Exceso del IFE

Emeequis, octubre 6

Mostrador

Las multas millonarias que el IFE impuso a los partidos han sido inusitadas no por el monto, sino porque castigan la protesta política.

El plantón que en el verano de 2006 mantuvo durante 40 días en Reforma, la ocupación de la Cámara de Diputados para impedir el último informe presidencial de Vicente Fox y el intento para boicotear la toma de posesión de Felipe Calderón en diciembre del mismo año, son acciones que realizaron miembros del PRD y por las cuales el IFE –a partir de denuncias presentadas por Acción Nacional– determinó una multa de 57 millones de pesos a ese partido.

Al PAN, le fue impuesta una multa de 38 millones de pesos por violaciones a la llamada tregua navideña que el IFE estableció entre diciembre de 2005 y enero de 2006 y que implicaba la suspensión de las campañas. El presidente Fox, desatendiendo esa instrucción, hizo declaraciones a favor del candidato del PAN y ese partido difundió anuncios de radio y envió un millón de tarjetas de felicitación suscritas por Felipe Calderón.

Al PRI se le aplicaron multas por casi 13 millones de pesos, también por difundir mensajes radiofónicos en desacato a la tregua de fin de año. El PRD presentó las denuncias que desembocaron en las multas a PAN y PRI.

Las acciones del PRD que ahora han sido sancionadas, fueron una torpeza política. La ocupación de Reforma constituyó un atentado contra los habitantes de la ciudad de México; obstaculizar el informe presidencial fue un recurso testimonial y sin eficacia alguna; el secuestro del recinto parlamentario en noviembre de 2006 desacreditó a los diputados que lo perpetraron y fue burlado por Calderón que, como recordamos, rindió protesta con gran rapidez pero de acuerdo con las normas legales.

En la sociedad y en la opinión publicada se manifestaron severos cuestionamientos a esas acciones del PRD. Pero de esas apreciaciones a la sanción pecuniaria que ahora le impone la autoridad electoral, hay una diferencia significativa. El IFE existe para organizar las elecciones y regular la competencia entre los partidos. La ley le confiere atribuciones específicas para castigar infracciones relacionadas con tales actividades. Las protestas del PRD quizá atentaron contra ordenamientos de tránsito, o contra el reglamento del Congreso, y fueron contrarias a la sensatez. Pero no violaron ninguna disposición explícita del marco legal en el cual se apoya el Instituto Federal Electoral.

Las autoridades del IFE, han querido encontrar coartada para esas sanciones en el artículo 38 del Código Federal Electoral que establece las obligaciones de los partidos. Entre otros, allí se menciona el deber de todos ellos para “conducir sus actividades dentro de los cauces legales y ajustar su conducta y la de sus militantes a los principios del Estado democrático”, así como la obligación de “abstenerse de recurrir a la violencia y a cualquier acto que tenga por objeto o resultado alterar el orden público”.

Esas son disposiciones generales: una suerte de enumeración de principios que el Estado les señala a los partidos. Evidentemente los plantones callejeros alteran el orden público y las ocupaciones de tribuna trastornan el trabajo legislativo. Pero también son formas de protesta, en ejercicio de las libertades de manifestación y expresión que la Constitución les confiere a todos los ciudadanos. En el caso del Congreso, son acciones que los legisladores pueden emprender amparados en su fuero constitucional.

Por otra parte la “tregua navideña” que estableció el IFE y que todos los partidos aceptaron, era equívoca en algunas de sus reglas (establecía, por ejemplo, que los candidatos podían enviar correspondencia personal pero no precisaba los alcances de esas misivas), su legalidad era discutible y el acuerdo que la instauró no indicaba sanciones específicas en caso de que no fuera cumplido.

El Tribunal Federal Electoral tendrá elementos de sobra para discutir con intensidad y, posiblemente, revocar esas multas. Más allá de esa decisión, es posible considerar que los consejeros electorales se excedieron en el cumplimiento de sus atribuciones legales y sobre todo, en la evaluación política que siempre es pertinente que apuntale las resoluciones del IFE.

Algunos consejeros dijeron que, con esas decisiones, habían logrado “cerrar” los asuntos que tenían pendientes en relación con las elecciones de 2006. Lo que en realidad hicieron fue abrir una innecesaria e inútil caja de Pandora.

Anuncios

2 comentarios en “Exceso del IFE

  1. Sr. Raúl Trejo:

    ¿No se supone que las libertades tienen límites?

    ¿Acaso yo puedo hacer uso de mis libertades sin importarme las consecuencias en los otros?

    Para mí, el PRD sí cometió delitos, no se si deba castigarlos el IFE, pero alguien tendría que hacerlo para evitar que cualquier partido se oculte detrás de las libertades para chantajear.

    Sólo es mi opinión.

  2. Coincido con su preocupación pero creo que hay que distinguir entre las diversas conductas que se le imputan al PRD. Algunas de ellas tendrían que haber sido sancionadas por el ministerio público y, antes, deberían haber sido impedidas por la policía. Lo que me preocupa es que el IFE trate de reemplazar a las instituciones judiciales. Gracias por su punto de vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s