Para una crítica del PRD

Las izquierdas coaligadas en el PRD se subordinaron a un grupo de ex priistas.

Publicado en Crónica el lunes 9 de diciembre

El PRD fue resultado de la añeja y nunca suficiente, pero siempre promisoria, inquietud por la unidad de las izquierdas. La creación en 1981 del Partido Socialista Unificado de México y seis años después del Partido Mexicano Socialista requirieron, a la vez, de un constructivo ánimo unitario y de audaces y generosas decisiones políticas por parte de las organizaciones que se fusionaron en cada uno de esos procesos.

   En 1988 aquellos proyectos unitarios fueron trastocados por la escisión en el PRI de la cual derivaron la Corriente Democrática y la candidatura presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas. La unidad ya no sería solamente entre formaciones políticas identificadas con la izquierda sino con los dirigentes que venían del partido en el gobierno. La oportunidad de crear una coalición que podía considerarse como progresista, aunque no de izquierdas, entusiasmó sobremanera dentro y fuera del PMS. Con reconocible magnanimidad, el ingeniero Heberto Castillo renunció a la candidatura presidencial que había ganado en ese partido para que el PMS se sumara al apoyo a Cuauhtémoc Cárdenas. Seguir leyendo “Para una crítica del PRD”

El Frente, el agua y el aceite

Publicado en Crónica el lunes 11 de septiembre

La política es acuerdos, especialmente en una sociedad diversa como la que tenemos. Los grandes males, dicen los clásicos, ameritan remedios inusuales. Sin embargo el Frente Ciudadano que construyen los dirigentes de tres partidos recibe cuestionamientos irreflexivos y frívolos.

   El agua y el aceite no se mezclan, repite la conseja adaptada a la decisión encabezada por el PAN y el PRD. Se olvida que de eso se trata un Frente. Se trata de la acción conjunta de organizaciones diferentes pero que, ante situaciones de excepción, privilegian sus coincidencias. Un frente no implica fusión sino cohesión en busca de metas comunes.

   El “Frente Ciudadano por México” ha sido anunciado en los términos que indica la Ley General de Partidos Políticos. Allí se establece: “Los partidos políticos podrán construir frentes, para alcanzar objetivos políticos y sociales de índole no electoral, mediante acciones y estrategias comunes”. Seguir leyendo “El Frente, el agua y el aceite”

Los chavistas mexicanos

Los chavistas mexicanos cierran los ojos ante la crisis humanitaria en Venezuela

Publicado en Crónica el lunes 7 de agosto

Los desvaríos de Nicolás Maduro lo describen a él mismo: bravucón y patán, paranoico y ridículo o, mejor dicho, sin sentido del ridículo. Encarrerado en la desmesura el dictador venezolano canta y baila, impone peroratas inacabables, imagina que lo guía el espíritu de Chávez y se siente ungido por él. Lo escandaloso a estas alturas, para nosotros, no es cada nueva bravata de ese triste personaje sino el eco, disminuido pero significativo, que encuentra en México.

   Los seguidores mexicanos de Maduro son más o menos vergonzantes. Los excesos del régimen autoritario en Venezuela han sido ampliamente documentados por prácticamente todos los medios y, salvo para quienes se han colocado una obnubiladoras anteojeras ideológicas, resulta imposible ignorar los abusos que padece la sociedad en aquel país. Seguir leyendo “Los chavistas mexicanos”

Del cártel, al Frente

PAN y PRD desperdiciaron la oportunidad de consolidar las coincidencias que tenían en el Pacto por México

Publicado en Crónica el lunes 24 de julio 

   Es curiosa, pero también deplorable, la manera como nos dejamos llevar por el oficialismo en la nomenclatura. En Tláhuac tiene que haber una operación militar para someter a un grupo armado que controlaba política y el delito en esa plaza, que estableció redes de comercio ilegal, ha contado con respaldo de vecinos y dispone con una estructura organizativa. Sin embargo el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, más empeñado en disimular la realidad que en modificarla, sostiene que no se trata de un cártel sino de un grupo grande y violento. Ya que la realidad es incómoda, el intento para minimizar su gravedad comienza por la exclusión de palabras angustiosas.

   En Tamaulipas a una mujer que viaja en carretera con su familia una banda de forajidos se la lleva, con todo y automóvil. Transcurren varias semanas, el asunto cobra notoriedad porque la víctima es española (también en esa circunstancia hay una fetichización de las palabras) pero las autoridades mexicanas, y los medios con ellas, se rehusan a decir que fue secuestrada. Para ello, instruyen, es preciso que se haya requerido un rescate. Así que en México a la señora se la considera “persona no localizada” mientras en todo el mundo se dice, con toda propiedad, que fue secuestrada. El eufemismo es un recurso para que la realidad se ajuste a una presunta escrupulosidad jurídica pero funciona sobre todo para enmascarar los hechos. Lo mismo sucede cuando se afirma que alguien fue “levantado” por el crimen organizado en vez de decir, llanamente, que se trató de un secuestro. Seguir leyendo “Del cártel, al Frente”

¿Izquierda? ¿Cuál?

Publicado en Crónica el lunes 6 de marzo
Lamentarse hoy por la división de las izquierdas es un ejercicio analíticamente tardío, políticamente tautológico y conceptualmente debatible.
Los partidos y grupos a los que se da esa denominación llevan años escindidos. Las recientes deserciones confirman que ninguna candidatura común podría satisfacer los intereses de los dirigentes de tales organizaciones. Andrés Manuel López Obrador es dueño de un partido que no tiene necesidad de buscar otro candidato presidencial. Si batalló durante años para construir Morena, con una perseverancia solamente equiparable a su autoritarismo, fue para no compartir decisiones con nadie. Si hay quien lo conoce son los dirigentes del PRD que, por eso mismo, no estarán dispuestos a acompañarlo en su nueva aventura electoral. Seguir leyendo “¿Izquierda? ¿Cuál?”