Aquella tarde en Tlatelolco

Una parte de este texto apareció en Crónica el 27 de febrero.

lga-tlatelolco-aquella-tarde   “Nadie me lo contó”, anticipa Luis González de Alba para subrayar su calidad de testigo y víctima de la tarde de Tlatelolco. El movimiento estudiantil, de cuya dirección formaba parte en representación de Filosofía y Letras de la UNAM, había tenido grandes momentos de movilización y ascenso pero comenzaba a declinar en octubre de 1968. El de Tlatelolco iba a ser un mitin de menos relevancia que las grandes concentraciones de ese verano. Dos días antes el Ejército desocupó Ciudad Universitaria. Ese mismo miércoles 2 de octubre había comenzado el diálogo con dos representantes del gobierno. A las 6.10 de la tarde cayeron las dos bengalas sobre la Plaza de las Tres Culturas. Seguir leyendo “Aquella tarde en Tlatelolco”

Anuncios

Jóvenes, adicciones, exageraciones

Publicado en Crónica el 1 de febrero de 2016

Encuesta   El consumo de drogas y alcohol entre los jóvenes constituye uno de los desafíos más urgentes para las políticas de salud pública en México. Es muy importante contar con información completa y actual sobre ese problema. Sin embargo las autoridades encargadas de enfrentar las adicciones utilizan los datos disponibles de manera artificiosa y exagerada.
El lunes pasado el comisionado nacional contra las adicciones, Manuel Mondragón y Kalb, presentó la “Encuesta nacional de consumo de drogas en estudiantes 2014”. Ese documento estaba impreso desde noviembre, pero fue difundido para que coincidiera con los foros sobre la legalización de la mariguana que han organizado por una parte el Congreso y, por otra, el gobierno federal. Seguir leyendo “Jóvenes, adicciones, exageraciones”

La banalidad del Chapo

Publicado en Crónica el 20 de julio

Chapo respaldo
    En 1961 Hannah Arendt describió la banalidad del mal cuando hizo el retrato de Adolf Eichmann, el coronel nazi que no parecía mas que un funcionario cumplido cuando envió a decenas de miles de judíos rumbo al asesinato. Al mal podía encarnar en cualquiera, incluso en aquel individuo que, colocado en la silla de los acusados, parecía un tipo del montón. Reconocer la banalidad del mal no es trivializarlo, sino un paso para entenderlo. Gracias a ese enfoque podemos advertir que las peores perversidades pueden ser cometidas por personas ordinarias –cuya ordinariez radica, entre otras cosas, en la debilidad de sus convicciones morales–.

Hoy asistimos a otra forma de banalización del mal. Cuando hay quienes hacen la apología del delincuente más buscado en el país sólo porque puso en ridículo al gobierno, se olvidan los muchos crímenes de los que ese individuo ha sido responsabilizado. Peor aún, cuando desde el poder político se magnifica la fuga del penal de alta seguridad, mostrándola como hazaña prácticamente inexplicable, se le confieren a ese delincuente atributos superiores al poder que ya tiene pero, sobre todo, se soslayan sus atributos más importantes: su demostrada capacidad para matar, atormentar y chantajear, así como el envenenamiento de millones de personas a causa de los estupefacientes con los que ha hecho su fortuna. Seguir leyendo “La banalidad del Chapo”

Días aciagos

Fotografía de Eduardo Rodrígiuez Soto tomada de www.animalpoliticocom
Fotografía de Eduardo Rodríguez Soto tomada de http://www.animalpoliticocom

Las protestas por la desaparición de los 43 muchachos de Ayotzinapa expresan la indignación y la capacidad de exigencia de una sociedad que no se resigna ante la colusión de las mafias criminales con los sectores más corrompidos del Estado mexicano. La incapacidad del gobierno federal para indagar con eficacia y presteza qué ocurrió con los normalistas manifiesta las peores debilidades de un Estado cuyos mecanismos de seguridad parecen más inconsistentes que nunca. La parsimonia de los partidos políticos para reaccionar ante ese caso muestra su aislamiento respecto de la sociedad y propicia el deterioro en su muy maltratada credibilidad.

Nadie, absolutamente nadie, obtiene beneficios de este ominoso episodio. El desconcierto, la inacción inicial, las indecisiones políticas y ahora las confusiones por parte del gobierno federal han develado una impericia inexplicable. Las autoridades tardaron varios días en ocuparse de un asunto que era, desde el primer momento, escandaloso. La desaparición de 43 estudiantes fue tomada a la ligera y luego, cuando el presidente Enrique Peña Nieto anunció que daría a conocer su postura sobre ese asunto, solamente articuló una retahíla de obviedades. Seguir leyendo “Días aciagos”

Contra la telebancada… cuatro meses después

Comentario en MediaTelecom de MVS Radio.

Una veintena de miembros del movimiento #YoSoy132 se presentó este martes en el Palacio Legislativo de San Lázaro para objetar la presencia de

Fotografía tomada de la cuenta de Twitter @Soy132MX

diputados que representan los intereses de las televisoras. Llevaban una vistosa manta que en letras azules sobre el lienzo blanco rezaba “No Telebancada”.

La protesta de esos jóvenes rescata el compromiso inicial de su movimiento con la reforma para los medios de comunicación y es parte de la inconformidad que suscitó la inclusión de varios funcionarios y asesores de Televisa y Televisión Azteca en las listas de candidatos al Congreso de la Unión que presentaron varios partidos.

Se trata de una desaprobación razonable, sí, pero que ocurre con cuatro meses de retraso.

La oposición a la telebancada tuvo sentido político antes de las elecciones de julio pasado, cuando aún no había diputados y senadores electos. En aquellas fechas fue pertinente que los ciudadanos interesados en estos temas conocieran la desfachatada subordinación de varios partidos políticos (PRI, Partido Verde, Movimiento Ciudadano) a las exigencias de las televisoras. Los electores así prevenidos pudieron saber que al votar por esos partidos lo hacían, al mismo tiempo, por candidatos que atenderían a las exigencias directas de TV Azteca o Televisa. Seguir leyendo “Contra la telebancada… cuatro meses después”