López Obrador y su circunstancia

Publicado en El Cultural número 157, suplemento de La Razón, el 14 de julio

Se ha planteado un falso dilema entre gobierno fuerte y gobierno plural. El 53% de los votos que recibió Andrés Manuel López Obrador, las mayorías que tendrá Morena en el Congreso federal y la arrasadora adhesión que los benefició en casi todos los estados harán del próximo presidente un gobernante con enormes capacidades de maniobra política. En la opinión publicada se ha dicho, acaso en busca de encontrar el ángulo favorable a la contundente votación del 1 de julio, que es mejor un presidente fuerte y con amplias posibilidades de tomar decisiones a un mandatario que tenga que pactar porque no tiene mayoría suficiente.

   Ese había sido el signo de los años recientes en México y, de manera más amplia en casi todo el mundo: la diversidad que fue extendiéndose en la sociedad se tradujo en varios partidos que alcanzaban porciones de las votaciones, y bancadas en el Congreso, que les obligaban a negociar unos con otros. A la democracia la pudimos identificar como el sistema de gobierno que permite la representación de todos los intereses legítimos y a la política, la reconocimos como el ejercicio de propiciar y mantener acuerdos. La gobernabilidad y el sistema de representación se han construido a fuerza de pactos en donde todos ganan algo y nadie se queda con todo. La negociación ha sido reconocida como atributo indispensable en las democracias.

   Mientras más avanzó la democracia mexicana, más plurales se volvieron el Congreso y los gobiernos locales. Los partidos se equilibraron unos a otros. El Legislativo comenzaba a moderar posibles excesos de un Ejecutivo cada vez menos arbitrario porque muchas de sus decisiones cardinales tenía que acordarlas con otras fuerzas políticas. Seguir leyendo “López Obrador y su circunstancia”

Desacreditar a la sociedad civil

“Diada”, de Antonio Saura

Publicado en Crónica el lunes 16 de julio

La sociedad civil se define en contraste con el Estado. De ella forman parte los ciudadanos organizados en las más diversas asociaciones. Se trata de un término equívoco, ambiguo e incluso chocante. En él se parapetan diversas realidades pero el problema no está en la definición sino en la apropiación, lo mismo que en la reprobación que con frecuencia se hace de ese vocablo.

   Hay quienes, para ensanchar o simular una representación que no tienen, hablan a nombre de la sociedad civil cuando en realidad únicamente lo hacen desde alguno de sus segmentos. Otros, para enmascarar o justificar aspiraciones autoritarias, descalifican de tajo a la sociedad civil como si las realidades que manifiesta pudieran desvanecerse tan sólo con negarlas. Seguir leyendo “Desacreditar a la sociedad civil”

AMLO, presidente

Tiene la oportunidad de gobernar con un amplio consenso. El riesgo es la posibilidad de que se acentúen su caudillismo y populismo.

Publicado en Crónica el lunes 2 de julio

El carro —casi— completo que conduce Andrés Manuel López Obrador plantea una oportunidad y un riesgo, ambos mayúsculos. La votación que ha recibido, junto con los triunfos locales de su partido, confirman que esa opción es respaldada de manera enfática, decidida y masiva por la mayoría de los ciudadanos.

   El próximo presidente de la República cuenta con una base social que no ha tenido ninguno de sus antecesores en el último cuarto de siglo. En contra de la tendencia hacia la diversidad que había definido a las elecciones en México, ahora un solo partido gana casi la mitad de los votos y, con sus aliados, la mayoría simple en el Congreso.

   López Obrador tiene la oportunidad de gobernar con un amplio consenso. Aún resulta incierto para qué aprovechará el extendido apoyo que le da buena parte de la sociedad mexicana pero, sin duda, muchas medidas de su gobierno serán más factibles con ese aval. El riesgo es la posibilidad de que se acentúen el caudillismo y el populismo del inminente presidente electo. Tales rasgos eran inquietantes tratándose de un candidato presidencial. Ahora pueden convertirse en problema mayúsculo para el país, pero también para la coalición política que lo ha respaldado, en caso de que López Obrador no sepa o no quiera atajar ese comportamiento autoritario. Seguir leyendo “AMLO, presidente”

Así llegamos al 1 de julio

Imagen tomada de http://illusion.scene360.com/

Este texto apareció en Crónica el lunes 25 de junio

Las adhesiones a Morena y su candidato presidencial se nutren en el desprestigio que padecen el presidente Enrique Peña Nieto y su gobierno. Se trata de un voto de rechazo intenso, exasperado, drástico. Nunca, al menos en las décadas recientes, un gobierno había suscitado tanta antipatía como el que terminará dentro de cinco meses. Detrás de ese desafecto hay causas objetivas y subjetivas, como diría algún clásico.

   La administración del presidente Peña ha cometido una torpeza tras otra, desde la falta de explicaciones suficientes por la Casa Blanca de la familia presidencial y las vacilaciones ante el secuestro de los jóvenes de Ayotzinapa hasta la invitación a Trump, el desaseo en elecciones como la del Estado de México, la campaña contra Ricardo Anaya y la complacencia, o al menos negligencia, ante funcionarios ostensiblemente corruptos como los ex gobernadores de Veracruz y Chihuahua. Seguir leyendo “Así llegamos al 1 de julio”

Yo, sí

El director editorial de la revista IBERO, Juan Domingo Argüelles,  preguntó para su edición junio – julio si ¿Podemos confiar en nuestras autoridades electorales? Esta fue mi respuesta.

 

¿Podemos confiar en nuestras autoridades electorales? Mi primera reacción ante la interrogante que plantea la revista IBERO es contestar ¡por supuesto que sí! Pero antes de razonar esa respuesta me pregunto, a mi vez, ¿y por qué preguntan eso? ¿Por qué no han preguntado “¿cuáles son los motivos para confiar en las autoridades electorales?”. O, desde otro ángulo, “¿cómo procurar y defender la confianza en las autoridades electorales?”.

   Entiendo el sentido de la pregunta inicial, que está sintonizada con el escenario de suspicacias que ha acompañado, como nunca antes, a las campañas de 2018. También reconozco que una revista universitaria está para auspiciar la reflexión y de esa manera las dudas y no para vitorear a ninguna autoridad. Seguir leyendo “Yo, sí”