La ira de la multitud

“La tuitósfera a menudo es ad-hominem, intimidante y desquiciada. El resultado es que el debate puede ser sofocado porque la gente le tiene miedo a la ira de la multitud”.

Publicado en Crónica el lunes 1 de abril

Hace medio año Ian Buruma, uno de los más destacados historiadores y escritores contemporáneos, fue víctima de la censura y los prejuicios. “He sido condenado en Twitter” declaró cuando lo despidieron como editor de The New York Review of Books. La falta de Buruma fue publicar un artículo incómodo —y para muchos altamente cuestionable— del conductor y músico canadiense Jian Ghomeshi, a quien varias mujeres acusaron de violencia sexual.

   Con amarga ironía, Ghomeshi se considera precursor del movimiento #MeToo. Era un afamado conductor de programas en la televisión y la radio públicas de Canadá. En octubre de 2014 la Canadian Broadcasting Corporation lo despidió, cuando se conocieron las imputaciones de maltrato y asedio sexuales. Las denuncias públicas en su contra, entonces, se multiplicaron y algunas llegaron a los tribunales. Ghomeshi fue absuelto de todas las acusaciones y una más se resolvió con una disculpa pública. Seguir leyendo “La ira de la multitud”

Roma. La memoria, la tragedia

Una versión más breve de este texto se publicó en Crónica el lunes 25 de febrero

“La tragedia —escribió Jean Anouihl— es limpia, es tranquilizadora. Es segura”. En Roma, como en la vida, la tragedia está a la vuelta de la esquina. El agua no lava ni diluye los recuerdos: acompaña a la fatalidad, la anuncia, la integra a la existencia.

   La reconstrucción en Roma, obsesivamente minuciosa, no remeda a la realidad: la calca. El cruce de Insurgentes y Baja California fue reedificado en un set con todo y anuncios luminosos, tranvías y taxis, el cine Las Américas, el restaurante. Los juguetes y las calcomanías en las habitaciones de los niños; los libros tras las vitrinas, los adornos y lámparas en la sala de estar; los enseres de cocina; la mueblería con sillones y  televisores, relojes y copas. La casa de campo adornada en setentera estética kitsch. La balacera en San Cosme que reproduce, idénticos, a los halcones fotografiados el 10 de junio. Aquella época resucita en cada escena.

   El perfeccionismo de Alfonso Cuarón incluye lo que no se mira en la película. En una entrevista con Fernanda Solórzano en Letras Libres el director de Roma relata que en los muebles de la casa familiar en donde se desarrolla la película había juguetes, ropa y otros objetos incluso en cajones que no se abrirían durante la filmación. La recreación llegó, así, hasta lo no visible. En Roma cuenta lo que se ve, pero también lo que allí se sugiere. Seguir leyendo “Roma. La memoria, la tragedia”

La sociedad de las apariencias

Las Torres de Satélite, obra de Luis Barragán y de Mathias Goeritz

Publicado en Crónica el lunes  23 de abril
La confusión se atraviesa a cada paso, en cada caso. El gobernador que ejemplifica la corrupción más cínica es detenido y en vez de discutir los mecanismos que le permitieron apropiarse de tanto dinero público, o la condescendencia de las fuerzas políticas del país que le consintieron saquear y amedrentar durante años, la opinión publicada se concentra en derivaciones baladíes.
Llevamos horas de transmisiones y líneas ágata (así se les decía antes) destinadas a la especulación sobre la sonrisa de Javier Duarte. Los más suspicaces aseguran que se trata de una expresión burlona y desafiante. Otros reconocen simplemente el gesto de un sujeto aturdido. Para dirimir ese primordial dilema hay quienes acuden a pretendidos especialistas en lenguaje gestual. A final de cuentas da lo mismo. Duarte está y debiera seguir preso, el Estado tendría que localizar y confiscar el dinero que se robó, sus cómplices debieran ser enjuiciados. Después de todo ello, nos tendría que tener sin cuidado la expresión de ese desagradable personaje.
La confusión se desborda en variados campos. Ahora la decisión de un comité de expertos en asuntos artísticos, que sin embargo dicen que no tomaron en cuenta criterios de esa índole, ha abierto las puertas del Museo Universitario de Arte Contemporáneo, MUAC, a una obra de dudoso valor plástico. Seguir leyendo “La sociedad de las apariencias”

Picasso y Hemingway en NYC

Picasso Niña saltando la cuerda 1950-54
Picasso: Niña pequeña saltando la cuerda (1950-1954)

 

Publicado en Crónica el 28 de diciembre

Afianzado en la ruptura y en la búsqueda, el arte reconstruye la realidad. Ya sea para imitarla o parodiarla, o en ejercicios de negación o anticipación, el creador no es tal si no tiene sentido crítico. Pablo Picasso explicó esa actitud cuando dijo, en una frase que Octavio Paz citó con admiración: “para hacer, hay que hacer en contra…”
Hacer en contra significa imaginar, cuestionar, subvertir. El Museo de Arte Moderno de Nueva York, MOMA, reunió un centenar y medio de esculturas que muestran a un Picasso sarcástico, juguetón, sorprendente siempre. La contundencia de esa obra llevó a la crítica de arte de The New York Times, Roberta Smith, a escribir en septiembre pasado: “Algunas exhibiciones son buenas, algunas son estupendas y unas cuantas equivalen a las obras de arte por derecho propio debido a su claridad, lirismo y sabiduría acumulada”. A esta última categoría adscribió esa comentarista la exposición de Picasso escultor. Seguir leyendo “Picasso y Hemingway en NYC”

Nuestros indispensables medios públicos

Intervención en la entrega del “Reconocimiento José Vasconcelos” en Radio Educación

Cuando el maestro Antonio Tenorio  Muñoz Cota tuvo la gentileza de llamar para informarme que Radio Educación había resuelto otorgarme esta distinción, mi primera reacción no fue de júbilo, ni de agradecimiento, ni de sino de auténtica sorpresa. En vez de decirle gracias, lo primero que atiné a exclamar fue “y yo, ¿por qué?”. Esa pregunta me la sigo haciendo pero no voy a pecar de falsa modestia repitiéndola aquí. En vez de atormentarme con ella, prefiero arroparme en los varios motivos de orgullo que significa el Reconocimiento José Vasconcelos. Se trata de un honor en virtud de la trayectoria esforzada y ejemplar de Radio Educación y de la comunidad que anima a esta emisora. Lo es porque lleva el nombre de un personaje fundacional de la modernidad mexicana y cuyo ímpetu creativo incluyó el establecimiento, hace 88 años, de la estación de radio de la Secretaría de Educación Pública. A este Reconocimiento lo singulariza el ascendiente social y profesional de los tres ciudadanos que lo han recibido hasta ahora (Miguel Ángel Granados Chapa, Froylán López Narváez, Marta Romo, por orden de premiación). Y es un honor porque está vinculado a la reivindicación de los medios de comunicación de vocación pública. Seguir leyendo “Nuestros indispensables medios públicos”