Para entender y enfrentar el desastre

El cubrebocas es indispensable. / Imagen tomada de /www.thenational.ae

Publicado en Crónica el lunes 21 de septiembre

Incapaz para revisar sus errores, el gobierno federal mantiene una actuación errónea y errática frente a la pandemia. La terquedad del presidente López Obrador y el subsecretario López Gatell, a contracorriente de las evidencias científicas, la experiencia internacional y el sentido común, a estas alturas resulta literalmente criminal.

   El presidente de la República quiere que el espacio público esté saturado por la rifa que no fue tal, las difamaciones que dedica a sus críticos o la embaucadora consulta sobre sus antecesores. Pero la pandemia y la inexistencia de una auténtica política pública para encararla son insoslayables. Las cifras oficiales registran ya casi 75 mil muertos. Hay que multiplicar por 3 o 3.5 para saber que en realidad estamos llegando a un cuarto de millón de víctimas. Muchas de ellas se hubieran evitado con una política epidemiológica distinta. Seguir leyendo “Para entender y enfrentar el desastre”

Censura, que algo queda

Imagen tomada de http://www.laotraopinion.com.mx

Publicado en Crónica el lunes 31 de agosto

De varias maneras, con insinuaciones y presiones, con calumnias y amenazas o a través de amañados recursos administrativos, el gobierno está reconstruyendo mecanismos para acotar, y si se puede ahogar, la libertad de expresión. Al presidente y a muchos de los suyos les irritan las versiones que los contradicen, las opiniones críticas, los otros datos.

   El desacuerdo del poder político con los medios que difunden contenidos que le incomodan es normal en las democracias y, cuando se expresa con argumentos e informaciones, puede contribuir a la deliberación pública. Pero al presidente López Obrador no le gusta discutir: lo suyo es la prédica o, en otras circunstancias, las falsedades y el dicterio. Esa repulsión al contraste, los contrapesos y la diversidad —es decir, a las reglas de la democracia— se traduce en acciones autoritarias que afectan la libertad en los medios de comunicación.

   El gobierno promueve acciones de censura a través de por lo menos cinco actitudes. Seguir leyendo “Censura, que algo queda”

Todo pasa, nada cambia

Publicado en Crónica el lunes 17 de agosto

Después de la pandemia seremos los mismos. Más cansados y aburridos, quizá con nuevas ganas para recorrer las calles y socializar cara a cara, pero esencialmente seguiremos siendo los mismos de antes. Algunos tendrán más kilos o menos dinero, otros habrán acumulado lecturas u horas en Zoom, pero cuando haya pasado la emergencia cada quien, a su manera, reconstruirá las rutinas de antes. Por supuesto nada será igual pero al mismo tiempo, en esta versión global y epidémica del Gatopardo, será poco lo que verdaderamente habrá cambiado.

   Desde hace medio año algunas voces célebres han asegurado (eso sí, cada vez menos) que el mundo se transformaría debido a la conmoción por esta tragedia. En esa oleada de bienaventuranzas se han repetido promesas como las siguientes:

   – La naturaleza nos ha recordado tan contundentemente lo mal que la hemos tratado que, a partir de ahora, se afianzará una conciencia conservacionista que detendrá el deterioro ambiental. Seguir leyendo “Todo pasa, nada cambia”

Mala y autoritaria maestra

Las clases por televisión tratan igual a todos los alumnos, como si tuvieran las mismas capacidades. En esa modalidad no hay retroalimentación y los profesores quedan desplazados por la pantalla.

Publicado en Crónica el lunes 10 de agosto

La televisión es mala maestra. La decisión del gobierno federal para difundir clases por ese medio nos retrotrae a los años sesenta del siglo pasado y desaprovecha la posibilidad de articular un sistema nacional de educación a distancia apuntalado en Internet.

   Reanudar clases en las escuelas hubiera sido una enorme imprudencia. La pandemia está desbordada. Pero a esa decisión pertinente para que los planteles siguen cerrados le acompaña un proyecto erróneo y errático. Hace medio siglo, hubiera sido indiscutible que el país se apoyara en la televisión para que los niños tomaran clases, o al menos se entretuvieran con un sucedáneo de la escuela. Hoy, con las redes digitales que empleamos para todo tipo de socializaciones, el uso de la televisión abierta beneficia fundamentalmente a las televisoras y no a los niños ni a la educación. Seguir leyendo “Mala y autoritaria maestra”

La indolencia

Llevamos cinco meses desde los primeros contagios, ahora la ciencia sabe más sobre el coronavirus, se cuentan con evidencias de la infección por vía aérea y la propagación en espacios cerrados y, pese a ello, el gobierno mexicano mantiene en lo fundamental sus decisiones. La política pública para enfrentar al Covid 19 ha sido un fracaso.

Publicado en Crónica el lunes 3 de agosto

En pocos días 50 mil mexicanos habrán muerto de Covid 19. Sólo Estados Unidos y Brasil han sufrido más decesos. Ese triste, terrible tercer sitio en el mundo, tendría que sacudir las estructuras políticas y conmover la conciencia social —si es que eso existe—. El virus es devastador. Ahora sabemos que tiene una capacidad de contagio y una letalidad superiores a las que se imaginó inicialmente. El problema es global. Pero cada país ha ofrecido respuestas diferentes y de allí los avances y estancamientos que se aprecian por todo el planeta.

   En México las autoridades —y la sociedad con ellos— se equivocaron en el primer diagnóstico de la epidemia. Creyeron que para atajar el contagio bastaba con lavarse las manos y una razonable distancia. Se pensó que el virus se propagaba fundamentalmente por contacto y que, como se comportaría de manera similar a bichos como los de la influenza, podíamos esperar a que se desarrollase una inmunidad de rebaño: los así contagiados crearían anticuerpos y en pocos meses la infección cedería. Seguir leyendo “La indolencia”