La mercantilización del feminicidio

Fotografía tomada de http://www.elpais.com

Publicado en Crónica el lunes 17 de febrero

Brutal, espantoso, atroz… el asesinato de Ingrid Escamilla fue tan salvaje que se convirtió en emblema de la causa de las mujeres en México. A falta de adjetivos para calificar ese crimen, las protestas contra la violencia de género se desbordaron en calles y redes. El lucro de algunos medios con imágenes como las del asesinato de esa joven de 25 años redobló la indignación.

  ONGs y partidos, legisladores y jueces, opinadores e influencers, tuvieron reacciones que van del pavor a la propuesta en el afán para atajar y perseguir los feminicidios. Sin embargo el presidente de la República manifestó un desdén cercano a la insolencia cuando una periodista insistió en pedirle una respuesta para las mujeres que protestaban afuera de Palacio Nacional. En vez de referirse al incremento en los feminicidios el presidente López Obrador habló de él mismo, de trayectoria y sus intenciones. En lugar de precisar medidas, insistió en gastadas fórmulas retóricas. El “decálogo” que improvisó para salir del paso, antes de expresar un irritado “ya” indicando que según él había cumplido a la demanda de las mujeres, es un perfecto emblema de la incapacidad del gobierno para entender a la sociedad y del desprecio por las políticas públicas, en este caso para enfrentar la crisis de inseguridad. Seguir leyendo “La mercantilización del feminicidio”

Ante el dolor, el rencor

Fotografía tomada de https://expreso.press/

Publicado en Crónica el lunes 27 de enero

Sólo tiene tiempo para escuchar aclamaciones y beneplácitos. El presidente de la República destina varias horas diarias a perorar, la mayor parte de las ocasiones sin hacer anuncios ni ofrecer explicaciones que no se hubieran conocido antes, pero no dispone de unos minutos para recibir a los familiares de las víctimas de la violencia. El calendario y el reloj no alcanzan cuando se trata de encuentros que le incomodan. Para el licenciado López Obrador la pluralidad es como la erisipela y la rehuye con una mezcla de soberbia e intolerancia, pero también de rechazo y temor a los puntos de vista que no son idénticos a los suyos. Ahora esa conducta se contagia y exacerba entre sus partidarios más exaltados.

   Nadie, en sus cabales, puede regatearle pertinencia y  legitimidad a la Marcha por la Paz que ayer domingo llegó al Zócalo. La integran familiares de mexicanos que han sido asesinados, o desaparecidos, en Guerrero, Tamaulipas, Morelos, Chihuahua, Sonora, Sinaloa, el Estado de México, Veracruz, entre otros sitios de nuestra acongojada geografía. Quizá se puede discrepar con los diagnósticos y algunas exigencias de esos ciudadanos pero el dolor que traen a cuestas y la indignación trasladada a la movilización, ameritan el mayor respeto. Seguir leyendo “Ante el dolor, el rencor”

Entre el recato y la cólera

La cólera y el espanto ante ese crimen levantaron una oleada de irritación y tristeza. Foto tomada de http://www.infobae.com

Publicado en Crónica el lunes 11 de noviembre

Ni siquiera el horror ante la inhumana matanza en Bavispe consiguió que el presidente López Obrador condenara a los criminales. A quienes no se suman al coro de adulaciones que le han construido sus allegados, el presidente los descalifica. La prensa, singularmente, es destinataria de cotidianas desacreditaciones. A los delincuentes que perpetran crímenes como el que diezmó a la familia Le Barón, el presidente López Obrador no los cuestiona.

   La mañana del 5 de noviembre, horas después del terrible asesinato de seis niños y tres mujeres, el presidente inició su conferencia de prensa ofreciendo un pésame a los familiares de las víctimas. Pero de los asesinos, no dijo una sola palabra. La sevicia y la cobardía de los desdichados que acribillaron y quemaron vivos a esos inocentes niños y a las tres señoras —y que además hirieron a seis menores más— no suscitaron indignación alguna en el presidente, al menos a juzgar por sus palabras de ese y los siguientes días. Seguir leyendo “Entre el recato y la cólera”

La trampa de la diamantina

Fotografía tomada de Milenio.com

Publicado en Crónica el lunes 19 de agosto

La rabia nunca justifica la violencia contra terceros. Los intentos para legitimar agresiones a periodistas y a otros ciudadanos debilitan la lucha feminista. La causa de las mujeres contra la violencia es indispensable. La cólera y el miedo que padecen muchas de ellas avergüenzan a toda la sociedad.

   Por eso es muy preocupante que esa causa fundamental sea empañada por provocadores. Se equivocan los defensores y aquí es pertinente la precisión— las defensoras de los derechos de las mujeres cuando consideran que la violencia en las manifestaciones es un asunto menor. No alcanzan a advertir que en ese genuino y potente movimiento hay grupos a los que, más que combatir la violencia contra las mujeres, les interesa confrontar a las instituciones políticas.

   Para los provocadores, las luchas sociales son un pretexto. Ahora son los derechos de las mujeres, como antes han sido una elección presidencial o las demandas de un sindicato. La provocación está a la caza de ocasiones para infestar a los movimientos sociales con un radicalismo violento que los neutraliza y desprestigia. Seguir leyendo “La trampa de la diamantina”

Periodistas asesinados

Publicado en Crónica el lunes 5 de agosto

Jorge Celestino Ruiz Vázquez, reportero de El Gráfico de Xalapa, tuvo protección policiaca durante varios meses. En octubre pasado su vivienda en el municipio de Actopan, Veracruz, fue balaceada en tres ocasiones y él recibió amenazas de muerte. Hace dos semanas la escolta que las autoridades del estado le habían asignado dejó de acompañarlo. La noche del viernes 2 de agosto fue acribillado junto a su domicilio.

   Desde 2000 han sido asesinados por lo menos 131 periodistas en México. En transcurso del gobierno actual, desde diciembre, los periodistas asesinados suman 14. La muerte de Celestino Ruiz había sido plenamente anunciada. A pesar de ello le retiraron la escolta que lo cuidaba. El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, quiso justificarse: “No podemos ponerle un policía a cada periodista”. Seguir leyendo “Periodistas asesinados”