House of Cards: el delirio del poder

House of cards

“A veces creo que la presidencia es la ilusión de elegir”, dice Frank Underwood en uno de los últimos capítulos de la 3a. temporada de House of Cards. Los protagonistas de esta nueva tanda de episodios, que han sido vistos por millones en el fin de semana que termina, se encuentran expuestos a constantes alternativas.

Buscar o no una candidatura, asesorar a un político o a otro, tomar dinero del presupuesto para crear empleos o dejarlo en previsión de un desastre, vivir en pareja o solitario, anclarse o no en el pasado, son dilemas que experimentan el ahora presidente de Estados Unidos y quienes le rodean. Así es la vida, desde luego. Constantemente hay que elegir. Pero en esta tercera temporada el agobio ante esos dilemas, o las consecuencias al resolverlos, son quizá el centro de una historia que descansa mucho más en las vicisitudes personales que durante las dos temporadas anteriores.

Cuando Underwood (que como todo el mundo sabe también es reconocido como Kevin Spacey) reconoce a la posibilidad de elegir como una ilusión, ha recorrido un trayecto salpicado de tropiezos durante el cual se afianza su talante mandón.

Así es el poder, plagado de abusos, ha sido el mensaje durante toda la serie. El cinismo, o como dicen que decía Maquiavelo (que en realidad no decía exactamente eso) el fin como coartada de los medios que se emplean, ha sido el tema principal de la serie.

Ahora se reconoce, además, que ese poder está acotado por las circunstancias. Por eso Underwood habla de ilusión. La narración va articulando fatalidades con tanta eficacia que, en efecto, parece que estos personajes aunque no se dan cuenta, están por lo general ante callejones sin salida. Incluso, siempre según la lógica del mal menor (y éste es desde luego el que conviene a sus carreras políticas) así ocurre cuando toman decisiones de carácter violento.

Retrato del poder con tantos contrastes que a ratos es más bien caricatura, House of Cards conserva en su tercera temporada la contundencia que le confieren los actualísimos acontecimientos a los que se refiere: la crisis en el Medio Oriente, el reclamo de los estadounidenses más desprotegidos, el cambio climático… Entre las parodias más crudas (que no pocos tacharán de exagerada) está la de Vladimir Putin. Entre las sorpresas (no se asusten, porque no anticipo nada de la trama) está la presencia de dos de las Pussy Riots rusas. Entre lo ya esperado, las contundentes actuaciones de Spacey y de Ms. Underwood, la altiva y elegante Robin Wright, que además dirige dos de los 13 capítulos.

Esta tercera temporada es espléndida. Pero al cabo de los 39 capítulos que ya conforman el inventario de House of Cards, es posible preguntarse si la serie ha comenzado a agotarse. Las otras temporadas las terminé de ver con una sensación de agobio. Esta última, creo que con resignación.

La crudeza del poder ha sido el hilo conductor durante toda la serie. Pero esa inclemencia explicaba (no necesariamente justificaba) las decisiones que se toman en ejercicio del poder político. Cuando tales dilemas son fundamentalmente presentados como asuntos personales, que tienen consecuencias que desmoronan o ponen en crisis a los individuos que antes fueron mostrados como si fueran inmunes a las consecuencias de sus decisiones, la serie experimenta un giro un tanto incierto.

Como quiera que sea, House of cards es un fenómeno de medios. Difundida solamente por Netflix, que además la produce, es televisión sin televisión en un mundo que, como en la serie misma, está sobrepoblado de pantallas.

Por cierto, la frase de Underwood sobre la presidencia como la ilusión de elegir, en los subtítulos en español es traducida como “A veces creo que la presidencia es la ilusión de poder”. No es lo mismo. O quién sabe.

 

Anuncios

Un comentario en “House of Cards: el delirio del poder

  1. Habrá que esperar largos meses para saber si son capaces de revitalizar la serie. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s