Reforma laboral, un grano de sal

Demetrio Vallejo estuvo preso no por deficiencias en la legislación laboral sino por la intolerancia del gobierno

Publicado en Crónica el lunes 6 de mayo

Hay que matizar el optimismo ante la reforma laboral. La extensa modificación a la Ley Federal del Trabajo y otras disposiciones puede contribuir a que los trabajadores recuperen la conducción de los sindicatos. Pero la ausencia democrática que por lo general han padecido nuestros sindicatos no se debe a las reglas que los acotan sino al respaldo del gobierno a los líderes espurios, a la aceptación  e incluso promoción de sindicatos falsos por parte de los patrones y, también, a la resignación de la mayoría de los trabajadores que han tolerado a los dirigentes ilegítimos. Seguir leyendo “Reforma laboral, un grano de sal”

El árbol que da moras

Publicado en Crónica en 13 de agosto

Para Elba Esther Gordillo no era inadecuado financiar sus lujos personales con dinero del sindicato de maestros. Los bolsos costosos, los cuadros valiosísimos, las casas y los departamentos, han sido parte de una manera de ser que no toma en cuenta, o no le importa, el agravio que significa para muchos mexicanos. Dentro de su moral, ese comportamiento ha sido apropiado. La “maestra” ha tenido justificaciones para hacer y exhibir esos gastos. En su catálogo de valores y creencias los desplantes financieros son tan permisibles como el autoritarismo político con el que condujo al sindicato.

   Tales excesos ocasionan una amplia indignación. Sin embargo no se ha demostrado que hayan sido ilegales. A la PGR no le bastaron cinco años y medio para documentar una acusación sólida en contra de Elba Esther Gordillo. Así que se puede considerar que era inocente y que su encarcelamiento fue una venganza política del presidente Enrique Peña Nieto, o que estamos ante un patético y patente caso de ineptitud de las autoridades judiciales. En cualquiera de esas dos posibilidades la justicia queda exhibida y debilitada. Seguir leyendo “El árbol que da moras”

Gómez Urrutia

   A los 55 años, a comienzos de 2000, Napoleón Gómez Urrutia había decidido permanecer al margen de los asuntos sindicales. Su padre, Napoleón Gómez Sada, era uno de los líderes obreros más influyentes y llevaba cuatro décadas al frente del Sindicato Minero Metalúrgico. Gómez Urrutia había estudiado Economía en la UNAM, en donde en 1968 presentó una tesis sobre “Política monetaria y equilibrio externo”. Hizo cursos de posgrado en Oxford y Berlín. A mediados de los años 70 trabajó en las secretarías del Patrimonio Nacional y de Programación y Presupuesto y entre 1979 y 1982 dirigió la Casa de Moneda. Luego creó una empresa de consultoría llamada Grupo Zeta.

   En el año 2000, su padre decidió colocarlo al frente del sindicato. Gómez Urrutia, al menos de manera pública, no había buscado esa designación. No tenía un cargo en el sindicato y jamás trabajó en empresas mineras. El Sindicato Minero, simplemente, no le interesaba. Su padre, Gómez Sada, era un líder oficialista pero a diferencia de otros dirigentes charros, como se denominaba a los caciques del sindicalismo antidemocrático, propiciaba que en el Minero hubiera un relativo respeto a los estatutos internos. Esos estatutos indicaban que para ser dirigente se requería una antigüedad sindical de al menos 5 años. Seguir leyendo “Gómez Urrutia”

Excesos, omisiones, torpezas

La reforma educativa no fue asumida como una política de Estado que beneficia a los maestros
La reforma educativa no fue asumida como una política de Estado que beneficia a los maestros

Publicado en Crónica el 8 de agosto

Los empresarios que amenazan con dejar de pagar impuestos para reclamar contra los abusos de la CNTE exigen que la ley se aplique… dejando, ellos mismos, de cumplir con la ley. La contradicción jurídica, pero sobre todo los riesgos políticos en esa conducta, son tan evidentes que el boicot fiscal tuvo escasas adhesiones y fue fácilmente descalificado por las autoridades del SAT. Dejar de pagar impuestos es delito y puede implicar sanciones graves.
Los dirigentes de la Coparmex y otras organizaciones patronales toman como pretexto el malestar público que ocasionan los dirigentes de la llamada insurgencia magisterial, así como las indecisiones del gobierno, para debilitar la estructura fiscal. Nuestra cultura cívica se encuentra tan deteriorada, o es tan inmadura, que nadie reconoce la responsabilidad social que hay en el pago de las obligaciones fiscales. Pero la audacia política de ese segmento de la cúpula empresarial manifiesta una fractura mucho más grave. Seguir leyendo “Excesos, omisiones, torpezas”

Un sindicato ejemplar

Ilustraciones tomadas de Correo del Sur
Ilustraciones tomadas de Correo del Sur

 Este texto fue leído en la presentación del libro que allí se menciona el 22 de enero de 2015 en la Casa Galván. Luego fue publicado en Correo del Sur, suplemento de La Jornada Morelos, el 1 de febrero de ese año.

La noche del viernes 25 de enero de 1985 unas 2500 personas se SUTIN libro Jornada Morelos portada feb 15reunieron para bailar, cantar y beber en homenaje a un sindicato que estaba desapareciendo. Después de una saga irrepetible en la historia social mexicana, el Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Nuclear dejaba de existir, al menos con la vocación nacional, la capacidad organizativa y la solidaridad generosa que se le conocieron durante varios años. El SUTIN había sido vencido por la incapacidad de un Estado que esas alturas del siglo XX ya no se apoyaba en los trabajadores sino que era alérgico al sindicalismo, especialmente cuando lo alentaban convicciones democráticas.

Durante un lustro, el SUTIN pudo ser eje de una desigual pero rumorosa insurgencia sindical, diseñó y sostuvo un proyecto original para fortalecer a la industria nuclear, entabló alianzas con variadas organizaciones sociales, perseveró en mirar más allá de sus circunstancias gremiales, fue un sindicato ejemplar. Por eso también resultó heterodoxa la reunión que los amigos del SUTIN organizaron en el Salón Riviera para reemplazar el llanto y la rabia con el desafío de la convivencia y la música. Seguir leyendo “Un sindicato ejemplar”