Ni al diablo, ni indefensas

Publicado en La Crónica el lunes 5 de abril

Cuando exclamó “¡al diablo con sus instituciones!” Andrés Manuel López Obrador delineó con desfachatada franqueza su desprecio por la legalidad. El orden jurídico solamente lo respeta cuando le conviene. Las instituciones le importan siempre y cuando estén al servicio de la causa que él defiende. Esa causa es él mismo. 

   López Obrador decidió —y al parecer eso cree— que él encarna los intereses del pueblo. Descalifica y persigue a toda ley e institución que no se ciñan a sus proyectos, e incluso a sus caprichos. Cuando era político en la oposición esa segmentación entre el orden jurídico que le gustaba y el que no, para muchos era un desplante de campaña. Para algunos más dicha expresión, junto con la ausencia de compromisos democráticos de ese personaje,  manifestaba un alarmante síndrome autoritario. 

Seguir leyendo «Ni al diablo, ni indefensas»

Demócratas de ocasión

 

El INE tiene el singular privilegio de padecer descalificaciones tanto de morenistas como de calderonistas. En los momentos difíciles, los buenos árbitros no quedan bien con los fanáticos de uno y otro bandos.

Publicado en Crónica el lunes 7 de septiembre

Para que haya democracia, se necesitan demócratas. Las reacciones a la decisión del INE para negar a “México Libre” el registro como partido, dan cuenta del enorme déficit que seguimos padeciendo en materia de compromisos y convicciones democráticas.

   El alborozo de algunos porque les disgusta la familia Calderón, que encabeza esa iniciativa política, es tan irreflexivo y antidemocrático como la cólera de otros que, como ahora no les gustaron sus decisiones, despotrican contra los consejeros electorales. La democracia de contentillo que quieren unos y otros es imposible. Si hay grupos ciudadanos que cumplen con los requisitos que establece la ley, tienen derecho a que sus organizaciones sean reconocidas como partidos. El proceso para ello es tortuoso —y quizá debería ser más sencillo, pero ese es otro problema—. Las normas son puntillosas pero claras. Si no se cumplen, no debe haber registro. Seguir leyendo «Demócratas de ocasión»

El espinazo de la democracia

 

Publicado en Crónica el lunes 25 de noviembre

“El INE es la espina dorsal de la democracia mexicana” ha explicado, sin exageración alguna, Enrique Krauze. Muchos mexicanos no recuerdan, y algunos políticos no quieren recordar, que durante casi todo el siglo XX no tuvimos elecciones limpias. En cada votación, con algunas excepciones, ganaba el mismo partido. Las trampas para justificar esas elecciones eran tan consuetudinarias que se volvieron parte de la (in) cultura política mexicana. Adulteración del sufragio, acarreos e intimidaciones, cuando hacía falta impúdicos robos de urnas, eran parte de una indeseable e indignante normalidad mexicana.

   En sucesivas y siempre épicas ocasiones, distintos movimientos cívicos desafiaron esa antidemocracia que les regateaba a los ciudadanos el derecho de elegir a sus gobernantes y representantes. El Movimiento Henriquista en 1952, la perseverante insistencia democrática del Partido Acción Nacional desde los años 40 y con singular eco a partir de los 80, la participación electoral de las izquierdas incluso cuando no tenían registro electoral (con las candidaturas de Ramón Danzós Palomino en 1964 y Valentín Campa en 1976), los documentados reclamos contra el fraude electoral en Chihuahua en 1986, las reformas políticas a partir de 1977, son algunos momentos destacados en un trayecto colmado de sobresaltos y que desembocó en las reglas que desde hace dos décadas aseguran que en las elecciones se exprese la decisión de los ciudadanos. Seguir leyendo «El espinazo de la democracia»

Barbaridad contra la democracia

Bonilla se ufana de su cercanía con López Obrador

Publicado en Crónica el lunes 15 de julio

El partido del presidente de la República propuso la reforma legal que extiende de dos a cinco años la gestión del próximo gobernador de Baja California. La dirigente nacional de ese partido respalda esa escandalosa modificación constitucional. Andrés Manuel López Obrador ha dicho que “el presidente no se mete en estos asuntos” como si fuesen ajenos a su responsabilidad. Se equivoca.

   El titular del Ejecutivo tiene la atribución de promover una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia. Posiblemente los legisladores de otros partidos presentarán un recurso de esa índole. Pero el intento de López Obrador para marginarse de la decisión que tomó el congreso de Baja California no es expresión de respeto sino, en estas condiciones, de complicidad o por lo menos de anuencia. Seguir leyendo «Barbaridad contra la democracia»

Constitución, la plaza en riesgo

Publicado en Crónica el lunes 4 de febrero

De muchas y cotidianas maneras el gobierno incumple la Constitución. Después de un siglo de reformas y actualizaciones, gracias a las cuales ha podido permanecer vigente, nuestra carta magna tiene como eje a un presidencialismo con amplias atribuciones pero modulado por un amplio sistema de contrapesos. El fortalecimiento del Poder Judicial, la diversidad y las capacidades del Congreso, la confiabilidad de las elecciones y el sistema de partidos, las obligaciones de transparencia así como la autonomía de variados organismos reguladores, conforman esa estructura que equilibra la concentración excesiva de poder y eventualmente atempera, o incluso sanciona, errores y abusos del gobierno.

   Los gobernantes, por lo general, detestan los equilibrios. La fiscalización de otras instancias del Estado les resta capacidad de mando, les quita tiempo y complica las decisiones discrecionales. Pero mientras más sólidos son sus equilibrios, el sistema político es más democrático porque los riesgos de absolutismo son menores. Seguir leyendo «Constitución, la plaza en riesgo»