Costos de la tragedia

 

Fotografía tomada de Crónica

Publicado en Crónica el lunes 2 de octubre

   La tragedia no ha terminado. Hasta ayer domingo había registro de 361 personas fallecidas en cinco entidades del país. Tan solo en la Ciudad de México se han contabilizado 220 muertes, 135 de mujeres y 84 hombres.

   En la capital del país se desplomaron 38 edificios pero hay mil 500 “en riesgo de colapso” según Luis Felipe Puente, Coordinador de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación.

   Aún no se conoce cuántas viviendas habrán quedado inutilizables en la Ciudad de México, pero algunas estimaciones señalan que al menos 100 mil personas se quedaron sin techo. Se trata de más de 31 mil viviendas. Seguir leyendo “Costos de la tragedia”

Anuncios

Nuestra fuerza

Publicado en Crónica el lunes 25 de septiembre

1. La solidaridad ha sido vehemente, comprometida, abrumadora. A cada calle encontramos generosidad y valor. Ante cada edificio colapsado, la abnegación de millares hace de la ciudadanía un ejercicio de responsabilidad más allá de los límites. En cada punto de acopio, la magnanimidad de millones es clave de una nueva convivencia. Hay un sentido común que antepone la vida de los otros para poder ser nosotros.

   Por unos días la grandeza se desparrama y el bien general es prioritario, antes que el interés individual. De cara a la emergencia estos hombres y estas mujeres que admiramos removiendo escombros, transportando medicinas, confortando a desconocidos, dejan de ser el lobo del hombre y construyen, en la tragedia, un momento de civilización y humanidad. Ante la desgracia nos reconocemos como iguales pero, más aún, como integrantes de una colectividad. Las desdichas de uno son de todos. El salvamento y la reconstrucción son responsabilidad común. Seguir leyendo “Nuestra fuerza”

El Frente, el agua y el aceite

Publicado en Crónica el lunes 11 de septiembre

La política es acuerdos, especialmente en una sociedad diversa como la que tenemos. Los grandes males, dicen los clásicos, ameritan remedios inusuales. Sin embargo el Frente Ciudadano que construyen los dirigentes de tres partidos recibe cuestionamientos irreflexivos y frívolos.

   El agua y el aceite no se mezclan, repite la conseja adaptada a la decisión encabezada por el PAN y el PRD. Se olvida que de eso se trata un Frente. Se trata de la acción conjunta de organizaciones diferentes pero que, ante situaciones de excepción, privilegian sus coincidencias. Un frente no implica fusión sino cohesión en busca de metas comunes.

   El “Frente Ciudadano por México” ha sido anunciado en los términos que indica la Ley General de Partidos Políticos. Allí se establece: “Los partidos políticos podrán construir frentes, para alcanzar objetivos políticos y sociales de índole no electoral, mediante acciones y estrategias comunes”. Seguir leyendo “El Frente, el agua y el aceite”

Péguenle al árbitro

Publicado en Crónica el lunes 19 de junio

   La catarata de opiniones drásticas y descalificatorias que han abundado después de las elecciones de hace un par de semanas describe un escenario que sólo existe en los textos iracundos de algunos comentaristas. “Elección de Estado” aseguran algunos con inquietante certeza aunque los partidos distintos al PRI dispusieron de muy cuantiosos recursos y espacios en radio y televisión y obtuvieron más votos y posiciones que nunca en los cuatro estados en donde se realizaron elecciones.

   En el Estado de México el Revolucionario Institucional mantuvo la gubernatura pero su porcentaje de votos cayó del 62% a menos del 34%. (Ya me referí, hace una semana, a varios rasgos de esa elección).

   En Coahuila el PRI ganó el gobierno estatal en una elección que puede ser legalmente cuestionada, pero le fue mal en la conformación del congreso. Tenía los 16 diputados locales por elección uninominal y ahora tiene 7. Seguir leyendo “Péguenle al árbitro”

La Ley Kumamoto, una farsa

Hay que revisar el dinero que reciben los partidos pero sin crear falsas expectativas

Publicado en Crónica el lunes 5 de junio

   Sin duda es saludable que los partidos reciban menos dinero. Gastan demasiado, no siempre rinden cuentas y muchos de ellos, o quizá todos, mantienen prácticas clientelares gracias a la disponibilidad generosa de recursos públicos. Sin embargo la reforma que aprobó el Congreso de Jalisco el 1 de junio es una farsa en ambos sentidos del término.

   Se trata de un engaño en el terreno jurídico. Los legisladores jaliscienses modificaron la Constitución de esa entidad para que el dinero que reciben los partidos políticos no sea determinado por el tamaño del padrón electoral sino por los votos que hayan recibido. Seguir leyendo “La Ley Kumamoto, una farsa”