Estridencia y evidencias

Quienes en 2014 se indignaron porque la esposa de Peña Nieto adquirió una residencia con apoyo de un grupo constructor que buscaba licitaciones con el gobierno, tendrían que decir al menos lo mismo de la casa en donde vivía López Beltrán.

Publicado en La Crónica el lunes 31 de enero

Estridencia y desvergüenza hacen una combinación desastrosa. Cuando se les propala desde el poder político, sus consecuencias resultan funestas. Mientras más surgen denuncias de corrupción y ardides en su entorno cercano, el presidente López Obrador muestra un tono crecientemente desencajado y camorrista. 

   El discurso contra la corrupción, que ha sido uno de los mayores aciertos del presidente, se desmorona ante tropelías como las de su secretaria de Educación. La señora Delfina Gómez despojó a 550 trabajadores del municipio de Texcoco, que ella gobernaba, del 10% de sus salarios durante dos años. Ese dinero fue trasladado a Morena. El atraco fue investigado y sancionado por el INE y a mediados de enero el Tribunal Electoral confirmó esa resolución. Con todo y esa decisión de una autoridad jurisdiccional, el presidente López Obrador, en vez de destituirla, defiende a la señora Gómez. Nuestra Secretaría de Educación Pública está en manos de una delincuente.

Seguir leyendo «Estridencia y evidencias»

La trampa contra el INE

Morena ha engañado al decir que se votaría para ratificar al presidente. No es verdad: se trata de un proceso para revocarle (o no) el mandato.

Publicado en La Crónica el lunes 20 de diciembre

La revocación de mandato, tal y como es planteada hoy en día por Morena y el presidente López Obrador, es un recurso tramposo y demagógico. Esa medida está prevista en la Constitución para que los ciudadanos puedan destituir al presidente, pero ahora la quieren utilizar para respaldar a López Obrador. Quienes la defienden proclaman que se trata de un ejercicio de democracia participativa. En realidad toda democracia es participativa, o no es democracia. En este caso la revocación de mandato es un instrumento de la democracia que, distorsionado por el partido oficial, sería empleado para favorecer a un gobierno autoritario.

  Al decir que se trata de “ratificar” a López Obrador, Morena y sus simpatizantes engañan a millares de mexicanos que firman en apoyo a esa consulta creyendo, de buena fe, que el presidente necesita ese aval para seguir a cargo del gobierno.

Seguir leyendo «La trampa contra el INE»

Lorenzo Córdova en San Lázaro

El presidente del INE presentó razones y hechos. Sin embargo a los legisladores de Morena y el Partido del Trabajo no les interesaba el diálogo sino la descalificación y la provocación.

Publicado en La Crónica el lunes 8 de noviembre

Los diputados de Morena convocaron al presidente del INE para exhibirlo. Pero fueron esos legisladores, junto con los del PT, los que resultaron evidenciados en su intolerancia y ordinariez. 

   La comparecencia de Lorenzo Córdova Vianello mostró los dos extremos que acotan hoy a la política mexicana. El presidente del INE presentó razones y hechos. Sin embargo a los legisladores de Morena y el Partido del Trabajo no les interesaba el diálogo sino la descalificación y la provocación.

   Con los bárbaros y fanáticos es imposible dialogar. A los argumentos, los rechazan con agresiones y mentiras. El viernes 5 de noviembre la gritería y las tonterías de los intolerantes en San Lázaro dieron la nota en muchos medios de comunicación. Pero junto a ellos hubo diputados conocedores de los asuntos electorales, otros que manifestaron posiciones críticas con sustento y respeto, algunos más reivindicaron la importancia del INE y su autonomía constitucional. Hubo legisladores del PAN y el PRD que ofrecieron elementos para dialogar sobre las acciones de la autoridad electoral, el PVEM manifestó discrepancias en un tono de apertura, un diputado de MC se equivocó de sesión y aprovechó para golpear a Morena, el PRI eligió un perfil penosamente bajo y de escasa relevancia.

Seguir leyendo «Lorenzo Córdova en San Lázaro»

Ni al diablo, ni indefensas

Publicado en La Crónica el lunes 5 de abril

Cuando exclamó “¡al diablo con sus instituciones!” Andrés Manuel López Obrador delineó con desfachatada franqueza su desprecio por la legalidad. El orden jurídico solamente lo respeta cuando le conviene. Las instituciones le importan siempre y cuando estén al servicio de la causa que él defiende. Esa causa es él mismo. 

   López Obrador decidió —y al parecer eso cree— que él encarna los intereses del pueblo. Descalifica y persigue a toda ley e institución que no se ciñan a sus proyectos, e incluso a sus caprichos. Cuando era político en la oposición esa segmentación entre el orden jurídico que le gustaba y el que no, para muchos era un desplante de campaña. Para algunos más dicha expresión, junto con la ausencia de compromisos democráticos de ese personaje,  manifestaba un alarmante síndrome autoritario. 

Seguir leyendo «Ni al diablo, ni indefensas»

Demócratas de ocasión

 

El INE tiene el singular privilegio de padecer descalificaciones tanto de morenistas como de calderonistas. En los momentos difíciles, los buenos árbitros no quedan bien con los fanáticos de uno y otro bandos.

Publicado en Crónica el lunes 7 de septiembre

Para que haya democracia, se necesitan demócratas. Las reacciones a la decisión del INE para negar a “México Libre” el registro como partido, dan cuenta del enorme déficit que seguimos padeciendo en materia de compromisos y convicciones democráticas.

   El alborozo de algunos porque les disgusta la familia Calderón, que encabeza esa iniciativa política, es tan irreflexivo y antidemocrático como la cólera de otros que, como ahora no les gustaron sus decisiones, despotrican contra los consejeros electorales. La democracia de contentillo que quieren unos y otros es imposible. Si hay grupos ciudadanos que cumplen con los requisitos que establece la ley, tienen derecho a que sus organizaciones sean reconocidas como partidos. El proceso para ello es tortuoso —y quizá debería ser más sencillo, pero ese es otro problema—. Las normas son puntillosas pero claras. Si no se cumplen, no debe haber registro. Seguir leyendo «Demócratas de ocasión»