Desprotegidas universidades

El Auditorio Che Guevara, secuestrado hace 16 años

Publicado en Crónica el 29 de febrero

La ocupación del auditorio Che Guevara es una vergüenza que la Universidad Nacional ha soportado durante más de 16 años. No hay motivos políticos, ni jurídicos, ni policiacos (al contrario) para que los secuestradores de ese recinto universitario no hayan sido desalojados. Pero durante más de tres lustros ha existido temor a que la recuperación del auditorio, en vez de resolver un problema, ocasione otro de mayores dimensiones debido a tres circunstancias.
La primera de ellas es el insuficiente respaldo del gobierno federal. Cualquier intervención en el campus recuerda conocidos abusos cuando la policía ha entrado no a defender a los universitarios sino para agredirlos. La ocupación del auditorio ocurrió después de la huelga que entre abril de 1999 y febrero de 2000, y en contra de la opinión mayoritaria de estudiantes y profesores, mantuvo cerrados los accesos a Ciudad Universitaria. Aquella huelga se prolongó por la indecisión del gobierno del presidente Ernesto Zedillo para desalojar a los vándalos. Luego, además del auditorio diversos grupos de seudoizquierda ocuparon salones en media docena de facultades. Seguir leyendo “Desprotegidas universidades”

Decisión en la UNAM

unam21

Publicado en Crónica el 2 de noviembre

José Narro deja la vara demasiado alta. Ha conducido a la Universidad Nacional con inteligencia y prudencia. Representó a los universitarios con una voz enterada y autorizada y, a diferencia de otros rectores, estuvo cerca de ellos. Profesores y estudiantes a menudo lo recibieron en todas las facultades e institutos. Se le estima y ahora se le despide con afecto. No es fácil la designación de su sucesor.
Hay avances claros en esa gestión: la UNAM ha seguido creciendo, no sólo en infraestructura material sino también en presencia pública. Durante los ocho años recientes los universitarios han trabajado con escasos sobresaltos. El Rector ha gobernado a esa desigual y enorme institución sin excesos y suscitando consensos. Hay omisiones, desde luego. El auditorio de Filosofía y Letras y algunos salones en otras facultades siguen ocupados por puñados de vándalos. Además todavía es necesario un mayor talante autocrítico respecto del trabajo académico pero ese no es problema únicamente de las autoridades sino, en general, de la comunidad universitaria. Seguir leyendo “Decisión en la UNAM”

Jorge Calvimontes. Poeta, periodista, boliviano, mexicano

Jorge Calvimontes y Calvimontes, poeta y periodista nacido en Oruro, Bolivia, llegó exiliado a México en 1971 y desde entonces enriqueció la docencia y la convivencia en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Murió  el viernes 20 de diciembre, a los 81 años.

CalvimontesVarias veces tuve la oportunidad de que Jorge Calvimontes, mi viejo profesor de periodismo, me invitara a presentar algunos de sus libros. Ahora que me entero de su fallecimiento,  encuentro algo de lo que dije (y que nunca publiqué) en abril de 2005, en alguna de aquellas presentaciones.

 Comentario al libro Un relámpago de siglos. Crónica de una efímera eternidad  de Jorge Calvimontes y Calvimonte. Editorial Constate, México, 2005.

   La pasión lírica de Jorge Calvimontes se desencadena en Un relámpago de siglos. La elegía al servicio de la memoria –es decir, de la historia y las lecciones que ofrece tal recuento– es el hilo conductor de las estampas, los relatos y los cantos que aparecen en este libro.

Con infatigable vehemencia, el profesor Calvimontes se prodiga en la narración para describir primero el paisaje de los Andes bolivianos y luego las vicisitudes de algunos de quienes lo han habitado. Las figuras que este autor construye son exuberantes tanto en cantidad como en intensidad. Seguir leyendo “Jorge Calvimontes. Poeta, periodista, boliviano, mexicano”

De nuevo a clases (a pesar de los profesores faltistas)

Para decenas de miles de jóvenes, hoy ha sido uno de los días más memorables de su vida porque han entrado a la Universidad. Cada uno de ellos sabe que la oportunidad que tienen no la han alcanzado muchos más que se han quedado sin ingresar a la educación superior –o, en el caso del bachillerato, media superior–. La expectación y la alegría de hoy son plenamente justificadas y se han ganado el derecho a ellas. Lo seguirán teniendo en la medida en que perseveren. De ellos depende, pero también hay que reconocer que las universidades también están obligadas a comprometerse con los jóvenes de la misma manera que les exigen compromiso a ellos.

prepa 4

Lamentablemente no siempre nuestras instituciones educativas están a la altura de tan nobles expectativas. Una amiga me cuenta el desengaño que sufrió este lunes una joven a la que conoce y que hace pocas semanas celebró haber sido seleccionada para ingresar a la Prepa 4 de la UNAM.

La joven (me reservo el nombre porque lo que importa es el episodio que padecieron ella y varias docenas de muchachos más) aguardó con emoción que llegara este día. Sus padres le compraron con similar alborozo los primeros útiles escolares. A la muchacha le ilusionaba entrar a una institución con historia y prestigio como nuestra Escuela Nacional Preparatoria. Seguir leyendo “De nuevo a clases (a pesar de los profesores faltistas)”

Plagios

Columna publicada en emeequis

Mostrador

Quizá más desfachatados que los plagios que cometió Sealtiel Alatriste, hayan sido los intentos para menospreciar las denuncias contra ese escritor y, más tarde, el esfuerzo de algunos de sus amigos para defenderlo. Hubo quien desafió

Imagen tomada de http://es.paperblog.com/plagio-en-la-universidad-137443/

el que esté libre de plagio que tire la primera piedra… y llovieron las pedradas en las redes sociales.

A una obra de tantos años y libros como la de ese escritor, habrá que evaluarla más allá de los plagios que con tanta meticulosidad y oportunidad demostró Guillermo Sheridan en un blog de la revista Letras Libres. Pero las que cometió Alatriste fueron faltas inexcusables. En vez de disculparse, primero les restó importancia. La evidencia era demasiado contundente y les hizo un buen servicio –algo a destiempo– a la UNAM y al Rector al renunciar a la Coordinación de Difusión Cultural cuando el escándalo ya tenía varios días en los medios de comunicación.

La respuesta de las autoridades de la UNAM fue demasiado parsimoniosa y tibia. La creencia de que la ropa sucia se lava en casa sigue definiendo las reacciones institucionales cuando la Universidad es cuestionada. En esos casos, se olvida que no hay institución con mayor deber de transparencia que la Universidad. Para evaluarse a sí misma, reconociendo yerros por muy incómodos que sean, debería ser una caja de cristal. Seguir leyendo “Plagios”