Euzkadi: vence la perseverancia

La Crónica, enero 18 de 2005

Tres años después de haber comenzado una incierta y ardua huelga, los trabajadores de la llantera Euzkadi formalizaron ayer un acuerdo que significa un triunfo muy importante y, también, un desafío de aquí para adelante. Asociados con una firma privada, se convierten en propietarios de la planta en El Salto, Jalisco, que en diciembre de 2001 había sido unilateralmente cerrada por la empresa Continental Tire de México.

   Dueños de su fuente de trabajo esos obreros reanudarán la producción de llantas que fue interrumpida cuando la empresa, de origen alemán, decidió cerrar el negocio. Las dificultades del mercado de las que se quejaba Continental Tire no han desaparecido. Pero no es poca la confianza que esos trabajadores deben tener en su propia capacidad para salir adelante, después de una huelga que venció la indiferencia del gobierno y la prepotencia de la mencionada firma trasnacional.

   Las sonrisas que ayer, delante del presidente Vicente Fox, mostraban los directivos de Continental Tire y los funcionarios de la Secretaría del Trabajo que gestionaron el acuerdo, tuvieron que ser algo forzadas. Tiempo atrás la empresa alegaba que había cerrado la planta porque ya no le tenía confianza al sindicato –como si esa fuese una razón admitida por la ley–. Entonces, complaciente, el titular de esa dependencia, Carlos Abascal, reconvenía a los trabajadores por no aceptar las condiciones de la parte patronal.

   La huelga estalló el 22 de enero de 2002, un mes después del cierre de la planta que dejaba sin empleo a mil 164 trabajadores –200 de ellos de confianza– pero fue declarada improcedente por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje. El sindicato, entonces, debió transitar por los tortuosos vericuetos de la justicia laboral.

   Simultáneamente los trabajadores emprendieron un difícil esfuerzo de propaganda y cabildeo. En 2002 varios de ellos viajaron a Alemania para reunirse con los directivos de Continental Tire y en mayo de aquel año, cuando el presidente Fox visitó el Parlamento Europeo en Estrasburgo, una diputada del grupo Verde pronunció un discurso contra las afrentas laborales que sufrían los trabajadores de ese consorcio en México.

   Experiencia no le faltaba al sindicato de Euzkadi, que desde 1935 había construido una hazañosa historia. Lo mismo en centrales controladas verticalmente que en la insurgencia obrera ese fue, en distintas épocas, un sindicato consistente en la defensa de sus derechos y varias veces tuvo que llegar a la huelga.

   El desenlace del reciente litigio laboral ha sido tan heterodoxo como dicha trayectoria. Constituidos en cooperativa los 604 trabajadores de Euzkadi que se mantuvieron en huelga –y que son los mismos que hace un año peleaban por el reconocimiento legal de su movimiento– se asociarán con la firma Llanti Systems para reanudar la producción de neumáticos.

   Esa empresa adquiere el 50% de la propiedad de Euzkadi. La otra mitad les será entregada a los trabajadores a cambio de los salarios caídos que debió haberles pagado por la huelga.

   Los trabajadores recibirán, por otra parte, las liquidaciones a las que por ley tenían derecho desde hace tres años. Este desenlace confirma que tenían razón cuando iniciaron la huelga.

   Ayer en la formalización de la reapertura de la planta de El Salto Jesús Torres Nuño, secretario general del Sindicato Nacional Revolucionario de Trabajadores de la Compañía Hulera Euzkadi dijo, con toda razón, que esa organización “tuvo el mérito de la perseverancia, de la defensa de los derechos laborales establecidos”.

   Los “verdaderos protagonistas de este importante triunfo”, explicó el dirigente, han sido “todos mis compañeros, nuestras familias, asimismo las numerosas organizaciones que a nivel nacional e internacional nos brindaron su apoyo (y)  nuestros esforzados asesores que realizaron un gran trabajo”.

   El desenlace de la huelga en Euzkadi permite recordar que, pese al marasmo del sindicalismo nacional, hay organizaciones gremiales que sí funcionan como tales. “Se requiere –dijo ese dirigente– de sindicatos democráticos e independientes, porque si hoy celebramos que se reabrirá nuestra fuente de trabajo, es precisamente por la tenacidad y fuerza de nuestra organización”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s