Poder y negocios, Ejército vulnerable

Publicado en La Crónica el lunes 10 de octubre

Los correos exhibidos por el grupo Guacamaya muestran a un Ejército Mexicano ávido de privilegios y negocios. Hay casos de corrupción y abusos de poder, incluso sexuales. El Ejército vigila, como si fueran delincuentes, a líderes y organizaciones sociales. Y en ocasiones, tolera a los auténticos criminales.

   Diez días después de que comenzaron a ser difundidas, esas informaciones muestran tráficos de influencia y beneficios a miembros del gobierno, inclusive la familia del presidente, que ameritan un inventario para otra ocasión. A continuación sintetizamos algunas de las revelaciones publicadas acerca de la situación y acciones del Ejército. Ni el gobierno, ni la Secretaría de la Defensa, las han desmentido. Al final de cada una indicamos el o los medios en donde aparecieron.

Seguir leyendo «Poder y negocios, Ejército vulnerable«

Ayotzinapa, filtraciones, doble moral

La periodista Ramírez publicó en su columna de Reforma, y en su cuenta de Twitter, imágenes de mensajes atribuidos a miembros del grupo de delincuentes “Guerreros Unidos” sobre el asesinato de los normalistas.

Publicado en La Crónica el lunes 26 de septiembre

La doble moral es una forma de hipocresía. Ahora proliferan improvisados especialistas en ética periodística que condenan la publicación sin censura de algunos segmentos del informe del gobierno sobre la muerte de los normalistas de Ayotzinapa pero que, hace unos cuantos días, aplaudían la divulgación de otras filtraciones.

Seguir leyendo «Ayotzinapa, filtraciones, doble moral«

“¡Fue el Estado!”: farsa y demagogia

Decir que se trata de un “crimen de Estado” se convirtió en una consigna política muy eficaz. Encinas la repite, incurriendo en la demagogia que tanto ha nublado el completo esclarecimiento de los asesinatos de los normalistas. 

Publicado en La Crónica el lunes 22 de agosto

“¡Fue el Estado!”. Contundente e irritada esa frase, y lo que significa, ha contribuido a ocultar la verdad sobre el asesinato de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Referirse de esa manera a “el Estado” dice todo y dice nada. 

   Estado son las instituciones que detentan el poder político, que distan de ser homogéneas. Pero en la apreciación elemental que propalan los simplificadores al Estado se le identifica con su cúpula, comenzando por el presidente de la República. De tanto repetir esa frase, en amplias zonas del espacio público se ha considerado que la muerte de los normalistas fue culpa de la administración de Peña Nieto. Ese presidente cometió numerosas torpezas, comenzando por su insufrible insensibilidad política. Pero no supo, ni pudo prever, ni evitar, la muerte de aquellos estudiantes.

Seguir leyendo «“¡Fue el Estado!”: farsa y demagogia«

El Palacio amurallado

El alcance simbólico del muro deja un mensaje desastroso. Ese muro enfatiza la ignorancia y desinterés de López Obrador por la causa de las mujeres. El presidente ni las ve, ni las oye. No quiere que se acerquen. No es temor a las mujeres como algunos dicen. Se trata de puro, simple y mezquino desdén. (Imagen tomada de http://www.forbes.com.mx)

Publicado en La Crónica el lunes 8 de marzo

“El hombre que se encierra entre cuatro paredes acaba por perder la facultad de asociar las ideas y las palabras”, escribió Julio Verne en Viaje al centro de la tierra. El aislamiento del presidente López Obrador respecto de la realidad cada vez resulta peor. Se construye versiones complacientes, a menudo saturadas de falsedades, que replica a diario. Se rodea de aplaudidores que le celebran sus dichos o que, si le expresan reparos o verdades, no tienen éxito alguno. Ahora, el muro alrededor de Palacio Nacional corrobora el retraimiento del presidente y su rechazo a las exigencias de las mujeres.

   La pandemia puso en suspenso el ascendente movimiento feminista que se expresó hace un año en las manifestaciones que, por todo el país, amalgamaron rabia y dolor junto con el entusiasmo y la convicción de millones de mujeres. El 8 de marzo pasado fue el punto de inflexión de por lo menos cuatro grandes cambios. 

Seguir leyendo «El Palacio amurallado»

Los necios, la esperanza

Publicado en Crónica el lunes 21 de diciembre

La normalidad que conocíamos quedó devastada por el virus. Nuestras costumbres para socializar, las maneras de trabajar,  vender y comprar, enseñar y aprender, entretenernos e informarnos, entre tantas otras cosas, nunca serán como antes. Después de las vacunas, cuando sea que lleguen, seguiremos viviendo con aprensión. Tenemos y tendremos miedo a nuevas infecciones, a las secuelas del Covid-19, a la caducidad o no de las propias vacunas. 

   En Londres se ha descubierto una variante del virus que posiblemente disminuya el efecto de las vacunas. En Sudáfrica hay otra mutación que al parecer se propaga con más rapidez. No son motivos de pánico, pero sí para intensificar la responsabilidad. Dependemos como nunca de las capacidades de la ciencia para diagnosticar, comprender y resolver esas cambiantes amenazas de la naturaleza. Confiamos más que antes en la ciencia—aunque no todas las personas ni todos los gobiernos son consecuentes con esa centralidad indispensable que adquieren la investigación y la autoridad del conocimiento científico— porque esos desafíos son de vida o muerte.

Seguir leyendo «Los necios, la esperanza»