En cada spot, mentiras

Cada spot refrenda la confrontación. Al presidente no le interesa la solidez del dato sino el impacto del eslogan. Por eso presume de logros que no puede documentar. Cada uno de sus spots está repleto de falsedades.

Publicado en La Crónica el lunes 29 de agosto

“No somos iguales”, repite el presidente López Obrador en cada uno de sus spots con motivo del cuarto informe. No le interesa rendir cuentas sino acentuar la presunta diferencia con sus antecesores. No anuncia un informe de gobierno sino un lema de campaña. 

   Cada spot refrenda la confrontación. Al presidente no le interesa la solidez del dato sino el impacto del eslogan. Por eso presume de logros que no puede documentar. Cada uno de sus spots está repleto de falsedades. Veamos unos cuantos. En cursivas, transcribimos las palabras del presidente.

  1. Pensiones. Durante los gobiernos neoliberales, las pensiones jugosas eran para los expresidentes, para los altos funcionarios públicos. Ahora, las pensiones son para todos los adultos mayores del país, los ancianos respetables.

   López Obrador no dice que varios ex presidentes (Carlos Salinas y Ernesto Zedillo) renunciaron a recibir la pensión a la que tenían derecho. Esa pensión mensual era de 205 mil pesos. En todo el mundo a los ex mandatarios se les asigna una remuneración de acuerdo con la responsabilidad que tuvieron. Sugerir, como hace AMLO, que ahora los viejos reciben pensiones como esas, es demagógico. Este septiembre la pensión para los llamados adultos mayores será de 1925 pesos mensuales. Para recibirla los viejos tienen que formar parte de un padrón que levanta la Secretaría de Bienestar y que ha sido empleado de manera clientelar.

   Entregar la misma cantidad de dinero a todos los mayores de 65 años puede ser una ayuda, pero no disminuye la pobreza. De acuerdo con México Evalúa, la Secretaría de Hacienda ha estimado que el 20% más pobre de la población recibe el 7.7% de los recursos del programa Pensiones Para el Bienestar de los Adultos Mayores. En cambio, el 20% más rico obtiene el 20.9% de tales recursos. 

   2. Aeropuerto. Nunca hicieron una obra como esta, el Aeropuerto Felipe Angeles. Se construyó en dos años y medio. Nos ahorramos cien mil millones de pesos. Es el mejor aeropuerto de América Latina.

   López Obrador no dice que la cancelación del Nuevo Aeropuerto en Texcoco, además de la escandalosa irracionalidad que significó la destrucción de esa obra, nos ha costado más de 330 mil millones de pesos. Hace tres años el presidente decía que el Felipe Ángeles costaría 75 mil mdp. Finalmente fueron cerca de 116 mil. La decisión del presidente para reemplazar el NAIM por el Ángeles ha costado alrededor de 450 mil millones de pesos, sin incluir el precio de la ineficiencia que hoy padece el sistema aeroportuario de la Ciudad de México.

   Decir que el AIFA es el mejor de América Latina es una burla que sólo puede ser resultado de la mendacidad o de la ignorancia. A comienzos de agosto la firma Skytrax, que evalúa aeropuertos en todo el mundo, consideró que las mejores terminales aéreas en América Latina son El Dorado, en Bogotá, y Tocumen en Panamá. Entre los mejores aeropuertos en la región no hay ninguno mexicano.

   3. Banco del Bienestar. Los gobiernos neoliberales utilizaban el dinero del pueblo, el dinero del presupuesto, que es dinero sagrado, para rescatar a los banqueros. Ahora el presupuesto llega al pueblo a través del Banco del Bienestar.

   Las finanzas públicas pueden y deben ser un mecanismo para propiciar la redistribución del ingreso, pero las políticas sociales de López Obrador no han reducido la pobreza. Las transferencias a través de pensiones y becas no se han entregado, de manera fundamental, a través del Banco del Bienestar, cuyas sucursales son construidas de manera onerosa y opaca. Más de la tercera parte de los préstamos que otorgó hasta 2021 no habían sido pagados y el Banco dejó de dar esos créditos. Por lo demás, es falso que los gobiernos anteriores hayan empleado todo “el dinero del presupuesto” para rescatar banqueros. El Fobaproa se utilizó hace 27 años para respaldar a los bancos, pero además a millares de familias que habían contratado créditos.

   4. Refinerías. Los gobiernos neoliberales dejaron en el abandono las refinerías. Nosotros las estamos rehabilitando…Ya se construyó la nueva refinería de Dos Bocas y compramos una refinería en Tejas y ya no vamos a comprar las gasolinas y el diesel en el extranjero. Se va a producir en México y no va a aumentar el precio de los combustibles.

   Aunque el gobierno había asegurado que Dos Bocas costaría 4 mil millones de dólares, hasta ahora el país ha gastado en ella por lo menos 14 mil 600 mdd (cerca de 300 mil millones de pesos). Quizá llegarán a 18 mil mdd. El costo de cada litro de gasolina procesado allí será estratosférico. 

   Refinar petróleo es mal negocio al menos para Pemex que, de acuerdo con Instituto Mexicano para la Competitividad, entre 2020 y 2021 perdió 458 mil millones de pesos en tareas de refinación y petroquímica. Además se trata de una apuesta al pasado: cuando en todo el mundo se intensifica el viraje hacia energías limpias, México gasta en petróleo. La refinería Deer Park, ubicada en Houston y que Pemex compró en enero, ha funcionado con ganancias pero la mayor parte de la gasolina que produce se queda en Estados Unidos.

   5. Delincuencia. Durante los gobiernos neoliberales no se redujo el número de delitos del fuero federal en 30%… con Fox aumentó el número de homicidios en 1.6%, con Calderón casi 200%, con Peña Nieto 60%. Nosotros lo hemos disminuido en 10%.

   Las cifras de delitos federales se han vuelto engañosas, entre otros motivos, porque hay homicidios intencionales que son clasificados como accidentales. Organizaciones como Causa en Común y México Evalúa han señalado esas ambigüedades en la etiquetación de delitos. Hay feminicidios que son considerados como suicidios. Con todo y esas dificultades, es claro que las muertes violentas han aumentado en este gobierno. Durante todo el sexenio de Felipe Calderón hubo 120 mil 400 homicidios dolosos. En el transcurso del gobierno de López Obrador, que lleva menos de cuatro años, han ocurrido más de 126 mil homicidios dolosos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s