Linchamientos políticos

El linchamiento político es un recurso despreciable. Golpea la fama pública sin evidencias que hayan pasado por el examen de autoridades judiciales, alienta al siempre maniqueo tribunal de la llamada opinión pública, solivianta el ánimo compulsivo de los fanáticos y desplaza al quehacer político que tiene la tarea de conciliar posiciones encontradas.

Publicado en Crónica el lunes 18 de febrero

El término es muy fuerte. Pero no es para menos. Linchamiento es la ejecución tumultuaria de una persona que no ha sido sometida a proceso judicial. Más allá de la barbarie designada de esa manera, se puede hablar de linchamiento político para referirse a la acusación sin evidencias que —con propósitos, precisamente, políticos— expone a una persona al descrédito público.

   El linchamiento político es resultado de la carencia de argumentos y de elementos verificables para descalificar a un ciudadano. La propensión de los medios al escándalo y la propagación de toda clase de murmuraciones en las redes sociodigitales, favorecen el linchamiento político. Ya se sabe que, aun cuando no esté respaldada por hechos, algo queda después de la calumnia. Seguir leyendo “Linchamientos políticos”

Condescendencia con Morena

Cartón de Sergio Iracheta, tomado de @13_iracheta

Publicado en Crónica el lunes 3 de septiembre

Únicamente la intencional condescendencia con el nuevo gobierno explica la decisión del Tribunal Federal Electoral para exonerar al ahora partido dominante de la multa por 197 millones de pesos que le impuso el INE. La ley prohibe que los partidos regalen dinero. Con el pretexto de ayudar a los damnificados, Morena creó un fideicomiso que alimentó tanto con dinero público como con recursos de origen desconocido. El Instituto Nacional Electoral, en respuesta a una queja presentada por el PRI, emprendió una extensa y ejemplar investigación que incluyó reveladores detalles de las trampas desplegadas por enviados de Morena para depositar decenas de miles de pesos una y otra vez en las mismas ventanillas bancarias. Después de documentar esas irregularidades, el 18 de julio el Consejo Nacional del INE le impuso a Morena una multa de 197 millones de pesos.

   Los magistrados que integran la Sala Superior del Tribunal, en una estrambótica sentencia aprobada a toda prisa la noche del viernes 31 de agosto, revocaron esa multa porque, según ellos, la investigación no fue “exhaustiva” y porque no se cumplió con la garantía de audiencia de los miembros del fideicomiso. No tienen razón. Seguir leyendo “Condescendencia con Morena”

El árbol que da moras

Publicado en Crónica en 13 de agosto

Para Elba Esther Gordillo no era inadecuado financiar sus lujos personales con dinero del sindicato de maestros. Los bolsos costosos, los cuadros valiosísimos, las casas y los departamentos, han sido parte de una manera de ser que no toma en cuenta, o no le importa, el agravio que significa para muchos mexicanos. Dentro de su moral, ese comportamiento ha sido apropiado. La “maestra” ha tenido justificaciones para hacer y exhibir esos gastos. En su catálogo de valores y creencias los desplantes financieros son tan permisibles como el autoritarismo político con el que condujo al sindicato.

   Tales excesos ocasionan una amplia indignación. Sin embargo no se ha demostrado que hayan sido ilegales. A la PGR no le bastaron cinco años y medio para documentar una acusación sólida en contra de Elba Esther Gordillo. Así que se puede considerar que era inocente y que su encarcelamiento fue una venganza política del presidente Enrique Peña Nieto, o que estamos ante un patético y patente caso de ineptitud de las autoridades judiciales. En cualquiera de esas dos posibilidades la justicia queda exhibida y debilitada. Seguir leyendo “El árbol que da moras”

Desacreditar a la sociedad civil

“Diada”, de Antonio Saura

Publicado en Crónica el lunes 16 de julio

La sociedad civil se define en contraste con el Estado. De ella forman parte los ciudadanos organizados en las más diversas asociaciones. Se trata de un término equívoco, ambiguo e incluso chocante. En él se parapetan diversas realidades pero el problema no está en la definición sino en la apropiación, lo mismo que en la reprobación que con frecuencia se hace de ese vocablo.

   Hay quienes, para ensanchar o simular una representación que no tienen, hablan a nombre de la sociedad civil cuando en realidad únicamente lo hacen desde alguno de sus segmentos. Otros, para enmascarar o justificar aspiraciones autoritarias, descalifican de tajo a la sociedad civil como si las realidades que manifiesta pudieran desvanecerse tan sólo con negarlas. Seguir leyendo “Desacreditar a la sociedad civil”

Gómez Urrutia

   A los 55 años, a comienzos de 2000, Napoleón Gómez Urrutia había decidido permanecer al margen de los asuntos sindicales. Su padre, Napoleón Gómez Sada, era uno de los líderes obreros más influyentes y llevaba cuatro décadas al frente del Sindicato Minero Metalúrgico. Gómez Urrutia había estudiado Economía en la UNAM, en donde en 1968 presentó una tesis sobre “Política monetaria y equilibrio externo”. Hizo cursos de posgrado en Oxford y Berlín. A mediados de los años 70 trabajó en las secretarías del Patrimonio Nacional y de Programación y Presupuesto y entre 1979 y 1982 dirigió la Casa de Moneda. Luego creó una empresa de consultoría llamada Grupo Zeta.

   En el año 2000, su padre decidió colocarlo al frente del sindicato. Gómez Urrutia, al menos de manera pública, no había buscado esa designación. No tenía un cargo en el sindicato y jamás trabajó en empresas mineras. El Sindicato Minero, simplemente, no le interesaba. Su padre, Gómez Sada, era un líder oficialista pero a diferencia de otros dirigentes charros, como se denominaba a los caciques del sindicalismo antidemocrático, propiciaba que en el Minero hubiera un relativo respeto a los estatutos internos. Esos estatutos indicaban que para ser dirigente se requería una antigüedad sindical de al menos 5 años. Seguir leyendo “Gómez Urrutia”