Bloqueos de spots… y en el comportamiento del senador Corral y su asistente en el INE

Los “bloqueos” que las televisoras deben hacer para que no se difundan spots de los partidos políticos en localidades en donde no haya campañas electorales, siguen suscitando desaveniencias y confusiones. Recientemente, cuando el Consejo General del Instituto Nacional Electoral aprobó su nuevo Reglamento de Radio y Televisión, se reanudó la ya vieja discusión De lachica tweetentre quienes consideran que las televisoras deben bloquear todos los mensajes de campañas ajenas a la localidad en donde se difunda una señal y, por otra parte, quienes estiman que puede haber excepciones debido a las dificultades técnicas para diferenciar las señales. Por ejemplo, en Jalisco es imposible que los habitantes del municipio de Guadalajara vean señales de televisión distintas a las que reciben quienes viven en Zapopan y que son demarcaciones contiguas.

Las diferencias sucitadas o evidenciadas en esa discusión se han expresado de manera significativamente altisonante, como ocurre cuando a quienes hacen política se les acaban los argumentos y tratan de reemplazarlos con improperios. El senador panista Javier Corral Jurado, que representa en el Consejo del INE a la fracción senatoral de su partido,  ha reaccionado con ese estilo a las posturas del consejero presidente del INE, el Dr. Lorenzo Córdova. En un reciente comentario en Twitter cuestioné esa postura de Corral y me respondió su asesora en el INE, la Lic. Mariana de Lachica Huerta. La discusión en las redes sociodigitales llega a ser muy intensa y, por otra parte, algunos partidarios del senador Corral comparten su conocida enjundia (no siempre acompañada de razonamientos sólidos) para expresar sus puntos de vista. Así que no me sorprendió la vehemencia de la colaboradora del senador.

Sin embargo, con el afán de descalificar mis puntos de vista, la Lic. de Lachica reprodujo frases aisladas de un mensaje de correo electrónico que envié en marzo de 2012 a varios miembros del Consejo Consultivo de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información. En aquella ocasión la presidenta de la AMEDI y el presidente de su Consejo, Aleida Calleja y Alberto Aziz, nos habían propuesto un documento para cuestionar decisiones recientes del Instituto Federal Electoral sobre el asunto de los bloqueos. Esa práctica era frecuente durante la gestión de Aleida, que supo apoyarse en los consejeros de la Asociación. Como también era habitual, en esa ocasión intercambiamos puntos de vista sobre el tema que nos proponían.

El correo que yo les envié a mis colegas del Consejo de la AMEDI ofrecía una opinión documentada sobre las dificultades para bloquear señales de televisión en todos los casos y en todos los sitios del país. Ahora la Lic. de Lachica reproduce segmentos muy parciales de aquel documento. Además, en algunos de sus mensajes de Twitter, me culpa de ser el autor de las justificaciones para que la autoridad electoral no imponga bloqueos de señales generalizados. Lamentablemente no tengo esa capacidad de intervención ni persuasión sobre las autoridades electorales (y, por cierto, tampoco me interesa tenerla).

Aquel mensaje de correo electrónico era un documento privado, dirigido a varias personas y que formaba parte de una discusión más extensa. Me sorprenden la inescrupulosidad de la Lic. de Lachica (y de su jefe directo, que por lo menos condesciende con esa conducta) que da a conocer fragmentos de un mensaje que no estaba dirigido a ella y que no tenía por qué haber conocido. No me alarma la difusión de mis mensajes porque tengo por costumbre decir en privado lo mismo que digo en público y viceversa. En aquel documento no afirmé nada que no hubiera dicho antes y que no haya seguido sosteniendo. Me inquieta que la funcionaria de una institución del Estado –peor aún, una funcionaria de la institución electoral que debiera estar especialmente comprometida con el respeto a las expresiones privadas– difunda un documento que no tenía derecho a propalar.

Aquel mensaje de correo electrónico estaba dirigido a varios miembros de la AMEDI. Uno de ellos era el ahora senador Javier Corral Jurado. No sería la primera vez que el senador Corral considerase que la difusión de mensajes privados, aunque constituya una infracción legal, es pertinente para apuntalar una causa que él estima defendible. Me preocupa que el senador Corral, y/o una empleada suya, hagan uso de ese método para confundir y denostar.

A continuación transcribo, completo, el mensaje de correo que envié a varios miembros de la AMEDI el 7 de marzo de 2012.

 

Aleida, Alberto, compañeros de la AMEDI:

Como te había comentado, querida Aleida, me parece que el tema de los bloqueos no es tan importante para que la AMEDI se preocupe de manera tan enfática por él y mucho menos con adjetivos como los que abundan en el documento que nos envías (“enorme retroceso”, “daño irreparable”, etc.). Me hubiera parecido más importante asumir, hace varias semanas, una posición acerca de las restricciones a las libertades de expresión y políticas, así como a la extendida confusión, que han propiciado las decisiones del consejo general del IFE acerca del periodo de “intercampañas”. Sobre ese tema tengo una opinión, que también conoces, a la que remito a los colegas interesados en dicho asunto: https://sociedad.wordpress.com/2012/03/03/sinrazon-del-ife/ No espero que la AMEDI  comparta mi punto de vista en este caso pero no puedo dejar de mencionarlo para explicar mi posición acerca de los bloqueos.

Correo AMEDI

 

Creo que es pertinente que, de la misma forma que hemos respaldado al IFE, sobre todo en defensa de la reforma electoral, es preciso analizar y cuestionar sus decisiones erróneas. Pero la que se refiere a los bloqueos no es la más discutible y, como señalaré a continuación, tampoco es una decisión equivocada. Al contrario. Esa decisión solamente fue impugnada por dos o tres consejeros que quedaron en minoría en dicho tema y por el PRD. El resto de los partidos, hasta donde he leído en la prensa, no cuestiona esa resolución.

 
Desde luego, las televisoras tienen obligación de bloquear en una localidad específica las transmisiones de sus cadenas nacionales cuando el IFE se los indica. Eso debe ocurrir especialmente cuando hay campañas locales que coinciden con las de carácter federal. Sin embargo las televisoras, quizá por mañosas pero también con argumentos atendibles, han sostenido, entre otras cosas,  que en algunas repetidoras no pueden hacer bloqueos porque las antenas se encuentran en lugares distantes y porque hay exigencias sindicales para que en cada repetidora en donde se sustituye una transmisión por otra existan dormitorios para los técnicos.

Las inspecciones del IFE no ha demostrado que esas condiciones sí existen en todos los casos. En una sesión reciente del consejo general algunos consejeros recordaron que en varias de las repetidoras en donde Televisa y Azteca no quieren bloquear sí ha existido reemplazo de programación local por nacional pero se trata de segmentos de varias horas, no del “switcheo” que es preciso hacer minuto tras minuto para que entre un spot local en vez de la propaganda nacional. El hecho de que algunas repetidoras hayan realizado bloqueos en meses recientes, por ejemplo con motivo de elecciones locales, no implica necesariamente que cuenten con capacidad técnica permanente para hacer tales bloqueos en todo momento. Televisa cuenta con unidades móviles encargadas de bloquear cuando se conectan a alguna antena específica pero no hay evidencia de que esas unidades sean suficientes para bloquear señales en todas las repetidoras que no tienen equipos fijos para ello.

Esas limitaciones técnicas se han convertido en un motivo, o un pretexto si se quiere, para no cumplir las disposiciones legales que obligan a los bloqueos. Las televisoras cuentan con un recurso legal que les permite presentar tales limitaciones como causa para no hacer bloqueos. El Tribunal Electoral, en su sentencia SUP-RAP 535 del 12 de diciembre pasado, dispuso que el Consejo General del IFE debía volver a aprobar de inmediato el catálogo de estaciones televisoras para transmitir los spots y que era preciso:
“garantizar que, en general, cualquier o cada concesión o permisionaria quede vinculada a cumplir con la obligación de poner a disposición del Instituto Federal Electoral el tiempo del Estado, para garantizar, sin afectación parcial o total, las prerrogativas de los partidos políticos nacionales, las autoridades electorales y, en su caso, de los partidos políticos locales”.
Sin embargo, a continuación, el TRIFE estableció una vía para obligar al IFE a reconocer excepciones:
“En el entendido de que una situación distinta es que, materialmente, cada estación llegara a justificar conforme a los criterios aceptados por este tribunal, su imposibilidad material y jurídicamente justificada de cumplir con dicha obligación”.
Los criterios, señalados en otras sentencias, se relacionan con la capacidad técnica de las repetidoras y con derechos laborales de los trabajadores de las televisoras.
La sentencia referida se encuentra en: http://portal.te.gob.mx/colecciones/sentencias/html/SUP/2011/RAP/SUP-RAP-00535-2011.htm
En elecciones anteriores, tanto en la federal de 2009 como en diversos comicios locales, nunca se ha cumplido con los bloqueos en todas las repetidoras. Allí hay un rezago, en materia de verificación pero además de exigencia a las televisoras, que acarrea desde hace tiempo la autoridad electoral. La propuesta recientemente aprobada por el consejo general, en vez de retroceso como dice de manera tan enfática el documento, es un avance. Lo es, porque permitirá que haya bloqueos en más repetidoras en comparación con los que se han puesto en práctica hasta ahora.

En el Acuerdo del Consejo General del IFE acerca del catálogo de estaciones de radio y TV recientemente aprobado, se pueden encontrar los datos que utilizo para las siguientes comparaciones.

Televisa tiene 225 estaciones, cuyas señales llegan a 49.7 millones de ciudadanos registrados para votar. Hasta ahora, Televisa hace bloqueos en 117 de esas estaciones. A partir de la decisión reciente del IFE, bloqueará en 134. La audiencia que cubren esas 134 estaciones es del 94% de los ciudadanos inscritos en el padrón y que viven en localidades a donde llegan señales de Televisa.

TV Azteca tiene 179 estaciones cuyas señales llegan a 50.1 millones de posibles votantes. Actualmente 139 de ellas hacen bloqueos. Ahora serán 141. La cobertura será del 99% de los ciudadanos a los que potencialmente llegan las señales de ese consorcio.

El consejo del IFE acordó también que las televisoras tienen como plazo hasta el 31 de diciembre para habilitar todas y cada una de sus repetidoras para hacer bloqueos. Aunque no cumplan con ellos en la actual temporada electoral, tendrán que hacerlo desde los siguientes comicios locales. Creo que se trata de un gran avance.

En el documento que se nos envía para evaluar se describe la sesión del IFE como una confrontación entre consejeros anuentes con las televisoras encabezados por el Dr. Córdova y algunos otros, reacios a contemporizar con el duopolio y que estaban representados por el consejero Baños. Cabe señalar que en la propuesta del Lic. Baños también se contemplaba exentar a varias docenas de repetidoras de la obligación para hacer los bloqueos.

Por otro lado, la decisión del TRIFE sobre la publicidad de los informes de labores de los legisladores simplemente ratifica la postura que el mismo Tribunal tomó en mayo de 2010. Se trata, sí, de una manera de enmascarar la propaganda electoral pero no es un tema nuevo ni tiene relación alguna con la exención a los bloqueos de spots en algunas localidades.

No me parece que el asunto de los bloqueos cause un “daño irreparable” a la reforma electoral como dice el documento. No es para tanto. El daño, ese sí muy posiblemente definitivo, se lo han infligido todos los consejeros con las disposiciones acerca de la veda electoral y con las tortuosas explicaciones que sólo han causado más confusión. En ese tema a estas alturas no hay más remedio que esperar al inicio de las campañas.

Ojalá que esta información contribuya a orientar las decisiones de la AMEDI en los asuntos relacionados con las elecciones y la propaganda electoral.

Cordialmente

Raúl Trejo Delarbre

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s