personas, la Bozzo, o quien más se nos cruce en la vida que no haya nacido en este País y que nos desagrade en alguna de sus opiniones, el meollo ESCENCIAL del asunto es que ese artículo 33 debe de ser reformado para evitar su uso persecutorio, ya que como está redactado da lugar a muchos abusos por demás absurdos, y esto ya no es digno de la sociedad democrática que con muchas dificultades hemos ido creando o peleando por construirla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s