La resistencia

sophie-cruz
Sophie Cruz con su familia durante su participación en la marcha y el mitin en Washington

Publicado en Crónica el lunes 23 de enero

Sophie Cruz fue la oradora más conmovedora y convincente en la enorme manifestación del sábado en Washington. Tiene seis años, sus padres son de Oaxaca y se hizo famosa cuando, en 2015, eludió las vallas policiacas para darle una carta al Papa Francisco durante una visita en la capital estadounidense.
“Estamos juntos aquí haciendo una cadena de amor para proteger a nuestras familias… Vamos a pelear con amor, con fe y valor, para que nuestras familias no sean destruidas” dijo en inglés y luego en español delante de centenares de miles.
“También quiero decirles a los niños que no tengan miedo porque no están solos. Hay mucha gente que nos acompaña” exhortó Sophie, que tiene nacionalidad estadounidense y cuyos padres serían expulsados si se cumplen las amenazas de Donald Trump. Seguir leyendo “La resistencia”

Piñata, guacamole y huevos

ruiz-massieu-con-guacamole

Publicado en Crónica el 12 de diciembre

Ah, qué divertidos lucían los senadores del PRD dedicándole una enfática silbatina a Donald Trump personificado en piñata. Y qué enjundiosos cuando, como parte de su festejo de fin de año, le enviaron al presidente electo de Estados Unidos el catártico grito que, cada vez que despeja el portero del equipo rival, se ha vuelto distintivo del futbol mexicano.
Y qué simpáticos los cuatro secretarios de Estado que compitieron por preparar el guacamole mejor condimentado. El titular de Agricultura, José Calzada, invitó a los secretarios José Narro, de Salud; Enrique de la Madrid, de Turismo y Claudia Ruiz Massieu, de Relaciones Exteriores a competir con una receta original. No está claro en qué le ayuda a la exportación de aguacate mexicano esa exhibición que solamente fue conocida en nuestro país. Tampoco parece mal que los secretarios de Estado se diviertan aunque sea de vez en cuando. Pero al verlos con delantal, partiendo cebollas y jitomates, uno se pregunta si no tenían nada mejor que hacer. La canciller Ruiz Massieu compartió en Twitter la receta ganadora. Seguir leyendo “Piñata, guacamole y huevos”

Insensibles

Publicado en Crónica el 14 de diciembre

El presidente Enrique Peña Nieto y su gobierno sabotearon la oportunidad que tenían para mejorar la vida de los mexicanos que reciben remuneraciones más escasas. El aumento de 2.94 pesos diarios al salario mínimo es un agravio a la sociedad.
Esa afrenta no la comete sólo la nebulosa Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, Conasami. Ese organismo, de composición tripartita y de cuyas sesiones no hay actas públicas, determinó que a los trabajadores de menores ingresos les corresponde un incremento inferior a tres pesos diarios. Seguir leyendo “Insensibles”

No somos un país de cínicos

Publicado en Crónica el 6 de abril

Todavía no sabemos con cuánta frecuencia el director de la Conagua utiliza helicópteros oficiales para asuntos personales. Mucho menos contamos con información sobre el uso de tales vehículos para satisfacer necesidades familiares o políticas de otros funcionarios públicos. Lo que sí resulta claro es que el empleo de un helicóptero que el domingo 29 de marzo por la mañana los recogió a él y a su familia afuera de su casa en Huixquilucan fue un abuso de David Korenfeld. Seguir leyendo “No somos un país de cínicos”

100 días de pesadilla

Fotografía tomada de www.sinembargo.mx
Fotografía tomada de http://www.sinembargo.mx

Publicado en Crónica el 5 de enero de 2015

Desde que se conoció el asesinato de 43 estudiantes durante la madrugada terrible de Iguala, ocurrida hace exactamente 100 días, la sociedad mexicana transitó del estupor al dolor, y de la confusión a la indignación, en una intensa sucesión de reacciones que dejaron escaso espacio para la reflexión.

Espontánea, e incluso reivindicable porque mostró a una sociedad refractaria a la indiferencia, tal irritación condujo a apreciaciones superficiales acerca de las causas de ese espantoso crimen. Cuando millares de ciudadanos salieron a las calles a proclamar “Fue el Estado”, se equivocaron en el diagnóstico y por lo tanto en la solución para enfrentar a bandoleros como los que perpetraron ese asesinato. Las instituciones estatales, en todos sus niveles, habían sido ineficaces para prever y atajar la violencia en esa región de Guerrero. El Estado no fue culpable, sino víctima de la expansión de la delincuencia que incluso ha trasminado los mandos de algunas de tales instituciones (policías y autoridades municipales y estatales, entre otras). Lo que hace falta no es reemplazar a esas instituciones, sino depurarlas. Y por supuesto, castigar a los criminales. Seguir leyendo “100 días de pesadilla”