Legitimidad

Artículo publicado en emeequis

Mostrador

Entre los descontentos con el resultado electoral se pone de moda una cómoda cantinela: Enrique Peña Nieto, dicen, podrá ser presidente legal pero no legítimo. En esa fórmula hay un avance respecto del desconocimiento tajante del proceso electoral que hace seis años dominaba entre los seguidores de Andrés Manuel López Obrador y que hoy en día sostienen únicamente los más fanáticos. Reconocer que la elección ha sido legal, o que sus resultados lo serán una vez que el Tribunal Federal Electoral termine la revisión de ese proceso, implica admitir que las reglas se cumplieron razonablemente y sobre todo que la mayoría (aunque a algunos no nos guste) prefirió al candidato del PRI. La democracia está articulada por métodos para tomar decisiones en una sociedad diversa. Por eso jamás deja satisfechos a todos.

Algunos de esos contrariados se embarcan, entonces, en el tema de la legitimidad. Es un término equívoco, no tanto por su significado estricto sino por el empleo discrecional que suele hacerse de él. En rigor, una elección legítima es aquella que ha sido legal. Ambos vocablos son sinónimos. Legítimo, del latín “legitimus”, es aquello que existe “conforme a las leyes”, dice con claridad el Diccionario. Pero en la discusión política se le añaden otras implicaciones.

A la legitimidad se la entiende, así, como la aceptación consciente que los ciudadanos le dispensan a un gobernante. Si el poder político implica el ejercicio de la fuerza, la legitimidad aprovisiona del consentimiento necesario para que el gobierno sea reconocido, y sus decisiones acatadas, más allá del temor a la coacción.  Seguir leyendo «Legitimidad»

Hipótesis de trabajo: las encuestas no fallaron

Versión ampliada del comentario presentado en Hoy por hoy, de W Radio, el jueves 5 de julio por la noche.

Las encuestas y los encuestadores están siendo víctimas del éxito que habían tenido para diagnosticar a la sociedad mexicana y, al mismo tiempo, del sobredimensionamiento de sus capacidades. Varios de los principales encuestadores, y sobre todo los medios de comunicación

Ilustración tomada de http://www.laprimeraplana.com.mx

para los que han trabajado, infringieron un principio fundamental de la demoscopia: pretendieron que las encuestas son pronósticos capaces de anticipar el comportamiento de los ciudadanos.

Los conductores y operadores de medios de comunicación que ahora se conduelen porque la votación del 1 de julio no se ajustó al diagnóstico que hicieron sus encuestas cometen un error garrafal. Creyeron que la “eficacia” de tales sondeos quedaría verificada en el resultado de las elecciones. Se engañaron a sí mismos, creyendo que las radiografías de instantes específicos que hacían sus encuestas habrían de reproducirse en las urnas. No tomaron en cuenta que la sociedad mexicana es tan heterogénea como, en algunos de sus segmentos, inconsistente en materia de opiniones políticas.

Las encuestas diagnosticaron con relativa exactitud el estado de ánimo de los ciudadanos antes de las elecciones. Las votaciones en las urnas del domingo pasado tuvieron diferencias con aquellas mediciones por lo menos debido a tres circunstancias que propongo para su evaluación.

Uno. Las encuestas no alcanzaron a registrar, al menos con claridad, las decisiones de última hora. Según el sondeo al pie de las casillas que levantó Reforma, el 10% de los electores decidió su voto el mismo día de las elecciones y un porcentaje similar lo hizo en la semana anterior. Seguir leyendo «Hipótesis de trabajo: las encuestas no fallaron»

Televisa, el aliado incómodo de Peña Nieto

Comentario en el programa  «Media Telecom» de MVS Radio, el martes 3 de julio.

   Las relaciones entre Enrique Peña Nieto y Televisa han transcurrido en el incierto lindero que suele haber entre lo legal y lo injustificable. Hasta ahora, han sido tratos de negocios entre un político exitoso y una empresa dedicada al espectáculo. Las implicaciones de esa vinculación han sido ominosas y cuestionables. Pero es difícil considerar que han quebrantado la ley.

   Siendo gobernador del estado de México, Peña Nieto invirtió centenares de millones de pesos para comprar espacios en Televisa. No fue el único, como ha sido demostrado cuando se ha conocido el gasto en propaganda de gobiernos como el del Distrito Federal. Pero Enrique Peña Nieto ha sido el único personaje público que ha recibido cobertura intensa lo mismo en noticieros que en programas de espectáculos, lo mismo en gacetillas electrónicas disfrazadas de información política que en telenovelas y programas de concurso del Canal de las Estrellas.

La contratación de espacios en televisión para difundir propaganda oficial es posible gracias a la triste tradición, que se ha mantenido más allá de los partidos que gobiernen cada entidad o el país entero, para destinar recursos públicos a la promoción de los funcionarios. En el caso de Peña Nieto, Televisa encontró un generoso cliente al que decidió retribuir con prodigalidad. Seguir leyendo «Televisa, el aliado incómodo de Peña Nieto»

El mismo AMLO de siempre / Y un dilema de Peña Nieto

Comentario en Antena Radio, noticiero del Instituto Mexicano de la Radio.

Algunos de nuestros clásicos explicaron hace demasiado tiempo que la historia, cuando se repite, transita de la tragedia a la comedia. Andrés Manuel López Obrador tiene las lecturas necesarias para conocer aquella frase, que evidentemente no ha recordado al reiterar las ingentes dificultades que padece para tener un comportamiento democrático.

En su alocución de ayer lunes por la tarde, López Obrador ratificó algunos de los motivos por los cuales muchos ciudadanos no votamos por él en la elección del 1 de julio. Por supuesto, si cuenta con pruebas que respalden sus graves acusaciones no solamente tiene derecho sino, antes que nada, está obligado a impugnar la votación ante las autoridades electorales. Pero a menos que esté escondiendo toneladas de evidencias (y no habría motivo para que lo hiciera) desde ahora se puede considerar que las quejas del hoy ex candidato presidencial tienen escaso sustento.

Las votaciones del domingo pasado fueron razonablemente satisfactorias. Las irregularidades tienen que ser sancionadas pero no parecen haber resultado determinantes frente a los más de 3 millones y medio de votos que recibió Enrique Peña Nieto por encima de su rival más significativo. Seguir leyendo «El mismo AMLO de siempre / Y un dilema de Peña Nieto»

Ante la urna. Carencias, dilemas, oportunidades

Comentario en Antena Radio, noticiero del IMER, el martes 26 de junio

Entre los motivos para agradecer el inminente fin de las campañas electorales se encuentra la saturación que padecemos los ciudadanos. Mensajes, lemas, rostros, ofrecimientos, nos han sido reiterados con tanta como innecesaria insistencia.

   Después de estos comicios será necesario revisar las reglas del llamado modelo de comunicación electoral. Hay que preservar la columna vertebral de la reforma constitucional de 2007: la propaganda electoral en medios electrónicos debe ser gratuita y exclusiva para los partidos, a fin de evitar que quienes tienen más dinero traten de forzar con spots la opinión de los ciudadanos. Pero los 48 minutos diarios en cada estación de radio y televisión resultan demasiados. Ese espacio podría ser menor y distribuirse de otra manera, para favorecer la existencia de programa de discusión y análisis en vez del modelo actual, fincado en la saturación de spots como los que hemos conocido en los meses recientes.

Esa propaganda nos ha resultado especialmente reiterativa porque todos los partidos apostaron fundamentalmente a promover a sus candidatos presidenciales. Pero el domingo próximo, además de la boleta para elegir presidente de la República nos entregarán otras para designar diputados, senadores y, en el caso de la ciudad de México, jefe de Gobierno, diputados locales y delegados. Seguir leyendo «Ante la urna. Carencias, dilemas, oportunidades»