TikTok: la bufanda del ministro presidente

El ministro Zaldívar forma parte de los personajes públicos que  intentan acercarse a los jóvenes usuarios de esa red. En TikTok se exhiben breves clips, por lo general con bailes, canciones o monólogos.

Publicado en La Crónica el lunes 24 de octubre

Arturo Zaldívar mira por la ventana de su oficina en la Suprema Corte mientras se anuda una bufanda roja. De fondo, se escucha una canción de Taylor Swift y al pie de esa imagen, se lee “faltan pocas horas para medianoche”. Solamente los entendidos supieron que la bufanda es una alusión a esa intérprete estadounidense y que al día siguiente aparecería su nuevo disco, titulado “Midnights”.

   Colocado el jueves en TikTok, hasta este domingo ese video había sido visto 630 mil veces. Es tan breve (apenas 12 segundos) que seguramente algunos de los 298 mil seguidores que el ministro Zaldívar tiene en esa red lo han mirado en varias ocasiones.

Seguir leyendo «TikTok: la bufanda del ministro presidente«

Ayotzinapa, filtraciones, doble moral

La periodista Ramírez publicó en su columna de Reforma, y en su cuenta de Twitter, imágenes de mensajes atribuidos a miembros del grupo de delincuentes “Guerreros Unidos” sobre el asesinato de los normalistas.

Publicado en La Crónica el lunes 26 de septiembre

La doble moral es una forma de hipocresía. Ahora proliferan improvisados especialistas en ética periodística que condenan la publicación sin censura de algunos segmentos del informe del gobierno sobre la muerte de los normalistas de Ayotzinapa pero que, hace unos cuantos días, aplaudían la divulgación de otras filtraciones.

Seguir leyendo «Ayotzinapa, filtraciones, doble moral«

Avándaro, el mito, la memoria

Publicado en La Crónica el lunes 6 de septiembre

Avándaro es mítico, desde hace medio siglo, por inusitado y por irrepetible. El festival que congregó a quizá 250 mil jóvenes el 11 y el 12 de septiembre de 1971 fue una formidable y enardecida juerga de libertad. Había incontenidas ganas de desmadre —para decirlo en mexicano— pero también de búsqueda y desafío en aquel festival de rock que sería hito y leyenda de una generación.

   El consumo de drogas, el baile emancipado y las letras procaces que se corearon con regocijo, sobresaltaron a las buenas conciencias de la época. Habían pasado apenas tres meses desde la agresión criminal a los manifestantes del 10 de junio.

Seguir leyendo «Avándaro, el mito, la memoria»

La desazón de los jóvenes

Publicado en Crónica el lunes 16 de diciembre

Un extendido lugar común reza que la inconformidad es consustancial a la juventud. Hay protestas de toda índole que tienen como protagonistas a los jóvenes. La capacidad para expresar disgusto, e incluso la posibilidad de hacerlo cuando los compromisos personales que se van adquiriendo con los años aún no condicionan la biografía de cada quien, permiten que revelarse y rebelarse vayan de la mano. La identidad personal se construye en la interacción con los demás y, en el reclamo público, los jóvenes se expresan y definen. La protesta de los jóvenes no siempre postula causas avanzadas ni forzosamente representa el interés de la sociedad. De hecho, los movimientos estudiantiles con frecuencia pretenden mantener o conseguir privilegios.

   Los reclamos de los estudiantes del ITAM llaman la atención porque provienen de jóvenes privilegiados y porque, entre otras cosas, se quejan de las exigencias académicas que según dicen les ocasionan trastornos psicológicos. El suicidio de una alumna de esa institución detonó la protesta. Seguir leyendo «La desazón de los jóvenes»

Un muchacho en Lecumberri

Publicado en Crónica el martes 22 de octubre

Los días y los años es un clásico de la literatura política mexicana. Lo escribió, en la cárcel, un muchacho de 26 años. La narración de Luis González de Alba fue uno de los primeros testimonios comprensivos, en donde además de un recuento de los hechos principales se ofrecen líneas de análisis para entender sus méritos y errores, del movimiento estudiantil de hace medio siglo. Sus compañeros de la Facultad de Filosofía y Letras lo habían designado para que los representara en el Consejo Nacional de Huelga. Durante el movimiento ganó tanta autoridad que fue uno de los tres dirigentes que participaron en las fallidas conversaciones con el gobierno antes de la noche de Tlatelolco.

   Esta novela-testimonio fue publicada por Editorial Era en febrero de 1971. Tan sólo ese año tuvo seis ediciones de 4 mil ejemplares cada una. En 1986 la SEP la incluyó en la colección Lecturas Mexicanas en donde al parecer publicó 100 mil ejemplares. El autor llevó el libro, con ligeras correcciones, a Editorial Planeta que lo editó en 2008 para los 40 años del movimiento estudiantil. Cal y arena lo acaba de publicar en coincidencia con las cinco décadas. Seguir leyendo «Un muchacho en Lecumberri»