Anticipados

Los spots promueven a López Obrador muestran a un partido autocrático y caudillista pero no son ilegales.

Publicado en Crónica el 23 de noviembre

Lo que hay que suprimir de la ley electoral son las campañas anticipadas. La política se hace todo el tiempo, resulta imposible imponerle calendarios al derecho de las personas para hacer proselitismo. Lo que hace falta es regular con toda claridad el uso de recursos públicos. Seguir leyendo “Anticipados”

Neuropolíticos

Publicado en Crónica el 9 de noviembre

El marketing es obsoleto. Lo trending es la neuropolítica. A los políticos de hoy, cautivados con el uso de tecnologías digitales para indagar, predecir y condicionar el comportamiento de los ciudadanos, les deslumbra la posibilidad de reemplazar las incómodas campañas electorales por la propaganda diseñada a partir de la medición de emociones.
No se trata de una especulación futurista sino de una tendencia que se despliega en la llamada clase política mexicana. Una nota en la primera plana de The New York Times del miércoles 4 de noviembre documenta la participación de reales o supuestos especialistas en neurociencia contratados por el PRI para medir las reacciones de los votantes ante la propaganda electoral de 2012. Seguir leyendo “Neuropolíticos”

Pactar no es claudicar

Publicado en Crónica el 3 de agosto

 

Pacto Nexos
Ilustración tomada de la revista Nexos

Al promover el Pacto por México los partidos se comportaron con madurez: pudieron identificar y ensanchar coincidencias en asuntos fundamentales, crearon espacios para procesar acuerdos, hicieron política. Por desgracia el PAN y el PRD no supieron –porque no quisieron— reivindicar como propios los beneficios de esos acuerdos. Mientras ejercitaban la razón para lograr decisiones conjuntas con el gobierno, mantenían el corazón anclado en la discrepancia contestataria. No acertaron a mantener su perfil de oposiciones que, como en toda democracia civilizada, perseveran para alcanzar compromisos sin por ello dejar de manifestar diferencias.

En el gobierno se comprendió, con perspicacia, que a todos les convenía esa construcción de acuerdos en asuntos clave como educación, transparencia, reforma política, política fiscal, competencia económica y telecomunicaciones. Enrique Peña Nieto y sus operadores hicieron política con visión de Estado al aceptar reformas que debilitaban sus arreglos con poderes fácticos como el cacicazgo sindical en la educación o las empresas de telefonía y televisión. Seguir leyendo “Pactar no es claudicar”

Pacto: el fantasma del Gatopardo

Publicado en emeequis

Mostrador

1. ¿Por qué ahora? Con el cambio de gobierno se reacomodan las fuerzas partidarias. El PAN debe reaprender a ser oposición sin dejar de hacer política. Al PRD, la creación de Morena le resta bases pero le ofrece nuevos márgenes para proponer e influir. El PRI entiende que no puede gobernar solo. De esas necesidades los partidos hacen una práctica virtuosa. En esta fase de ajustes las fuerzas políticas quizá son menos vulnerables a las presiones de grupos conservadores –es decir, cuyo interés fundamental es conservar privilegios— como las televisoras o la burocracia del sindicato de maestros.

   2. ¿En lo oscurito? El Pacto fue suscrito en una ceremonia pública, sus contenidos y Pacto dic 12primeras medidas han sido debatidas de manera abierta, muchas de las reformas que propone tendrán que ser aprobadas por el Congreso. Los compromisos que lo originan, sí, fueron acordados en privado igual que sucede con las decisiones políticas importantes. Nada hay de extraño en ello. Una concepción simplista del quehacer político pretende que las negociaciones relevantes tienen que hacerse en público. Si hubiera ocurrido así, los partidos y el gobierno apenas estarían concertando las reglas o el temario de sus discusiones.

3. ¿Le conviene al gobierno? Por supuesto. También a la sociedad. Y a los partidos. Medidas como la seguridad social universal, el seguro de desempleo o el respaldo a la investigación científica, tendrán consecuencias propicias para la mayoría de los mexicanos. Si funcionan, sus efectos consolidarán al gobierno de Enrique Peña Nieto. Pero como el mérito público y político de tales reformas es de todos los partidos nacionales, el Pacto dista de ser un instrumento exclusivo del gobierno o del PRI. Seguir leyendo “Pacto: el fantasma del Gatopardo”

Regresión en San Lázaro. Diputados al servicio de las televisoras.

En diciembre de 2005 la Cámara de Diputados aprobó la “Ley Televisa” en una operación de siete minutos con 327 votos a favor y ni uno en contra. Ahora, el jueves 12 de abril, el Palacio Legislativo de San Lázaro fue escenario de otra rendición de los diputados ante el poder de las televisoras. Con 244 votos a favor, 4 en contra y 3 abstenciones, fue aprobada una reforma a la Ley Federal de Radio y Televisión que les permitirá a los concesionarios eludir la obligación de difundir los spots de campañas políticas en cada localidad, como indica la legislación electoral.

Esa ha sido una exigencia reciente y muy intensa, especialmente de Televisa y Televisión Azteca. Las pautas

Imagen tomada de http://rocketbrothers.blogspot.mx

para la programación de spots que entrega el IFE pueden ser de carácter nacional, para que un mensaje se difunda en todo el país, pero los partidos políticos también tienen derecho a que se transmitan spots en ciudades o estados específicos. La obligación de las televisoras que difunden en cadenas nacionales para interrumpir esas transmisiones y dar paso a mensajes de carácter local, también se pone en práctica cuando es preciso que en una entidad no se publiciten mensajes políticos destinados a estados vecinos.

En las semanas recientes, las pautas de transmisión de los spots fueron impugnadas por las televisoras. El IFE accedió a que varias docenas de repetidoras de Televisa y Azteca no hicieran el switcheo al que están obligadas, tomando en cuenta que transmiten para poblaciones pequeñas y que en algunos casos demostraron dificultades técnicas para interrumpir las señales nacionales. Pero la decisión del IFE señaló, además, que el primer día de 2013 absolutamente todas las repetidoras debían estar acondicionadas para dar paso a los spots locales.  Seguir leyendo “Regresión en San Lázaro. Diputados al servicio de las televisoras.”

Contrarreforma religiosa, mal y de prisa

Publicado en emeequis

Ninguna reforma constitucional debiera ser aprobada con prisas. Mucho menos cuando se trata de un asunto histórica, política y socialmente sensible como es la expresión pública de las creencias religiosas. Sin embargo, presentándola como avance de las libertades, una forzadísima mayoría en la

La reforma al 24 podría dar paso a nueva presencia de la iglesia en los medios.

Cámara de Diputados respaldó, el 15 de diciembre, una nueva redacción para el artículo 24 de nuestra Constitución.

Si el Senado y los congresos estatales comparten esa reforma, dicho artículo establecería: “Toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política”.

Hasta ahora y después de la también discutible reforma a comienzos de 1992 que promovió el presidente Carlos Salinas, el Artículo 24 ha establecido: “Todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley”. Seguir leyendo “Contrarreforma religiosa, mal y de prisa”

Leer es protestar

Mostrador

Publicado en emeequis

Ilustración tomada de http://www.vivirmexico.com

En medio de un panorama nacional plagado de crímenes, los dislates bibliográficos de Enrique Peña  Nieto contribuyeron a relajar el ánimo de la sociedad más activa –que suele ser la más crítica–. Algunos defensores del precandidato priista, la mayoría inopinados aunque tal vez no improvisados, se apresuraron a decir que el sarcasmo en las redes sociales fue exagerado, que un tropiezo cualquiera lo tiene, que la capacidad para gobernar no depende de los libros leídos.

Me detengo en ese argumento. El oficio de gobernar requiere de inteligencia política, aptitud decisoria, talante negociador, ideas claras y, en estas épocas de sociedades irremediablemente plurales, paciencia y tolerancia. Tales virtudes no se adquieren automáticamente en los libros. Pero la lectura no solamente no estorba sino que, en numerosas ocasiones, resulta necesaria para obtener y cultivar esos atributos. Seguir leyendo “Leer es protestar”