La Corte: sumisión sin razones

El respaldo de la Corte a la consulta que quería López Obrador deja cuarteado el equilibrio de poderes y acentúa el autoritarismo presidencial.

La claudicación de la Suprema Corte le permitirá al presidente de la República hacer propaganda durante las campañas del año próximo. El galimatías que los ministros avalaron para que se les presente a los ciudadanos en esa consulta no tiene consecuencias forzosas, o puede tener todas las que se les ocurra a quienes lo interpreten, pero aún así servirá al ardid de López Obrador para hacer proselitismo y distraer a la sociedad de los asuntos que hoy son realmente graves.
Los seis ministros que se rindieron a las exigencias del presidente emplearon un discurso confuso y contradictorio y, si hemos de ser rigurosos, ilegal. Los cinco que resistieron presiones —cualesquiera que hayan sido esos amagos— se comportaron con claridad y dignidad. Se trata de Luis María Aguilar Morales, Fernando Franco González Salas, Javier Laynez Potisek, Jorge Mario Pardo Rebolledo y Norma Lucía Piña Hernández.

Seguir leyendo “La Corte: sumisión sin razones”

Doble moral

El presidente mide con una vara raterías cometidas en el gobierno anterior y, con otra, las que perpetran allegados suyos. Eso se llama doble moral.

Publicado en Crónica el lunes 24 de agosto

Medir con dos varas diferentes, una para los adversarios y otra para  los partidarios, es propio de regímenes atrabiliarios. La única manera para impedir que la discrecionalidad suplante a la justicia es contar con procedimientos y reglas que se cumplan en todos los casos. La separación entre los que indagan, los que juzgan y los que gobiernan, es requisito para que la justicia no sea avasallada por la política y los intereses facciosos.

   Emilio Lozoya es delincuente confeso, a juzgar por la declaración que se hizo pública y cuyo contenido ni él ni sus abogados han negado. Allí admite haber recibido docenas de millones de dólares de manera ilegal. Él dice que gran parte de ese dinero la gastó en sobornos a variados personajes y eso es lo que ahora se tiene que probar. En principio resulta absurdo que a los legisladores de Acción Nacional e incluso del PRI, que impulsaron la reforma energética, les pagaran por votar a favor de iniciativas con las que estaban de acuerdo. Si eso fuera cierto estaríamos ante los sobornos más absurdos e innecesarios de la historia política. Pero allí faltan pruebas. La exhibición de dos empleados del Senado contando enormes cantidades de dinero indica un desmedido latrocinio, o por lo menos, un manejo deshonesto de recursos. No debiera ser difícil seguir la pista de ese dinero. Seguir leyendo “Doble moral”

Justicia, propaganda, espectáculo

Ni en el gobierno, ni en los medios que se hacen eco de filtraciones del gobierno, hay reconocimiento a la presunción de inocencia, ni al debido proceso judicial. La politización de la justicia se convierte, entonces, en reemplazo del combate a la corrupción y en instrumento de propaganda.

Publicado en Crónica el lunes 27 de julio

   “Nos pasan cosas raras: vamos a oír toda la verdad de la boca de un mentiroso”. La frase es de Ángeles Mastretta y describe la nueva tragicomedia a la que asistimos. Aunque no haya presentado declaraciones formales ante una autoridad judicial, la especulación con supuestas afirmaciones de Emilio Lozoya Austin ocupa primeras planas, desborda columnas políticas, colma el discurso presidencial y entretiene a una sociedad agobiada. Aún está por verse si realmente ese ex director de Pemex sostiene las acusaciones que se le atribuyen. Si así sucede, le creerán aquellos que quieren escuchar imputaciones contra personajes relevantes de gobiernos anteriores independientemente de que estén sustentadas en evidencias. Seguir leyendo “Justicia, propaganda, espectáculo”

La nueva intolerancia

Publicado en Crónica el lunes 13 de julio

La nueva intolerancia tiene coartadas en causas nobles. En defensa de mujeres, minorías sexuales y grupos raciales, pero también de ideologías y banderías políticas, hay quienes descartan y persiguen cualquier discurso que no se ajuste a los que han consagrado como adecuados. Con el pretexto de sancionar antiguas intolerancias, se incurre en nuevos y persecutorios fanatismos.

   En Estados Unidos la reivindicación de los negros, catapultada por el alevoso asesinato de George Floyd por parte de un policía,  desató una muy plausible protesta social. Junto a ella, se han producido expresiones que van de la anécdota a la censura, e incluso la represalia, contra quienes no se comportan de acuerdo con nuevos cánones morales.

   La empresa PepsiCo propietaria de Aunt Jemima, la harina de hotcakes que durante 130 años se ha anunciado con la efigie de una negra, dijo que quitará esa ilustración de sus envases porque obedece a un estereotipo racial. Por la misma causa la cadena HBO retiró de su catálogo en línea la película Lo que el viento se llevó. Más tarde la volvió a colocar pero con una introducción de cinco minutos en donde una profesora de la Universidad de Chicago explica que esa cinta no muestra la brutalidad del esclavismo durante la Guerra de Secesión, cuando transcurren los amoríos de la impetuosa Scarlett O’Hara. Seguir leyendo “La nueva intolerancia”

La inicua sentencia contra Sergio Aguayo

Protesta de periodistas a las puertas de la SCJN

Publicado en Crónica el lunes 3 de febrero

La sentencia judicial que condenó al académico y comentarista Sergio Aguayo es un atentado contra la opinión crítica, está plagada de errores y excesos que vulneran el derecho a la información y soslaya la excepción que la ley establece a fin de que el daño moral no sea pretexto para perseguir la discrepancia en asuntos de interés público.

   La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia, en donde el ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena decidió atraer ese caso, no debería tener problemas para revocar esa escandalosa sentencia contra el doctor Aguayo. La fianza que ha tenido que entregar como garantía para el pago de 10 millones de pesos se añade a un largo litigio desde que el ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, lo demandó debido al artículo que Aguayo publicó en Reforma y otros diarios el 20 de enero de 2016. Seguir leyendo “La inicua sentencia contra Sergio Aguayo”