Jóvenes, adicciones, exageraciones

Publicado en Crónica el 1 de febrero de 2016

Encuesta   El consumo de drogas y alcohol entre los jóvenes constituye uno de los desafíos más urgentes para las políticas de salud pública en México. Es muy importante contar con información completa y actual sobre ese problema. Sin embargo las autoridades encargadas de enfrentar las adicciones utilizan los datos disponibles de manera artificiosa y exagerada.
El lunes pasado el comisionado nacional contra las adicciones, Manuel Mondragón y Kalb, presentó la “Encuesta nacional de consumo de drogas en estudiantes 2014”. Ese documento estaba impreso desde noviembre, pero fue difundido para que coincidiera con los foros sobre la legalización de la mariguana que han organizado por una parte el Congreso y, por otra, el gobierno federal. Seguir leyendo “Jóvenes, adicciones, exageraciones”

Anuncios

Vales para medicinas. Negocio auspiciado por Peña Nieto

Mostrador


Publicado en emeequis

Uno de los numerosos motivos para no votar por Enrique Peña Nieto es su compromiso para que las instituciones de salud pública entreguen vales que permitirían comprar medicinas en farmacias privadas. Si los derechohabientes del IMSS, el ISSSTE o el Seguro Popular no reciben allí los medicamentos que requieren, el gobierno estaría obligado a entregar bonos canjeables por dichos productos.

Con esa lógica, si la policía no protege a los ciudadanos el gobierno tendría que sufragar la contratación de vigilantes privados. El Estado se iría diluyendo con políticas de ese corte. Lo que hace falta es que la policía funcione. Y que en las instituciones de salud haya medicamentos suficientes.

Las medicinas que adquirimos las farmacias son mucho más caras que las que compra el sector salud. El investigador Raúl Enrique Molina y otros autores, han calculado que las adquisiciones a cargo de las familias son 757% más costosas en comparación con los precios que obtiene el sector público. Seguir leyendo “Vales para medicinas. Negocio auspiciado por Peña Nieto”

Televisa en la mira

El poder en exceso conduce, a quienes lo ejercen, a extraviar los límites. Así les sucede a los directivos de Televisa. Durante largo tiempo, esa televisora ejerció un poder considerable pero con cierta discreción. La notoriedad que implica todo negocio mediático era atemperada por el cabildeo discreto, la promoción de sus intereses con mesura y, sobre todo, por atenerse a las reglas tanto legales como políticas.

Fotografía tomada de http://gobiernolegitimobj.blogspot.com

Seguir leyendo “Televisa en la mira”

Represión al aborto, giro priista a la derecha

Con las reformas aprobadas el martes 17 de noviembre en Veracruz, ya son mayoría los estados del país cuyos congresos locales han rechazado el derecho de las mujeres al aborto. El gobernador Fidel Herrera ha sido promotor activo de esas disposiciones que avasallan un derecho fundamental de las mujeres, aunque en las últimas horas ha querido confundir y engañar en varios medios de comunicación acerca de las decisiones que tomó el congreso veracruzano.

Ayer en el programa radiofónico de Denise Maerker en Radio Fórmula, el gobernador Herrera negó que la constitución de Veracruz haya cambiado para perseguir a las mujeres que se practiquen un aborto. Quiso parapetarse en el procedimiento que la propia Constitución establece para ser reformada y que requiere de la aprobación de las enmiendas en dos periodos de sesiones consecutivos del Congreso estatal. Lo que el gobernador no dijo es que esta semana comenzó dicho proceso para reformar la constitución local al gusto de los grupos fundamentalistas que claman por la penalización del aborto en todo el país.

El gobernador Herrera tampoco quiso recordar que, además de modificar las leyes estatales, el Congreso de Veracruz resolvió presentar al Congreso de la Unión una iniciativa para establecer en las primeras líneas de la Constitución Política del país que la vida humana comienza desde la concepción.

El gobernador de Veracruz se inconformaba ayer con las críticas que surgieron ante las decisiones de su congreso estatal. En la áspera conversación con Maerker quiso mostrarse como defensor de los derechos de las mujeres aunque sus decisiones van en sentido contrario. “No nos quieran endilgar cuestiones que no nos corresponden”, insistía Herrera. Pero no podrá decir que desconoce la iniciativa de reforma constitucional. No podría hacerlo, porque la propuesta para modificar el Artículo primero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos… fue presentada por el propio Fidel Herrera Beltrán.

El martes 17 de noviembre, el congreso de Veracruz aprobó tres iniciativas. La primera de ellas, propuesta por el Partido Acción Nacional, modifica la legislación penal para que a las mujeres que abortan en vez de prisión de 6 meses a 4 años, como dice actualmente el Código Penal de Veracruz, se les imponga “un tratamiento en libertad consistente en la aplicación de medidas educativas y de salud y multa de setenta y cinco días de salario mínimo”. La reincidencia, se castigará con cárcel de uno a cuatro años.

Así, la sanción para las mujeres que aborten en Veracruz será menor siempre y cuando se trate de la primera vez, pero se las seguirá considerando delincuentes y se les obligará a someterse a tratamiento médico y educativo –como si la decisión de abortar fuese resultado de una enfermedad, o simplemente se debiera a ignorancia de las mujeres–.

Pero a los profesionales de la medicina o a cualquier persona que practique el aborto, se les impondrán penas mayores. Hasta ahora, el castigo en esa entidad a quienes realicen un aborto es de 6 meses a 4 años de prisión. En adelante, será de cuatro a siete años de cárcel de acuerdo con la reforma al Artículo 150 del Código Penal de Veracruz.

Así que cuando el gobernador Herrera Beltrán dice que con esas disposiciones se respalda la libertad de las mujeres, miente o sostiene una postura patriarcal y misógina: no hay libertad alguna cuando se trata de una decisión que sigue siendo delito y, peor aún, cuando las posibilidades para que una mujer en Veracruz interrumpa un embarazo no deseado serán más precarias debido al incremento en las castigos a quienes practiquen abortos.

La segunda decisión que tomaron los diputados locales fue la adición al Artículo 4 de la Constitución de esa entidad para incorporar las siguientes frases: “El Estado garantizará el derecho a la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, como valor primordial que sustenta el ejercicio de los demás derechos del individuo. La ley determinará los casos de excepción a la protección de la vida del no nacido”.

Propuesta por el diputado del PRI Leopoldo Torres García, presidente del Congreso de Veracruz, esa enmienda recibió 39 votos a favor y 6 en contra. Ahora tendrá que seguir el proceso de ratificación legislativa que requiere una nueva votación en el siguiente periodo de sesiones, así como la anuencia de la mayoría de los ayuntamientos del estado. La Constitución de Veracruz aún no incorpora ese cambio, pero el acontecimiento político es que la mayoría priista promueve una reforma que debe tener encantados al Episcopado mexicano, a Pro Vida y otros grupillos fundamentalistas y a los militantes de El Yunque dentro y fuera del PAN.

Así ha venido ocurriendo, con reformas similares, en otros estados del país. Desde hace varios meses el Partido Revolucionario Institucional decidió ir a contracorriente de la historia del país, y de su propia historia, para congraciarse con los grupos fundamentalistas para los cuales el aborto debe ser prohibido. Hace más de medio año, defensoras de los derechos de las mujeres como Marta Lamas, alertaron contra esa tendencia. Desde entonces, como fichas de dominó, las resistencias en 17 entidades han caído no ante las razones de la ciencia, ni a partir de ninguna reflexión ética, sino exclusivamente a causa del convenencierismo político del PRI cuyos dirigentes no se interesan en los derechos humanos sino única y pragmáticamente en sus ambiciones políticas.

Lo que hace ahora Fidel Herrera Beltrán es tratar de treparse en el tren de la contrarreforma que promueve su partido. La iniciativa para modificar la Constitución Política del país la había presentado hace más de un año, el 6 de noviembre de 2008, pero la sacó del congelador precisamente ahora, cuando Veracruz se convierte en el 17º. estado en reprimir el aborto.

Herrera propone que el Artículo 1 de nuestra Constitución comience con esta frase: “El derecho a la vida será garantizado por el Estado desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. La ley establecerá los casos de excepción a la protección de la vida del no nacido”.

Esa frase (desde el momento de la concepción hasta la muerte natural) ha sido muletilla predilecta de las derechas en todo el mundo en las campañas contra el aborto. La utilizan lo mismo el Papa Benedicto XVI y el neofranquismo español, hasta el frente de derechas que se opone en Estados Unidos al presidente Obama y el conservadurismo panista. Con esas posturas, ahora, se alínea el PRI. No deja de ser paradójico que ese viraje, antítesis del laicismo mexicano, se constate en el aniversario 99 de aquella Revolución.

Tapabocas

El tapabocas es nueva señal nacional de identidad. Tiene una función profiláctica pero también social y simbólica. Usarlo, desde el punto de vista que campea en las calles y los medios, es santo y seña de responsabilidad. A quienes prescinden del tapabocas se les considera negligentes o, peor aún, contaminadores potenciales. La epidemia de influenza ha mostrado algunas de las mejores virtudes de los mexicanos pero también, detonadas por el desconcierto y el miedo, propicia expresiones de intolerancia.

Traer tapabocas denota compromiso con los demás. Es una manera de asumirse parte de los amenazados pero también de los que resisten al riesgo. “Tras el tapaboca se puede leer si se asume el reto colectivo de reconstruir la salud pública o se milita en la indiferencia” escribió Rodrigo Morales. Millones de mexicanos se han aferrado al tapabocas como barrera entre el virus y la salud que todos queremos preservar. De las medidas de higiene que las autoridades sanitarias recomendaron desde el primer momento de la emergencia, el tapabocas se convirtió en recurso indispensable y, por eso, ha sido tan encarecido.

Repartir tapabocas fue tarea encomendada a miembros del Ejército Mexicano desde la semana antepasada. Podría suponerse que nuestros soldados tienen deberes más relevantes pero sobre todo más especializados. No es usual ver al Ejército en las calles de la ciudad de México pero nadie cuestionó esa labor que, al contrario, suscitaba sorprendidos agradecimientos.

La especulación con los tapabocas llegó al grado de que algunos vivales los vendían hasta en 50 pesos cada uno. Las autoridades judiciales dijeron que perseguirían la venta ilegal de ese producto pero ¿desde cuándo es legal la venta de cualquier artículo en la calle?

Los especuladores más avispados han sido los que, con propósitos políticos, se suben al tren de la angustia ciudadana poniéndose e incluso repartiendo tapabocas. El gobernador veracruzano Fidel Herrera, a pesar de las exigencias que enfrenta para que explique la contaminación en las Granjas Carroll, se dio tiempo para mostrar el “tapabocas jarocho”: un paliacate con cordones amarrados a cada lado. En varios estados, ahora que comenzaron las campañas formales rumbo a las elecciones de julio, hay quienes se han propuesto distribuir tapabocas con emblemas partidarios. Y en Ciudad Victoria, por hacer una broma insulsa al colocarse dos tapabocas simulando que eran un sostén, el diputado local Raúl Bocanegra desató la furia de los dirigentes del Partido Verde que aseguraron que lo van a expulsar por haber “faltado el respeto a la sociedad mexicana”.

Si se tratase de respetar a la sociedad, los líderes del PVEM tendrían un amplio inventario de faltas tan sólo con mirarse al espejo de sus acciones cotidianas. Pero la reacción arrebatada que tuvieron es emblemática de la mitificación que se hace del tapabocas. De instrumento para coadyuvar en la higiene contra la influenza, se ha convertido en emblema de la nueva idiosincrasia mexicana.

Afortunadamente la sociedad misma, acaso sin dejar de usarlo, hace del tapabocas motivo de ocurrencias y humor como se aprecia en chispeantes maneras para decorarlos. Los tapabocas con figuras, colores, diseños y gracejadas de lo más variadas, son muestra de la personalización que muchos, sobre todo jóvenes, hacen de ese instrumento. Y son expresión del rechazo a resignarse a la masificación que la emergencia subraya.

Los tapabocas son motivo de solidaridad, cuando se les obsequia o al menos en las comedidas recomendaciones para hacer tapabocas caseros. También han sido utilizados para engañar y robar, como ocurre con un misterioso asaltante en León al que se le imputan varios atracos.

Recurso de protección, distintivo en la contingencia, prenda de moda, el tapabocas para algunos es recurso incuestionable y casi mágico. Por eso causaron tanta desazón las declaraciones del doctor Miguel Ángel Lezana, director general del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades y que ha sido uno de los especialistas más comprometidos en el combate a esta epidemia.

Cuando el reportero Pablo Ordaz, de El País, fue a entrevistarlo a su oficina, encontró que nadie en esa área de la Secretaría de Salud usaba tapabocas. Es que son demasiado porosos para impedir el paso de las partículas pero, además, “es muy poco viable que el virus pueda transmitirse por el aire sin estar en contacto con ninguna superficie”, explicó el epidemiólogo. ¿Por qué entonces el gobierno ha repartido millones de ellos?, replicó el periodista. “Bueno, es más una demanda de la población. La gente se siente más segura llevándolas, más tranquila, y no les hace ningún daño” respondió el doctor Lezana.

No lo hubiera hecho. La reacción mediática brincó pronto del asombro al disgusto. ¿Cómo que los tapabocas no sirven? Lezana dijo simplemente que no bastan para contener al virus y reiteró las recomendaciones fundamentales: lavarse las manos, no tocarse el rostro, etcétera. La declaración del doctor Lezana era científicamente adecuada pero, en el clima de sobresalto y confusión que seguimos viviendo, resultó políticamente incorrecta. El tiempo le dará la razón aunque por lo pronto haya sido considerado, casi, como apóstata de esa nueva devoción nacional al tapabocas.

Por lo pronto la discusión ha llegado a espacios de seriedad incuestionable como el servicio en español de la BBC de Londres que se pregunta “¿Sirven para algo las mascarillas?” (y en donde las respuestas de varios científicos coinciden con la apreciación del doctor Lezana). El tapabocas es útil, pero no basta.

Más allá de tales aprensiones, o como expresión retozona de ellas, ya se conoce la Cumbia del tapabocas que hizo un grupo musical de San Luis Potosí. Y también, en ritmo de rap, mejor producido y más politizado, el video Ponte tapabocas. Están en YouTube y se pueden mirar… sin tapabocas