López Obrador y su circunstancia

Publicado en El Cultural número 157, suplemento de La Razón, el 14 de julio

Se ha planteado un falso dilema entre gobierno fuerte y gobierno plural. El 53% de los votos que recibió Andrés Manuel López Obrador, las mayorías que tendrá Morena en el Congreso federal y la arrasadora adhesión que los benefició en casi todos los estados harán del próximo presidente un gobernante con enormes capacidades de maniobra política. En la opinión publicada se ha dicho, acaso en busca de encontrar el ángulo favorable a la contundente votación del 1 de julio, que es mejor un presidente fuerte y con amplias posibilidades de tomar decisiones a un mandatario que tenga que pactar porque no tiene mayoría suficiente.

   Ese había sido el signo de los años recientes en México y, de manera más amplia en casi todo el mundo: la diversidad que fue extendiéndose en la sociedad se tradujo en varios partidos que alcanzaban porciones de las votaciones, y bancadas en el Congreso, que les obligaban a negociar unos con otros. A la democracia la pudimos identificar como el sistema de gobierno que permite la representación de todos los intereses legítimos y a la política, la reconocimos como el ejercicio de propiciar y mantener acuerdos. La gobernabilidad y el sistema de representación se han construido a fuerza de pactos en donde todos ganan algo y nadie se queda con todo. La negociación ha sido reconocida como atributo indispensable en las democracias.

   Mientras más avanzó la democracia mexicana, más plurales se volvieron el Congreso y los gobiernos locales. Los partidos se equilibraron unos a otros. El Legislativo comenzaba a moderar posibles excesos de un Ejecutivo cada vez menos arbitrario porque muchas de sus decisiones cardinales tenía que acordarlas con otras fuerzas políticas. Seguir leyendo «López Obrador y su circunstancia»

Nosotros tuvimos utopías

Este texto apareció en Nexos en enero de 2018, en el número dedicado a conmemorar los 40 años de la revista. Es oportuno reproducirlo aquí ahora que muchos ciudadanos están decidiendo cómo votar. Las cosas están mal en México pero a veces se nos olvida (o hay quienes de plano ignoran) que no todo tiempo pasado era mejor.

Cuando nací, a comienzos de la década de los 50, las mujeres en México no tenían derecho a votar. La esperanza de vida al nacer era de medio siglo. En aquellos años, 4 de cada 10 mexicanos no sabían leer ni escribir. Hoy la esperanza de vida al nacer es de 75 años y el 8% de los mexicanos sigue en el analfabetismo.

   Volteo hacia ese pasado para tratar de mirar al futuro. Estoy convencido de que sólo cerrando los ojos a esa marcha hacia adelante con resultados por lo general virtuosos a la que llamamos progreso, podemos considerar que todo tiempo pretérito fue mejor. El país de mañana tendría que ser mejor, o menos peor en contraste con el que tenemos ahora, tan solo porque a pesar de los muchos motivos que encontramos para el pesimismo son más las cosas que mejoran que las que empeoran. Seguir leyendo «Nosotros tuvimos utopías»

El #sismo en las redes

Publicado en Crónica el lunes 16 de octubre

No sólo las calles fueron ocupadas por los ciudadanos inmediatamente después del sismo del 19 de septiembre. También las avenidas digitales, por donde circulan los mensajes de Twitter, Facebook, Instagram y otras redes, estuvieron colmadas de personas, fundamentalmente jóvenes, que se enlazaron para facilitar las tareas de acopio, rescate y solidaridad.

   A diferencia del terremoto del 7 de septiembre, que golpeó zonas rurales y apartadas de las telecomunicaciones, el del día 19 ocurrió en el profusamente interconectado centro del país. En la Ciudad de México, aunque estuvo suspendida hasta por varas horas, Internet funcionó más rápido que otros canales de comunicación. Saturadas o maltrechas, las líneas telefónicas respondieron con desesperante lentitud. La falta de energía eléctrica impedía el acceso a la televisión y la radio que, una vez resuelta esa dificultad, tuvieron enormes audiencias. La opción para millones de personas fue la comunicación por Internet que no sólo sirvió para enterarse de sus familiares y amigos sino, muy pronto, para aquilatar las dimensiones de la tragedia y reaccionar a ella. Seguir leyendo «El #sismo en las redes»

Nuestra fuerza

Publicado en Crónica el lunes 25 de septiembre

1. La solidaridad ha sido vehemente, comprometida, abrumadora. A cada calle encontramos generosidad y valor. Ante cada edificio colapsado, la abnegación de millares hace de la ciudadanía un ejercicio de responsabilidad más allá de los límites. En cada punto de acopio, la magnanimidad de millones es clave de una nueva convivencia. Hay un sentido común que antepone la vida de los otros para poder ser nosotros.

   Por unos días la grandeza se desparrama y el bien general es prioritario, antes que el interés individual. De cara a la emergencia estos hombres y estas mujeres que admiramos removiendo escombros, transportando medicinas, confortando a desconocidos, dejan de ser el lobo del hombre y construyen, en la tragedia, un momento de civilización y humanidad. Ante la desgracia nos reconocemos como iguales pero, más aún, como integrantes de una colectividad. Las desdichas de uno son de todos. El salvamento y la reconstrucción son responsabilidad común. Seguir leyendo «Nuestra fuerza»

#SiMeMatan

Publicado en Crónica el lunes 18 de septiembre

El asesinato de Mara Fernanda Castilla Miranda conmueve e indigna porque se trata de una víctima con nombre, rostro y apellido. La desaparición de esa joven inquietó durante toda la semana en las redes sociodigitales. El servicio de transportación que había contratado era considerado como seguro por muchas mujeres que, como ella, han sabido que corren riesgos al salir solas. La juventud, la decisión de vivir y divertirse con libertad, el semblante alegre de esa muchacha xalapeña que se fue a estudiar Ciencias Políticas en Puebla, fueron conocidos y por eso la noticia de su asesinato causó un dolor extendido y rabioso. Seguir leyendo «#SiMeMatan»